Los hechos históricos tras El Príncipe de Egipto

Los hechos históricos tras El Príncipe de Egipto

Amantes de la película: ¡esto no es un ataque, solo excusa para aprender Historia!

Creo que todos los que hemos visto El príncipe de Egipto solemos coincidir en que es una maravilla artística. No solo tiene un arte inolvidable, con escenas que se graban a fuego en la retina del ojo, sino personajes creíbles, música soberbia y hace un gran trabajo adaptando un mito de la Biblia. Es una prueba más de que la animación es un campo de trabajo donde el arte puede florecer tan bien como en cualquier otro sitio.

Sin embargo, suele darse el caso de que la religión nunca ha sido la mejor referencia para crear una Historia objetiva y coherente. Sin ir muy lejos, la Biblia tergiversa muchos hechos para adoptarlos a tradiciones mágicas o mitológicas. El «problema» es que la Biblia es el libro más leído del mundo y las películas que adaptan sus versiones de la Historia terminan por afectar al imaginario colectivo. 

Y como siempre es divertido averiguar qué pasó y qué no, ese ejercicio que tan a menudo realizamos con Disney y sus azucaradas adaptaciones históricas como Pocahontas, vamos a adentrarnos en el mundo de Egipto, los «esclavos» y las cosas que pasaron y las que no.

¿Existió Moisés?


No se sabe. Posiblemente no. Lo más probable es que su imagen se construyera sobre el trasfondo de un líder hebreo que sí fuera histórico. El caso es que es difícil hablar de un hombre cuya historia es pura mitología y cuya gran hazaña, el Éxodo, o la liberación de los judíos de la esclavitud de Egipto, no existió. Moisés, casualmente, tiene una historia muy similar a la de Sargón I de Acad. Atentos, pues, a la historia que narró el propio Sargón en tablillas:

Mi madre fue una gran sacerdotisa, a mi padre no lo conocí […]. Mi madre me concibió, en secreto[….] me dejó en una cesta de junco, sellada con betún […] El río me llevaba y me llevó a Akki […] me tomó como su hijo […] Ishtar me concedió su amor.

¡Y con la ayuda de la diosa más afamada de Mesopotamia se convirtió en nada menos que rey de su pueblo! En su leyenda se incluyen sueños proféticos con ríos de sangre (de qué me sonará esto) entre otra mucha propaganda política. Pero no os soprendáis, porque la Biblia bebe muchísimo de Mesopotamia. Ni siquiera Noé o el Diluvio son originales… Entre muchas otras cosas.

La Biblia da detalles sobre el recorrido del pueblo por distintas localidades, y en ninguna se han encontrado restos de cientos de miles de huidos. Y creedme que alguno tendrían que haber dejado.

¿Entonces qué pasó con el Éxodo? Pues hay libros dedicados al tema, pero de la época de Ramsés II no se recoge ningún documento en las pirámides (y creedme que cualquier faraón que odiase un poquito a Ramsés podría dar detalle de ello como publicidad negativa) que hable de una fuga de seiscientos mil esclavos varones, dos millones en total con mujeres y niños. Vamos a hablar en plata: si no se ocultó lo de Espartaco, ¿por qué iba a haber una confabulación para disimular este increíble hecho?

Ciertamente hay teorías que dicen que hubo unos corrimientos de tierra hacia el siglo VII a.C. en la zona del Sinaí (durante la XXVI Dinastía) y que podrían haber permitido un traslado masivo de gente, pero las fechas no se corresponden. ¡Qué raro! Además ha salido una estela de la época del hijo de Ramsés II que habla de la derrota del pueblo de Israel. De acuerdo a la Biblia, sin embargo, por esta época los hebreos todavía andarían por el Sinaí sin establecerse ni, mucho menos, crear un Estado. Pero Egipto los trata como un pueblo semita más derrotado y no les vuelve a prestar atención. Lo más plausible es que, si fueran esclavos fugados, los documentos resaltarían que derrotaron a los mismos y vengaron una antigua ofensa.

En cualquier caso, la película pone que Moisés se crio como un príncipe que desconocía su herencia. En la Biblia siempre lo ha sabido y no fue príncipe, sino que simplemente vivía en la corte. Sutiles diferencias. Pero El príncipe de Egipto suena mucho mejor a… El acomodador de pelo del Faraón de Egipto. O algo por el estilo.

Por cierto, Aarón y Moisés tenían ochenta años durante los sucesos de la película, pero quedan mejor más jóvenes, ¿verdad?

 

¿Mató Seti I a niños esclavos?


No.

Seti I fue el segundo monarca de la XIX dinastía egipcia de faraones, y apenas estuvo tiempo en el trono. Entre él y su padre por poco no sumaban doce años de gobierno. Al ser una nueva dinastía, podría entenderse que tuvieran miedo a una población hostil y decidieran matar, por algún dramático motivo, a toda una generación de bebés, pero en realidad estaban ocupados con los invasores hyksos y con tener muchos descendientes para asegurar su propia dinastía. Seti no lo consiguió, porque solo tuvo un hijo: Ramsés.

Siendo unos recién llegados al trono, es difícil imaginar que decidieran cargar contra «esclavos» (me encanta el concepto de la película, que están ahí sueltos como si fueran todos del Estado o algo) que debían pertenecer a hombres ricos del país. No sería la mejor forma de hacerse populares. En cualquier caso, no se han encontrado registros que hablen de la pérdida de posesiones (como son los esclavos) ni de su sacrificio. Si eso podrían haberlos vendido al exterior, que habría resultado una empresa mucho más rentable.

¿Era así Ramsés II?


No.

Bueno, para empezar hay que decir que el enemigo de Moisés en la Biblia no es Ramsés II, ya que el texto se refiere a él como Faraón. Pero los investigadores han hecho cálculos y es poco probable que se trate de un monarca distinto. A lo importante: el Ramsés de la película difiere de la versión bíblica. ¿Por qué? Bueno, porque una historia trágica funciona mucho mejor con dos hermanos que se quieran de verdad y con una persona más o menos real, que sufre y siente, antes que un villano plano. ¿Qué haríamos sin la canción de Las Plagas si no hubieran tomado esta decisión, eh?

Dicho esto, la verdad es que sabemos cómo fue Ramsés. Era un hombre de nariz aguileña, muchísimo más pronunciada que la de su contraparte de la película, y medía alrededor de 1’75. Puede parecer poco, pero la media de los egipcios estaba diez centímetros por debajo, así que para ellos debía ser un gigante de físico portentoso. No solo eso, sino que Ramsés era pelirrojo (y parece que tenía pelo abundante). Parece que esta aureola roja podía relacionarlo con el dios Seth, cuyo culto no había dejado de crecer desde el reinado de su padre, Seti I.

Pero, más allá de que la Biblia no retrate a un ser humano y la película sí, los hechos son muy… Bueno, muy inventados. Para empezar, Ramsés accedió al trono con 23 años en el 1279 a.C. y se convirtió en un gallardo guerrero que encabezó uno de los reinados más esplendorosos de Egipto. No solo eso, sino que fue uno de los monarcas más longevos de la Historia. Reinó nada menos que ¡sesenta y seis años! Fue de esos gobernantes que podrían sentarse a bromear junto a la actual reina de Inglaterra sobre cómo sus hijos envejecen esperando a sustituirlos un día en el trono.

¿Recordáis al niño que aparece en la película y que muere porque Dios decidió matar a los primogénitos?

Preparaos para el nombre (no me extraña que no lo mencionen en la película): seguramente es una adaptación de Amenherkhopshef, hijo de Nefertari. Nació cuando Ramsés era todavía príncipe. Con cinco añitos acompañó a su padre a una campaña en Nubia. Desde luego no participó en las batallas, pero es que Ramsés adoptó la costumbre de llevar a sus hijos a la guerra para asegurarse de que aprendieran desde muy pronto los deberes del gobernante.

El caso es que Amenherkhopshef murió con veinte años. Así que el siguiente en la lista, su medio hermano menor (Ramsés tenía un gran harén), otro Ramsés, fue príncipe heredero durante… veinticinco años. Y también murió esperando a que a su padre le llegara el turno. El siguiente, Prehirwenemef apenas duró tiempo, mientras que Khaemwaset decidió hacerse sacerfote de Ptah y ahorrarse la espera (y fue un personaje notable y querido por su sabiduría). El propio hijo de este príncipe murió con cincuenta años.

Y ahí seguía Ramsés en el trono.

Pero no fue inmortal, tranquilos, y al final Merneptah, hijo de Isisnofret, logró ponerse la corona de Egipto.

De modo que sí, Ramsés II perdió a su primogénito cuando este era joven, pero no precisamente un niño. Y, en cualquier caso, este faraón tuvo alrededor de cien hijos (48-50 chicos, 40-53 chicas). Así que problemas con la sucesión no tenía.

Ramsés no solo vio morir a muchos de sus hijos, sino que tuvo tiempo para conquistar y ampliar el reino de Egipto, que vivió una de sus grandes épocas doradas. No coincide mucho con la idea de plagas, fugas masivas de esclavos y hermanos traidores, ¿verdad?

¿Las Pirámides/Estatuas fueron construidas por esclavos hebreos?


No.

¿Y por aliens…?

Que no.

A ver, lo primero que hay que tener claro es que la sociedad egipcia estaba muy estratificada y era diversa. No era el mismo caso que Grecia o Roma. No tuvieron importancia económica, no basaron su vida alrededor de su servidumbre y el número de esclavos egipcios era nimio en comparación con sus vecinos del norte. En Egipto un esclavo era alguien que se incorporaba al servicio de un faraón, de un templo o de un particular. Tenían derechos (poseían bienes, podían declarar como testigos en un juicio). ¿Se vendían y se compraban a estas personas? Sí, pero, insisto, tenían una categoría distinta a lo que entendemos generalmente por esclavo grecolatino. Casi no había diferencia entre ser campesino y esclavo, y se podía pasar de una categoría a otra (y viceversa) con facilidad.

¿Veis hacia dónde vamos? ¡Sí! Eran los campesinos quienes trabajaban para el faraón. Su deber era labrar las tierras indicadas y luego, durante cierto período al año, trabajar obligatoriamente para lo que le faraón decidiera. Y si se intentaban evadir, eran castigados. Como suele pasar en sociedades totalitarias.

Solo para que quede claro que no es solo que no hubiera cabezas de ese tamaño, es que sería imposible transportarlas con fuerza humana. A menos que estuvieran sobre carritos… Pero entonces tendrían que ir por una carretera… Y aun así tendrían que *se la llevan*

El caso es que no, no hubo millares de esclavos hebreos trabajando en los monumentos egipcios. En realidad, como suele pasar en una sociedad que se dedica a momificar a sus muertos, hay muchísimas pruebas en los cementerios de trabajadores corrientes que levantaron las pirámides. Los huesos suelen presentar cierto desgaste si trabajas con pesos gigantescos como los bloques que había que transportar… Pero, además, se sabe que contaban con asistencia médica por cómo se les han soldado huesos rotos y por extremidades amputadas de gente que sobrevivió y vivió un tiempo largo con buena salud. Eso no se puede hacer sin un médico. Además, en los vertederos se las pirámides se han dado con restos de carne, así que les daban de comer algo más que triste pan. Según estimaciones (pondremos la bibliografía abajo), hubo unas 17.000 personas que trabajaron en el complejo de Khufu, por ejemplo. Y en Egipto por esa época se superaba el millón y medio de personas.

Luego está el detalle de los materiales. Solo las pirámides de la IV Dinastía se hicieron con sillares gigantescos. Los otros eran más pequeños y fáciles de moldear, y hasta pasaron a ser en ladrillo durante el Reino Medio. ¿A qué dinastía pertenecía Ramsés II…? ¡Ah, sí, a la XIX! Que es el Reino Nuevo. Para esa época se habían perdido los conocimientos para construir pirámides en el valle del Nilo. Es de las pocas cosas que presenta (más o menos) bien la película, porque vemos a los hebreos levantando… estatuas, si bien la Biblia remarca que trabajaban en ciudades almacenes (Pitom y Rameses). ¡Pero, ah, no queda tan dramático como una estatua de cincuenta metros!

Y los trabajadores del estado egipcio eran funcionarios libres, que recibían un sueldo y también alojamiento, pues para construir los grandes monumentos debían abandonar sus hogares.

Así que ni esclavos ni hebreos.

Las Plagas


No.

Las Plagas responden a ciertas ideas históricas. Al fin y al cabo sabemos que las langostas eran una pesadilla para muchos pueblos, que las pústulas son reacciones a enfermedades existentes y que la lluvia de fuego que cae del cielo… Bueeeeno. Se ha comentado que el origen puede estar en la explosión volcánica de la isla de Santorini, que fue una verdadera catástrofe, pero anterior a la más famosa, que erradicó por completo a la cultura minoica y parte de la isla.

