Analizando Berserk. Capítulo 8: Guardianes de la codicia (VI)

¡Analizando Berserk Capítulo 8 está aquí! Si queréis leer el anterior análisis, seguid este enlace. El resto de los análisis están aquí. Dicho esto, ¡es la hora de echarle un vistazo al Infierno!

Comenzamos con un flashback, porque si el conde podía tener uno (aunque fuera forzado), Guts no iba a ser menos. Está claro que Miura ya tenía una idea asentada sobre Griffith en, al menos, una cosa: la montaña de cadáveres. Esta idea, que persigue a Griffith durante toda su trama, es lo primero que vemos de él. Solo que el punto de vista pertenece a Guts. Tuvo que ser un momento especial para que lo recuerde en un momento así, y da la sensación de que fue una de las primeras veces en las que Griffith se abrió a él, porque menciona que no suele hablar de esa manera con nadie.

Por eso, quizá, en lo alto de esta montaña ve al sol y a una persona que se alza sobre los demás, impoluto y lleno de energía. Dominando la situación mientras le tiende la mano a un Guts extraordinariamente joven y que aparta la vista, casi a lo tsundere.

Leer másAnalizando Berserk. Capítulo 8: Guardianes de la codicia (VI)

Respuestas al Curious Cat: nuestra opinión de Berserk 360

¡Nos han vuelto a preguntar en CuriousCat por nuestra opinión sobre el nuevo capítulo de Berserk! Y como hicimos la vez anterior —ya hace muchos meses, por desgracia—, ¡vamos a comentar el capítulo 360 de Berserk!

Judeau


¡Por fin! Miura ha roto la racha de más tiempo en hiatus después del enorme parón que hizo para dibujar Gigantomachia. No se lo echo en cara, ni mucho menos. Defiendo completamente que los mangakas puedan tomarse un tiempo alejado de sus proyectos para descansar, porque no olvidemos que Miura lleva ya 30 años con Berserk. —y no hizo nada por el aniversario, sniff—. ¿Este parón ha sido por el nuevo manga de su estudio, Duranki? Puede ser. Al fin y al cabo, ha estado bastante implicado en su desarrollo parar entrenar a sus ayudantes. Y por el estilo artístico de este capítulo, es posible que les haya tocado a ellos cargar con la mayoría del trabajo. O no. Nunca lo sabremos.

En cuanto el contenido del capítulo, no es mucho. La información nueva que tenemos es… poca, quitando la explicación de la nueva naturaleza de Flora, que ahora es una especie de ser que habita en varios planos existenciales, cosa que me hace pensar que quizá Schierke o Farnese puedan utilizar estos medios para, quizá, poder dañar a algún miembro de la Mano de Dios. Ah, y también hemos visto lo mucho que Casca quiere a Farnese. Por favor, ese momento en el que le agarra de la manga, para luego darle la mano… se respira el amor en el ambiente. Farnese es, de largo, la persona que más cuidado y amor ha puesto en Casca junto a Erica —y no, Guts no—, y espero que esa semillita germine algún día, si no es una relación romántica, al menos en una amistad preciosa.

La escena de Schierke con las demás magas ha sido muy adorable, y ha servido para enseñarnos lo fuertes que en realidad es la joven bruja. Desde luego ha tenido una maestra excepcional. Además, ha estado bien ver que el entrenamiento de Farnese no ha sido en vano, y el comentario de que ha mejorado tanto y tan rápido por las situaciones tan extraordinarias a las que se ha visto sometida, es todo un acierto. ¡Y tenemos una fecha para situarnos! Farnese comenta que lleva practicando magia unos 3 meses, cuando se subieron al infame barco. No creo que sea de gran importancia ahora mismo, y más cuando ahora mismo Griffith y su banda están guerreando para aumentar su influencia, y expandiendo los territorios de Falconia. Pero quién sabe si al final del arco esto servirá para situarnos cuanto tiempo ha pasado el grupo dentro de Elfhelm —que recordemos que el tiempo transcurre más lento dentro—.

Por otra parte, la aparición de Skull Knight al final del capítulo —otra vez, Miura. Otra vez— puede traer consecuencias curiosas, relacionadas con lo que parece ser un inminente mini arco de entrenamiento de Guts y sus amigos. Quizá similar a cuando llegaron a la cabaña de Flora y estos se fueron con unos pequeños power up.  Esta es la primera vez que el esqueleto aparece y habla desde 2009, cuando se enfrentó a Femto dentro del cuerpo de Ganishka. Y recordemos que, en parte, fue culpa suya que el mundo esté en el estado en el que se encuentra. Así que quizá toma conciencia de lo que ha hecho y aparece ante Guts para entregarle alguna especie de conocimiento o poder. Más que para disculparse, para ayudar a Guts a hacerse más fuerte y ayudarle en la inminente batalla.

Ah y, ¿os habéis fijado? Skull Knight tiene uno de los pinchos de su cuello roto, cosa que en su última aparición no tenía. ¿Habrá batallado con Zodd? ¿Con Void? ¿O fue una “herida” de la “explosión” del cuerpo de Ganishka? Lo sabremos… algún día. Supongo.

El capítulo diría que me ha sabido a poco, pero es que después de ocho meses de espera, cualquier cosa se habría quedado corta para compensar. Aun así, me ha gustado. Sigue en la línea del arco de Elfhelm, y más nos vale atesorar estos capítulos de paz y tranquilidad, porque se acercan tiempos oscuros.

 

Suzume


¡Ha sido un capítulo maravilloso! Siempre había temido, en el fondo de mi corazón, que cuando Casca volviera mágicamente todo fuera bien y tuviéramos a la «pareja» en la cara. Sí, lo temía a pesar de que Skull Knight ya predijo hace mucho tiempo que quizá lo que Guts estaba intentando no fuera lo que Casca deseara. Y un buen escritor no pone esas ideas si no piensa desarrollarlas.

Miura es un buen escritor.

Casca acaba de despertar. Es imposible que no sufra estés post-traumático o que no vaya a tener que superar, a su ritmo, todos los horrores de sus recuerdos. No tiene sentido traer de vuelta a un personaje tan maltratado y que se ha perdido a sí mismo durante años si no se pretende desarrollar esta situación. Y estoy más que sastisfecha. Casca se siente culpable, pero la misma culpabilidad la lleva a pensar en Guts y a caer en los recuerdos. De momento Dannan puede hacerla dormir. Sin embargo, no puede escapar de todo. Tiene que hacerle frente.

Sin Guts cerca.

A quien necesita es a Farnese. Reconozco que, por adorable que me pareciera, el encuentro entre ambas en el capítulo anterior me supo a poco. Ver que Casca se aferra a Farnese incluso en sueños me ha estremecido de felicidad, porque Farnese y Luca han sido una de las pocas constantes amables en su vida, y eso es algo que no se puede dejar ir sin más.

¡Pero Farnese es más que una niñera! ¡Es toda una bruja en ciernes! Y Miura se ha dignado a hacerle un traje decente, no como la horterada que llevaba Casca. A pesar de que Farnese y Schierke caen en la escena de la «demostración» tan insufrible de tantos shonen porque, oh vaya, todo el público murmura que lo van a hacer mal y nosotros sabemos que no… Esta vez creo que está bien puesto porque hemos visto a Schierke y a Farnese enfrentarse a cosas que estos niños no pueden ni imaginar. Y es muy satisfactorio ver que Farnese recibe el reconocimiento que merece. También es un buen mensaje: nunca es tarde para empezar.

Ahora, ¿a dónde va esta trama? ¿Pretende Miura hacer un arco de aprendizaje, o va a cortar y a seguir otra trama durante un tiempo aprovechando que el tiempo en la isla transcurre más rápido que en el exterior? Podría ser el último caso, dado que Skull Knight aparece de nuevo al final de un capítulo, como ha señalado Judeau, para… Para algo. No tengo muy claro a dónde podría ir Guts ahora mismo, pero espero que no se marche. Sería huir de nuevo.

Por otro lado, Skull Knight señala que este es el final del viaje de Guts. Eso, por fuerza, significa que empezará pronto otro. Uno que nos encaminará hacia el final de Berserk.

¡Y estoy impaciente por averiguar cuál será!

Dena


El 360 de Berserk ha logrado convertirse en uno de mis capítulos favoritos de todo el manga, cosa que desde luego no me esperaba. Me encanta la estética de Elfhelm, con sus colores blancos y grises suaves, la composición clara de sus viñetas y la paz que transmite. La atención que Miura pone a las caras en especial refuerza esa emoción, que se rompe sólo con las expresiones de Casca el recordar.

Y ay, Casca. Sale muy poquito en este capítulo —con razón, necesita descansar y enfrentarse a sus traumas poco a poco—, pero los momentos en los que aparece son para dejarte sin aliento. La relación que tiene con Farnese es de lo más adorable, y me alegro mucho de que Miura les dé más escenas. Como ha dicho Suzume, Farnese es una de las pocas personas que ha sido amable con Casca, y es agradable ver una relación sana y bonita, para variar. Todo apunta a que ese apoyo será vital para la recuperación de Casca a largo plazo, y espero ver más antes de que la historia nos arranque de Elfhelm, como parece que va a pasar. ¿O quizás podemos demorarlo un poquito con ese posible arco de entrenamiento con Skull Knight?

Ya comentamos que sería lógico que Casca se quedase atrás en vez de acompañar a Guts en su viaje (teoría que refuerza su PTSD), pero todo depende de cuánto tiempo vaya a pasar antes de que abandonen la isla. Quizás persiga su propia venganza, o se recupere lo suficiente como para continuar con el grupo. Puede que este se divida.

Quiero pensar que sabremos más en el siguiente capítulo, pero fijo que saltamos con Griffith. Fijísimo.

Otra cosa que me ha encantado es que el capítulo gire tanto alrededor de Farnese y Shierke, en especial la primera. Es mi personaje favorito de Berserk y no puedo estar más contenta por que reconozcan sus esfuerzos. La evolución que ha tenido desde que apareció por primera vez es espléndida, y en este capítulo vemos que, además de que nunca es tarde para empezar, tampoco lo es para cambiar y empezar a ser mejor persona. Estuve sonriendo como una tonta durante toda la escena de la demostración.

Y poco más puedo decir sin repetir las ideas de mis compañeros. Espero que el siguiente capítulo llegue dentro de menos de ocho meses, y que tenga a Griffith de protagonista. O al Niño Luna. O a ambos.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

Analizando Berserk. Capítulo 7: Guardianes de la codicia (V)

¡Analizando Berserk, capítulo 7 ha llegado! Retomamos la trama justo después de la esperada aparición de Femto y el resto de la Mano de Dios.

Y abrimos el capítulo no con Guts, sino con algo más grande, que desvela las verdaderas dimensiones de Berserk. La aparición de la Mano de Dios es trascendental, un hecho que destruye la lógica del universo, y ¿qué mejor forma de mostrarlo que viendo cómo afecta al mundo? Cuando la dimensión de la Mano desciende sobre la de Midland, se abate como un brutal torbellino que amenaza con engullir el castillo del conde. Imaginaos estar ahí, y que de pronto el cielo se nuble y de la nada descienda esta monstruosidad, como un puño de Dios.

Por ello, digo yo, los Mano de Dios aparecen en lo alto. No solo para establecer una jerarquía visual entre Guts y ellos, sino porque literalmente están descendiendo hacia el mundo terrenal. Es más, quien aparece en una pose «normal», es decir, con los pies en la tierra, es Femto. El único Mano, que sepamos, cuyo objetivo es reencarnarse en vez de conformarse con su existencia incorpórea como entidad maligna. Casi da la sensación de que no sea capaz de desapegarse del mundo.

Leer másAnalizando Berserk. Capítulo 7: Guardianes de la codicia (V)

Analizando Berserk. Capítulo 6: Guardianes de la codicia (IV)

¡Analizando Berserk capítulo 6 ha llegado! Y es un capítulo que, para iniciar el tomo 3, resulta sorprendentemente corto en comparación con los anteriores… Lo cual no significa que no esté recargado de trama y sangre.

Dejamos a Guts al borde de la muerte, pero es hora de que le dé la vuelta a la situación con un poco de ayuda mágica. El conde intenta devorarlo, y lo habría conseguido de no ser porque Berserk traza otro paralelismo con la muerte de Vargas: Puck interviene. Esta vez no intenta emplear su físico, sino que se enfrenta al conde con palabras, furioso por cómo ningunea a Guts por la fragilidad de su cuerpo (es decir, que simpatiza con la impotencia de Guts, porque él también la vivió con Vargas).

¡Re… Recuerda que tú…! ¡¡Tú también fuiste humano!! ¡¡Fuiste frágil como Guts!!

Leer másAnalizando Berserk. Capítulo 6: Guardianes de la codicia (IV)

Analizando Berserk. Capítulo 5: Guardianes de la codicia (III)

Analizando Berserk ha alcanzado el capítulo 5, ¡solo nos quedan unos trescientos para ponernos al día, weee!

Abrimos con una panorámica del castillo del conde, en el que el protagonista se ha colado. Si algo podemos decir es que Miura ama la arquitectura… Y que una comparación entre este escenario y la magnífica Falconia arrebata el aliento. ¡Eso es mejorar y lo demás tontería!

Después saltamos a Puck. El pobrecito fue capturado por los esbirros del conde, y ahora se encuentra dentro de una jaula, lamentando no haber podido salvar al desgraciado Vargas. ¿Qué destino le espera? Con todo lo que sabemos del conde, no puede ser uno muy agradable… Pero, si nos fijamos, la jaula tiene un velito. Como si fuera un regalo.

Así que cuando entramos a la habitación de Theresia, a la que ya habíamos visto con brevedad en el capítulo anterior, no debería sorprendernos que Puck se haya convertido en una especie de ofrenda.

Pero Puck no ha visto antes a Theresia, de modo que su cara cuando escucha la palabra padre es magnífica.

A lo largo de la escena, queda claro que el conde busca el cariño de su hija mediante pequeños detalles. Intenta, hablando en plata, comprar su amor. Y no funciona. Theresia se mantiene distante, fría y apática. Ni siquiera se emociona al ver a Puck, un elfo de verdad. Con un par de palabras se explica la dinámica padre-hija:

¿Te sientes sola, Theresia? Aguanta un poco más… No puedo dejarte pasear por esa ciudad inmunda repleta de herejes acechando en cada rincón…

Es decir, que Theresia es una princesa en la torre, que el conde intenta mantenerla «pura» e infantil (una dinámica que a Miura le debió saber a poco, dado que la explotó en una forma mucho más oscura y menos emocional con Charlotte y su padre) y así solo logra que se distancie más de él. Tanto que no quiere ni permitir que la toque.

De esta escena se pueden extraer un importante paralelismo. Cuando Guts se va deshumanizando y volviendo más cruel, Casca tampoco permite que le toque y reacciona con horror, asco, ante su presencia. El dolor del conde al encontrar este rechazo, pero a su manera aceptarlo, puede relacionarse con Guts. Ambos atan a distintas niñas, uno con cuerdas, el otro dentro de una cárcel, para «protegerlas» pero acaban hiriéndolas físicamente más de una vez.

Pero lo más importante a mis ojos es que el conde sufre.

Leer másAnalizando Berserk. Capítulo 5: Guardianes de la codicia (III)

Analizando Berserk. Capítulo 4: Guardianes de la codicia (II)

Dejamos los análisis de Berserk con la aparición de un Beherit. En concreto, uno cuyo destinatario final no conocemos y que algún día Miura nos revelará con gran dramatismo. Esperemos.

Guts no guarda buenos recuerdos del huevo, motivo por el cual alza a Vargas por el cuello exigiéndole que le explique de dónde lo ha sacado. Durante un único panel podemos verle sin su sempiterna máscara de frialdad, pero es un visto y no visto. Este pequeño momento pretende dejar claro que ahora mismo Griffith (recordemos; Casca todavía no estaba pensada) es la persona que puede agitar a Guts a tal nivel. Porque el Beherit no está asociado de forma tan personal a ningún otro Apóstol que Femto. Y Femto/Griffith define el pasado, el presente y el futuro de Guts. Considerad esto: lleva meses vagando en busca de la Mano de Dios, derrotando Apóstol tras Apóstol sin hallar ninguna pista que lo guíe hacia su destino final. Ahora, por fin, ha encontrado una referencia directa a Griffith. 

Así que ahora Vargas tiene todo el interés de Guts, aunque no sea de la forma que pretendía. C’est la vie.

Como a estas alturas todavía no conocemos a Griffith y solo tenemos una vaga idea sobre que los Apóstoles son bestias con forma humana, la introducción del Beherit  es magnífica para crear el contexto de los demonios. Los silencios de Guts, enfatizados por Miura, nos obligan a prestar atención porque hay algo importante en lo que se nos está contando, pero también permite que las piezas encajen en nuestra cabeza.

El conde no era así entonces. Es cierto que se trataba de un hombre severo y cruel, pero por lo menos era humano. Hace siete años, sin embargo, nada más hacerse con esto… ¡se volvió un monstruo!

Hora de decir «ajá». Así que todos los Apóstoles a los que se enfrentaba Guts antes eran humanos y adquirieron un huevo similar a este, que fue lo que produjo su transformación.

En pocas palabras, un pacto con el diablo.

Leer másAnalizando Berserk. Capítulo 4: Guardianes de la codicia (II)

Respuestas al CuriousCat: Nuestra opinión de Berserk 359

Con la esperada salida del capítulo de Berserk 359, en el Curious Cat hemos recibido una pregunta sobre nuestras impresiones y aquí están. Dena también iba a comentar, pero por motivos no ha podido hacerlo así que quién sabe si no gritará en una próxima ocasión. Al fin y al cabo, para Berserk siempre se puede sacar tiempo y nos encanta que nos hagan preguntas~.

Suzume


ASDJHASDKLASDLÑASDASJDKASDASASDÑLASDJAAAAAAAAAAAAAH

Me ha encantado. Al principio estaba un poco desconcertada por el salto temporal, y que una de las primeras cosas que hiciera Casca fuera sonrojarse, como si… No hubiera acabado gritando en el episodio anterior. Sin embargo, en cuanto Casca tomó las manos de Farnese y por fin, por fin, pudieron hablar entre ellas y Casca recordaba todo lo que había hecho por ella se me saltaron las lágrimas. Las bromas de Puck respecto a cómo ha pasado el tiempo me parecen desternillantes, en especial porque sientes a Miura detrás, quizá reflexionando sobre toda una vida dedicada a Berserk. El nuevo estilo mantiene todo el vigor de las peleas y ver a Casca moviéndose me ha dado la vida. En especial con esa forma de desviar la espada de sus enemigos, que evidentemente aprendió de Griffith. ¡E Isidro ha querido volverse su aprendiz, yay!

Leer másRespuestas al CuriousCat: Nuestra opinión de Berserk 359

Analizando Berserk. Capítulo 3: Guardianes de la codicia (I)

En el anterior capítulo de esta serie de Analizando Berserk, en el que se presentó un sacerdote, comenté que a Miura le gusta tratar el tema de la religión corrupta, de modo que no debería sorprendernos que el tercer capítulo empiece nada menos que con un inquisidor condenando a muerte a una supuesta bruja. Se ve que Miura tenía ganas de tratar el tema y tuvo que aguantarse muchos años.

Hay que conceder que el autor se asegura de humanizar a la pobre, pobre mujer al mostrarnos su rostro mientras suplica para que no le corten la cabeza y que lo último que hacemos es mirarla directamente a los ojos, pero la brutalidad de las expresiones y la secuencia de escenas se inclina más que nada a una violencia gratuita para causar impacto en el lector. Al fin y al cabo no lo vemos desde su punto de vista. Sigue siendo un espectáculo grotesco. Sin embargo, es cierto que esto es la idea para poder plasmar después por qué el pueblo no mueve el dedo.

En todo caso, casi de inmediato nos quedan claras dos cosas: que la mujer era inocente y que la iglesia da muchísimo asco porque están sacrificando personas para complacer a una fuerza superior.

Así, el inquisidor Dahl informa al conde de que ha ejecutado su orden con presteza… Pero…

Si… Sin embargo, es la quinta en lo que llevamos de mes… Tal vez… sea demasiado… Si seguimos a este ritmo, el mismísimo Pontífice podría llamarnos la atención…

Leer másAnalizando Berserk. Capítulo 3: Guardianes de la codicia (I)

Analizando Berserk. Capítulo #2: el estigma

¡Continuamos con analizando Berserk! Aquí tenéis el primero, por si os lo habéis perdido. Dicho esto, solo queda recordar que encontraréis toda clase de spoilers así que continuad con cuidado.

Este segundo capítulo profundiza en el personaje de Guts a partir de la maldición que recae sobre él y que convierte su vida en un infierno. Obligado a aislarse de los demás porque, allá donde va, la muerte lo acosa, el estigma también es un constante recordatorio de que nada ha terminado, la pesadilla continúa en marcha y solo puede terminar con su muerte. Guts todavía no lo sabe, pero un día acabará junto a sus compañeros, junto a Casca, en el corazón de la Idea del Mal, sufriendo para toda la eternidad. No hay mayor lucha futil que la de un guerrero como Guts que la suya. Da igual cuánto se resista, el destino que le aguarda es inamovible.

¿O no lo es…?

De una forma u otra, habiendo perdido tanto, consciente de que la gente no es tan fuerte como para sobrevivir a lo que él se enfrenta, y en absoluto dispuesto a sufrir de nuevo la pérdida de alguien que le importa… Guts camina solo.

Ya que estamos, te aviso que no soporto a los elfos como tú. Porque sois débiles. Tan inútiles que me ponéis enfermo. Me dan ganas de estrujaros y aplastaros.

Leer másAnalizando Berserk. Capítulo #2: el estigma

Analizando Berserk. Capítulo #1: El guerrero negro

¡Nueva sección! O en realidad no. Porque ya hemos analizado temas de Berserk en diversas ocasiones, pero celebrando el regreso del manga, he decidido hacer un análisis capítulo a capítulo. ¿Llevará mucho? Sí. ¿Terminaremos antes de que Kentaro Miura ponga fin al manga? Si consigo terminar todo o si el Artículo 13 no nos destruye por el camino, ¡seguro que sí! En cualquier caso, allá vamos. ¡Mucho cuidado con los spoilers; si no te has leído o visto Berserk este no es tu sitio!


Berserk llegó al mundo en 1989 en la revista Monthly Animal House y, la verdad, grita grimdark a raudales, tanto que te hace llorar los ojos. Parece que todas las malas copias de Berserk se hayan quedado en esta primera impresión de gore gratuito, violencia y un protagonista que parece ser un Macho Alfa.

Ya la primerísima imagen de Berserk nos deja claro que Miura es un escritor jardinero o brújula, de esos que trabajan sobre la marcha con unas ideas básicas y no lo tienen todo minuciosamente preparado de antemano. El Guts «canónico» posterior a la Edad Dorada no busca contacto con el sexo, pues es el centro de un violento trauma infantil, de modo que no hay nada más gracioso y extraño que ver cómo la primera escena de su historia fue la de acostarse con la Apóstol que acabó con Corkus. Claro. Sí. Muy in character. Supongo que el objetivo sería vengarse mediante ironía kármica si tenemos en cuenta el trasfondo que Miura todavía no había creado, pero aquí, simplemente, es evidente que se quería plantear la idea de quiero hacer algo guay, ¿qué hay más guay que poner a un hombre reventando a una demonio femenina que se convierte en una casi-Xenomorfo y que aparentemente lo hizo caer en sus redes mediante el sexo?

Francamente, me pregunto si al Guts actual llegaría a poder… ya sabéis. Levantársele.

Leer másAnalizando Berserk. Capítulo #1: El guerrero negro