Analizando Final Fantasy VII Remake: Capítulo III

¡Analizando Final Fantasy VII Remake: Capítulo III se suma a la serie de artículos sobre Final Fantasy! Aquí podéis consultar el anterior y aquí el resto de análisis. ¡Recordad que hay spoilers!

El Séptimo Cielo


El tercer capítulo del Remake comienza con un tono mucho más esperanzador. Mucho más que el final del capítulo anterior, al menos. Una vez alejados de la omnipresente torre de Shinra y del caos de la explosión, Avalancha se permite un segundo de gloria. No, se permite felicidad por haber vuelto sin bajas, habiendo coronado su misión. Ríen, gritan, y luego bajan la voz como niños pequeños que no se pueden permitir ser pillados por sus padres.

Hora de volver al hogar.

Entonces Barret, que tendría todos los motivos para ser hostil con Cloud, dado lo poco receptivo que es este, se detiene a recordarle que vaya al Séptimo Cielo. No solo eso, sino que con un tono suave, le exige que no preocupe a Tifa:

—No la hagas esperar, que luego se preocupa.

Con gestos así, poniendo a Tifa como excusa, Barret puede permitirse demostrar que le importa la seguridad de Cloud.

Leer más

Analizando Final Fantasy VII Remake: Capítulo II

¡Analizando Final Fantasy VII Remake: Capítulo II ya está aquí! Podéis leer el anterior en esta sección y, recordad, ¡hay spoilers de toda la trama!


Es una noche como otra cualquiera. La gente vuelve a casa después de una larga jornada de trabajo. Y, de pronto, el reactor explota con tanta potencia que no solo ilumina la noche, sino que la onda expansiva destroza calles, edificios, y llueve metal ardiente. Casi como meteoritos. Para colmo, todo el sector se queda sin luz, lo cual significa que no hay servicios básicos para atender a los heridos. Si hay hospitales cerca, más vale que tengan generadores de emergencia.

Todo esto se intuye al final del primer capítulo de Final Fantasy VII Remake, pero es en este cuando se explora a fondo. Avalancha ha culminado con éxito su misión, pero no hay sensación inmediata de triunfo. La explosión ha sido… demasiado fuerte. Jessie no podrá dejar de darle vueltas y con razón: su bomba casera apenas afectó a la estructura del núcleo del reactor. Habría sido un chiste reconstruirlo. Es evidente que si Avalancha pecó de algo, no fue por excesividad. Nadie pretendía llegar tan lejos. La situación es tan inquietante que Barret deja escapar que está preocupado por la ciudad.

El problema es que una vez te has comprometido a un acto ecoterrorista, una vez contemplas las consecuencias de tus «acciones» (en realidad, las de Shinra) tienes que adueñarte de ellas. Y esa es la dinámica que atrapa a Barret. Cuando vacila, Biggs se vuelve hacia él e intenta reafirmar sus ideales:

—Lo que importa es el planeta, ¿no? Digo yo que… esto habrá servido de algo.

Porque han roto todas las normas, se han endeudado con Cloud y han arriesgado sus vidas. No puede ser que todo haya sido para nada.

Pero entonces llegan al exterior. Al caos.

Leer más

Analizando Final Fantasy VII Remake: Capítulo I

Analizando Final Fantasy VII Remake es una serie de artículos en los que explorar la trama y, sobre todo, los personajes, teniendo en cuenta la perspectiva total. Es decir, ¡que va a haber spoilers! ¡Si no habéis jugado la historia hasta el final, cerrad la ventana en la que estéis leyendo este artículo!

Dicho esto, quiero aclarar que hay algunos capítulos que tienen más trama que otros, de modo que no todos van a tener la misma profundidad de análisis, sobre todo porque no tengo intención de analizar las mecánicas del juego. Para ello hay gente mucho más capacitada que yo. Además, estos análisis se van a enfocar desde el respeto y profundo aprecio por el juego. El final me ha dejado una sensación agridulce por motivos que exploraré cuando toque, pero a nivel general quedo más o menos esperanzada con lo que está por venir.

Podréis encontrar todos los análisis: aquí.

Así pues, ¡allé vamos!

Eres Cloud Strife. Eres un mercenario. Y no estás aquí para salvar el mundo.
Al menos, de momento.


Es curioso que Final Fantasy VII Remake empiece con una cinemática no de supuestas estrellas, sino con la Tierra. Como si quisiera decirnos que esta historia va más de los personajes que de la Corriente Vital y lo cósmico… Cuando la promesa final es ir mucho más allá.

Pero qué gran transición es. Casi a lo Shadow of the Colossus, la cámara surca un terreno devastado y consumido desde el punto de vista de un águila negra. Una que viene acompañada de unos suaves coros de One Winged Angel. Diría que podría indicar que Sefirot se metamorfosea, pero el animal no vuelve a hacer aparición, que yo sepa…

Estuans interius ira vehementi // Ardiendo dentro con violenta ira

Leer más

Podcast Mistral #3. La existencia de los DLCs

Un mes más, ¡os traemos de nuevo el podcast de Mistral Chronicles! Esta vez hemos querido profundizar sobre la existencia de los DLCs y de su proliferación en el mundo de los videojuegos en esta última década. Cada una de nosotras presenta ejemplos de contenido descargable positivo y negativo, y explicamos el por qué, bajo nuestro punto de vista, los encasillamos en buenos o malos.

Advertimos de que en algunos momentos del podcast hay bastante rage y hate hacia algunas compañías y videojuegos, pero no os preocupéis, que siempre se explican las razones para ello. Tampoco os encontraréis spoilers de ningún título, así que no os preocupéis, estáis a salvo de ellos.


0:00:00 Introducción

0:01:09 Opinión DLC

0:03:50 Ejemplos positivos – DLCs Dark Souls

0:05:13 Ejemplos… ¿positivos? – Dishonored

0:07:10 Ejemplos positivos – The Witcher y Skyrim

0:09:20 Ejemplos positivos – Street Fighter V

0:11:23 Interludio para meterse con EA

0:14:50 Ejemplos positivos – Celeste

0:16:18 Ejemplos positivos – Little Nightmares

0:19:03 Ejemplos negativos – Alan Wake

0:19:55 Ejemplos negativos – Metal Gear Solid V

0:21:09 A leches con Square Enix

0:25:27 (Interludio – Pachinko de los cojones)

0:28:05 «La sede de Square Enix yo la quemaba» – Rivka

0:28:13 FFXV in a Nutshell

0:33:53 «SASUKE» – Suzume

0:34:35 La bala de plata de Square Enix FFVII Remake

0:42:00 Kingdom Hearts 3

0:50:00 A leches contra EA

0:51:50 Star Wars Battlefront, micropagos y lootboxes

0:58:25 Amiibos

1:05:18 Conclusiones

La traducción perdida (y muy poco hetero) de Kingdom Hearts 3

¡Alerta de spoilers de Kingdom Hearts 3 a lo largo de todo el artículo! Y también de sal, pero eso ya es un sentimiento colectivo.

 

Se pueden decir muchas cosas de Kingdom Hearts 3. Muchísimas. Pero la mayoría ya las habréis oído y leído por todas partes, así que vamos a hablar de algo que ha pasado más desapercibido, al menos en occidente: que el Riku x Sora es canon.

A decir verdad, a lo largo de todos los juegos ha habido muchos momentos en los que Sora y Riku han compartido diálogos, escenas y una dinámica en general que podrían sugerir que entre ellos hay algo más que amistad. Es el personaje de Kairi y su papel de interés romántico de los dos chicos lo que despeja esas sugerencias (y sí, parece que la hayan creado sólo para eso y para ser una damisela en apuros, al igual que todas las demás chicas de la saga). En esta última entrega, Kairi se ha visto todavía más reforzada en sus roles y, si bien el amor de Sora es recíproco, Riku ha pasado a tener unos sentimientos más intensos por él que por ella.

Un usuario de Reddit lo explica de una forma excelente. Remontémonos a los sucesos del primer mundo jugable: el Olimpo. En él, Sora busca a Hércules para que le diga cómo recuperar sus fuerzas —que perdió en Dream Drop Distance al igual que yo mis esperanzas—, y el héroe contesta lo siguiente:

Todo lo que sé es que ella [Megara, en Kingdom Hearts 2] estaba en peligro. De pronto, quería salvarla con todo mi corazón…

En japonés, Hércules se refiere a Meg como su 大切な人 (taisetsu na hito), o persona (hito) preciada/preciosa (taisetsu). Las versiones inglesa y española lo tradujeron como «persona a la que quería», dándole un sentido literalmente romántico.

Tras terminar la visita al Olimpo, saltamos al Reino de la Oscuridad con Riku y con Mickey, que tienen una conversación sobre lo mucho que ha evolucionado el primero desde que se conocieron, cuando Riku usaba la oscuridad. Mickey dice:

Creo que es porque al final has encontrado en tu interior un poder especial para proteger lo que de verdad importa. […] A veces te importa tanto alguien que los demás sentimientos desaparecen.

En japonés, en cambio, son mucho más directos, y cambian el «proteger lo que de verdad importa» por «proteger a la persona que te importa.» Persona en singular, lo que añade también cierto cariz romántico que cualquier otra palabra no tendría. Curiosa elección, ¿no?

Después de ese diálogo, Riku recuerda la promesa que se hizo en Birth By Sleep y en Dream Drop Distance, y es que en el pasado sí que solía usar «proteger lo que de verdad importa» (大事なもの, daiji na mono). Ahora cambia la promesa y utiliza las palabras taisetsu na hito: se refiere a Sora de la misma forma que Hércules a Meg. Es una lástima porque ese cambio expresa otra evolución, sutil pero importante, en la que Riku pasa de querer proteger un algo abstracto a querer proteger a Sora, y tanto la versión inglesa como la española no ha sabido captar ese matiz.

Pero ey, ¿un error lo puede tener cualquiera, no? Al fin y al cabo, es sólo un comentario de pasada, quizás los traductores no han caído en ello por no tener frescos los juegos anteriores, ¡quizás es demasiado asumir que se refiere a Sora! ¿Y si habla de Kairi? ¡Malditas yaoistas!

Pues no.

El taisetsu na hito se repite demasiado como para que el traductor más despistado lo pase por alto, y siempre refiriéndose a una persona amada. Por ejemplo, en Arendelle se utiliza para referirse al acto de amor verdadero con el que Anna se salva de morir congelada. Cuando Sora y Anna hablan de Riku y de Elsa, las versiones japonesa e inglesa/española vuelven a variar. Sora vuelve a utilizar la palabra taisetsu en エルサのことを大切に思ってるんだな, o «ella [Elsa] te importa de verdad», y vuelve a hacerlo una vez más cuando momentos después habla sobre Riku. Le cuenta a Anna que, al igual que su hermana ha hecho con ella, Riku le apartó de su lado creyendo que así le protegería.

En japonés, Sora reflexiona sobre cómo Riku y Elsa ven a Sora y a Anna como sus personas preciosas, y por ello sienten que no pueden estar juntos. La idea se ha traducido más o menos bien para occidente, entendemos que Elsa/Riku aprecia mucho a Anna/Sora, pero vuelve a eliminar el concepto de persona preciosa. En cambio, los japoneses mantienen la idea durante toda la historia del mundo, culminando con el acto de amor verdadero que Sora termina por presenciar: un sacrificio.

Y llegamos a la Necrópolis de las Llaves Espada. Sora pierde toda voluntad de pelear porque todos sus aliados han caído de un plumazo ante la oscuridad —guion 10/10, sí— excepto Riku. Está desesperado y perdido. No puede luchar sin los demás a su lado. Riku se le acerca, al parecer con intención de consolarle, pero se retracta y, no sin cierta dureza, dice:

Sora, no crees eso. Sé que no.

Well, guess what.

Riku se aleja de Sora y se enfrenta a la marabunta de Sincorazón que les acecha, él solo. Emplea todas sus fuerzas para proteger a la persona que le importa, que sabemos que es Sora porque literalmente no hay nadie más —y no es que sufra mucho cuando Kairi muere—. La escena lo deja muy claro con el uso de la cámara lenta, el estallido de poder cuando los Sincorazón y Riku chocan, la propia muerte de Riku por salvar a Sora. Cada detalle es una reminiscencia de las palabras de Hércules al principio del juego, y también del momento de Kingdom Hearts 2 en el que rescata a Meg de una muerte que podría haber sido también la suya. Como le dijo Mickey en el Reino de la Oscuridad, el deseo de salvar a su ser más querido prevalece por encima de cualquier otro sentimiento (como el sentido común). Es un acto de amor verdadero como el que Sora presencia en Corona cuando Eugene le corta el pelo a Rapunzel; en Toy Box cuando Woody se enfrenta a Xehanort Joven para recuperar a Buzz; en Arendelle con Elsa y Anna.

Que al final muere porque Sora es tonto, pero bueno. A estas alturas todos sabemos que Riku merece a alguien mejor.

El caso es que en japonés, esa trama de Riku queda muy clara a lo largo de todo el juego mediante el uso de taisetsu na hito, que queda hilado con distintos personajes Disney y las personas a las que quieren. En inglés todo eso se pierde hasta el punto de que llegas a la Necrópolis y te preguntas por qué has perdido el tiempo hasta ahora de una forma tan brutal. Pues resulta que es por la homofobia de Disney.

En conclusión, Kingdom Hearts 3 es una mala «conclusión» de saga aquí y en Japón, pero en occidente además eliminan todo rastro de indicaciones románticas, a pesar de que el juego insista una y otra vez en que Sora y Kairi están enamorados y se quieren mucho y comparten paopus. Que bien por ellos, oye, pero si para Riku LA persona es Sora, pues debería mantenerse. No hay que soltar un «Kairi is my strength», que vuelve pasiva a Kairi, cuando en realidad Sora ha dicho やっぱり強いはカイリは, que viene a ser «Como me imaginaba, la que es fuerte aquí es Kairi» porque es para coger a Sora y tirarle un pedrusco de esos de la Necrópolis.

De todos modos, no sigáis el ejemplo de Riku y os sacrifiquéis por nadie, da igual lo fuertes que sean vuestros sentimientos. De verdad. Y si una emoción es tan fuerte que todas las demás desaparecen, id a terapia que aquí no hay viajes en el tiempo que valgan. Ea.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

Análisis de worldbuilding: Final Fantasy X o cómo hacer las cosas bien

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

El juego Final Fantasy X salió a la venta en 2001 en Japón, llegando a Europa al año siguiente, y el primero de la saga en salir para PlayStation 2. Fue, además, el que marcó un antes y un después en el campo del desarrollo de videojuegos al presentar escenarios completamente tridimensionales, dotar a los personajes de una gran variedad de expresiones faciales realistas y otros logros tecnológicos, como el uso de luces y sombras. Su historia fue muy bien recibida por las críticas, y sus personajes se han ganado el corazón del público, pero ha sido el worldbuilding —que en general suele pasar desapercibido—, lo que se lleva la palma de esta entrega.

La trama, dentro de lo que cabe, es sencilla. El protagonista es Tidus, un joven y prometedor jugador de blitzbol (una especie de fútbol subacuático) de la ciudad de Zanarkand que un día, durante un partido muy esperado, ve cómo su ciudad es atacada de imprevisto por un enorme monstruo llamado Sinh. Su aparición se suma a la de Auron, un hombre misterioso que fue amigo del padre de Tidus, Jecht, que ayuda al chico a escapar a través del propio monstruo.

Aviso: Este artículo no contiene spoilers de la trama ni del final, pero sí del carácter general de la historia.

Tidus despierta solo en el mundo de Spira, donde le cuentan que Zanarkand fue destruida por Sinh hace mil años. En la isla de Besaid conocerá a la invocadora Yuna y a sus guardianes, a los cuales acompañará en un peregrinaje sagrado que debe culminar con la derrota de Sinh y, con suerte para Tidus, el retorno a su ciudad… y a su tiempo.

Leer más

Cloud Strife y la superación del trauma, un acercamiento al personaje

Este artículo se publicó originalmente en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

Cloud Strife es uno de los personajes más icónicos de Final Fantasy. Esa fama implica que ha sido usado y reusado innumerables veces. La perspectiva que ofrece al estar en tantos sitios provoca que las opiniones sobre él sean extremas en ambos sentidos.

En gran medida, parte del odio deriva de la simplificación que ha sufrido Cloud en entregas ajenas a la obra original. Emo, edgy, inútil son algunos de los muchos calificativos que encuentra cualquiera al leer sobre Cloud. Los fans tienen muchos problemas con él; desde el exceso de negro en Advent Children a que no se decidiera claramente por Tifa o Aeris son de las quejas más sonadas. Pero ninguna es tan importante como el hecho de que nunca parezca ser feliz ni estar satisfecho con su vida.

La palabra «depresión» es un tabú. Al fin y al cabo, un protagonista sirve para proyectarnos en él. Ya tenga una gran personalidad o sea una hoja en blanco, es nuestro avatar. Y un avatar que se rinde, que se cansa, que no está seguro de lo que hace, que está enfermo, pues a muchos no les hace gracia. Podríamos decir que Cloud Strife tiene el mismo problema que Shinji Ikari de Neon Genesis Evangelion pero en menor medida. Al fin y al cabo, Cloud maneja una espada gigante a lo Guts de Berserk —según las teorías, el peso mínimo rondaría los 36 kilos… en una espada hecha con un pedazo delgado de metal y no como se hacen las espadas corrientes, cuando podría rondar los 100 kilos. Menos mal que es fantasía porque los bracitos y el tamaño de Cloud no son muy convincentes— y da toñas importantes. 

Así pues, uno pensaría que simplificar su carácter debería hacer a muchos felices. Pero no, porque gran parte de los juegos lo mantienen en su faceta más «emo», distante y desconfiada. Esto se debe a que su historia con Sephiroth, por un motivo u otro, no se ha terminado —¿qué gracia tendría entonces?—, cosa comprensible: ¡El drama llama al drama y el fanservice al fanservice!

Pero, más allá de justificaciones o de tirarse los pelos cuando se reusa a uno de los personajes más emblemáticos de la saga, es cierto que el personaje de Cloud es problemático. En especial cuando hablamos de un videojuego de los noventa que se tomaba a broma muchas cosas que hoy en día nos parecen serias.

¿Qué habríamos pensado con un personaje traumatizado, quizás con problemas de género y evidentemente psicológicos como Cloud en 2017? Muchas cosas interesantes, sin duda, que ahora solo pueden ser headcanon. A menos que el Remake lo cambie todo. No, no voy a tener esperanzas, pero tampoco se pueden apagar del todo. Al fin y al cabo nadie estará completamente satisfecho con el Remake por un motivo u otro. ¡De modo que centrémonos en el material que sí existe!

Hablemos de la evolución de Cloud como opuesto al héroe clásico. Como una víctima que tiene que hacer frente a sus numerosos traumas durante el fin del mundo y que, en Advent Children, carga con el peso de superar sus propios problemas a la vez que ha sido condenado a morir junto con las esperanzas del Planeta.

Cloud Strife. Su propio nombre nos dice que va a ser un personaje lleno de capas y contradicciones internas. Una nube de contienda. Nos vamos acercando poco a poco pero que prácticamente no lo conocemos hasta el final, cuando se ha librado de todas las máscaras.

Quizás por eso Cloud no tenga theme, por mucho que se le asocie con el principal de FF VII. Porque no existe como Cloud hasta el final.

Aviso de spoilers de toda la historia de FF VII

Leer más