Se habla de algas rojas, que infectarían el Nilo y afectaría para fatal a toda la economía egipcia. Por algún motivo las lluvias de ranas son abundantes y están registradas hasta en el siglo XX, quizá como resultado de tormentas. Pobres ranas. Los piojos y las pulgas no necesitan mayor explicación, son una constante y seguro que todos habéis vivido el terrible día en que vuestra madre o vuestro padre recibió una llamada del colegio y os recibió con vinagre, con champú especial y el odioso peine para despiojaros. Los egipcios, por cierto, llevaban pelucas para ahorrarse dramas (y también por el intenso sol). Otras plagas pueden corresponder a la peste bubónica o, por ejemplo, la viruela. A todo esto, imaginaos cadáveres por todas partes si el agua del Nilo era venenosa o con que hubiera un solo ataque, típico de Asia, de la peste bovina. ¡Hmmmm, qué agradable! Las moscas pueden atacar si no hay RANAS para comérselas, o de acuerdo a cambios climáticos.

Bueno, os hacéis una idea, ¿no? Todas las fechas están mezcladas porque, bueno, es lo que pasa cuando creas un mito. Se toman los elementos más dramáticos y se juntan en muy poco espacio.

Han salido muchos artículos sobre el tema, así que no profundizaremos mucho. La película hace un interesante mix para que acompañe a la canción de Las Plagas, eligiendo un eclipse antes que un cielo cubierto por las nubes de una explosión volcánica para tratar el momento de las Tinieblas, y el sol sale tras la matanza de los primogénitos. Curiosamente, si recordáis las algas rojas, podría tener sentido que esto se basara en un hecho histórico porque los primogénitos eran quienes salían a recoger el grano antes que nadie, así que quizá murieron muchos de ellos porque los cultivos habrían resultado infectados.

La película hace un maravilloso trabajo representando el terror de la ciudad donde vive Ramsés. Ahora, me pregunto, ¿cómo quedaba gente después de las dos primeras plagas?

El Mar Rojo


Esta es una de las escenas más bellas e impresionantes de la película. ¿Cómo se pudo cruzar el Mar Rojo si no se abrió de par en par para Moisés y sus seguidores? Bien, hay que tener en cuenta que la Biblia resulta bastante confusa y si en el Génesis incluye dos creaciones del ser humano que se escribieron en épocas diferentes, la huida de Moisés a través del Mar Rojo tiene nada menos que tres versiones.

En las dos primeras no se cruza el mar. Por ejemplo, en la primera los hebreos se ocultan de los ejércitos del Faraón gracias a una nube que envía un ángel de Dios, además de una columna de fuego que sin duda conoceréis de la película. En la segunda, un fuerte viento del este seca el mar cuando el pueblo se rebela contra Moisés. Los egipcios, despreocupadamente, instalan su campamento donde antes estaba el mar y al día siguiente todo está lleno de barro, no pueden desplazar a sus caballos y carros, y al mar termina por engullirlos.

Solo la tercera versión, la más grandiosa de todas, establece que las aguas se abren para dejar paso a la gente y luego caen sobre el ejército de los egipcios cuando intentan seguirlos.

De modo que si encontramos tres tradiciones que más o menos se contradicen entre sí, ¿a cuál debemos creer? Muy probablemente los hebreos cruzaran más al norte el Mar Rojo, aprovechando el Estrecho, pero es posible como han comprobado en este estudio, que un viento de 100 kilómetros por hora repartiera el agua entre un antiguo brazo del delta del Nilo y el poco profundo lago Tanis (certa de Port Said) y permitiera dejar al descubierto un lecho fangoso por el que cruzar.


¡Eso es todo por hoy! ¡Espero que os haya gustado!

Si queréis cotillear algunas referencias bibliográficas, leed a José Miguel Parra y su obra divulgadora; por ejemplo, Eso no estaba en mi libro de Historia del Antiguo Egipto. ¡O podéis escuchar el Programa Ágora con el especialista Antonio Piñeiro!

¡Que el viento sople a vuestro favor!

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture.

2 comentarios en “Los hechos históricos tras El Príncipe de Egipto

  1. Me recordaste el clásico de Charlton Heston (del que puede que tome varias cosas esta película), y Exodus: Gods & Kings, de Ridley Scott, que intentaba dar razones científicas para la separación de las aguas. Muy interesante, gracias.

    • ¡Muchas gracias, Kiba! No he visto las películas, pero la verdad es que suena interesante que traten de hacerlo todo un poco más ralista. ¡Gracias por comentar!

      ¡Un saludo!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: