Recomendaciones + Respuestas al Curious Cat: obras feministas

Recomendaciones + Respuestas al Curious Cat: obras feministas

De videojuegos de transhumanismo a mangas slice of life

¡Volvemos con las recomendaciones! Esta vez toca hablar de obras feministas, así que nos hemos reunido para mencionar unos pocos títulos. Hay un poco de todo, desde videojuegos que tocan temas sociales a mangas de guerra o slice of life. Y, por cierto, el artículo ha surgido gracias a una pregunta del Curious Cat de Mistral. Podéis hacernos las preguntas que queráis y, si alguna nos gusta en particular, ¡la desarrollaremos para que salga un domingo a modo de artículo!

Dicho esto, esperamos que disfrutéis y os animéis a probar con alguna de estas historias del equipo de Mistral.

Suzume Mizuno

Wombs de Yumiko Shirai

En su día escribí un artículo en Deculture sobre este manga, pero vuelvo a recomendarlo porque sigue pareciéndome una maravilla y cruzo mucho los dedos para que alguna editorial lo traiga.

Wombs recibió el Gran Premio de Ciencia Ficción y Fantasía de Japón, lo cual lo sitúa a la altura de obras atemporales como Pesadillas de Katsuhiro Otomo, Neon Genesis Evangelion de Hideaki Anno (seguro que no os suena de nada con todos los análisis que le hemos dedicado) o Ghost in the Shell 2: Innocence, de Mamoru Oshii. Es decir, que es un manga importante. Me pregunto si es casual que precisamente un manga realizado por una mujer no sea tan publicitado como otros… Con algo de suerte el tiempo le pondrá remedio.

Wombs es una historia que reflexiona sobre las mujeres, la guerra y la maternidad. La acción se sitúa en un planeta donde dos grupos colonizadores distintos compiten por hacerse con el control del lugar. Los primeros colonos se encuentran con la complicada circunstancia, eso sí, de que no se enfrentan a humanos, sino a Inteligencias Artificiales a cargo de sus humanos (que están sumidos en un sueño criogénico). Es decir, que resultan muy implacables y las pérdidas de vidas no pueden compararse.

Para intentar tener cierta ventaja, los protagonistas han encontrado una forma ingeniosa de aprovecharse de los «recursos naturales» del mundo. Hay unas criaturas alienígenas que son capaces de teletransportarse, accediendo a un lugar llamado Espacio Coordinado. Los humanos se aprovechan de esto usando ciertos miembros que implantan en los úteros de las mujeres. Durante nueve meses, las soldados logran la capacidad de teletransportar a donde quieran a sus tropas.

Mana Oga hace frente a agotadores entrenamientos para aprender a pelear con lo que, a todas luces, viene a ser un «embarazo» a pesar de que se insiste mucho en que no lo es (a pesar de que la cosa que tienen dentro no deja de crecer y debe extraerse a los nueve meses, cuando el útero da de sí).

La autora se interesa no solo en tratar las diferencias entre mujeres y hombres en el ejército, la camadería, el establecimiento de relaciones de superiores y subordinadas, sino los dilemas éticos de usar tecnología superior a costa de las mujeres. Son soldados, sí, pero los altos mandos no dudan en usarlas para experimentos, en arriesgar su integridad física constantemente con un riesgo que no sufren los hombres, y a todo ello se une el estudio de la publicidad y manipulación política, aparte de las estigmatizaciones de las mujeres. Ellas se arriesgan constantemente no solo a muertes, sino a terribles «abortos» para salvar a sus compañeros, pero todos desconfían de ellas, las insultan y miran con recelo porque «se acuestan con alienígenas». Nadie diría que les están salvando la vida a estos hombres, la verdad.

El final del manga es algo precipitado, y en ocasiones el dibujo puede volver la acción algo confusa, pero creo que es un manga más que recomendable para los que quieran reflexionar y ver una ciencia ficción distinta.

