La evolución de Phosphophyllite en Houseki no Kuni (I)

Aviso: Este artículo contiene spoilers de Houseki no Kuni. No sigas leyendo si no vas al día con el manga.

La Paradoja de Teseo nos plantea la siguiente pregunta: si sustituimos todas y cada una de las piezas de un objeto por otras de nuevas, ¿sigue siendo el mismo objeto?

Esta es la premisa a partir de la cual se desenvuelve el personaje de Phosphophyllite en Houseki no Kuni (The Land of the Lustrous). Si habéis estado atentos al Twitter de Mistral Chronicles estos días, ya sabréis que la autora del manga, Haruko Ichikawa, eligió una fosfofilita como su protagonista por su gran fragilidad. A pesar de ser una gema bonita y atractiva para coleccionar, su baja dureza hace que sea inútil para cualquier otra función. La pequeña sociedad en la que las gemas conviven tiene como objetivo la supervivencia y el combate contra los Lunarian, y Phos, tan poco resistente, es incapaz de luchar y protegerse. Sin embargo, la historia, el carácter y las decisiones de Phos provocan en nuestro protagonista una gran evolución… en muchos sentidos. Hoy en día, el cuerpo de Phos se encuentra formado por muchísimos materiales más allá de la fosfofilita, y su personalidad e incluso su pensamiento han dado un giro enorme al personaje que Houseki no Kuni nos presentaba en su primer capítulo.

Leer más

El camino de Phos en Houseki no Kuni: los Siete Tesoros

Aviso de spoilers de Houseki no Kuni para quienes solo hayan visto el anime

Houseki no Kuni es una historia que nació gracias a la educación budista que recibió Haruko Ichikawa durante su juventud. La semilla del manga nació cuando Ichikawa meditó sobre cómo las gemas eran el único objeto que no recibía salvación, pues permanecían adornando el Paraíso.  Mezclando estos elementos con la idea de que la Luna era el lugar paradisíaco del budismo, añadió a los lunarian como cazadores de gemas. A ello añadió todas las reflexiones sobre nuestro lugar en el mundo de acuerdo a las reencarnaciones, los trabajos, la muerte y el significado de la vida.

Las gemas más viejas, como Yellow Diamond, a veces ya no saben bien por qué están viviendo tras tanto sufrimiento. Otros, como Cinnabar o el propio Phos, no saben qué hacer sin ocupar un lugar claro en la sociedad. Así pues, no es extraño que el viaje del héroe de Phos gire alrededor de los Siete Tesoros del Budismo chino.

Son tesoros asociados con gemas que se mencionan en sutras. La lista varía según las escrituras, pero de acuerdo al Sutra del Loto son: oro, plata, lapislázuli, concha (en otras variantes, cristal), ágate, perla (roja o blanca) y cornalina.

En efecto, son los elementos que Phos ha ido adoptando para sí, ganando experiencia y sabiduría.

Leer más

Analizando Houseki no Kuni #3. Metamorphosis

El nuevo episodio de Houseki no Kuni comienza donde todo terminó: con un Bortz muy irritado porque Phos no responde. Pero, como nota Diamond —que atrapa a su hermano menor por el pelo cuando intenta volver a atacar, adorable— , Phos parece estar dando golpecitos en la grieta de Ventricosus.

¿Cuál será el nivel de conciencia de una gema medio derretida? Es evidente que no mucho, pero sí queda una vaga voluntad en Phos, pidiendo ayuda.

Con una increíble secuencia de las que tanto le gustan a Houseki en las que no hay corte de plano, sino giros brutales que aprovechan el pelo de Bortz y la agilidad de los personajes para crear una secuencia fluida que el CGI por si solo sufre para conseguir, los diamantes logran que Ventricosus se abra más el caparazón ella sola.

Diamond, muy a lo autodestructivo —si bien en esta ocasión lo hace por el bien de otra persona—, salta a intentar quebrar todavía más la concha. Ventricosus está a punto de eliminarle cuando Bortz lo salva en el último segundo. Al final, Ventricosus se deshace por la sal del agua y se encoge hasta adoptar un tamaño diminuto.

Bortz, enfadado a más no poder, corta todos los intentos de Diamond por darle algo de mérito a Phos y se lanza al agua a buscarlo. Con todo, a pesar de su enfado, en general ha aparecido protegiendo a Diamond con un brazo, igual que Jade tendía a ponerse delante de Euclase.

Las gemas, por supuesto, se hunden en el agua y no tienen problemas para moverse por el fondo del estanque. La pregunta es cómo son capaces de hablar… pero tampoco le demos muchas vueltas.

Lo que sí es un misterio es cómo no se dan cuenta, o no prestan atención, al descarado brillo verde del caparazón.

Jade y Euclase abandonan el agua con parte de su polvo disuelto y al final deciden marcharse. Ventricosus, entre tanto, trata de comunicarse una y otra vez —¿es posible que Phos, de alguna manera, aprenda a comunicarse con Ventricosus y su gente gracias a su simbiosis con el caparazón? Lo pondremos en la categoría de headcanons— hasta que lleva a Diamond al error de pensar que es Phos.

Y así tenemos el título de este episodio, metamorfosis. Un tema que se expandirá y desarrollará de una forma muy interesante. Y como curiosidad, el katakana de fos es el mismo que se emplea para nuestro querido Phos.

Leer más

Analizando Houseki no Kuni #2. Diamond

El episodio empieza con un mapa con el patrón de colores de los lunarian.  Es más, podemos ver las manos de estos en la parte superior y a los habitantes del mar en la inferior. A partir de esta imagen, se nos cuenta el desarrollo del mundo. Básicamente, una serie de meteoritos desgajaron la tierra y la redujeron, en principio, a la isla donde viven las gemas. De esta destrucción salieron, al parecer, nada menos que ¡seis lunas!

La vida en la tierra se volvió imposible, por lo que evolucionó la del mar (vemos un ADN descendiendo) y de ahí vendrían las propias gemas. Debido a que es el Maestro Kongo quien nos cuenta esta historia podemos asumir que es un resumen más o menos acertado de lo sucedido en realidad, si bien resulta evidente que se trata de una versión increíblemente simplificada. Pero Houseki no Kuni no es ciencia ficción, por lo que tampoco deberíamos necesitar mucho más detalle para entender la existencia de unas gemas antropomórficas muy bonitas.

Con todo, cabe resaltar que Kongo no menciona la existencia de los lunarian…

Este episodio se titula Diamond, así que no es muy difícil sentarnos a ver qué se nos cuenta de la hermosa gema que apareció en el capítulo anterior. También se nos indica que vamos a alejarnos un poco de Cinnabar para obtener más presentación de mundo.

houseki no kuni

Leer más

Analizando Houseki no Kuni #1. ‘Phosphophyllite’

Hemos decidido analizar capítulo a capítulo el anime de Houseki no Kuni como ya estamos haciendo con Evangelion, es decir, con una perspectiva global y distinta a las meras impresiones que hacemos a medida que se airea la serie. Es decir, que hablaremos sabiendo cómo acaba esta primera temporada y estudiaremos los capítulos en consecuencia. Eso sí, no habrá spoilers del manga.

Respecto al género de las gemas, debido a que en castellano no tenemos ninguna forma oficial de referirnos a Phos y compañía de forma neutra, usaremos pronombres masculinos, pero siempre teniendo en cuenta que los personajes no tienen sexo ni género, puesto que la autora los diseñó con esa idea (ciertamente las gemas usan pronombres masculinos para enfatizar que no son mujeres a pesar de su aspecto, pero en japonés funciona de una manera diferente a las lenguas romances) y nosotras no vamos a ser menos. Es la opción que nos ha parecido más correcta y no pretendemos ofender a nadie.

¡Esperamos que os resulte interesante!

Aviso de spoilers de toda la primera temporada de Houseki no Kuni


Houseki no Kuni comienza con algo que determina la vida de los personajes: la luna. Una luna (aunque hay varias) de la que provienen los agresores y que, sin embargo, es hermosa de noche, cuando no supone un peligro para nadie. Acto seguido se nos presenta no al protagonista, sino al personaje que marca la historia. Cuando el director de la serie, Kyougoku (Love Live, GATE), se reunió con la mangaka Ichikawa para preparar el rumbo del anime, decidió centrarse en cómo el encuentro con Cinnabar cambió la vida de nuestro protagonista. Y por ello, el cuidado con la imagen inicial es fascinante.  Un «muchacho» pelirrojo, solitario y que se abraza a sí mismo, envuelto en una especie de líquido (mercurio) flotante y una melancólica melodía de piano:

—Ah… hora de trabajar.

Leer más

¡Volver arriba!
Mistral Chronicles