Analizando Houseki no Kuni #3. Metamorphosis Dia shippea el Cinnabar x Phos

Analizando Houseki no Kuni #3. Metamorphosis Dia shippea el Cinnabar x Phos

El nuevo episodio de Houseki no Kuni comienza donde todo terminó: con un Bortz muy irritado porque Phos no responde. Pero, como nota Diamond —que atrapa a su hermano menor por el pelo cuando intenta volver a atacar, adorable— , Phos parece estar dando golpecitos en la grieta de Ventricosus.

¿Cuál será el nivel de conciencia de una gema medio derretida? Es evidente que no mucho, pero sí queda una vaga voluntad en Phos, pidiendo ayuda.

Con una increíble secuencia de las que tanto le gustan a Houseki en las que no hay corte de plano, sino giros brutales que aprovechan el pelo de Bortz y la agilidad de los personajes para crear una secuencia fluida que el CGI por si solo sufre para conseguir, los diamantes logran que Ventricosus se abra más el caparazón ella sola.

Diamond, muy a lo autodestructivo —si bien en esta ocasión lo hace por el bien de otra persona—, salta a intentar quebrar todavía más la concha. Ventricosus está a punto de eliminarle cuando Bortz lo salva en el último segundo. Al final, Ventricosus se deshace por la sal del agua y se encoge hasta adoptar un tamaño diminuto.

Bortz, enfadado a más no poder, corta todos los intentos de Diamond por darle algo de mérito a Phos y se lanza al agua a buscarlo. Con todo, a pesar de su enfado, en general ha aparecido protegiendo a Diamond con un brazo, igual que Jade tendía a ponerse delante de Euclase.

Las gemas, por supuesto, se hunden en el agua y no tienen problemas para moverse por el fondo del estanque. La pregunta es cómo son capaces de hablar… pero tampoco le demos muchas vueltas.

Lo que sí es un misterio es cómo no se dan cuenta, o no prestan atención, al descarado brillo verde del caparazón.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Jade y Euclase abandonan el agua con parte de su polvo disuelto y al final deciden marcharse. Ventricosus, entre tanto, trata de comunicarse una y otra vez —¿es posible que Phos, de alguna manera, aprenda a comunicarse con Ventricosus y su gente gracias a su simbiosis con el caparazón? Lo pondremos en la categoría de headcanons— hasta que lleva a Diamond al error de pensar que es Phos.

Y así tenemos el título de este episodio, metamorfosis. Un tema que se expandirá y desarrollará de una forma muy interesante. Y como curiosidad, el katakana de fos es el mismo que se emplea para nuestro querido Phos.

Ventricosus, con todo, entiende el idioma de las gemas, así que es extraño que parezca darle la razón a Diamond cuando este le pregunta si es Phos. ¿Quizá simplemente espera mantenerse cerca de él para engañarlo y llevarlo al mar más tarde?

Siempre podemos imaginarla fangirleando con la belleza de las gemas, claro, y que lo que grita es un mírame hermoso. Pero bueno.

¿No es curioso cómo Rutile no ha hecho ni caso a los gritos, a la batalla y reduce todo a que Phos se ha caído al estanque tras dar problemas? No es como si la caída de Ventricosus hubiera sido brutal…

De todas formas, tampoco se toma muy en serio la situación. Es de imaginar que, tan acostumbrado a que la gente sea destruida a su alrededor, ya no se preocupa demasiado por nada. Además, se lo notaba cansado, a punto de tumbarse sobre donde tiene guardado a Padsparadscha.

Por cierto ¿para qué tiene Rutile esa cantidad de cuchillos afilados? Algunos servirán para extender el pegamento y unos pocos para afilar los pedazos de gema y reponerlos pero… ¿Tantos? ¿Acaso ha experimentado alguna vez con animales, tal y como da a entender por las ganas que le tiene a Ventricosus?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es fascinante cómo se habla de las diferencias de las gemas con los seres «orgánicos» y los diferentes puntos de vista entre una especie inmortal y otra generacional. Detallitos pequeños que no quedan fuera de lugar ni saben a infodumping y a que, a la vez, nos indican que las gemas no se reproducen, por si quedaban dudas. Su origen, como ya sabemos, se aclarará más tarde.

Bortz se desentiende de la posibilidad de que Phos se haya convertido en un bichito porque considera que ha hecho su trabajo al impedir que los lunarian se lleven nada a la luna, mientras que Dia se queda a la espera de que le arreglen el brazo. Euclase se lo entrega y, hasta cierto punto, hurga en la culpabilidad que Dia empieza a sentir porque le comenta que Phos lo arrojó un lado para que no le sucediera nada. Jade dice que deben tomar responsabilidad por haberle encargado a Phos que se acercara a Ventricosus, pero su tono no da a entender que le reconcoma demasiado la conciencia.

Las gemas suelen gemir solo cuando les reponen una parte del cuerpo y parece, quizá, deberser al impacto. Más tarde veremos que los Amethyst pueden golpearse entre sí sin producirse daño, pero los choques entre gemas son un asunto serio y que suele acabar mal. A pesar de que Rutile tiene buenas manos, no quita que sea una intervención extraña al cuerpo. Más adelante, en el manga, nos comenta que Phos no se hace daño al tocarse la cara porque sus inclusions han aceptado bien todas las partes de su cuerpo. Así que algo debe tener que ver en que la reparación de esta clase sea de las pocas que molestan a las gemas.

Por cierto, Rutile debe estar harto de arreglar a Dia, que últimamente no deja de romperse, por lo que le deja caer.

Luego Dia se lleva a Ventricosus antes de que Rutile comience una vivisección… Pero no tanto porque sea un pobre animalico sometido a experimentación, sino porque quiere que Phos «vuelva a la normalidad». Se hace rápidamente cargo de esta metamorfosis que da nombre al episodio porque, si recordamos, en el episodio anterior le hizo cierta recomendación a Phos:

—¿Por qué no pruebas a cambiar desde dentro?

Y así, desde el punto de vista de Dia, solo ha logrado que se convierta en una persona (o criatura) distinta. Es refrescante que se arrepienta. Evidentemente no pensaba en algo así cuando le hizo su recomendación, pero lo importante es cómo se nos está diciendo de forma indirecta que cambiar de forma radical por que sí no tiene por qué ser positivo. Es más, hace que te pierdas a ti mismo. ¿Qué sentido tiene entonces existir si la única forma es ser otra persona? Es mejor volver a ser como eras y, si vas a cambiar, hacerlo poco a poco y para bien.

Deberías aplicártelo, Dia.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por suerte, cuando se trata de otra persona —que no sea Bortz—, Diamond es pura amabilidad y se dedica a buscar ayuda allá donde puede. Se nos presentan así a varias gemas secundarias. Red Beryl está preparando los «pijamas» para la hibernación y aparece con su primer peinado. En teoría se espera que no repita ninguno, ¡así que hay que mantenerse atentos!

El más afectado por la situación parece ser Goshe, lo cual… Solo confirma las impresiones iniciales. Diamond es uno de los personajes más mayores, así que hasta cierto punto es normal que se ocupe de Phos con un aire p/maternal. Pero el resto está tan desligado llega a opinar que Phos está mejor así.

Y si nos quedaba alguna duda de que Ventricosus, por algún motivo, entiende el idioma de las gemas: se indigna y mucho cuando Morga la insulta. Lo cual va mucho con su personaje porque cuando tiene su cuerpo humanoide resulta evidente lo orgulloso que está de él.

La música que acompaña la escena, de todas formas, no pretende ser deprimente. Al contrario, es la que se usa para las aventurillas ligeras de Phos. Hasta cierto punto señala lo irrelevante que es para el mundo de Phos que él haya desaparecido.

Todo esto vuelve a hablarnos de cómo las gemas se organizan de acuerdo a una escala de rangos por trabajo. Su existencia está motivada de acuerdo a su utilidad y no a ser una persona. Phos no hacía nada malo ni nada bueno, pero por eso mismo era una especie de piedrecilla (literal) en el camino de los demás. Nadie sabía qué hacer con él, por lo que Phos no formaba parte de la red, del engranaje de las gemas. De ahí que no sientan demasiado su pérdida… Lo cual es triste si pensamos en Cinnabar.

Aparte de todo lo mencionado hasta ahora, también cabría mencionar que las gemas parecen relacionar únicamente la idea del drama o la pérdida con ir a la Luna. Una hasta se alegra porque Phos ya no tendrá que preocuparse jamás por los lunarian.

Puesto que es imposible cambiar de especie de un día para otro, es hasta cierto punto normal que no sepan bien cómo tomarse la información de Dia.

Que es total y absolutamente equivocada, claro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ventricosus cagando en dirección a Dia es maravilloso, aunque no tanto como la preocupación de Dia porque «se ensucie por dentro». Cabe preguntarse si las gemas, cuando son más niñas, prueban a comer. Y si… tienen alguna suerte de espacio dentro. En teoría se alimentan de la luz del sol y nada más, pero pueden respirar. Claro que esto puede deberse a una mera licencia porque, bueno, son humanoides y tienen que parecerse a nosotros para que nos gusten y se hagan miles de hermosos fanarts.

Al final Dia, al haber fracasado (una vez más) en su propósito, comienza a venirse abajo. Tanto que se pregunta si un cambio así no sería aceptable, porque ya no tendría que preocuparse por su rol en la sociedad, o por la existencia de Bortz.

—No tienes que compararte con nadie. No necesitas estar celoso o fingir, ¿verdad? ¿Eres feliz?

La felicidad es otro de los puntos que Houseki no deja de examinar, aunque pocas veces lo ponga tan explícitamente. Y es una buena pregunta. ¿Phos alcanzaría la felicidad al dejar de ser una gema, y por tanto de no saber cómo encajar? ¿Esa es la solución? ¿Reencarnarte en un ser superior, muy a lo budista? Y digo superior porque las gemas y los minerales sí entran en el ciclo de reencarnación y son de lo más bajo frente a criaturas orgánicas.

Dia permanece meditando sobre esto mucho tiempo. Por supuesto, al no tener riego sanguíneo ni músculos, Dia (o Phos más tarde) pueden permanecer en la misma postura durante horas o incluso días sin que les afecte. Pero lo importante es que Dia sigue sacando lo mejor de sí mismo por otra persona y decide continuar con sus intentos. Porque… alguien debe necesitar a Phos.

Sin embargo, la pregunta es ¿alguien necesita a Dia?

La pantalla nos muestra las lunas. Ya hemos aprendido a relacionarlas con Cinnabar, por eso no nos sorprenderá el salto a la carpeta de Phos, el testigo de la promesa, como motivo mucho más evocador que hacer aparecer a nuestra venenosa gema sin más.

Estamos, pues, preparados para ver a Cinnabar en su interminable camino, envenenando todo lo que toca. Quizás es ya un poco reiterativo que tenga que resumir el problema de su existencia en un monólogo, pero tampoco hace daño porque nos lleva a sus dudas sobre Phos. A cómo Cinnabar se niega a hacerse expectativas —pero ah, las tiene, o no pensaría en Phos, o no guardaría su carpeta—: que Phos le encuentre un trabajo o que los lunarian se dignen a aparecer por la noche.

Por eso, cuando ve el brillo de Dia —que además imita una de las manchas solares, solo que es blanca en vez de negra—, no es de extrañar que sea incapaz de controlar sus sentimientos y el mercurio empiece a fluir.

Por fin va a poder hacer algo pero ¿está preparado? Hasta cierto punto sí. Cinnabar es muy capaz de hacer frente a los lunarian solo y se desplaza sin hacer ruido ni llamar la atención. Se recalca así lo que nos dijo Rutile: que tiene un don, que está muy preparado para todo. Que su maldición es el mercurio.

Y qué suerte que Cinnabar sea tan espabilado y con buenos reflejos o podría haber destruido a Diamond.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dia es excepcional incluso de noche, por que con la luz de las lunas es casi una antorcha andante. Se pone su guante a modo de pañuelo para disimular el brillo, pero quizá también para no perder energía. Debe doler verle, que sea precisamente él —encima nacidos en el mismo año, el destino es cruel haciéndolos tan diferentes— a quien haya tenido que encontrarse. Y es todo muy irónico porque Dia y Cinnabar quizás se entenderían en medio de su debacle emocional. En cualquier caso, Cinnabar se detiene cuando escucha «Phos no está». ¿Se habrá preguntado si ha venido a verle? ¿Si quizá… por fin había encontrado algo para él? Aun así, opta por irse. Al fin y al cabo, de noche no puede pasarle nada malo a Phos. ¿No?

Pero Dia, actuando un poco como Phos, se aferra a él y le pide ayuda.  La idea de que las gemas funcionan por jerarquías parece verse de nuevo aquí, cuando Dia recalca que tienen la misma edad y por eso deben ayudarse. Es una lógica extraña, pero quizá se refiera a que como son mayores, tienen la misma responsabilidad sobre Phos o puede que sea simplemente una suerte de camadería que debería existir, similar a cuando has ido a la misma clase que otra persona.

Cinnabar es un trozo de pan. Dice que no quiere ver a Phos pero en ningún momento toca a Dia. No pretende hacerle daño, incluso si forcejea para intentar marcharse, así que tampoco puede irse con facilidad.

Entonces ve a Ventricosus. Y esta debe pensar que Cinnabar es muy guapo —en el siguiente episodio especifica que le va mucho gente como él— porque se alegra una barbaridad al verlo. Ojalá pudiéramos entenderla. Como las demás gemas, se toma a broma lo que le cuenta Dia y masculla acerca de la excentricidad de los Diamantes —nadie incluye a Yellow en la ecuación de ser «raro», solo están Bortz y Dia—. De otra liga. Resulta descorazonador cómo se separan unos de otros cuando Dia y Cinnabar podrían haberse entendido bien por lo excepcionales que les consideran los demás, tanto en el buen como el mal sentido.

Al final, a pesar de que Cinnabar no quiere escuchar, deja que Dia le cuente la aventura de Ventricosus. Mientras tanto suena el melancólico tema principal de Houseki no Kuni, que siempre se ha asociado a Cinnabar.

Y, gracias a Dios, este tiene más cabeza que Rutile y todas las gemas por lo que parece. Pero antes vemos a Dia intentar imponer a Cinnabar las respuestas que busca, porque es su última esperanza. Cinnabar no se da cuenta de que está siendo útil, que sus razonamientos, que su forma de pensar pueden salvar la vida de una criatura. En cambio, Dia sí sabe que está ante alguien competente y es más espabilado —y un poco malévolo, como veremos en otras interacciones con Cinnabar— de lo que aparenta ser. Porque va a lo que tanto le lleva molestando y que está seguro de que Cinnabar no aprobará: ¿le parece bien que a nadie le preocupe que Phos haya desaparecido como tal?

—Creo que estamos mejor sin alguien como él. Problemático, molesto, egoísta y lleno de pensamientos infantiles… Un inútil estúpido que no puede hacer nada pero que se impone a los demás sin un segundo pensamiento. ¡Lo odio!

Hay resentimiento y dolor en la expresión de Cinnabar porque Phos le ha devuelto una esperanza que no quiere tener. ¿Cómo se atreve alguien tan inútil a devolverle un motivo por el que esperar el mañana, con soñar a caminar de nuevo de día?

—Cinnabar… ¿Phos se te confesó o algo?

—¡¿Por qué dices eso?! ¡Siempre he odiado cómo piensas que todo es una especie de romance!

—¡Pero es que suena como eso! Sabes, nunca habías hablado tanto en los últimos cien años. —Dia mira a Ventricosus y ríe—. ¿Te gusta? ¡Qué mal gusto!

 ¡Aaaah cuando ni la propia obra oculta el shippeo! Pero esto es importante: parece que la amistad tal y como nosotros la valoramos y entendemos —comprensión, apoyo incondicional, confianza y cariño— no existe como concepto. Se trata más bien relaciones de compañerismo y trabajo. En cambio sí existe el amor entre las gemas. Lo cual nos da que pensar respecto a personajes como Yellow Diamond y Rutile con Padparadscha, entre otros.

Un poco harto de la tontería, Cinnabar deja claro que Ventricosus es eso: un bicho que come rocas para reparar su concha/caparazón. ¡Gracias! Quizá no es tanto que el resto de personajes no piense mucho, como que se nota que no saben nada de animales. Cinnabar, en cambio, vive solo. Tiene, como ya se vio antes, mucho tiempo libre y se dedica a contemplar lo que hay a su alrededor. Cien años dan para una barbaridad de observaciones.

¿Por qué no hace él la enciclopedia, Maestro Kongo? Ilumínenos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y Dia por fin se da cuenta de que, ¡lo había visto, no tiene excusa!, Phos es ese resplandor verde que intentó liberar en su momento. El enfoque a sus ojos es precioso, porque desde lejos nos parecen «normales» pero aquí vemos que las pestañas y el iris son puro diamante. Vaya nivel de detalle. Desde luego el CGI funciona bien para las gemas.

Dia se quita el pañuelo y resplandece, recuperando sus energías. Allá donde Cinnabar debería haber corrido a ayudar a Phos, lo hace Dia, lleno de determinación por un trabajo que hacer, uno donde puede triunfar.

Cinnabar le grita que no hay motivos para salvar a Phos, pero es muy tsundere. Si de verdad no quisiera ayudar o que Phos volviera, habría dejado que Dia siguiera creyendo que Ventricosus es Phos. Resalta que solo conseguirán traer de vuelta a un inútil, cosa que Phos no quiere ser. Y eso me lleva a preguntarme si quizá Cinnabar no se estaría poniendo en su lugar. Dia y él, hasta cierto punto, son mayores y están cansados, por lo que valoran morir si no pueden tener un puesto en la sociedad. Ambos se identifican con lo que ha sucedido con Phos y Dia decide que debe estar bien ser uno mismo y Cinnabar… también, pero más a regañadientes.

No está mal ser tú incluso si no sirves para nada en el orden actual. Es un paso importante para ambos, pero falta mucho para que se lo apliquen a sí mismos. Además, Cinnabar no piensa que Phos sea tan inútil. Quiere seguir creyendo en él. Me pregunto si hará muñequitos de Phos con mercurio a menudo. Si Dia lo viera, estallaría…

Tras una carrera impresionante, de nuevo sin cortar planos, Dia regresa a la escuela. Bortz ha estado esperándolo sobre la campana pero no llega a regañarlo. Está tan feliz, tan esperanzado porque pueden recuperar a Phos que simplemente se echa a un lado y le deja paso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las gemas se levantan para sacar la concha del agua y arrancar a Phos de su interior. Recuerdan un poco a los lunarian, llevando todas las piezas en cuencos de madera. Pero solo en eso. Dia permanece durante toda la noche contemplando cómo Rutile (que se pone guantes siempre que quiere tocar a otra gema) va reconstruyendo poco a poco a Phos. Eso es talento y lo demás tontería.

Lo más interesante es cómo, a pesar de su indiferencia, todas unen fuerzas para recuperar a Phos y sonríen cuando lo ven despertar. Rutile tampoco permite que Phos quede más tiempo del necesario en un estado de muerte. Puede que las gemas no sean la sociedad ideal, pero sí tienen la suficiente empatía para ahorrarle la no existencia a Phos.

Lo primero que hace al despertar es arrojarse sobre Ventricosus que, al son con Dia, le pide perdón. ¿Os imagináis a Dia practicando por la noche con ella, imaginando lo enfadado que se despertaría Phos?

Y mientras Phos habla con Ventricosus, varias de las gemas se van a trabajar como si aquí no hubiera pasado nada. Es, en cierta manera, parte de su día a día.

Creo que más divertido aún que ver a las gemas desconcertadas, es la cara de enfado de Ventricosus porque Phos no entiende que estaba rico y no pudo resistirse. Ventricosus, duras poco, pero haces la serie mucho mejor. Gracias por existir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture.

4 comentarios en “Analizando Houseki no Kuni #3. Metamorphosis

  1. Buen análisis del capítulo y profundizando en detalles. Esperando con ansia el cap 7 y 8 que, sin contar el manga, es cuando hay el punto de inflexión.

    • ¡Muchas gracias por leer y comentar! Nos alegra que te guste.
      Falta un tiempo para esos capítulos (ay, esos capítulos… le sumaría parte del 11 a la inflexión, pero sin duda son un antes y un después). Con suerte no se hace demasiado largo teniendo uno nuevo cada semana. Y puede que se hagan artículos además de los análisis, así que quizás esos te interesan también.
      ¡Otra vez muchas gracias, y que pases bien!

  2. Me gusta leer tus análisis, me haces descubrir nuevos detalles que pase por alto y acciones que no lograba entender.
    Tus comentarios sobre Yellow y Ventricosus me parecieron graciosos.

    • ¡Muchas gracias! Tanto por leer como por comentar. Nos hace felices que sea así; Hôseki tiene muchos detalles que se pasan por alto fácil, sobre todo la primera vez que se mira, así que nos alegra mucho ayudar a entender cosillas.
      Yellow y Ventricosus son amor y se merecen mucho cariño, y si nuestros comentarios sobre ellos hacen gracia, más que mejor.
      ¡Otra vez, gracias por comentar! Esperamos leerte pronto~ ¡Que tengas un buen día!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: