Analizando Umineko: Legend of the Golden Witch. Capítulo 12. Kanon vs Beatrice

Analizando Umineko: Legend of the Golden Witch. Capítulo 12. Kanon vs Beatrice

Y si Kanon cae, entonces Beatrice...

¡Como siempre, no olvidéis echar un vistazo al resto de análisis!

Resumen básico del capítulo


Inesperadamente, Eva y Hideyoshi son las siguientes víctimas. ¿Quién iba a imaginarlo? Después, Kanon hace frente al culpable y fallece en el intento de detenerlo. Se descubre, además, que Kinzo lleva unas cuantas horas cociéndose en el horno y la familia decide retirarse a su despacho para intentar protegerse, porque solo existen dos llaves y prácticamente es una habitación blindada.

Metacomentario


El ambiente se ha tornado bastante incómodo en la sala de estar, donde la narración se ha estancado, por lo que vamos a centrarnos en la cocina, donde Kumasawa prepara algo para comer. Kanon aparece para ayudarla y se nos cuenta que casi nunca ostenta ese «rol». Se trata, pues, de una de las extrañas escenas donde Kanon no está emparejado con Genji, y visto con retrospectiva es una forma de hablarnos de que quien está aquí no es tanto Kanon, como Sayo. Al fin y al cabo, ha estado ayudando a Kumasawa desde pequeña bajo el aspecto de Shannon. ¡No iba a dejar de hacerlo porque su persona haya muerto! Eso sí, sabemos que Sayo solía ser torpe, pero me imagino que años de trabajo han corregido sus manierismos, así que… ¿De verdad se siente incómoda en la cocina o simplemente se pone en la piel de Kanon y hace como que este no es su lugar porque un chico NO TRABAJA EN LA COCINA?

Esto me recuerda a que luego Lion adora cocinar y considera que cualquiera debería poder hacerlo, sea hombre o mujer. Cute.

Mejor piensa en tus víctimas, cariño.

Genji le recomienda que no piense en Shannon mientras juega con Nanjo al ajedrez. Eso es, Genji, no apeles a su conciencia. Tú dile que no piense. El suicidio es la mejor opción. Me pregunto si se han traído al doctor para tenerlo vigilado…

Después, la narración deja claro que ni Genji ni Nanjo quieren mirar a Kanon a los ojos. En el caso del primero es porque hablar del «tema» sería difícil para Kanon. En el segundo, no nos dicen el motivo. Si especulamos, podemos interpretar que es porque Kanon sufre pensando en Shannon muerta… O porque Kanon está llevando a cabo una serie de asesinatos y Nanjo se arrepiente un poquito de participar en ello.

Vaya, vaya, parece que Nanjo sospecha que esto no es un juego. Da la sensación de que intente escapar del control de Sayo, ¿no? Adoro cómo se nos da a entender que Genji es cómplice, incluso si no sabemos lo que está pasando, porque la narración se adentra (ugh) dentro de la mente de Nanjo, que se está preguntando si Genji no está asustado porque «piensa que va a librarse». Por supuesto, como no sabemos nada de Sayo ni de que Kinzo está muerto, no podemos evitar volvernos conspiranoicos y pensar en Kinzo haciendo tratos con Beatrice. ¡Magia por todos lados!

Además, todo esto se plantea mientras se siembra una idea que luego se trasladará al mundo Meta; un tablero por el que se mueven los protagonistas a modo de Piezas. Aparte estarían los jugadores, que no forman parte del tablero, pero su presencia se hace notar. Nanjo teme que Genji crea que está fuera, que es uno de los jugadores y no una pieza más… Lo cual no termina de ser mentira debido a que tiene a Ronove, pero eso es irnos por las ramas.

El caso es que ya se nos deja caer muy fuerte la idea de que todos son Piezas en un tablero que no controlan. Genji, Nanjo, Kumasawa…. y hasta Kanon.

Así se justifica Sayo.

Me estremezco al imaginarla escribiendo el diálogo donde Nanjo dice en voz alta que espera encontrarse a salvo, cuando en realidad está hablando a Kanon.

En fin, saltamos a a una escena entre Eva y Hideyoshi. De nuevo encuentro creepy cómo Sayo se dedica a desgranar sus escenas emocionales o sus pensamientos, pero no deja de ser fascinante lo bien que conoce a la familia. Eso sí, dejaré casi todo para la sección de personajes excepto esto:

¿No os suena muchísimo a Lion?

Me pregunto hasta qué punto Sayo se ha detenido a reflexionar sobre la propia existencia de George, también atrapada y manipulada para siempre por los Ushiromiya. Desde luego, cuenta con los beneficios de ser un varón, igual que Kinzo, y puede que por eso Sayo siempre se centra más en Eva o en Natsuhi —aunque nunca en la señora Ushiromiya. ¡Quiero saber su nombre, Ryukishi!—. Ambas tratan con dureza a sus hijos porque aspiran a vivir a través de ellos lo que nunca se les ha sido permitido. Jessica, sin duda, es la que sale peor parada por su género, por su sexo y por haber nacido después de la «muerte» de Lion. Natsuhi es una madre desastrosa en muchos aspectos y proyecta sus propias inseguridades sobre ser mujer. ¡Jessica debe ser perfecta! Porque una mujer ha de esforzarse el doble o el triple para demostrar lo que vale. Jamás estará a la altura de las expectativas.

En cambio, George cuenta con la ventaja que probablemente también tuvo Lion: ser chico. De ahí el drama de Sayo. ¿Y si no hubiera sido herida? ¿Y si se la hubiera educado como un varón? ¿Las cosas habrían sido muy distintas? Umineko trata la cuestión de género y la une, porque así son las cosas, al rol social para explorar muchos temas. Entre otros, la caída en desgracia de Sayo al ser despojada de su «género» que le daba ventaja sobre los demás, que se une a la pérdida de su posición social (de heredero a lo Príncipe ideal a criada a lo Cenicienta. Notad el cambio de género), es uno de los grandes temas de Umineko de los que la gente no parece percatarse.

Y por eso me hubiera encantado ver a Lion y a George hablando un poco en el séptimo Episodio, pero bueno.

Es muy divertido pensar en cómo nos comimos la cabeza la primera vez tratando de entender cómo Beatrice mataría a Eva y Hideyoshi cuando… bien, está clarísimo una vez dejas de creer lo que te cuenta Sayo. Nada más terminarse la escena de pareja, con una frase que los señala con una flecha en rojo gigante diciendo «los que están cerca» y que tendremos grabada a fuego si hemos ido a repasar el epitafio, Kanon o Genji los visitan. Entran. Los matan. Luego Kanon corta la cadena y NADIE excepto él y Genji pueden afirmar que la cadena estaba echada. Y de todas formas ya no queda prueba alguna que demuestre lo contrario.

¡Una habitación cerrada «perfecta»!

Con todo, Umineko sería mucho más justo si Ryukishi07 supiera establecer la diferencia entre «fiable» y «no fiable», porque el tema de la cadenita tiene tela marinera a pesar de que he dicho que es sencillo.

Respecto a toda la escenita que montan Kanon y Genji, me pregunto si Sayo planeaba que tuvieran que fingir por si alguien como Battler los seguía y veía el panorama, o si nos estamos limitando a leer mera fantasía…

El detalle de que Genji coja la carta con un pañuelo me hace gracia porque destaca cómo de cuidadoso y profesional es este señor. Es decir, crea la ilusión de que actúa con vistas a que llegue la policía y encuentre sus huellas. Pero nosotros sabemos que no quedará nada que revisar.

Se nota, de nuevo, que aquí no pasa nada grave porque Genji y Kanon se separan tranquilamente, dando prioridad al descubrimiento de los cuerpos a un posible asesino sediento de sangre que se ha cobrado más víctimas. ¡De verdad, es que si ha podido con seis personas, por qué Sayo cree que nos vamos a creer que dos pueden ir por ahí sueltos y desarmados, duh!

Genji indica a Kanon que no se olvide de llevar a Kumasawa consigo para que pueda apoyar su versión de los hechos (hola, hemos cortado una cadena que en realidad ya estaba cortada, pero no necesitáis saberlo). Sayo lo justifica como que Genji no quiere que a Kanon le pase nada. Supongo que dentro de ese «nada» se incluye que lo consideren sospechoso. Lo que me desconcierta es que Sayo, como escritora, considere que Kanon no se daría cuenta de por qué Genji querría que lo acompañaran al descubrir la escena del crimen. Supongo que por separarse de su persona, pero es extraño. Lo que sí deja claro es que confía en que Genji cubriría sus pequeños errores.

Kanon mete prisa a Kumasawa, ¡no vayan a llegar Natsuhi y los primos antes que él y se encuentren con la habitación ya abierta!, y entonces se encuentran un sello mágico que antes no estaba. Se ve que, mientras se detenían a fingir que intentaban abrir la puerta, Kanon se dedicó a expandir sus pintadas. Pero es rarísimo que aparezca después, como si a Sayo se le hubiera olvidado ponerlo antes.

Por otro lado está lo de la carta, que para nada ha dejado Genji ahí.

Señor, Kanon se toma su tiempo a pesar de que se supone que corre prisa. El salón no puede estar tan lejos, Natsuhi ya debería haber llegado.

Vaya, es otra vez una mujer la que grita. Te dicen que Kanon también grita al ver el cadáver de Eva, pero yo no oigo nada, señores y señoras.

Lo siento, pero me cuesta tanto contener la risa porque a veces Ryukishi escribe tan mal. Las estacas son ENORMES, cómo puedes decirme que ALGO HA CRECIDO DE LA FRENTE DE EVA, señor, que me da un chungo de la risa. Y tanta duda, tanto horror y de pronto tres exclamaciones (!!!).

Y la risa se me corta cuando Sayo vuelve a regodearse describiendo cómo la imagen del culpable se le ha debido grabar en los ojos, pero es un secreto para toda la eternidad. Yikes.

Creo que las reacciones de Kumasawa dejan claro que la pobre mujer no sabe bien qué está pasando… Pero que empieza a tener muy claro que esto no es un juego.

Wow, sorprendentemente tenemos escena de Hideyoshi en la bañera y no de Eva. Pocas veces el fetiche de dibujar el cadáver masculino se sobrepone al de exponer el femenino. Solo por eso lo voy a meter de imagen, ea.

Pointing a su asesinoooo.

La gente se toma su tiempo para actuar, ¿eh? Nosotros sabemos que una bala en la cabeza, o una estaca, es incurable, pero se supone que Natsuhi y tal debería interesarse antes de ver el percal a ver si tienen salvación.

Francamente, la aparición de George me hace mirar con muy mala cara a Sayo. El insistente recochineo que hay en explorar el dolor de sus primos me deja muy mal cuerpo. Es una explotación del dolor completamente innecesaria. No podía conformarse con tener que decirle que sus padres están muertos, no. Para llevar el clímax de sus asesinatos al extremo debe traer a George por arte de magia —aunque supongo que al ver que Natsuhi se marchaba, se empezó a asustar— para que se arroje sobre el cadáver de su madre, la abrace y… Uf.

Por otro lado, no sé si odiar o apreciar este momento. George grita, solloza, pierde el control. ¿Es un estudio de personaje? ¿Es un mensaje indirecto y malicioso que viene a decir: mirad a Battler que llora como un hombre y George en cambio, no? No lo sé y no quiero pensarlo. Pero es que solo hay que leer la escena con todo el «¡te mataré!» para ver que esto es tanto una fantasía, una pesadilla de Sayo donde todo lo que importa es ella y el dolor de George sirve para espolear su culpabilidad, pero también su deseo de matar y acabar con todo que unf.

No pienso poner el resumen que nos hace Battler para que suframos por George porque, de nuevo, es Sayo lamiéndose las heridas. Además, es monólogo dolorosamente explicativo y falso. Al menos se puede percibir la empatía de Battler, que solloza por las circunstancias de George, pero es tan evidente que se trata de un recurso narrativo para enfatizar lo que se supone que debemos sentir, para que Battler quiera volverse contra Beatrice y todo eso que… en fin. La primera novela es muy torpe en todos estos aspectos. Y odio cuando la narración te intenta decir que el dolor de George es el más fuerte de todos. ¿Cómo puedes medir eso? Si Maria fuera realista, su dolor sería el más extremo porque se queda completamente desamparada. Si Battler fuera creíble entonces *se la llevan*.

Sip, Battler. Sip. Ea, ea, ya pasó. Solo te quedan cuatro novelas más de espera.

Ay, me muero, Battler vuelve a decir que atrapará antes de la noche al asesino por el cuello y ya sabemos que lo ha hecho.

Cuando abandonan la habitación donde han asesinado a nuestra parejita feliz, los personajes se dan cuenta de que la casa apesta. ¡Se acerca la aparición de Kinzo! Y como no puedo evitar hablar del origen de este mal olor… Albergo sinceras dudas sobre si Genji aceptaría lanzar al hombre que amó/sirvió/respetó/engañó durante la mayor parte de su vida a un horno para que se cueza a fuego lento, peeeeero de acuerdo, ya sabemos que Sayo es muy imaginativa y que a la hora de la verdad simplemente no puede ir tan lejos ni ser tan desagradable.

¡Y de pronto Kumasawa, el miedo perdido, corretea a apagar la cocina, donde cree que ha empezado todo! ¡Hola, hay un ASESINO SUELTO, COHERENCIA!

Genji tiene que cubrir los errores de sus compañeros y envía a Kanon para acompañarla. ¿Qué pueden hacer un niño delgado y una abuela contra una persona que ha matado a ocho (siete) seres vivos adultos sin esfuerzo? ¡Ni idea, pero será suficiente, supongo! ¡Natsuhi, NO DEJES QUE SE VAYAN!

Ah, pues deja que se marchen. Está más preocupada por no dejar las ventanas abiertas porque evidentemente el asesino no se mueve con libertad por la casa y las ventanas van a influenciar en algo.

Demonios, Sayo, no es momento para ponerse a hablar de la cadena, es tan poco creíble. ¡Tus personajes son capaces de ponerse a pensar con lógica después de ver muerta a gente, envíalos a que se entrenen con el FBI ya!

Oh, mi señora Sayo, la idea de meter todo el tema de mapitas y explicaciones de habitaciones cerradas es tan peregrina que no tengo palabras para expresar mi frustración. Podría haberse introducido con más gracia, con una risotada irónica al darse cuenta de que Eva ha muerto en una habitación cerrada —y sentiríamos que es la venganza de Sayo—, pero nada. Para qué pido cosas a Ryukishi07.

Y… ¿a quién no le gusta hacer otro repaso de las habitaciones cerradas? Le cambio el puesto y me bajo de la vida. No sé para qué tenemos las TIPS, podría haberse metido perfectamente ahí, agggh. Es que ni siquiera tiene sentido dentro de la historia. No es un mecanismo o parte necesaria de la novela, como puede ocurrir en Phoenix Wright o en los juegos de Danganronpa donde realmente hay PRUEBAS en el escenario. Ryukishi te exige un trabajo de detective sin describir prácticamente nada, duh. Quizá con el nuevo When They Cry aprenda un poco de otros juegos que han salido…

La cosa es que ni siquiera se les pasa por la cabeza mirar a los sirvientes con suspicacia. Ni por un segundo.

Entonces Battler se centra en las explicaciones de worldbuilding de los círculos que, sinceramente, solo sirven para desconcertar si estás intentando resolver todo como un humano. Supongo que es el punto. Sayo quiere que pensemos que Beatrice pintó un círculo que permitió que entrara a la habitación sin más. Sin embargo, como Battler no sabe separar información «mágica» de la «real», ni tampoco sabe examinar los datos que deja Beatrice para intentar descubrir su identidad, diría que son datos arrojados a la cara y que no llevan a ningún lado.

LA CARA DE KANON ES ORO, NO SÉ POR QUÉ LA DIBUJARON ASÍ, PERO ME ENCANTA.

Entramos entonces a otra escena de fantasía. No ha habido ningún sonido, claro. Todo resulta muy divertido (y mal escrito, Ryukishi/Sayo) porque la señora no tenía miedo de ir sola a la cocina, pero ahora le da terror el «sonido» que ha escuchado o, si quitamos la fantasía, seguramente lo que pasa es que Kanon le ha dicho que tiene que quedarse sola un momento y no le ha hecho nada de gracia la proposición.

O también es posible que Kumasawa se venga abajo porque Sayo le ha dicho que va a matar a «Kanon», pero la forma de cubrirlo todo es tan artificial que podemos decir que es mala escritura antes que algo intencional para que nos cosquemos de que están fingiendo y actuando. Pero entonces te dicen que Kanon no tiene ninguna oportunidad contra un asesino en serie Y BUENO.

GRACIAS POR RECORDARLO, ¿SUPONGO?

Una vez en la habitación, el olor resulta insoportable. Supongo que hay cierta gracia poética en que Kanon, asesino en serie, encuentre su «final» junto al cuerpo del hombre que ha asado a fuego lento durante horas. Y entonces se hace con un machete. Recuerdo fangirlear muchísimo cuando vi esto por primera vez tras Higurashi.

A partir de este momento, aunque Sayo lo describa como que Kanon habla con la bruja, estamos asistiendo a una representación de sus sentimientos más encontrados. Y todo a partir de fantasía, pura y dura. Hasta el texto te lo dice. Es la primera vez que podemos, literalmente, afirmar que esto no es real. Y no me cansaré de gritar que Kanon es Beatrice, no Shannon. No por nada las mariposas se asocian a él, se presentan con la persona más cercana a Sayo.

Kanon es, a pesar de su ligazón con la magia, el personaje más consciente de la misma… y el que más se resiste a usarla. El menos sumiso, el que piensa que lo que están haciendo está mal. Es el que tiene dudas, el que no se deja llevar por mierdas románticas y suicidas.

Por otro lado está Beatrice, la personificación del deseo de matar, creando una historia donde todo pueda encajar en su sitio. Ahora que Shannon ha desaparecido, solo quedan estas dos ideas.

La de Kanon, que quiere detener a la Bruja y exponerse, acabar con todo y que sea lo que tenga que ser… Y la de Beatrice, que cobra más y más fuerza con cada asesinato elaborado, con cada mentira soltada al aire para crear su imagen. Beatrice no quiere que todo el trabajo se haya hecho para nada. Beatrice quiere nacer.

Sayo está, pues, anticipando los sentimientos encontrados que tiene y tendrá cuando llegue el momento de librarse de su última persona y abrazar por completo la personalidad de Beatrice.

Siguiendo con el discurso de Kanon, hablar de la ruleta es expresar, en términos de worldbuilding que siempre hay otra posibilidad: que Kanon lo eche todo a perder. Que no haga falta un detective, ni un error, ni una bomba. Es decir, que el cero de la ruleta aparezca, destruya el cuento y ponga fin a todo.

Me gusta que Kanon explica que todas estas idean son de Kinzo, entre otras cosas. Además, como si no tuviéramos suficientes referencias a Higurashi, se habla de la idea de los milagros, que se dan en situaciones muy extraordinarias. ¡Bernkastel, pronto nos veremos!

Cuando arrebatas la fantasía a la escena, todo lo que está ocurriendo resulta descorazonador. Está bien construido, de verdad, cuando comprendes qué es lo que está sucediendo.

Sin embargo, como escena es terrible. Y diría que el problema son los discursos. Son tan largos, insoportables y pedantes que le quitan toda seriedad a Umineko. Resaltan demasiado que esto es una historia. Una historia muy falta, recargada y hecha para cubrir todo lo que ocurre por debajo, que es lo verdaderamente importante. Kanon tiene que morir de forma épica porque es un chico y por eso no tiene una muerte de género donde le atacan el rostro justo después de comprometerse en matrimonio. ¿Debería dar las gracias porque Shannon no murió violada? No, para qué, ya hay suficientes Beatrices que corrieron ese destino. Pero eso, a Sayo se le va cuando debe planear las muertes de sus personas y ojalá no fuera así. Ojalá se contuviera un poco más. No necesitamos ver la crudeza que hay por debajo, Umineko pretende que la descubramos y no pretendo exigir lo contrario. Pero el barniz con el que cubres tu historia debería ser… Mejor.

Quizá por eso me guste más el episodio 7. Porque aunque es una mentira, también es más real. Por eso es mi favorito. Y por Lion y Will, claro. Best boys.

Esto es básicamente Sayo diciéndonos que Kanon es el último bastión frente a la locura después de perder a Shannon. Porque Sayo se va quitando capa a capa máscaras que no puede volver a interpretar… Hasta que solo queda la de Beatrice.

También podemos interpretarlo como que Sayo, como escritora que es, siempre ha decidido que Beatrice ganaría en esta novela, así que decide que Kanon podría ser un último recurso: Kanon tiene cuerpo, no puede desaparecer como Shannon. Las posibilidades de que descubran el pastel con su «muerte» son astronómicas y siempre me parecerá ridículo que nadie se percate de la verdad. Las estacas no pueden atravesar sin más el cuerpo de una persona, menos si son pisapapeles, de modo que todo es puro maquillaje. ¡Debería notarse, aunque sea si Jessica le toma la mano y no la encuentra fría! Pero claro, esto es una novela.

En la realidad, las cosas son diferentes, como demostrará la última novela.

Muy bien, Kanon, pasamos de ser un mueble a un zero en una ruleta. No sé qué es peor.

Oh, Dios, la narración intentando ser dramática con Kumasawa pensando que ha tenido mucha suerte porque si hubiera estado con Kanon también habría muerto. Que me da un ataque de risa, ESTO ESTÁ MUY MAL LLEVADO, ADIÓS EL DRAMA. Se añade además que parece que esté sonriendo, más que llorando, algo que nos pasa a muchas personas y que en su caso quizá indique que se está descojonando viva con la broma…

Sayo ha dejado una puerta abierta para dar la impresión de que el culpable ha escapado. En principio esto va contra la lógica de la magia, pero supongo que le conviene el caos para evitar que la gente se centre en Kanon y le pregunte por qué tiene pintura en el pecho.

Por supuesto, el discurso de Battler es ridículo y antinatural, pero me parece interesante que Sayo lo usa para decir lo que de verdad sabe y teme: que la gente no revive sin más. Una vez muerto… Es muerto para siempre.

¿Cuánto rato llora Battler junto a Natsuhi bajo la torrencial lluvia, el viento Y UN SUPUESTO ASESINO QUE ACABA DE ESCAPARSE Y ANDA LIBRE POR LA CASA?

Muchísimos fans han resaltado que el gran error de Sayo es pensar que Battler se vería interesado por crímenes crueles. Y ya sé que técnicamente esta no es la novela que Sayo arrojó al agua, así que puede que ella no escribiera una y otra vez que los personajes insisten en esperar a la policía. Sin embargo, parece ser tan consciente de que nadie moverá un dedo porque confían en que la policía llegará (no sé, cielo, quizá si quieres meterles caña deberías avisarles de que literalmente hay una bomba que va a hacer explotar todo por los aires) al día siguiente. ¿Verdad?

La gente vuelve a separarse sin preocuparse por el asesino cuando un grupo se lleva a Kanon a intentar curarlo con primeros auxilios (ja) y yo ya desisto en buscar lógica a estas personas. Entre tanto, se ha encontrado el cuerpo de Kinzo. Porque, por supuesto, hay tiempo para eso mientras un chico se desangra.

Se mete entonces la descripción del pisapapeles, para nada completamente fuera de lugar, por el amor de Dios. Se nota que Ryukishi no sabía dónde ponerlo y dijo «pues este es tan buen sitio como cualquier otro».

La narración de Battler asume que el cadáver se ha quemado para ocultar su identidad, pero reconoce que solo puede ser una persona (en especial por el tema de los seis dedos) de modo que esto demuestra que Battler no piensa bien y que Sayo es tramposilla con cómo nos guía hacia conclusiones: si quemas un cadáver es para ocultar la hora/estado de su muerte.

*saca un micrófono y se lo acerca a Genji* Señor, ¿cómo se siente al haber cocinado a fuego lento a su antiguo amo y posiblemente amor platónico? ¿Seguro que no tiene dudas respecto a la muchacha para la que trabaja? ¿Seguuuuuuuuro?

Por favor, se nota TANTO que es Sayo la que narra cuando suelta información sobre la polidactia (en especial lo de la operación si tenemos en cuenta el manga) y hasta comenta cosas históricas que «alguien» le ha comentado. ¿No sería George, verdad, Sayo?

Y abandonan la habitación sin investigarla para que queden las pruebas disponibles para la policía.

Oh, no, otro rato de darle vueltas a las cosas y de hacer resúmenes. A algunas personas les resultará útil, pero recuerdo que me tentaba muchísimo saltarme todo por lo aburrido que era/es. Ni la música lo hace mejor. Al menos se llega a la conclusión de que podría haber trampas con los cadáveres, pero Battler se centra en los del primer epitafio, NO EN KANON (del que solo se acuerda Natsuhi), HOLA. QUE SE ESTÁ MURIENDO EN TEORÍA, CÓMO TIENES LOS COJONES DE SENTARTE A DARLE VUELTAS A TODO. O más bien, cómo tiene Sayo tal nula capacidad emocional en ocasiones, Dios.

Entonces, por fin, Battler hace la pregunta clave: ¿qué es lo que busca Beatrice?

No puedes jugar a darle la vuelta al tablero si no sabes nada de tu oponente y si no te molestas en analizar lo que está dejándote en la cara con los asesinatos. Pero bueno, la información que suelta Maria es interesante: HA HABLADO CON BEATRICE. Beatrice es alguien que le promete cosas que Maria desea, cosa evidente una vez uno ve cómo la trataba su madre. Es decir, Beatrice conoce lo suficiente a Maria para ganársela. ¡No puede ser alguien desconocido!

Pero ya sabemos que en Umineko los personajes no saben sumar 2+2 o entonces se resolvería el caso.

Oh, vaya, vuelven los seis años en dos párrafos seguidos, por si nos habíamos olvidado. Eso sí, tenemos un detalle bonito cuando Battler especula que esta niña extraña podría ser la personalidad de la bruja, que Maria adopta por placer y por sentirse en una situación de poder.

¡Battler, por el amor de Dios, si hasta tú mismo dices que sabes que si lo preguntas Maria te resolverá lo mismo! ¡Dale la vuelta al tablero y pregúntale lo que la cría quiere oír! ¡Luego que si Battler es el mejor personaje para hablar con Maria, si hasta Kyrie le explicitó que tenía que ser majo con ella para abrirse un huequito en su corazón y que no había que actuar como habían hecho los adultos!

Y final abrupto mencionando que deben leer la carta que encontraron en la habitación de Eva y Hideyoshi.

Personajes destacados


En este capítulo se nos permite por primera vez ver a Eva de forma un poco más humana y cariñosa (es decir, con un cartel sobre la cabeza que grita que va a morir).

Y lo que encontramos, entre otras cosas, es que se proyecta en Natsuhi y en las demás mujeres, asumiendo que ellas hacen lo que ella haría. Es algo que todos hacemos, pero Eva tiene una fijación especial con las mujeres en concreto porque siempre ha intentado sentirse superior al resto, ser diferente. Al menos reconoce que se ha tratado mal a Natsuhi durante mucho tiempo. Supongo que algo es algo.

Y, por cierto, si necesitábamos alguna prueba de que la parejita feliz está hundida hasta las rodillas en el ajo y que por eso se sienten a salvo en medio de una matanza… Solo hay que leer este pasaje. Primero, no les preocupa que George se haya quedado abajo. Segundo, hablan de estar solos como si fuera algo agradable cuando hay un asesino suelto. Y hasta Hideyoshi regaña a Eva por lo del papelito y ella protesta diciendo que si no lo hubiera dicho entonces, no habría tenido otro momento. ¡Para ellos es un juego! No hablan de muertos, no hablan de nada serio excepto de lo que harán ahora que George es mayor.

No es que hablen de todo esto para consolarse y olvidar el presente, sino que de verdad creen que sus problemas van a terminar. En su defensa diré que ambos consideran que nadie ha muerto, así que es interesante verlos siendo sinceros y como una pareja unida a pesar de todo.

Me gusta que Eva reflexione sobre lo rápido que tuvo a George y cómo lo ha usado para perseguir sus propios sueños y deseos. Ya que a Eva le gustan las niñas, me pregunto qué habría pasado si George hubiera sido Georgina. ¿Lo habría querido igual? ¿Habría sido más feliz fuera de la familia Ushiromiya? Quiero pensar que sí, pero con lo obsesiva que es Eva, no sé si alguna vez habría sido capaz de desprenderse por completo…

Se nos cuenta que Hideyoshi no tiene familiares cercanos, lo cual explica que quiera formar parte de los Ushiromiya. Considero que este dato es importante, por cierto, para comprender mejor por qué George es como es y por qué tiene ciertas aspiraciones con Shannon. Hideyoshi quería tener una familia hecha y derecha —no sé por qué nunca tuvieron más hijos— y George, que tanto lo admira, quiere ser como él y por eso traslada sus ideas a Sayo.

Por otro lado, Natsuhi cada vez se queda más y más sola con su responsabilidad y me encanta lo dura y firme que es. Por ejemplo, cuando tienen que recoger la carta de Beatrice y Nanjo habla de las huellas dactilares, ella responde que el asesino seguramente no hay dejado ninguna y sigue adelante porque quiere saber qué es lo que se les viene encima. Es decir, ¿os dais cuenta de la sangre fría que tiene para ir reuniendo datos antes de dirigirse a ver los cadáveres? Por otro lado, esto supongo que la vuelve una principal sospechosa. Claro que ha estado todo el tiempo con los primos, así que a menos que tenga proyecciones astrales, difícilmente pudo matar a Eva y Hideyoshi.

Y luego pide a Kanon que cierre la ducha, porque la muerte de Hideyoshi es lo suficiente penosa de por sí. Es un detalle por su parte, y que habla de su moralidad.

Una vez fuera de la habitación, lo primero que piensa es que no pueden permitir que George vea algo así. Natsuhi es terrible en ocasiones, pero tiene puntazos como este que dan ganas de darle un abrazo. Y hasta va a intentar apoyar a George, cosa que nadie hizo con Battler (pero bueno, Natsuhi sufrió suficiente con ver a su propio marido muerto mientras sostenía a su hija). Por otro lado, y a pesar de que Natsuhi es un desastre organizando a la gente (dejando atrás a los niños, por ejemplo, cuando va a ver los cuerpos de Hideyoshi y Eva), cuando Kumasawa grita y ella llega con Battler para encontrarse a Kanon «muriendo» es capaz de dar órdenes, de enfrentarse a un posible asesino en la sombra… Qué mujer, de verdad.

Siempre me parecerá tierno, además, que por fin consuele a Battler. Incluye a todos los niños entre sus pollitos a proteger, lo cual es adorable, pero a la vez tiene que sostenerse a sí misma. ¿Cómo? Bien, pues en el caso de Jessica, porque es su madre. En el de los demás, porque es la representante de la familia Ushiromiya. Eso es lo que se dice, aferrándose desesperadamente al título que tanto ha deseado. Me pregunto si se le habrá pasado por la cabeza que la siguiente cabeza, definitivamente, va a ser Jessica, hmmm… O lo sería si no estuviera Sayo, claro.

Por otro lado, me pregunto qué sintió Natsuhi al encontrar el cadáver de Kinzo y confirmar que alguien lo robó y coció lentamente. Es decir, que esa persona conoce su secreto… Dice que es horrible que se lo encuentre en este estado, pero es difícil saber si está asustada, fingiendo, o su nivel de hipocresía ha sobrepasado la órbita de la Luna…

Cabe destacar que Maria tiene momentos encantadores, cuando intenta consolar a Battler al verlo llorar. Es evidente que está desconectada de la escena, pero ve que un primo está sufriendo y trata de calmarlo. Y podría ser también adorable cuando trata de preguntarle a Battler si está satisfecho porque Beatrice está haciendo cosas que ningún humano puede hacer —lo cual debería obligar a pensar en que lo ha podido hacer un humano y solo es un truco—. Pero entonces regresa la risa malévola.

Me gustaría saber cómo de fuerte son los golpes que le da Battler. Recuerdo que en el anime, como estaba acostumbrada a estas cosas —y me parecía gracioso, por ejemplo, que Winry de FMA lanzara su llave inglesa contra la cabeza de Edward— me provocó un gran alivio que por fin hicieran callar a Maria. Ahora lo agradezco en el sentido de que Umineko es hiper repetitivo y cansino, pero a la vez me hace pensar en qué diantres hace Battler. Maria no necesita más golpes. Si fueran capirotazos o collejas suaves, pues mira, pero golpes en la cabeza…

Cuando toca hablar del objetivo de Beatrice, queda claro por qué Maria está del lado de la bruja: porque le ha prometido un lugar donde todo el mundo es amable (madre incluida) y nadie se va (ni su madre, ni su padre. Se ve que, en este Episodio, Ryukishi todavía no había decidido que Maria tiene la idea de que es una Jesusa).

Más tarde, Maria guardará silencio cuando Natsuhi se lo ordene, demostrando que tomarla en serio es mucho más efectivo que enfrentarse a violencia y desdén contra sus opiniones.

Una vez sus padres han muerto, George deja de preocuparse (más o menos) de la impresión que dé a los demás y de los sentimientos ajenos. Aun así, me parece bien que se detenga a decirle la verdad a Maria para que deje de idolatrar a una asesina. No puedo dejar, eso sí, de darle vueltas a que si Sayo quería acicatear a una persona con asesinatos de seres queridos, ese parece ser George más que Battler.

Tengo muchos sentimientos encontrados con Battler en este Episodio, con sus arranques a llorar porque pobre George que ha sufrido más que los demás —hola, Sayo, deja de meterte en tus personajes para que se centren en ti y déjales ser— y luego calma total mientras golpea a Maria para, después, arrojarse detrás de un supuesto asesino cuando lo lógico sería, no sé, intentar ayudar a la persona que se está muriendo a tus pies. ¡O sea, Kanon! Las reacciones emocionales de Battler me parecen demasiado atadas a lo que el guion necesita. ¿Despistar de la muerte de Kanon? ¡Toma! ¿Resaltar que George ha perdido a padres + prometida porque no sabemos pensarlo por nosotros mismos? ¡Adelante! ¿Estar tranquilo cuando Ryukishi quiere meter esquemitas? ¡Sin problema!

No estoy diciendo que Battler no sea el tipo de persona que saldría corriendo detrás de un enemigo, pero creo que sería en momentos extremos como al final, cuando quiere proteger a Maria. Es entonces cuando coge un arma —insisto, es espabilado— para ir hacia el peligro.

Sin embargo, aquí su lado más empático, más amable, debería hacer que se arrodillara junto un moribundo para cubrirle la herida mientras grita a Nanjo que se acerque. ¡Durante toda la novela se nos dice que este muchacho es hiper empático, se supone que por eso no quiere sospechar de nadie! ¡Pero no vale con hacerlo llorar, tiene que mostrarse con sus acciones! Podría haber intentado tocar a Kanon y este decirle que fuera tras Beatrice. Habría funcionado igual o mejor para meter dudas y frustración en nuestras cabezas y en la de Battler. Habría permitido que viéramos que se le va todo cuando se trata de proteger a inocentes, tendría más sentido que en las siguientes novelas (y en esta) insistiera en defender el honor de los sirvientes si lo viéramos comportarse como una persona que es algo más que un recurso gritón de la narración que se queja de que conoció ayer a Kanon pero le caía bien. Porque ya sabemos: los hombres gritan y lloran masculinamente, no pueden tomar la mano de una persona que se muere si no es una doncella. Es más efectivo, no sé por qué, ponerlos gritando bajo el viento mientras se apoyan contra una pared. Desde luego, mucho más emotivo, sí… ¿No podía mantenerse esto después de ver morir a Kanon? ¿No habría funcionado mil veces mejor con un Battler que ha visto demasiado y estalla? ¡Kanon ni siquiera ha muerto todavía y ya lo cuenta en el bote, por favor! ¡Cómo se nota que el escritor lo tiene todo decidido y no ve a través de los ojos de sus personajes!

Ugh.

Llorar es cosa de gente delicada. En fin, podemos decir que es cosa de la narración de Natsuhi, pero de verdad, Battler lleva llorando todo el día, George también. ¿A qué demonios viene esto, Ryukishi?

Cuando regresan al interior de la mansión, Battler no corre a intentar apoyar a Kanon o interesarse por su estado, asume que simplemente se va a morir. Pero tampoco investiga la habitación en busca de pruebas, más allá de mirar el pisapapeles. Coherencia, ¿dónde?

Pistas de las que no nos damos cuenta


Uuuuh, qué rico es esto. Vamos a traducirlo:

Nanjo quiere preguntarle a sus cómplices qué ha pasado con el cuerpo, qué diantres han hecho con él. Genji se hace el loco y dice que no lo sabe pero que todo está ocurriendo de acuerdo a lo que The Master (esto no se podría hacer en español) ha planeado. Al principio uno piensa en Kinzo, pero, claro, The Master ahora es Sayo. Así que le está respondiendo que no pueden saberlo, por si alguien les escucha, pero que él ha participado sirviendo como Mueble y que no desconfíe de Sayo.

Sayo no es capaz de dejar de hablar de Shannon ni un segundo, eh. Y ya veis lo mal que se siente Eva porque hayan muerto todos sus hermanos, uf, el trauma es intenso.

Por suerte, podemos pensar que Eva no es tan mala persona de alegrarse de la muerte de una niña porque ella insiste en que todo es falso. En que es una pantomima. Cuando las cosas se acaben, George simplemente tendrá que reconocer que ha sido engañado y manipulado.

O eso creo, no tengo ni idea de qué le ha contado Sayo a Eva, si sabe que son dos personas en uno, ni nada. Una de las grandes debilidades de Sayo es que sus personajes no piensan más allá de los 3 días que dura la novela, de modo que no vemos a Eva y a Hideyoshi sufriendo al preguntarse cómo tendrán que afrontar la reacción de su hijo cuando sepa que lo han engañado vilmente en tres frentes.

Y bueno, no me creo que Hideyoshi sea feliz en los Ushiromiya, pero ¿no es un marido adorable que sabe cómo apoyar a su esposa cuando ve sus inseguridades?

Sayo, disimula un poco que vas a matarlos, por favor.

Dejemos de lado lo poco creíble que es que George pueda hablar con racionalidad de habitaciones cerradas después de lo que acababa de vivir. Pasemos también por alto lo forzada que es esta conversación y que George vuelve a ser el que nos da pistas en vez de Battler. La pista que tenemos aquí es: ¿de verdad la cadena estaba puesta? Kanon es muy débil, según lo que se ha dicho, pero en la narración corta la cadena con facilidad. Quizá porque lo hizo Genji en su lugar cuando tenían tiempo, después de haber matado a Eva y Hideyoshi.

*Tienes que sospechar de los SIRVIENTES*

MAQUILLAJEEEEE.

¿COMO UN SIRVIENTE, QUIZÁ?

 

Función del capítulo


Básicamente, adelantar la trama con los sacrificios y enfatizar la presencia de Beatrice. Por el camino se aprovecha para hacer un poco de desarrollo de personaje de Eva, lo cual es muy importante para impedir que la demonicemos a pesar de su oposición a Natsuhi.

En términos de argumento y de importancia para la historia, la muerte de Kanon es más relevante porque, como se nos dice, «ha estado delante del asesino». Sin embargo, lo que se nos muestra es pura fantasía mezclada con detalles que ocurren dentro de la mente de Sayo: Kanon, un personaje que ya asegurado reconocer la existencia de Beatrice, decide enfrentarse a ella y detener sus crímenes. Dejando de lado el mensaje escondido en el que Sayo se divide entre seguir o no con sus asesinatos, todo esto nos incita a creer que la magia es real. ¿Y cómo no hacerlo? Están las mariposas, la estaca sale de la nada, y se abre una puerta a pesar de que nada en la narración nos indique que Kanon la tocó.

En definitiva, la posibilidad de que sea un asesino real, de carne y hueso, parece reducirse lentamente porque todo lo que vemos nos indica que hay una bruja… O al menos alguien que usa muy buenos efectos especiales. El caso es que hasta ahora no habíamos sido testigos de ningún asesinato, simplemente aparecían los cuerpos. Pero es con Kanon (porque Kanon es Beatrice) que por fin parece que nos acercamos a la verdad. Y, en cierto sentido, esta es la realidad de Sayo. Sin Shannon, sin un amor que lo mantenga firme, Kanon no es capaz de vencer a Beatrice a estas alturas del juego.

Por supuesto, también se muestra que Kinzo lleva muerto al menos unas cuantas horas, por lo que parece librarle al menos del asesinato de Hideyoshi, Eva y Kanon.

Manga


Como siempre, el manga se beneficia de poder organizar las escenas de forma menos rígida que una VN. Vemos a Hideyoshi rodar por la cama, a Eva poniendo morritos y resulta muy cercano y adorable (insisto en que están muy tranquilos para que se hayan cometido tantos asesinatos). Además, tenemos el beneficio de poder ver flashbacks. Por ejemplo, a Natsuhi llorando mientras NO SE HA CAMBIADO DE ROPA en más de 23 años, o a Eva de joven. En particular, la vemos cuando tiene una «revelación» sobre ocupar el lugar de Natsuhi teniendo un hijo, lo cual me parece que está organizado como si una voz «externa» se lo sugiriera. Como si fuera EVA, en definitiva, quien le susurra al oído. ¡Y George de bebé es una cosa taaaan cuqui! Ahora quiero a Battler y a Jessica también, por favor. Y a Sayo, por supuesto.

Eso sí, Natsumi Kei dibuja escenas que me dan terror. Primero están las Shannon hiper moe, y ahora Eva mirando a Hideyoshi con cara de… de… de… No tengo ni idea, pero parece que se derrita, tenga fiebre y me da miedo porque supongo que quiere ser una cara de felicidad o de lujuria o de algo y el Uncanny Valley es intenso.

Mangaka, ¿por qué cortas todas las escenas donde podemos intuir que Kanon es Sayo? ¿Por qué?

La escena donde Kanon y Genji descubren los cadáveres está, en mi opinión, mucho mejor llevada que en la VN. Los tiempos se alargan, pero puedes tragarlo mejor porque son planos de expresiones de horror y anticipación. Se nota mucho más la prisa de los personajes, y Kanon parece tan preocupado, tan enfadado por lo que ha ocurrido, que no estás gruñendo de frustración por algo que se «alargue» sin más.

Y sí, es Kanon, no me voy a quejar de cada página extra que le den, aunque sea para tener cara de horror todo el rato. ¡Pero no le hacen gritar y a Kumasawa sí, maldita sea Natsumi Kei!

No tengo palabras para describir los cadáveres. Sinceramente, la necesidad de hacerlos parecer espantosos brilla demasiado y quedan muy artificiales con esos primeros planos, así que centrémonos en que Natsuhi hace todo lo que en la VN, pero a un ritmo más trepidante así que notas que viene a asegurarse de coger al asesino o de comprobar si sus familiares están vivos. En cambio, el ritmo para la oportuna llegada de George es más barato y menos trabajado. También diría que su explosión en gritos dando golpes a todo cuando en el trabajo original da la sensación más de que caiga a sollozar…. No es un cambio que aprecie, la verdad. Curiosamente, ese llanto más derrotado se traslada a Battler (de lo cual no me voy a quejar). Y me gusta, aunque se vea en pequeño, que solo Maria y Jessica le prestan atención. Kanon, que está en el umbral de la puerta, mira hacia el interior. Hacia su obra y George contemplándola.

Aquí también los personajes se recuperan demasiado rápido del impacto ¡e insisten en discutir cosas en un pasillo! Y Maria con sus ataques demoníacos dura páginas que podrían aprovecharse para otras cosas. Diría que los golpes que le da Battler parecen ser no muy fuertes, al menos tal y como se dibuja la acción, así que algo es algo.

Por otro lado, cuando Kanon decide bajar solo a la sala de la caldera se lleva mucho mejor todo. Kanon está tenso, se lanza directamente sin mediar palabra y puedes ver bien la escena, con Kumasawa en el suelo porque se ha caído de miedo ante el supuesto «ruido» que ha venido de las escaleras. Cuando se hace con el machete, Kanon se muestra asustado y me gusta, porque estamos a punto de presenciar un diálogo interno de Sayo. ¡Pero entonces se mezcla todo esto con una escena de Battler reflexionando con Beatrice! No solo eso, sino que sitúan a Battler y compañía cerca de las escaleras que dan a la sala (y Kumasawa por ningún sitio) ¡Qué mala elección! Deberían escuchar a Kanon gritar y bajar inmediatamente, demonios.

El discurso de Kanon funciona mucho, mucho, mucho mejor en formato manga porque puedes intercalar mil cosas visuales que lo vuelven más poderoso. Aun así, sigo pensando que es demasiado largo y extraño.

Kumasawa llega a tiempo de «ver» cómo Kanon se arranca la estaca. ¿Cuánto ha tardado en recorrer esas escaleras y por qué nadie la ha visto hacerlo?

Tengo exactamente la misma queja sobre Battler que he manifestado en la VN, solo que aquí al menos empieza a llorar desde que sale a perseguir al asesino, en vez de solo al final. Y como no tenemos estúpidas reflexiones sobre delicadeza ni narraciones dramáticas, Natsuhi lo abraza de inmediato y todo queda mucho más natural.

Supongo que la descripción de la estaca es aceptable en esta escena porque se trata de algo visual, así que no exige tanta atención por parte de Battler. Igualmente, que no se haya acercado antes al cadáver de Kinzo aunque fuera atraído por el olor o la gente que se acumula a su alrededor es extraño. ¡Awwww, Hideyoshi explicando a chibi-Battler el tema de seis dedos en manos o pies!

Dios, las explicaciones y reflexiones rompen tanto el ritmo. ¡Y Maria demoníaca ataca de nuevo! Saltemos a la muerte de Kanon, que veo mejor llevada porque Jessica aparece llorando fuera de la habitación, así que asumo que nunca estuvo con el «cadáver». Natsumi Kei dibuja muy bien las lágrimas, así que la atmósfera del dolor se construye bien con Jessica encogida y abrazándose las rodillas. También sus estallidos contra Kumasawa son más breves, de modo que escalan bien hacia la pobre Maria, que trataba de consolarla, y resulta muy violento cómo la coge por la ropa y se descarga con ella. La mangaka no deja de trabajar en su contra al hacer que Maria parezca poseída y explotar tantísimo el recurso, pero bueno. Al menos vemos que es una niña normal cuando recula ante la fría orden de Natsuhi.

Lo que está bien introducido es el rencor amargo de Battler cuando se da cuenta de que meterse en la habitación de Kinzo es una buena idea para «destapar» a Beatrice y sus métodos. Siembra bien las semillas para cuando veamos que aparece la carta y los manipula a todos psicológicamente sin necesidad de aparecer ella misma.

 

Detalles a mencionar


Nanjo ha pensado muy detalladamente su movimiento. Que si os va a traicionar o no, ¿verdad? Estoy segura de que se lo llevan a propósito a la cocina para tenerlo vigilado.

Oh, Dios, la cara de Kanon sirve tanto para meme que no me puedo tomar nada en serio. SÍ, necesitaba decirlo otra vez.

Sayo, ¿eres consciente de que todo lo que aspiras que haga Battler funciona mejor con George? Porque si no te das cuenta, es un poco triste. Me pregunto qué intentaba hacer Ryukishi con esto, la verdad. Pero bueno, es lo que pasa cuando tienes personajes implicados en los asesinatos y luego Battler, que no deja de ser el que acaba de empezar a reunirse con su familia…

 

Contador de risas creepy

8

Contador de «Beatoriche»

1

Contador de «muebles»

2

It’s all useless

3

 

¡Que el viento sople a vuestro favor!

 

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: