La construcción detrás de Puella Magi Madoka Magica ¿Qué hace esta serie tan especial?

La construcción detrás de Puella Magi Madoka Magica ¿Qué hace esta serie tan especial?

Escrito por Gen Urobuchi y dirigido por Akiyuki Shinbo, Puella Magi Madoka Magica es un anime que ya ha cumplido siete años desde su primera emisión. Del género mahô shôjo o chicas mágicas, narra las aventuras de Madoka Kaname y sus amigas.

La trama transcurre en la ciudad ficticia de Mitakihara, en Japón, y empieza cuando Madoka y su mejor amiga, Sayaka Miki, conocen a un simpático peluche llamado Kyubey. Pero Kyubey es una criatura mágica, en realidad, y ofrece a las chicas la posibilidad de hacer un contrato con él. Dicho contrato les otorgaría la capacidad de derrotar a las brujas, unos seres diabólicos que causan la destrucción allá donde van. A cambio de convertirse en puellae magi (chicas mágicas), les concedería un deseo. Cualquier deseo.

Entre estas guerreras se encuentran Mami Tomoe, que se convierte en la senpai de Madoka y Sayaka para que vean en qué consiste ser una puella magi; Akemi Homura, una misteriosa estudiante recién llegada a Mitakihara que, por razones desconocidas, intenta impedir a toda cosa que Madoka firme un contrato con Kyubey; y Kyoko Sakura, una chica rebelde y egoísta cuya fuerte personalidad choca con la de Sayaka. Juntas se verán envueltas en una historia trágica y muy oscura, marcada por la inminente llegada de una poderosa bruja: la Noche de Walpurgis.

¿Por qué una historia tan sencilla —y tan corta, de sólo 12 capítulos— ha tenido un éxito tan descomunal? ¿Fue por ser tan turbia y macabra? ¿O hubo algo más? ¿De verdad Puella Magi Madoka Magica es tan única y sin precedentes?

Nada que no hayamos visto antes


Antes de Puella Magi Madoka Magica ha habido muchas, muchísimas obras sobre chicas mágicas. Mientras que una pionera del género fue La princesa caballero, se considera que el primer mahô shôjo como tal fue Sally, la bruja, de Mitsuteru Yokoyama. En ella, Sally es una niña con poderes mágicos que lleva una doble vida para pasar desapercibida entre los humanos, y utiliza su magia con buenas intenciones. A su vez, Sally, la bruja fue inspirada por la comedia estadounidense Embrujada.

Pero el género mahô shôjo no tiene por qué cumplir siempre los arquetipos que Zafiro o Sally establecieron. Tomemos por ejemplo el caso de Cutie Honey, de Go Nagai, que trata de una androide que ejerce de superheroína. Honey también es una chica mágica, pero tanto en el manga como en el anime hay una gran cantidad de acción, violencia y desnudos. También está el manga de Sailor Moon, que no se cortaba un pelo a la hora de matar a sus personajes y mostrárselo a los lectores. O la Utena de Ikuhara y la Princess Tutu de Itoh Ikuko, que tratan también temas oscuros como el machismo, el incesto y la violación, en el primer caso, y el destino y la pérdida de voluntad en el segundo.

Ni siquiera el «villano» de la serie resulta original por ser quién es. No después de Kamikaze Kaitô Jeanne.

Madoka Magica no aportó prácticamente nada nuevo al género. Eso no tiene por qué verse como algo malo, porque no lo es, pero sí que debe tenerse en cuenta a la hora de hablar de la serie. Podemos echarle la culpa a la era del Internet, que no brillaba tanto cuando salieron todas estas series anteriores, o podemos atribuirlo a la casualidad. Pero lo cierto es que buena parte de su éxito fue gracias a la propaganda del anime.

El engaño de Shinbo y Urobuchi y la tragedia del capítulo tres


¡Alerta de spoilers del anime de Madoka Magica a partir de este punto!

 

Fue Shinbo, el director, quien tuvo la idea de hacer un anime sobre chicas mágicas con un toque de oscuridad y violencia. Para ello, contrató a Urobuchi, que ya contaba con un largo historial de series gore a sus espaldas (Fate/Zero, Psycho-Pass, Dramatical Murder…). No por nada le apodan Uro-butcher (carnicero en inglés).

Urobuchi: But it seems that at first he [Shinbo] did not know what kind of reputation I had as a writer. And I felt a bit sorry about that.

El caso es que el equipo decidió hacer propaganda engañosa del anime. A causa de una filtración, ya se sabía que Urobuchi escribía el guion, pero Shinbo mintió diciendo que Madoka Magica iba a ser distinta al resto de sus obras. Todas las imágenes promocionales, el opening y el ending daban a entender que Madoka Magica iba a ser el típico anime mahô shôjo, con los encantadores diseños de Ume Aoki y su estilo adorable. ¡Incluso el tráiler original era pura inocencia!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero consiguieron lo que pretendían: engañar por completo a los espectadores —incluso a la propia Aoki, cuyo personaje favorito, por cierto, era Mami— y hacerles ver un par de capítulos, convencidos de que no había nada raro.

Y entonces se emitió el capítulo tres. Se emitió la brutal muerte de Mami Tomoe, decapitada por una bruja delante de Madoka y de Sayaka, y se descubrió el engaño.

¿La reacción del público? Hablar de ello. Mucho. La muerte de Mami causó un furor entre los espectadores que disparó la popularidad de Madoka Magica, haciendo que llegara incluso a aquellos que no veían la serie. A muchos, este giro argumental les pareció brillante y empezaron a seguir la serie con entusiasmo. Esta, a medida que sacaba nuevos capítulos, iba tomando un cariz más y más oscuro. Hay quien dice que toda la fama de Madoka Magica es gracias a Mami. Puede ser una forma de verlo.

The consensus on Twitter was that the sensational plot in episode 3 was what made this anime so popular. Episode 3 was talked about on all the major Japanese web forums after it aired. The other main opinion on Twitter was that the contrast between the cute illustrations and the dark story was another reason for Madoka Magica’s success. —Nico Nico News vía channel-japan.com.

Por supuesto, también hubo espectadores que dejaron de seguir la serie después de ese capítulo.

Q: Did you consider that some may leave Madoka after they watched ep.3?

A: I [Urobuchi] thought there are. Those who drop the show are not be able to bear the thought of the development after that. As Kuroda-san said “People will keep on watching if ep.3 is good, so the composition of ep.1-3 is extremely important.” He kept repeating these words later.

Y así fue para muchos. Enganchados los fans, el resto fue coser y cantar. Cabe decir que, a pesar de tener una historia tan «adulta», en cierta manera, Urobuchi y Shinbo hicieron un gran trabajo para adaptarla al público hacia el que orientaban la serie, es decir, los adolescentes. De esta manera, una trama oscura y unos temas más o menos complejos se hacen comprensibles para todos. Algo parecido sucedió con Death Note, razón por la cual también ganó tanta popularidad. Sin embargo, Madoka Magica no tenía un manga en el que basarse. Eso vino después, de manera que no había nada que anticipara los giros argumentales.

Otro de los motivos por los que Madoka Magica atrajo tanto público ya desde el primer momento fue por la participación de Yuki Kajiura (compositora de Tsubasa: Reservoir Chronicle, Pandora Hearts y, un año después de Madoka Magica, Sword Art Online, entre otros), que estuvo a cargo de toda la banda sonora a petición del propio Urobuchi. Desgraciadamente, yo no sé de música como para poder analizar la banda sonora como es debido, pero quizás este vídeo os resulte interesante.

Los personajes: una historia de ¿amor y amistad?


Todos los personajes tenían su destino escrito antes que los nombres. Había un concepto y una personalidad sencillos de cada personaje, y Aoki bocetaba a partir de ellos. El resto de la historia nació a partir de sus dibujos.

Las primeras en nacer fueron Sayaka, Madoka, Homura y Mami. Sus nombres estaban escogidos a partir de su personalidad, algo muy común en Japón; además, tenían que ser fáciles de recordar y únicos, de manera que los fans pudieran escribirlos y buscarlos con facilidad.

 

Destacaremos a Sayaka, que enseguida se convirtió en el personaje favorito de Shinbo y Urobuchi. Por esta razón, es la que más sufre en la película y los videojuegos, además del anime, donde su historia ya estaba fijada. También es uno de los personajes más trabajados; se encargaron de resaltar al máximo sus debilidades, consistentes en tener ideales demasiado altos.

El equipo de Madoka Magica destaca que Sayaka no aspiraba a convertirse en una heroína o una puella magi por haber nacido mujer. Sus delirios de grandeza surgieron a raíz de no poder ser feliz consigo misma, lo cual le generaba un resentimiento contra el mundo en el que vivía y el deseo de poder cambiarlo. Esta actitud es la típica de un protagonista de shônen; como Kyoko, que es lo bastante fuerte como para seguir adelante y creer en finales felices a pesar de lo mucho que sufre.

I am sure the reason why I got irritated whenever I saw Sayaka is because I found myself being forced to face up the weak and inept parts of this living being that is “woman”. I may say “I am really stupid”, but I believe it is precisely those girls who call themselves stupid and do not believe in themselves that are really stupid. The “Grief Seeds”, that link the hope of a mahou shoujo to the despair of a witch, are all inside every girl from the beginning. And precisely because of that I feel so much “pain” in my heart whenever I see Sayaka. —Mayuko Ueda, de la editorial Otona Anime.

El contraste entre Sayaka y Kyoko también estaba decidido desde el principio, así como la resolución de su historia. Resulta curioso cómo, a pesar de pensar de maneras tan distintas, ambas tienen el mismo final por razones tan similares.

Hemos de tener en cuenta que, mientras se informaba de los trabajos anteriores de Shinbo y de Aoki, Urobuchi decidió que el tema principal de Madoka Magica sería la amistad entre las chicas, incorporando así la visión de Aoki, que se extendía más allá de Madoka y de Homura, y de Madoka y Mami hasta ellas dos.

Y así se mostró. Por desgracia, de una forma cruel, ya que ninguna de las chicas pudo llegar a entablar una relación con otra (a excepción de Sayaka y Madoka, que eran amigas previamente). Justo cuando Mami creía que iba a dejar de estar sola, murió. Antes de que Sayaka pudiera comprender los sentimientos de Kyoko, se convirtió en una bruja. La amistad se convierte, entonces, en un camino que ninguna de las protagonistas puede acabar de recorrer.

Algo parecido sucede con el amor, como se puede observar con Homura y Madoka. Su relación es una de las piezas más importantes de la serie, si no la que más: es lo que impulsa toda la trama de Madoka Magica.

Sin adentrarnos en los acontecimientos de la película, Rebellion, Urobuchi confirmó en una entrevista que Homura probablemente estaba enamorada de Madoka. Con tal de salvarla de su destino —convertirse en una puella magi y luego en una bruja—, Homura creó decenas de líneas temporales en las que repetía la historia una y otra vez, con la esperanza de que en alguna lograría evitar que hiciera un contrato con Kyubey. Aquí volvemos a encontrarnos con el «problema» de la originalidad. A partir de las imágenes de Homura en el opening, el público ya imaginaba que su historia sería parecida a la de cierto personaje de Fate/Stay Night, que también incluye viajes temporales. No acertaron, pero casi.

A pesar de los esfuerzos de Homura, sin embargo, su deseo nunca llegó a cumplirse. Madoka firma su contrato y a cambio de luchar contra las brujas durante toda la eternidad, acabando con ellas antes de que nazcan de las puellae magi. El anime nos cuenta que se convierte en una diosa. Ese nuevo papel no es exactamente el que nosotros entendemos de divinidad. Queda un poco libre de interpretación, dependiendo del concepto que cada uno de nosotros tiene de dios; en palabras del guionista, Madoka es más bien «las reglas que gobiernan el mundo».

Pero si Madoka es una diosa, Homura pasa a ser una evangelista: la única persona en todo el mundo que comprende su existencia y su propósito. Y que la recuerda.

No hay que ver la decisión de Madoka como un mero sacrificio. En ese aspecto, la serie hace un muy buen trabajo al mostrarnos que esta niña de catorce años se convierte en diosa por amor a la humanidad, sí, pero nunca deja de luchar. Jamás. Forma parte de su elección: aunque su fortaleza nace del concepto del amor y de la protección (sumado al poder de las distintas líneas temporales por las que viaja Homura), no se limita a dar su vida y escoge defender para siempre lo que le es querido, consciente de que sus ideales exigen una batalla perpetua.

¿Y fueron felices…?


Un final así deja muchas preguntas en el aire, y más con la aparición de nuevos enemigos: los demonios. Al final del último capítulo, Homura se enfrenta a ellos sola junto a Kyubey. Él también ha olvidado tanto a Madoka como a las brujas, cuyo concepto ni siquiera parece capaz de entender.

Madoka se encuentra luchando en algún lugar del universo contra las brujas para impedir que nazcan, y Homura lucha en la tierra contra los demonios. No es un final completamente trágico, pero tampoco es feliz ni cerrado. Todo apunta a una segunda temporada.

Y ese era el plan original: una segunda temporada que terminara bien, a petición de las actrices de voz Chiwa Saito (Homura) y Aoi Yuuki (Madoka). El equipo parecía conforme. Los dibujantes y animadores se morían de ganas de poder seguir dando vida a las chicas (¡incluso habían pedido alargar la serie para disfrutar un poco más antes de que empezaran a morir todas!). Urobuchi estaba de acuerdo con dar un final feliz ambiguo, siempre y cuando Sayaka no terminara emparejada con Kyosuke.

En algún momento surgió la idea de compilar de nuevo toda la serie con contenido extra en dos películas. La tercera, una continuación directa de la historia, fue Rebellion.

Porque el final de Madoka Magica exige una continuación. El destino injusto que se impuso sobre Madoka y Homura, sobre Mami y sobre Kyoko y Sayaka exige una rebelión.

Y de esa misma rebelión hablaremos en un próximo artículo.

Critico todo lo que se me pone por delante, pero siempre desde el cariño y con mucho amor. O casi siempre. Amante del worldbuilding, de las historias emocionantes y, por lo visto, de analizar hasta el más mínimo detalle. Feminista de esas que os caen tan bien.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: