Recomendaciones Mistral para el invierno (2019)

El tiempo vuela y ya hemos llegado a una nueva tanda de recomendaciones. Empieza el invierno, la Navidad nos pisa los talones, y vamos a aprovechar que la gente tiende menos a la pobreza en esta época para tentaros con juegos y manga variaditos.

El statu quo en ‘Gunjô no Subete’, de Furuya Nagisa

Alejarse de los amigos en el instituto es lo normal. No compartir aula significa que todas las horas que estás en clase, tú estás por un lado y tu amigo por otro. Ese tiempo que estabais juntos ahora lo pasáis con otros, y el distanciamiento es… natural.

Pero duele. Sobre todo si tienes sentimientos románticos por él.

Esa es la premisa de Gunjô no Subete, de Furuya Nagisa. Seguimos la historia de Makihara Kai y Mizushiro Ren, quienes han estado en la misma clase desde el primer año de secundaria. Sin embargo, llega un curso en que la mala suerte los separa de clase. En realidad, Ren también acaba aislado de sus otros dos amigos. Pero no es con ellos con los que su relación se rompe y vuelve a reconstruirse.

Leer más

Analizando Houseki no Kuni #12. Nuevo trabajo

Abrimos el último episodio de Houseki no Kuni con el despertar de una de las gemas más impresionantes de la historia. Una que, al estar llena de agujeros, es incapaz de mantenerse consciente mucho tiempo. Se trata de una concepción fascinante, visto que el descanso y el dormir (o la ausencia de los mismos) son temas recurrentes en Houseki y, en particular, en su opening. En cualquier caso, Padparascha, Padpa de ahora en adelante, es el único personaje junto a Cinnabar que podríamos considerar (y a Cinnabar con muchas comillas) que está enfermo. Una narcolepsia que puede extenderse cientos de años. Doscientos treinta y uno, de acuerdo a Rutile, en esta ocasión.

Qué escalofriante.

Pero nuestro bello durmiente simplemente parece alegrarse de despertar y se lo toma todo con tranquilidad. Puede que por eso deslumbre tanto. Eso y porque Padpa tiene un diseño increíble. Ya no solo por los colores, sino por su impresionante cabello, así como su actitud repleta de seguridad. Que Romi Park le dé la voz no es más que un aliciente para elevarle al rango de magnificencia.

A pesar de que la mayor parte de su vida transcurre en breves parpadeos, Padpa es una persona considerada. Nada más despertarse consuela a Rutile, aunque con ciertas evasivas porque seguramente han tenido siempre la misma conversación, y luego se centra en Phos. ¡Hasta le recuerda de cuando solo tenía unos setenta años! ¡Qué considerado! Uno pensaría que no dedicaría mucho tiempo a los demás, pero es justo lo contrario. Es más, de inmediato establece una conexión personal con Phos porque ha perdido los brazos y ha tenido que sustituirlos con oro.

Las gemas no suelen tocarse entre sí, pero lo primero que hace Padpa es acariciar la cabeza de Phos. Esta inesperada comprensión, viniendo de una persona que solo le ha visto de lejos, resulta abrumadora. Tanto que nuestro protagonista apenas puede creerse lo que está pasando.

—Has pasado por mucho, ¿verdad?

Sin duda es por esto que Phos decide confesarle sus miedos. Porque Padpa parece ser la única gema más o menos racional y con sensibilidad para ocuparse bien de los demás. Tanto que, en cuanto salen a pasear, le pregunta a Phos si ha estado durmiendo bien. A lo mejor es que ha visto que a muchas gemas les pasa lo mismo, pero no deja de fascinarme que sea capaz de acertar de inmediato en los problemas de Phos cuando gente responsable como Jade no es capaz de convencerlo de echar un descanso. También es muy interesante que Padpa sume rápido dos más dos. No hay mucha variación en la vida de una gema, pero hace falta libertad e imaginación para asumir que Phos se opondría a la estructura jerárquica. Eso demuestra lo diferente que es Padpa, hasta dónde es capaz de advertir cosas… Quizá porque también es un extraño en su propia cultura.

—Quiero intentar hablar con un Lunarian. Y entonces averiguar la verdad por mí mismo. ¿Crees que eso también me hace un chico malo?

A pesar de la inicial sorpresa, Padpa no regaña ni exige explicaciones a Phos, no. Se adapta al momento (habilidad de síntesis sin duda necesaria cuando cada minuto puede ser el último que pases despierto en los siguientes cien o doscientos años) y se asegura de volver a lo personal. ¿Desafiar las normas te vuelve malo? ¿Desear autonomía, incluso si significa dormir para siempre, es… malo?

—Por ejemplo… Yo quiero que Rutile se rinda con el puzle que soy. Quiero quitarle ese peso de encima… Pero ¿qué clase de reacción provocaría algo así? La pura y salvaje verdad podría dejar sus heridas, cambiar las cosas de forma que no esperas.

Hasta donde vemos, a Padpa le gusta estar despierto, pero siente que es una carga para Rutile, que lleva cientos, puede que más de mil años, haciendo operaciones para mantenerlo consciente. Fracaso tras fracaso. Error tras error. Una situación así consume, desespera por los dos bandos, tanto que Padpa asume que nunca vivirá como las demás gemas y ya ha aceptado la inconsciencia eterna. Sin embargo, siempre guarda silencio. Uno, porque sin duda Rutile no le haría caso y tampoco tiene tiempo para expresar su voluntad de forma radical. Dos, porque puede hacer daño a Rutile y no quiere.

Leer más

Analizando Houseki no Kuni #11. Secretos

En el anterior episodio de Houseki no Kuni, Bortz y Diamond lograban sincerarse y reconocer que se importan mucho el uno al otro. Sin embargo, la amenaza del Lunarian Shiro no se ha acabado, ni mucho menos.

Bortz ignora la recomendación de Diamond sobre escapar. ¡No va a dejarlo ahí! Y menos con dos Shiro a los que enfrentarse. En realidad, lo que sucede es interesante: no es que se multiplique sin más, sino que cada vez que lo cortan se divide en dos criaturas. Como una hidra, solo que con cuerpo entero. Además, cada mitad es más pequeña que la anterior, si bien eso no implica que dejen de ser peligrosas.

Durante la batalla, uno de los fragmentos de Shiro se topa con Phos y Alexandrite. El primero pierde su espada al detener al Lunarian, y tiene que insistir mucho antes de que Alex acceda a coger el arma. Su reticencia resulta comprensible una vez conocemos los motivos: Alexandrite tiende a volverse loco de furia —hasta su aspecto pasa de un agradable y suave azul a un resplandeciente rojo— cuando ve a un Lunarian, por eso se tapa los ojos mientras se niega a enfrentarse a Shiro. ¡Órdenes del Maestro! Hasta ese punto llega su trauma, tras siglos de amargura y rencor. Si el Maestro lo apartó por completo de la batalla, no quiero imaginar qué clase de escabechinas causó en el pasado…

Porque tuvieron que ser intensas. Alexandrite entra en modo Terminator, con alaridos a lo Tarzán, mientras destruye a todo Lunarian que se le cruza por el camino. En esta ocasión les viene bien, porque Phos localiza a Bortz luchando contra cuatro Shiro, que atrapa y arroja para que Alexandrite los elimine… De un solo golpe. Cosa que ni Bortz, EL MISMO BORTZ, ha conseguido.

El estallido emocional es tan fuerte que Alexandrite parece quedar inconsciente y revierte a su estado azul. Phos apenas puede creerse lo que ha visto. Es más, demuestra que no tenía ni idea de esta peculiar naturaleza. Seguramente se deba a que en más de trescientos años nunca se les había colado un Lunarian en la escuela.

 

Leer más

¡Recomendaciones del equipo de Mistral para este verano!

En primavera ya os hicimos una serie de recomendaciones en Mistral, que no tienen que ver con títulos nuevos sino con obras que creemos que podrían gustaros por un motivo u otro. También dejamos caer algunos mangas históricos que a lo mejor os interesarían, pero ahora toca volver a las estaciones. ¡A combatir el calor que se nos viene encima!


Recomendaciones de Suzume Mizuno

Little Nightmares (Tarsier Studios, PS4, Switch, Xbox One, PC)

Bienvenidos a la inquietante obra de Tarsier Studios. En las entrañas de un gigantesco barco, una chiquilla llamada Six se despierta, sola y asustada de una pesadilla. Armada con un simple mechero, debe atravesar un largo camino para intentar escapar al exterior. Uno donde morir es demasiado sencillo.

Little Nightmares presenta un mundo, como bien dice el título, de pesadilla. Con una estética extraña, que a alguno le recordará a las obras de Tim Burton pero más colorida y menos plástica, los autores juegan con lo que vería un niño cuando estuviera aterrorizado. Los adultos son gigantescos, deformes y monstruosos. Peor aún, son enemigos. Los muebles altos, irregulares, sirven sobre todo para el plataformeo. Six es tan pequeña, tan delgada y poca cosa que la propia descripción de la web del juego habla de su persona y otros chiquillos como alimañas capaces de colarse por zonas de ventilación, recorrer estanterías o huir por los rincones más imprevistos. Es la única ventaja que tienen para sobrevivir.

Leer más

¡Volver arriba!
Mistral Chronicles