El príncipe y la modista de Jen Wang

Pronto sacaré una reseña de este maravilloso comic, del que ya hicimos un pequeño hilo en twitter, pero es que venía tan que ni pintado que me niego a dejarlo fuera. El príncipe y la modista es un cuento situado en París durante la visita de los reyes de Bélgica. Frances, una modista en ciernes, se encuentra con el desafío de crear un vestido para cierta señorita. Y el vestido causa sensación porque, digamos, está un poco adelantado a su época. A pesar de que llueven las críticas, Frances logra que la contrate la persona más inesperada: el príncipe de Bélgica.

Que quiere que le haga vestidos.

Frances y Sebastian se vuelven íntimos amigos en su búsqueda de los diseños más bonitos y a la moda para Lady Cristalia, el alter ego de Sebastian, y se tocan numerosos temas a lo largo de la historia que pueden resonar con nosotros. ¿Dónde trazamos el límite entre la amistad y el aprovechamiento? ¿Cómo debemos enfrentar a un padre que no quiere apreciarte por lo que eres?

Por la parte de Frances tenemos a un personaje maravilloso que confía en su talento, que no está dispuesta a dejarse avasallar ni a que le arrebaten su nombre por el bien de otra persona, y por el de Sebastian se exploran ideas acerca de lo que es ser genderfluid o no binario, ya que jamás se define como transexual, los roles sociales y la presión de las expectativas del mundo sobre tus hombros.

Con un ritmo ligero, diseños de personajes cartoon adorables y encantadores, y un precioso uso del color, Jen Wang toca preocupaciones que afectan a todos los niños, adolescentes y adultos. Pero, a pesar de que sea una historia con ideas duras, siempre predomina el optimismo y la dulzura de sus personajes. De verdad que no deberíais perdéroslo.

Judeau

The Red Strings Club (Deconstructeam, 2018)

 

The Red Strings Club es un videojuego al cual es difícil jugar. Es curioso, pues todo lo que tenemos que hacer es elegir entre unas cuantas respuestas, servir bebidas, o llamar por teléfono y jamás nos vamos a encontrar con un game over. Sin embargo, el verdadero peso del videojuego se centra en las decisiones éticas. Y por eso cuesta tanto.

Ambientado en el típico mundo cyberpunk que nos solemos encontrar en todos los juegos, libros y películas de este género ­­—transhumanismo, tecnología estrafalaria y neones a porrillo—, el equipo de Deconstructeam, la empresa española encargada de desarrollar este título, ha cogido todos los clichés de las historias de su clase y ha creado una aventura gráfica donde lo verdaderamente importante no es lo bonito que se vean las ciudades, o lo chulos que sean los brazos mecánicos, sino qué nos hace ser humanos.

En la diégesis que nos plantean en The Red Strings Club, una megacorporación llamada Supercontinent Ltd. —otro cliché del cyberpunk—, está desarrollando un plan para eliminar toda emoción negativa o extrema de la población humana, con el pretexto de ayudar a la gente a ser más feliz, y guiar a la humanidad al siguiente paso de la evolución. O eso es lo que dicen, claro.

Poniéndonos en la piel de Donovan, un barman que trafica con información, Brandeis, el hacker del equipo, y Akara, un androide rehabilitado, tendremos que ir desenmascarando la fachada que Supercontinent ha creado a su alrededor, y descubrir sus verdaderas intenciones.

La mayor parte del juego consiste en manipular a otras personas para conseguir la información que queramos, pero aunque esto suene terrible —que lo es, en parte—, el verdadero objetivo de las charlas que tenemos, es la de lograr empatizar con nuestro interlocutor, ya sea para entenderle mejor, o para, como ya hemos dicho, sonsacarle información.

A lo largo del juego, se nos plantean algunas preguntas que se nos antojan muy difíciles de responder… Si pudiésemos eliminar ciertas emociones de las personas… ¿Eliminaríamos la depresión? ¿Y la ansiedad? ¿Eso no acabaría teniendo consecuencias negativas a la larga? Desde luego, jamás nos dirán si nuestras respuestas son correctas… porque no hay una verdadera respuesta a muchas de ellas. Eso sí, aunque no haya respuesta correcta, todas las decisiones que tomemos, tendrán peso e importancia en el desarrollo de la historia.

¿Qué tiene de feminista el juego? Nos seguimos encontrando en un mundo donde las mujeres son oprimidas… pero, sin embargo, el juego y sus desarrolladores lo saben, y a lo largo del título nos vamos a encontrar situaciones donde tanto el sexismo, como el racismo o la homofobia sean tildados de lo que son: partes horribles de la sociedad humana.

Cabe decir que, bajo mi punto de vista, el juego hace una tarea genial a la hora de ser inclusivo, pues a lo largo de la historia nos vamos a encontrar a gente de distintas etnias, sexualidades e identidades de género —creo que es la primera vez que veo y controlo un personaje agénero en un videojuego—, y se les dan roles interesantes e importantes, y no vamos a encontrar ni un solo comentario señalándolos ni mofándose por ello.

En definitiva, si queréis pasar unas cuantas horas intensas —entre 3 y 5 horas, dependiendo del modo de jugar de cada uno—, llenas de tensión, decisiones que os hagan replantear muchas cosas respecto a la psique humana, y personajes ambiguos y complejos, The Red Strings Club es una elección maravillosa. ¡Eso sí, equipaos con unos cascos, y bajad las luces para sumergiros en el mundo que se nos presenta!

Tacoma (Fullbright, 2017)

Para esta recomendación, nos tenemos que alejar un poquito de la Tierra. Unos 200.000 kilómetros, y viajar 70 años al futuro. Estamos en Tacoma, una estación espacial futurista que da nombre al videojuego. Nos encontramos en la piel de Amy Ferrer, empleada de Venturis Corporation, empresa que se dedica al turismo espacial. ¿Nuestra misión? Recuperar la Inteligencia Artificial que controlaba la estación hasta 24 horas antes de nuestra llegada, cuando algo sucedió y dejó de funcionar.

Estamos pues, ante uno de esos walking simulator —o floating simulator, pues pasas parte del juego flotando en gravedad cero—, que tanto han proliferado durante estos últimos años ¡Y menos mal!, como la gran mayoría de los títulos con los que comparte género, se te cuenta la historia de forma calmada, donde eres tú quien escoge el ritmo que quieres llevar. ¿Quieres ponerte a observar el espacio a través de las cristaleras mientras escuchas de fondo una grabación de la tripulación? ¡Hazlo! No vas a tener a ningún monstruo corriendo detrás de ti, ni ninguna cuenta atrás o evento que te rompa la calma.

La historia se nos presenta a través de unas grabaciones de la tripulación en forma de hologramas 3D, y se dividen en distintas secciones: la cocina, los dormitorios, el laboratorio de botánica… Lo genial de la narrativa de este videojuego, es que, una vez entramos en una parte de la estación, empieza a reproducirse la grabación, y mediante una interfaz, podemos rebobinar, parar y avanzarla, para poder pararnos a escuchar las conversaciones de cada tripulante de Tacoma.

 

Lo más impresionante del juego son sus personajes. Para tratarse de un videojuego, nos encontramos con personas increíblemente humanas y reales. A pesar cada uno estar representado mediante su silueta y un color que le representa, somos capaces de empatizar fácilmente con ellos gracias a sus magníficos actores de doblaje, y a las historias y emociones tan humanas que les rodean.

Además, nos encontramos a unos personajes que rompen muchísimos de los estereotipos que se suelen asociar con los astronautas, o en general, a la gente que solemos tener como protagonistas en los videojuegos. No quiero entrar en detalles que puedan arruinar cosas de la trama, pero a parte de que la mayoría son mujeres, ¡estas son mayores! ¿Cuántas veces hemos visto en ficción, astronautas mayorcitos y maduros, pero las chicas suelen ser jóvenes? Aquí no encontramos nada de eso, pues todas ellas —y ellos también, claro, todos son buenos personajes—, son personas maduras, expertas en sus propios campos, y se interrelacionan de manera muy orgánica. Además, aunque también encontramos personajes de distintas etnias y orientaciones sexuales, ni se les señala por ello, pues parece que en el universo de Tacoma, hace tiempo que se exterminaron los comportamientos discriminatorios de este tipo. También, para controlar las grabaciones y la tecnología de la estación se utiliza la lengua de signos, dándonos una pincelada más a lo avanzada que está esta sociedad futurista en cuestiones sociales.

Tiene una duración perfecta para un juego de su tipo, rondando las 3 horas si decidimos explorar a fondo la nave, así que es el juego ideal para pasarlo una tarde entera jugando, de principio a fin —cosa que recomiendo mucho, jugarlo sin cortes—.

 

Dena

Their Story (Tamen De Gushi), de Tan Jiu

Their Story o Tamen De Gushi es un manhua que se centra en las vidas de Sun Jing y Qiu Tong, dos estudiantes de secundaria que se conocen en la estación. Sun Jing se ve atraída de inmediato por la belleza de Qiu Tong e intenta pedirle su número de teléfono, pero la dulzura de la chica la desarma por completo. Nerviosa, no es capaz ni de presentarse, y Qiu Tong se marcha algo asustada. Pero el destino es caprichoso y, cuando vuelven a encontrarse, logran conversar y hacerse amigas. A partir de ese momento, los sentimientos de las dos empiezan a florecer.

Sí, Their Story es una historia sobre el amor entre dos chicas, pero evade el fetichismo y se centra en ofrecer una comedia divertida de verdad. De hecho, ni siquiera incluye más que un par de besos. La autora, Tan Jiu, se centra en desarrollar la amistad entre Sun Jing y Qiu Tong en vez de precipitar el romance, aún a pesar del evidente crush de la primera y sus intentos por conquistar a su amiga.

Los personajes son muy entrañables, y es imposible no cogerles cariño. Tan Jiu no vacila a la hora de emplear clichés —empezando por la relación entre dos polos opuestos— pero les da un giro muy interesante para que resulten frescos y originales. Por ejemplo, Qiu Tong es mayor que Sun Jing, a pesar de ser más baja y femenina. Xuezhang (Upperclassman) es un chico con un gran corazón muy entregado a sus compañeros, aunque a simple vista parezca un camorrista. Los estudiantes de South High a los que creíamos acosadores tan sólo eran chicos normales y corrientes desmontando una estafa.

Asimismo, es imposible no sentir ternura por la relación entre las protagonistas. Cabe decir que en algunos momentos de desliz puede parecer algo tóxica —hay ciertas viñetas que derrochan posesividad—, pero se salva porque no tienen peso alguno en la trama y Tan Jiu los va corrigiendo.

Pocos manhua se vuelven populares en occidente. Their Story es uno de ellos, y su éxito no es inmerecido. Vale muchísimo la pena leerlo si buscas una historia ligera y divertida con buenos personajes femeninos, romance entre mujeres y amistad pura y encantadora.

Atelier of Witch Hat, de Kamome Shirahama

Pasamos de un slice of life a la más pura fantasía de Atelier of Witch Hat, o Tongari Boshi no Atorie como lo conocíamos en Deculture. Milky Way ha empezado a traer a España las aventuras de Coco, una niña que se muere de ganas de aprender magia y ser una bruja.

Para los que no conozcáis o no recordéis la historia, corred a leer el primer tomo allá va un pequeño resumen. Coco vive con su madre en una aldea normal y corriente, pero, de pequeña, un brujo le vendió un libro de magia y una varita. Fascinada por lo bonitos que eran los hechizos, Coco intentó imitarlos… sin éxito. Una no puede aprender magia sin más, tiene que nacer bruja para emplearla. La niña se resignó a que la habían estafado, pero en su corazón mantuvo la esperanza de que quizás, algún día, encontraría la forma de convertirse en bruja.

Y entonces llegó Qifrey.

Qifrey era un brujo que sólo estaba de paso por la tienda de Coco y de su madre, y que se ofreció a arreglar el carruaje de unas clientas con su magia. La tentación fue demasiado grande para Coco, que decidió espiarle y descubrió así que para usar hechizos sólo tenía que saber dibujarlos. Esa misma noche se decidió a probar los de su libro… y su madre pagó las consecuencias. Por suerte para Coco, Qifrey la salvó antes de que ella también quedase petrificada, pero ya no había vuelta atrás. Su única opción era convertirse en aprendiz de bruja y tratar de buscar la forma de salvar a su madre. ¿Lo conseguirá?

Atelier of Witch Hat es un manga adorable con una gran variedad de personajes femeninos muy bien construidos, un estilo de dibujo precioso y un worldbuilding encantador. No sólo es un buen manga feminista, sino un buen manga en general. Ya lleva más de un millón de ejemplares vendidos en Japón, y tú también deberías contar con el tuyo propio.

 

Rivka Ociosa

La autora Kabi Nagata

Esta autora, ya conocida por todas, se ha ganado un puesto de honra en nuestras recomendaciones por méritos propios. Tras las reseñas que le dedicamos a sus obras Mi experiencia lesbiana con la soledad y al primer tomo del Diario de intercambio (conmigo misma) no podía faltar en este recopilatorio.

Como sabéis, en sus obras, Nagata explora diferentes cuestiones de su vida, entre las que se encuentran su sexualidad, la relación con sus padres, su sentimiento de soledad y la salud mental. El hecho de que la autora sea la protagonista de sus relatos, no solo le da una perspectiva femenina, sino que nos permite analizar el contexto desde dicha perspectiva, puesto que no sería el mismo si el protagonista fuese hombre. La autora ha dejado caer que se sorprendió al encontrar una respuesta tan positiva a su trabajo y que empezaron a llegarle numerosos mensajes de chicas que empatizaban con ella o que se veían en situaciones muy parecidas, por lo que podríamos considerar que sus obras han permitido un encuentro entre mujeres con circunstancias parecidas.

Este mes ha salido el segundo tomo del Diario de intercambio (conmigo misma), donde la autora profundiza todavía más en la depresión y lo que supone convivir con ella en su día a día. Tendréis reseña pronto, prometido.

 

What does the fox say? (Team Gaji)

La segunda recomendación que hago es un manwha no muy conocido. Es cierto que el mercado coreano no tiene tanta visibilidad en España como el japonés, por lo que es importante resaltar obras de este estilo que destacan por su trama y su estilo artístico.

What does the fox say? es un GL maravilloso en el que los tópicos o clichés del género brillan por su ausencia, a excepción del triángulo amoroso que vemos en la imagen. En esta obra, las diferentes mujeres que lo protagonizan se desenvuelven en un mundo que no es precisamente amable con ellas: el ambiente laboral, la presión familiar, la vida de pareja… Todo ello se ve desde una perspectiva femenina que pone de manifiesto, en algunas ocasiones, el machismo del que están rodeadas todas ellas.

Por otro lado, es necesario destacar que este manwha trata la sexualidad de una forma muy natural, por lo que es bastante explícito y no recomendado para menores de edad. Lo mejor es que el lesbianismo no se expone como algo extraño o «una fase», sino que a lo largo de toda la obra se representa con normalidad y buenas formas. Espero que le deis una oportunidad y que, si os gusta, nos dejéis algún comentario.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: