Recomendaciones Mistral para la primavera (2019)

Recomendaciones Mistral para la primavera (2019)

¡La sección cumple un año!

¡Ya es primavera! Una época maravillosa en la que celebramos el florecer de la vida, las alergias, las oposiciones, el trastorno afectivo estacional y todas esas cosas bonitas que nos llenan el corazón de alegría y amor. Y, sobre todo, de ganas de sumergirnos en un buen manga, anime o videojuego para evadir la realidad hasta que termine el apocalipsis del polen. Sin más dilación, ¡aquí tenéis nuestras recomendaciones para esta temporada!


Recomendaciones de Suzume Mizuno

Un extraño en primavera

Kanna Kii es una autora que llega a nuestras tierras de mano de Milky Way y hay que aprovecharla. Su serie más conocida (actualmente en hiatus, como todo lo bueno, pero que eso no os desanime) es Un extraño en primavera. En realidad comienza todo en Un extraño a la orilla del mar, donde nuestros protagonistas, Shun y Mio, se conocen. Shun es un joven que trata de convertirse en escritor y que ha huido de su familia tras decidir que no quería casarse… dejando plantada a la novia en el «altar». Porque, bueno, es gay. Muy gay, para su pesar, porque Shun siempre arrastra la frustración de no ser «como los demás». Medio derrotado, cínico y pasota, Shun pasa de todo mientras vive en casa de una familiar hasta que un adolescente se cruza por su camino: Mio.

Mio acaba de perder a su madre, que lo había criado desde que era muy pequeñito entre grandes problemas económicos. Ignorando los instintos suicidas que llevan a Mio al mar cada día, Shun se acerca a hablar con él. Digamos que la primera impresión no es muy buena, pero a partir de ahí (y de un salto de tiempo para que Mio, ejem, sea mayor de edad) comienzan una dulce relación que se desarrolla en Un extraño en primavera.

La historia trata el día a día de ambos como pareja, centrándose en especial en la reconciliación de Shun con su familia e incluye muchos dilemas acerca de cómo afronta uno el vacío existencial, la envidia hacia los demás o por qué no puede abrazar sin más la felicidad. Shun, en definitiva, pasa por una crisis que mucha gente de entre veinticinco y treinta años podrá entender sin problemas. El futuro de Mio, más joven, acostumbrado a trabajar aquí y allá, parece infinitamente más prometedor y brillante que el de Shun, con un trabajo irregular, todavía en casa de sus padres y con severos problemas sociales.

Pero ahí radica el encanto de la historia. La pareja tiene problemas de comunicación, en particular en el sexo, y también momentos encantadores de cercanía. Los pequeños momentos les llenan incluso si no son conscientes de ello, y se tienen el uno al otro para seguir adelante. Sin embargo, los problemas del día a día (y del pasado) continúan ahí.

Un slice of life que se aleja de las típicas historias de adolescentes y que puede resultar un soplo de aire fresco para esta generación de millenials que buscamos un sitio al que pertenecer mientras esperamos a que la siguiente generación se jubile de una dichosa vez.

 

Sidonia no Kishi

En su día ya escribí un análisis/reseña sobre Blame!, la opera prima de Tsutomu Nihei. Después de cerrar con esta historia oscura, pesimista y fantástica en su silenciosa narrativa cyberpunk, decidió cambiar completamente de estilo. De diseños sucios predominantemente negros y protagonistas vagando por una claustrofóbica ciudad eterna, en Sidonia no Kishi o Knights of Sidonia, Nihei saltó al blanco. Blanco cegador por todos lados, en contraste con el terrorífico e interminable espacio.

La nave Sidonia es una de las dos únicas naves que sobrevivieron al fin de la Tierra cuando fue atacada por la especie alienígena de los Gauna. Ahora navega sola por el espacio en busca de un lugar donde asentar a su escasa población. Por desgracia, tras más de cien años de paz, los Gauna reaparecen y son monstruos casi invencibles.

El protagonista de esta historia es Nagate Tanikaze, un niño que se crió con su abuelo en los entresijos de la nave, alejado del mundo, aprendiendo a pilotar los mecha llamados Guardianes que pueden presentar batalla a los Gauna. Cuando al final sale y se integra en la sociedad de Sidonia, rápidamente se convierte en el mejor piloto de su generación. Las muertes se suceden una tras otra a su alrededor, acentuando su deseo de vencer a los Gauna. A ello se une que la capitana del Sidonia, por algún motivo, lo tiene en especial estima y siempre lo manda al frente de la batalla. Como si supiera que puede confiar en su capacidad.

Con unos diseños que van mejorando poco a poco (en especial en cuanto a expresividad) a medida que pasan los tomos, Nihei prueba a crear un elenco de personajes más «típico». Nagate es un personaje inocente en cuanto a romance y experiencias sociales, completamente obtuso respecto al harén (ugh) que se va formando a su alrededor. Su mejor amigo es Izana, un personaje agénero/hermafrodita que desarrolla muy rápido sentimientos por él, y pronto al grupo se une la jovencísima comandante Yuhata Midorikawa…. Además de cierta adorabilísima quimera de la que no hablaré hasta que haga una reseña apropiada.

El manga tiene un ritmo extraño, con personajes bastante superficiales y un fanservice tan metido con calzador y tan rígido que creo que suscita más extrañeza que rechazo, pero el misterio de los Gauna, la construcción de una sociedad detallada con sus capas sociales, sus fobias, sus problemas de supervivencia, y el increíble talento de Nihei para crear estructuras imposibles son lo que constituyen el verdadero punto fuerte de la historia. Así, por ejemplo, como no hay suficientes recursos, la gente ha sido reprogramada genéticamente para poder hacer la fotosíntesis. La clonación es un recurso habitual para incrementar la población (Izana mismo es un clon de su abuela), como vemos con las once hermanas Honoka. A ello hay que añadir detalles que se ignoran en otras historias, como los problemas para crear gravedad artificial y cómo pueden afectar a la vida cotidiana, los trajes espaciales remendados porque no hay recursos, el ciclo de vida que acaba en el reactor biológico y mucho más.

En definitiva, Sidonia tiene grandes puntos en la construcción del mundo. Proteger una nave llena de humanos, que apenas tiene movilidad, es un constante desafío. Las mujeres juegan un enorme papel, algo matizado por el tono de harén, y se puede sentir una constante atmósfera de amenaza, de lucha por la supervivencia. Si os gusta la sci-fi, casi sin duda disfrutaréis Sidonia no Kishi incluso si su guion o personajes no son precisamente inolvidables.

 

Recomendaciones de Judeau

Vagabond

Cuando se acerca la primavera, solemos asociarla con el florecimiento de los cerezos, y eso nos lleva inevitablemente a pensar en Japón. ¿Y que hay más japonés que los samuráis? Seguramente muchas otras cosas, pero está claro que la asociación está ahí, y por eso os recomiendo Vagabond.

Estamos ante un manga creado por Takehiko Inoue, mangaka muy reconocido y galardonado en Japón, siendo el creador de, por ejemplo, Slam Dunk, uno de los spokon más conocidos y uno de los mangas más vendidos de la historia.

Podría considerarse un manga histórico, pues Miyamoto Musashi, el personaje principal de la obra, existió de verdad. Fue un importante guerrero y rōnin, si no el que más, del Japón Feudal, y llegó a escribir El libro de los Cinco Anillos, uno de los libros sobre artes marciales, manejo de espadas y filosofía más influyentes del país. Este manga está basado en una novela biográfica sobre el espadachín denominada Musashi, escrita por Eiji Yoshikawa. Obviamente, el libro se toma muchas licencias a la hora de retratar su vida, y Takehiko Inoue no es menos, llegando a exagerar muchísimo algunos eventos por añadir acción y espectacularidad, como la pelea contra los 70 miembros de la escuela Yoshioka.

Sin embargo, el mangaka hace uso de sus excelentes técnicas de dibujo para dejarnos con unas maravillosas escenas de acción tremendamente dinámicas, y fluidas. Además, os aseguro que jamás veréis unos paisajes y una escenografía tan preciosos como los que hay en este manga, llegando a ver algunas viñetas que cortan la respiración por su belleza.

Aún con las licencias que se toma, vemos una evolución increíblemente humana en Musashi, pasando de ser un joven sanguinario capaz de asesinar a cualquiera que se cruzase con él, a una persona sabia, comedida y que va adoptando un estilo de vida más pacífico y reflexivo, pues los eventos por los que pasa tienen peso en nuestro protagonista.

Y… sí. El manga no está finalizado y actualmente se encuentra en un hiatus que se encamina hacia su quinto año consecutivo, sin ninguna esperanza de que se retome a corto o medio plazo. Pero aún así, merece la pena pasar por cada página de esta historia y acompañar a nuestro protagonista en su aventura de redención.

 

Hellblade: Senua’s Sacrifice (PS4, Xbox One, Switch y PC)

Para la segunda recomendación, dejamos las tierras orientales y viajamos a las regiones al norte de Europa. Y es que en Hellblade: Senua’s Sacrifice, nos encontramos de lleno en la mitología nórdica.

En este título nos metemos en la piel de Senua, una guerrera celta que está buscando la entrada a Helheim, territorio de Hela, para traer de vuelta a su pareja, Dillion —la cabeza del cúal llevamos colgada del cinturón durante todo el viaje— Cuando digo que nos metemos en su piel, no me refiero a que simplemente seguimos su aventura, y en ocasiones escuchamos sus pensamientos, sino que nos sumergimos de lleno en su mente, pues Senua sufre de un transtorno del espectro psicótico, y nosotros lo experimentamos con ella.

Según psicólogos y psiquiatras, es posible que Senua sufra esquizofrenia —psicosis es un término genérico que engloba varias enfermedades—, y esto está caracterizado por alucinaciones, delirios, lenguaje desorganizado, aplanamiento emocional y muchos otros síntomas. Todo esto se representa de una manera muy fiel y respetuosa, pues contaron con la ayuda de un gran número de especialistas y de afectados por la psicosis que ayudaron a crear un juego verdaderamente empático. Porque jamás veremos la aventura de Senua fuera de su punto de vista, sino que siempre observaremos la realidad tal como ella la siente y la vive. Personalmente, no sabéis cuanto me ha ayudado a mí a entender esta enfermedad, ya que, por desgracia, la esquizofrenia es una de las enfermedades mentales más estigmatizadas y menos entendida por el público en general. Hellblade decide poner su granito de arena para cambiar esto.

Es un título que recomiendo encarecidamente jugar con unos buenos cascos, porque gran parte de la inmersión viene dada por las voces que escucha Senua. Las sentimos moviéndose alrededor nuestro, algunas dándonos consejos, unas denostándonos, mientras que otras simplemente irán narrando nuestras acciones. Esto, junto a la ambientación opresiva, y otros síntomas que sufriremos, harán que en algunas ocasiones lleguemos a sentirnos muy incómodos, siendo justo lo que busca el videojuego.

Es verdad que el juego hace alguna concesión en estos síntomas para hacerlo más jugable, sobre todo en las alucinaciones visuales. Esto, junto a una jugabilidad algo repetitiva —el combate, aunque fluido, llega a resultar aburrido—, y unos puzzles un poco demasiado enrevesados, hace que no sea perfecto, sin embargo, el conjunto de todo lo que lo forma, construye una aventura que merece la pena ser vivida.

Como extra, Ninja Theory ha incluido dentro del juego un pequeño documental muy interesante donde explican cómo fue el proceso de creación, y cómo se informaron para representar esta enfermedad mental de la manera más fiel y respetuosa ¡Desde luego merece la pena echarle un vistazo!

 

Recomendaciones de Dena

Celeste (PS4, Xbox One, Switch y PC)

Desde que abrimos nuestra cuenta en CuriousCat he recomendado en distintas ocasiones Celeste, pero no he llegado a sintetizar todos los motivos. Y eso es una pena, porque siento que es un juego que vale mucho, muchísimo la pena.

Es posible que muchos lo conozcáis ya. Celeste salió a principios del año pasado, un indie muy exitoso que conquistó a todos sus jugadores con su originalidad, una dificultad desafiante que invitaba a la autosuperación y un trato magnífico de lo que representa vivir con trastornos mentales tales como la depresión y la ansiedad, que cada vez son más comunes en nuestra sociedad. Esto no es una idea nueva: hay una gran cantidad de obras que hablan de este tipo enfermedades (sin ir más lejos, en este artículo ya recomendamos alguna), pero pocas le dedican el mimo que Celeste.

La historia se sitúa en la montaña Celeste, un misterioso lugar que atrae a alpinistas de todo el mundo. Se dice que en ella ocurren cosas extrañas. En palabras de la anciana que vive al pie de la montaña: «Puede que veas cosas. Cosas que no estés preparada para ver». Madeline acude dispuesta a escalar la cumbre. A pesar de los peligros, tiene la intención de superarse a sí misma y tomar el control de su desmoronada vida. Ella es nuestra protagonista, y la acompañamos en su viaje por toda la montaña. Nos enfrentamos a sus ataques de pánico, a su depresión y su ansiedad, a esa voz en su cabeza que le dice que no puede hacerlo. Que no puede hacer nada.

Lo que más me gusta de Celeste es que, si bien es un juego que está dirigido a personas con esos trastornos, se puede extrapolar a todo tipo de adversidades. Si has tenido un pensamiento negativo sobre ti mismo o sobre tu vida, te sentirás identificado con Madeline y su aventura. Además, el diseño de los niveles es excelente. Avanzas a partir de puro ensayo y error, lo cual refuerza el mensaje, y es frustrante como la vida misma. ¿Te darán ganas de dejarlo? Oh, sí. Creedme cuando os digo que la puñetera cumbre os sabrá a poco. Pero no hay nada más satisfactorio que llevar miles de muertes, de errores, y aún así terminar el juego habiendo conseguido tus objetivos. Celeste es una obra preciosa que demuestra que esforzarse tiene su recompensa, incluso cuando parece que todo está en tu contra y que no puedes cambiar tu suerte. Siempre se puede mejorar. Siempre.

Hitman (PS4, Xbox One, PC)

Sí, en serio.

Aunque a simple vista Hitman pueda parecer un juego enfocado al público Straight White Male™, permitidme aseguraros que todo eso se debe a un pésimo trabajo de marketing. Esta obra de arte nunca falla a la hora de hacerme reír, algo que en primavera me hace mucha falta.

Hitman es el reboot de una saga que cuenta con más de veinte juegos. La trama gira alrededor de un misterioso sicario cuyo nombre es Agente 47, y con él viajamos a distintas partes del mundo para abatir ciertos objetivos. La gracia es que, en vez de seguir un camino estipulado por la narrativa, tienes la opción de acabar con tus enemigos como quieras. Libertad total y absoluta. Tienes decenas de disfraces y armas a tu disposición, y la posibilidad de preparar trampas y accidentes que son sencillamente una locura. Por ejemplo, colocar una pelota de golf explosiva en un partido o envenenar las lentillas de un hombre. Hay retos extravagantes como completar las misiones disfrazado de espantapájaros, Santa Claus o algo llamado mago vampiro, y te desenvuelves por mapas espectaculares y muy variados, que van desde un desfile de moda en París a un lujoso hospital de alta seguridad en Hokkaido.

Toda la saga sigue esas premisas, pero considero que este reboot de 2016 es el mejor porque se deshace del tufillo a machismo y racismo que emanaban los anteriores juegos. Es un reinicio fresco, con un apartado gráfico muy bonito y mejorado y una historia principal que, si bien no es lo más original del mundo, entretiene y engancha gracias a estar distribuida por capítulos. Como si de una historia se tratase, continúa en Hitman 2 (2018) y, por lo visto, concluirá en Hitman 3, que todavía está por salir.

Pero lo que hace a Hitman especial y tan, tan recomendable es su humor. Los tráilers y la premisa pueden engañar, pero el juego es un cachondeo constante. Este tipo de juegos de acción, sigilo y asesinatos tienden a tomarse a sí mismos demasiado en serio, y Hitman aprovecha para burlarse de todos los clichés y crear situaciones que rozan lo absurdo, pero sin llegar a sacarte de escena. La historia principal es seria y dramática, guerra entre corporaciones y corrupción; luego llegas a los escenarios jugables y te encuentras con que puedes disfrazarte de lo que quieras, atacar con peces, NPC que te piropean según lo que llevas puesto y a 47 haciendo chistes malísimos. Tiene muchísimos detalles y mimo, y su rejugabilidad es su mejor baza.

Me faltan líneas para explicar lo increíble que es este juego, de modo que terminaré diciendo que Hitman y Hitman 2 son de lo mejor que descubrí el año pasado. Una joya que requiere un voto de confianza pero que, una vez empecéis a jugar, no os decepcionará.

 

Recomendaciones de Rivka Ociosa

Fluttering Feelings

Aunque ya nombré esta obra en nuestro último podcast debido a lo poco conocidas que suelen ser las autoras coreanas en Occidente, me permito recomendarla una vez más con motivo de la llegada primaveral.

Kim no-Rae y Baek Seol-A estudian juntas en la facultad de administración de negocios. Mientras que la primera pasa desapercibida por ser bastante tímida, la segunda es reconocida fácilmente por el resto de estudiantes al ser popular y destacar en notas. Ambas se conocen por casualidad en clase y, a partir de ahí, forjan entre ellas una amistad que, poco a poco, se va transformando en otro tipo de interés.

Por desgracia, esta obra se ha quedado suspendida en el capítulo 68 debido al fallecimiento de su autora, Ssamba. El cáncer se la ha llevado con solo 33 años de edad y considero que la mejor forma de hacerle un homenaje es recomendar su obra, aunque esté inacabada. Los capítulos se hacen amenos y la relación entre No-Rae y Seol-A es tierna y lenta. Espero que disfrutéis este manhwa tanto como yo lo he hecho y valoréis el trabajo de su creadora.

Descansa en paz, Ssamba.

 

Luigi’s Mansion (3DS)

¿Qué tiene Luigi de primaveral? Pues que va de verde y que nos lo podemos llevar en la 3DS por ahí de paseo, aprovechando que ha llegado el buen tiempo.

En este remake del clásico de Game Cube, Luigi vuelve a las andadas cuando, sin haber participado en ningún sorteo, le toca una mansión en un concurso. Para más inri, su hermano, Mario, parece haberse quedado atrapado en esa extraña casa, por lo que Luigi debe ir a rescatarlo. Pero no será tarea sencilla, ya que el lugar está plagado de fantasmas y trampas. Nuestro asustadizo amigo deberá recurrir a la ayuda de un extraño personaje llamado el profesor Fesor, quien nos dará la Succionaentes 3000, con la que podremos abrirnos camino a través de la oscura y terrorífica mansión.

Lo cierto es que, cuando anunciaron el Luigi’s Mansion para 3DS, fue una grata sorpresa el poder reencontrarse con este maravilloso juego de hace años. Aunque algunas seguramente ya lo habréis jugado en el cubo de Nintendo, os animo a que volváis a armaros con la Succionaentes en la portátil, ya que se han incluido nuevas funcionalidades como el uso de Amiibos o un modo de juego cooperativo. Si además contáis con el Botón Deslizante Pro, la inmersión será mucho mejor, aunque tampoco pasa nada si prescindís de él.

El juego es ameno y divertido y en algún momento no es difícil empatizar con el pobre Luigi, muerto de miedo pero decidido a ayudar a su querido hermano.

 

Recomendaciones de Ryuuju

HaruChika: Haruta to Chika wa Seishun Suru (P.A.Works)

Como en la primavera pasada, no puedo dejar de recomendar una obra protagonizada por chicos de instituto en la flor de su juventud. Vamos, se menciona en el nombre de la obra que os recomiendo hoy, no podría no hacerlo. HaruChika: Haruta to Chika wa Seishun Suru, que llamaremos HaruChika para abreviar, cuenta la historia de dos amigos de la infancia que se reencuentran, llamados Haruta y Chika.

Vaya. Inesperado. Pero ignoremos el despliegue de originalidad.

En 2016 se adaptó de las novelas un anime creado por P.A.Works, con un diseño de personajes muy particular, una animación preciosa como acostumbra el estudio, y una banda sonora que acompaña muy bien, como no podría ser de otra forma. ¿Pero de qué trata? Nuestro primer acercamiento a la historia es por medio de Chika quien, cambiando el rumbo de su vida porque el vóley no es femenino, decide unirse al club de vientos del instituto. Y en camino se cruza con Haruta, un amigo de la infancia al que no veía desde hace muchos años. Sin embargo, como no podía ser de otra forma, el club al que quieren ingresar está en riesgo de cerrar por falta de miembros. Me diréis que esto es Hyôka otra vez, y… no estaréis muy desencaminados, pues la historia es básicamente de misterio.

Con el fin de reclutar a más miembros para que el club no cierre, los protagonistas se cruzan con misterios en su camino, que han de desenredar para conseguir que la persona involucrada en ellos se una al club. Con ello que dejan al descubierto el drama, por supuesto. Chika y Haruta son un dúo que no podría funcionar de mejor forma: ella con la energía y perseverancia típica de protagonistas, y él con sus capacidades detectivescas esenciales para que todo acabe en buen puerto. Sin embargo, el mayor misterio es el del profesor: un importante director de orquesta, que dejó su trabajo para enseñar en un instituto poco conocido. Misterio que les interesa en gran medida tanto a Chika como a Haruta, ya que ambos están románticamente interesados en el profesor Kusakabe. Sí, ambos.

Ahora que hemos quitado la historia del medio, hablemos de los personajes. Porque son de lo más interesante que tiene la obra, si bien no son los más redondos de la historia de la animación.

Por un lado tenemos a Chika y Haruta, que si bien se les coge mucho cariño en sí mismos, como más brillan es como dúo. Dejando de lado lo refrescante que es ver a una chica y un chico protagonizar una obra sin que estén interesados románticamente entre sí, la relación de estos dos es maravillosa. Uno los ve y lo primero que piensa es que son la descripción gráfica de que la confianza apesta. Asimismo, que sean rivales al mismo tiempo que amigos (cuyas personalidades les permiten ser cercanos aunque no se traten desde hace tiempo), logra que tengan una dinámica aun más rica.

Por último, los personajes secundarios no sólo tienen diseños que se distinguen muy bien entre sí, sino que se da lo mismo con su caracterización: aunque tengan una aparición corta o pocas líneas, podemos recordarlos con facilidad. Puede que esto se dé en parte porque todos son tan, tan frikis de la música, pero son un grupo al que terminas apreciando, si no queriendo, lo que siempre se agradece.

Hablando de querer, me gustaría hacer una mención especial a Kusakabe en sus cuatro roles: interés romántico, mentor, personaje y misterio. Si bien está poco en pantalla (vemos más a Chika y Haruto fangirlear y fanboyear respectivamente que al profesor en sí), cumple con cada uno de sus roles a la perfección, y permite el crecimiento de sus alumnos. También, la historia dirige el asunto de las relaciones o los crushes entre profesores y alumnos muy muy bien, lo que no puedo dejar de agradecer.

Eso sí, lo que podría decir que es negativo es la estructura, debido a que el anime sigue una fórmula. La misma es que los protagonistas se enteren de que alguien toca un instrumento, vayan a pedirle que se una, se topen con un misterio y lo resuelvan, con lo que consiguen, por norma general, que esa persona ingrese al club. Como consecuencia, a cada personaje se le da una suerte de miniarco tras el cual quedan estáticos, en la mayor parte. Eso y que como historia de misterio no funciona, ya que muchas veces es necesario saber una pieza de información que el espectador desconoce, pero que Haruta tiene.

Fuera de eso, es una historia entretenida que balancea la ligereza del día a día con aspectos más pesados, con la mochila que cada uno debe cargar, sean arrepentimientos, dudas, u otros factores que nos anclan, impidiéndonos avanzar en nuestras vidas.

 

Given (Kizu Natsuki)

Si con HaruChika dábamos apertura al drama, con Given entramos de lleno en él. Permitidme explicarme. No sé muy bien por dónde empezar a hablaros de este manga sin chillar ni hacer spoilers, pero lo intentaré.

La primavera es, además de la estación asociada a la juventud, una época de cambios. De maduración, de mejora. Tras cargar con nuestra cruz, ¿cómo afecta esta a la forma en la que nos relacionamos con otros? ¿Cómo podemos avanzar, dejar atrás lo que nos impide dar pasos adelante, y sanar? ¿Y qué es lo que hace que a veces queramos no hacerlo, y nos quedemos lamiéndonos nuestras heridas, como si no mereciéramos dejar el dolor atrás? Todo esto, en lo que no puedo entrar en detalles por no haceros spoiler, lo vemos a través de distintos personajes, ya que es de los temas centrales de la historia.

Pero vayamos un momento hacia atrás, que he hablado antes de los temas que de la historia en sí:

Given es un manga creado por Kizu Natsuki (también conocida como Gusari, Sashikizu o Shishou a la hora de publicar dôjinshis), que sigue a la banda del mismo nombre. Empezamos la historia viendo cómo su guitarrista, Uenoyama, aunque talentoso, se ha aburrido de su sueño y se siente… vacío. Hasta que su camino se cruza con el de Mafuyu que, abrazando una guitarra como si se fuera a poner a llorar, le pregunta si sabe arreglarla. Más tarde, tras escucharlo cantar, Uenoyama le pide que sea el vocalista de su banda. Sin embargo, Mafuyu se niega. En un primer momento, al menos.

Esta historia es un buen ejemplo de cómo puede ir de menos a más. Empieza con una premisa simple y siguiendo a un protagonista, y a medida que se vuelve más compleja, tanto la trama como los personajes, empezamos a ver distintos puntos de vista. Esto no permite hacernos una idea, poco a poco, de la imagen completa. Hablando de los personajes, cada uno tiene un diseño que nos permite distinguirlo muy bien, y personalidad, motivaciones y formas de ver el mundo lógicas y únicas. Asimismo, la relación entre todos los personajes es muy interesante y da ganas de conocer más de ellos, algo que no sólo pasa con los miembros de la banda, como a veces encontramos en otras historias.

Kizu tiene la capacidad de que sus páginas sean claras y definidas, pero aun así compuestas a la perfección. Con ellas guía al lector en una lectura fluida que alterna la velocidad de los momentos cómicos, y hacia una lectura más pausada ante la tranquilidad, seriedad o drama. No sólo eso, sino que su uso de las tramas e iluminación nos permite sentir la atmósfera perfectamente, incluso en las escenas musicales, lo que ayuda a que no echemos tan en falta a la música, algo muy importante al estar la misma tan presente en la historia.

Además, la verdad es que no podría ser un mejor momento para engancharse a la obra: no sólo va acorde a la estación, sino que también se ha anunciado un anime para julio (que, si tiene al mismo equipo detrás de la música que los Drama CD, nos asegura mínimo música de calidad), y Milky Way ha anunciado que lo traerá a España, aunque aún no tenemos fecha.

Así que leed el manga, ved el anime, tiradle los dineros a la cara a Milky Way cuando lo saque y leed el manga de vuelta, porque vale muchísimo la pena.

 

¡Que el viento sople a vuestro favor!

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: