Analizando Umineko: Legend of the Golden Witch. Capítulo 5. Oro

Analizando Umineko: Legend of the Golden Witch. Capítulo 5. Oro

¡Si os habéis saltado algún capítulo de Umineko, recordad que aquí tenéis todos los links!

 

Resumen básico del capítulo


Después de la última comida agradable que van a tener los Ushiromiya, los niños deciden pasar un rato en la playa antes de que empiece a llover y hablan de acertijos, brujas y maldiciones. Los adultos, por otra parte, descubren que no son tan listos como pensaban.

 

Metacomentario


Puedo imaginar a Sayo frotándose las manos mientras se prepara para escribir la escena del retrato. De verdad que puedo. Es el comienzo de su historia, de toda la mitología que ha creado durante años y que la convierte en la ama y señora de Rokkenjima por las noches —también por el día desde que heredó el anillo de Kinzo, pero me entendéis—. No por nada vuelve a apartar a Battler, metafóricamente, del control de la narración para poder describir al detalle la leyenda sobre el oro, el trato de Beatrice y de Kinzo, y todo lo que alimentó su imaginación desde niña. Por supuesto, también está mezclando un poquito de la verdad… Lo cual puede llevar a reflexionar sobre cómo los rumores muchas veces rozan lo real, cosa que puede explorarse en otros Episodios con las Cabras y los otros relatos que giran alrededor de Rokkenjima o el propio diario de Eva.

De primeras nos plantea el misterio de Umineko: ¿es Beatrice real? Battler lo duda; Maria lo defiende con creciente irritación. George ya plantea su forma de ser paternalista con respecto a la magia, entrenado por sus experiencias con Shannon, mientras que Jessica hace lo imposible para que Maria no se moleste. Qué bien conoce Sayo a todos y qué bien juega con las opiniones de un lector. Uno que viene predispuesto a saber más de la bruja, pero que casi seguramente se ponga del lado de Battler para negar su existencia. Sayo debía ser consciente de que que defender la magia mediante las palabras de una niña no otorga mucha credibilidad a Beatrice, pero ahí está el desafío. Porque si uno acepta que Beatrice es una persona, una identidad, alguien que de verdad le ha entregado un paraguas a Maria, puede empezar a hilar ideas.

El epitafio siempre ha sido un acertijo imposible de resolver para alguien que no sea japonés, y también para quien no puede recorrer la isla ni tiene ya pruebas de los sitios a donde debe ir… Pero es importante que se trate un poquito porque Sayo nos está mostrando en la cara cómo ella fue capaz de resolverlo. Los pasos de los primos intentando, torpemente, descubrir el misterio por su cuenta son la demostración de lo que no hay que hacer. ¿Por qué iba a haber un tesoro en una ciudad que no esté en Rokkenjima? Es anticlimático y se aleja de la idea de la búsqueda del tesoro.

Y hablando de un tesoro… Sayo se asegura de que neguemos la posibilidad de su existencia mediante argumentos lógicos de George, que tras un larguísimo discurso se nos presenta como alguien confiable y razonable en asuntos de economía. ¿Y por qué este recurso? Porque el oro importa bien poco a Sayo o a Battler como no sea a modo de medio para obtener una aventura o una recompensa espiritual mayor. Porque para Ryukishi07 tampoco debería ser importante. Pero, ah, la realidad es muy distinta, ¿verdad, Kyrie?

Sayo hace que Battler comente que crear un epitafio para que descubran el oro es algo muy «del estilo del abuelo», lo cual me lleva a pensar en los retorcidos métodos de Sayo para contar la verdad. Kinzo forma parte intrínseca de Sayo, aunque a ella no le guste. Por mucho que tema su sangre, la educación que ha recibido, el ambiente en el que ha crecido, la han influenciado hasta el extremo de escribir esta novela y decidir su propio futuro. Me pregunto hasta qué punto es consciente de lo parecida que es a su padre/abuelo.

El caso es que, yendo de aquí allá, Sayo nos ha proporcionado muchísimos datos reales, así como pistas con las que trabajar, pero disimuladas en medio de un torrente de información. Como suelen hacer las buenas historias de detectives. No solo eso, sino que juega con nuestras expectativas, que conoce muy bien, para desviarnos de la verdadera historia.

Como apunte, no puedo evitar sonreír con tristeza al notar la diferencia con la que trata Sayo a sus personas. A pesar de que Shannon es torpe, siempre la describe «moviéndose con gracia», mientras que Kanon… En fin. Da la impresión que Sayo quiere que dé. Me gustaría saber hasta qué punto verdademente Sayo lograba ser elegante cuando interpretaba a Shannon y cuánto es parte de la narración y el deseo de idealizar a su persona más femenina…

Aparte de todo esto, creo que Sayo se luce uniendo la leyenda del oro al saltar de la conversación de los niños a la de los adultos. De esta forma logra que cobre una verdadera dimensión en la historia. El dinero es una obsesión de los adultos, así que es importante para la trama. En especial porque los personajes tienden a hacer esfuerzos por desacreditar la leyenda, pero Sayo no está dispuesta a permitir que nos deshagamos de la posibilidad de que hay diez toneladas de oro que van a jugar un papel importante, ni tampoco de la leyenda de la bruja, desde luego.

Sayo describiendo a su personaje favorito es tan cantosa que no puedo evitar reírme. En especial lo de la “sabiduría”. Es todo tan fantasía. Si el cuadro está basado en Beatrice Kuwadorian, entonces debería plasmar a una niña inocente y aislada. Si fuera Bice, sería una joven enamorada y triste. Así que los meta elementos BRILLAN porque Sayo quiere darnos una clara impresión de refinamiento -que no existe- de Beatrice. Quizá Ryukishi la imaginó mucho más digna de lo que luego fue…

Ayuda a construir la tensión entre los protagonistas. Los adultos no están dispuestos a creer en la bruja, pero sí en la existencia del oro porque de algún lado debía sacar Kinzo la confianza para los préstamos. Por eso es necesario que se nos establezcan las bases «creíbles» de la leyenda. Porque luego deberían ser la motivación principal para intentar resolver el acertijo de Beatrice. Cosa que no logran. Me gusta pensar en esto como un fallo garrafal de Sayo a la hora de caracterizar. Como sabemos, en Prime los hermanos se unen por la avaricia y logran resolver relativamente rápido el juego de Sayo. En sus novelas, no. Irónicamente, Kyrie y Rudolf son de los que se rinden a Sayo, por ejemplo, en el Episodio 4, pero…

Sayo no los conoce.

No sabe lo que harían ellos de verdad si tuvieran cerca el dinero. Este desconocimiento de Sayo, esta necesidad de «crear» una historia que siga ciertos patrones es algo que se desmonta por completo en la parte de Respuestas cuando vemos el tablero, y aprecio mucho que Ryukishi07 haga el esfuerzo de distinguir lo que es una novela de lo que sería la cruda realidad. Ya desde aquí se va construyendo la idea del Truco y la Magia.

Y entonces, tras la discusión del oro por niños y adultos, Sayo nos mete una escena completamente Meta donde informan a Kinzo de lo que dicen sus hijos. Primero, Sayo nos induce a pensar que Kinzo de verdad está vivo cuando en la habitación solo está ella como Kanon. Por otro lado, en realidad sucede ques Sayo debe estar repasando para sus adentros todo lo que ha escuchado sobre los hermanos. Qué triste que hasta en ficción, Sayo tenga que esconder su verdadero poder bajo la imagen de Kinzo.

En cualquier caso, esta conversación es terriblemente valiosa vista en retrospectiva y me pregunto si se dio alguna vez antes de la muerte de Kinzo y Sayo la introdujo para darnos con un canto en los dientes. Casi seguro que sí.

Kinzo sospecha muy fuerte que Kanon es Lion. Hasta se preocupa por si va demasiado rápido para él. Por favor, por favor, POR FAVOR, ¡qué evidente es todo! Por eso se interesa en particular por este muchacho —insisto en que no vemos que trate así a Shannon— para animarlo a resolver el epitafio. Hasta le explica el motivo por el que lo ha dejado en un sitio donde todo el mundo pueda visualizarlo sin problemas. Para una persona como ella, tan, tan desesperada, tan atrapada por sus propios actos (pero sobre todo por los de los demás) arriesgarlo todo y que haya una sola y gran posibilidad de que ocurra un milagro debe aparecer como la única esperanza, la única salida.

A su vez, a través de Kinzo, vemos la insistencia en que todos deben crear la idea de la magia o no habrá una sola posibilidad de que ocurra. Muy a lo yo creo en las hadas, Sayo sabe que la familia al completo ha de de intentar resolver el misterio para que la atmósfera funcione como debe hacerlo. Por eso insistirá una y otra vez en sus cartas para recordarles qué es lo que se supone que tendrían estar haciendo.

Y entonces Kinzo le ofrece dulces a su Lion. Kanon los rechaza porque «es un mueble», cosa que debe doler a Kinzo, pero también nos hace sacar el pañuelo cuando entendemos que Sayo no se considera digna de aceptar regalos de nadie. Mucho menos del cabeza de familia. Kinzo, como tantos otros, no se lo toma en serio… Pero creo que lo más importante es que sonríe y no le regaña. Está desesperado por ganarse su afecto y por eso es amable y paciente con él. Solo tratad de imaginar cómo habría reaccionado ante cualquiera de sus hijos si respondieran «no lo sé».

En cualquier caso, Sayo tiende a usar a Kanon a menudo en las escenas de fantasía durante los dos Episodios en los que es la escritora. Como se comenta aquí, refleja que es ella quien está moviendo las piezas y que es con Kanon con quien se siente más cómoda y representada.

Por otro lado, Sayo mete una escena entre Genji y Kinzo donde se miente abiertamente al lector a la vez que se introducen detallitos sobre que, sí, el epitafio pretende dar el control de la familia Ushiromiya a quien resuelva su misterio. Nanjo reconoce que ha intentado resolverlo alguna vez, mientras que Genji sabe dónde está el dinero, así que da todo un poco de igual. Su forma de usar «mueble», con todo, siento que es una malinterpretación por parte de Sayo. En cualquier caso, Genji pretende morir con ella estos tres días, así que el futuro le da más o menos igual. Es interesante que Nanjo habla hipotéticamente sobre la muerte de Kinzo. Vamos, que muy sutilmente, a pesar de que son dos aliados de Sayo, podemos escarbar por debajo de las mentiras y ver que Nanjo en realidad se refiere a Kinzo como si ya estuviera muerto.

 

Personajes destacados


La verdad es que George brilla bastante en este capítulo porque es el que más se acerca siempre a la verdad. Cuando se trata de examinar algo desde lejos, es hábil, ingenioso, capaz de ver ideas románticas como las de Sayo o Kinzo y figurarse qué tratan de conseguir. Pero como con Shannon siempre le puede la actitud paternalista, egocéntrica y prepotente, no le funciona demasiado en el día a día. Por eso Sayo nunca se volcó del todo en él. Creo que en cierta entrevista, Ryukishi07 afirmó que podría amar a Shannon si supiera la verdad. Pero dijo Shannon. No Sayo. Ay. De todas formas me adelanto y esto es terreno de la declaración y el siguiente Episodio.

El caso es que George entiende las intenciones de Kinzo; dejar el epitafio bien al descubierto. Cualquiera, sirvientes incluidos, lo vería: Lion no podría pasarlo por alto. También es George quien establece que no es ridículo considerar que Kinzo llamara «bruja» a una persona capaz de prestarle diez toneladas de oro en una época donde no tenía conexión alguna. Y luego se dedica a hacer apuntes históricos muy sorprendentes que, sin duda, le vienen de su padre —y que destrozarán una declaración de matrimonio—.

Pero todo este conocimiento está mal dosificado. Me dan ganas de sacudirlo cuando se pone a hablar de precios de mercado para responder a Maria. ¡Simple, George, hazlo simple! Sorprendentemente, luego sabe ganársela diciendo su peso en oro. Es un momento bonito, la verdad, igual que cuando más tarde demuestra saber qué es lo que ha escrito Maria en sus trabajos de clase. Puede que lo haya escuchado de refilón porque Eva comentó algo, ¡pero se le ha quedado y sabe usarlo para que Maria se tranquilice un poco! Situaciones así explican por qué Maria tiende a confiar en George aunque este no tenga el carisma de Battler.

Y hablando de Battler… Aquí es cuando se nos presenta su cabezonería con las brujas —el texto lo justifica con que quiere distinguirse de su yo infantil que temía este tipo de leyendas— y siempre me parecerá extraño que sea tan desconsiderado con una niña que literalmente le está gritando al oído que las brujas existen. Es que hasta Jessica tiene que darle un toque de atención (sorprendentemente no es George quien aprovecha la oportunidad), y eso que ella no es que respete o aprecie los gustos de Maria. Pero al menos no los machaca. ¿Es este el mismo chico que jugaba con Maria e inventaba tonterías para hacerla reír?

Más adelante, Battler hace una comparación con Papá Noel/Santa Claus, pero en ocasiones así el texto japonés se me hace completamente absurdo en su necesidad de que los personajes metan la pata para meter acto seguido una escena hiper explicativa. Battler ha tenido buena mano con Maria hasta ahora, jugando con ella, imitándola y «rebajándose» a su altura para hacerla feliz. Su negación actual es, cuanto menos, forzada por parte del texto para construir a Battler como antagonista de las brujas y para marcar a Maria como la obsesa de la magia —obsesión que luego se tornará siniestra hasta que aprendamos su contexto en otros Episodios—. Es increíble cómo la narración usará a Battler de acuerdo a lo que se necesite en el momento, cuando en general es bastante amable en términos emocionales, como se muestra al ser el único que siente lástima por su abuela, que sin duda sabía que le estaban poniendo los cuernos.

En fin, alegrémonos por cómo introduce Sayo a Shannon, porque cómo no iba a acercarse a ver qué hacen los niños cuando hablan de su querida Beatrice. Se establece de inmediato que Shannon es respetuosa y encuentra fascinante a Beatrice, sin dudar en lanzarle flores porque «es muy bella». La excusa, por cierto, para que acompañe a los niños es que Kumasawa la ha incitado a llevarles galletas cuando ACABAN DE COMER. Maria es un pozo sin fondo, miradla qué contenta está de zampar más. Pero aunque la excusa es plausible, me inclino más a pensar que ha sido Sayo quien decidió ir corriendo detrás de su recién llegado Battler. Por cierto, no perdamos de vista que Shannon aparece justo después de que Maria termine de hablar sobre Beatrice.

Al final deciden hacer un picnic gracias a Jessica, que no me cabe duda de que quiere huir lo más rápido posible de la mirada de Beatrice.

Diría que «cautivar» es demasiado suave.

La necesidad de Krauss de mentir una y otra vez me fascina, en especial por el desparpajo con el que se mueve. Lo ves cavar su propia tumba con una sonrisa arrogante en el rostro, es increíble. Todos sus hermanos van a por él, y es cierto que tiene un as bajo la manga, pero… Sigue siendo un juego muy peligroso donde cualquier error les daría el poder a ellos. En especial porque Krauss, evidentemente, necesita el oro, pero no tiene ni idea de dónde está. Es evidente que se está metiendo en un lío del que no va a saber salir, tal y como le dicen Eva y Rudolf; porque tienen derecho a su herencia y pueden usar a sus abogados. Por eso Natsuhi y Krauss van, a su vez, tan lejos ocultando la muerte de Kinzo. Ay…

Con todo, adoro la forma que Umineko tiene de tratar los mitos. La explicación de Krauss, aunque sea pura mentira —una que hasta ha implantado en Natsuhi—, podría ser muy real. En particular cuando señala cómo «la leyenda se debilitó al incluirse una bruja a posteriori». Como no podía ser de otra forma con una escritora como Sayo y una historia como Umineko, hay un enorme interés en cómo se crea una idea, una mentira, una ilusión. Y todo esto dará, con el tiempo, lugar a las versiones de los «fans» de la tragedia de Umineko.

Pero, señor, qué manía más asquerosa tiene Krauss de acosar en concreto a Rosa. Puedo verlo cuando era mucho más joven haciendo lo mismo con una niña pequeña y es muy repugnante.

Krauss pasa la mayor parte de este capítulo esperando a que sus hermanos se pongan en evidencia para destrozarlos. Se nota que disfruta de la situación. Nunca ha tenido la autoridad de Kinzo, pero siempre ha podido imponerse a sus menores y se regodea en este poder. Una vez uno se da cuenta de lo mucho que presionan con la muerte de Kinzo y lo rápido que van a actuar entonces, es fácil ver que están desesperados por dinero. De lo contrario, ¿por qué presionarían tanto? Es el punto débil de su alianza. En el momento en que intentan aflojar y jugar a poli bueno, Krauss ya los tiene en su mano. Y mirad cómo se prepara —algo comprensible tras esta eterna lluvia de amenazas— antes de descubrir la verdad.

Me encantan detalles pequeños de los hermanos; cuando Krauss demuestra que tiene el control sobre la situación, Rosa y Eva se ponen en tensión mientras que es Rudolf quien entra en pánico en primer lugar. Ya no es solo que sea el más cobarde de todos —si hasta Kyrie no sabe de sus problemas económicos, madre mía—, sino que me pregunto si Krauss no se ensañaba con él cuando eran jóvenes. Luego Eva también empieza a perder el control, pero no puedo evitar notar que el que lo pasa peor cuando ve que Krauss vuelve a las andadas es Rudolf.

Por otro lado, todos tienen problemas similares, pero los afrontan de manera distinta. Krauss depende su esposa en privado, pero en público deja que la insulten y mantiene el control para rebajar a sus hermanos en cuanto creen que han ganado. Eva ataca, muerde y araña, mientras que Hideyoshi aparece como el «poli bueno», duro pero cercano, y siempre apoyando a su esposa. Cuando la fachada se viene abajo, Eva sale a defender a su esposo y se mantienen unidos. Rudolf es tan orgulloso que no confía en Kyrie ni en público ni en privado. Y Rosa… Rosa está sola. Guarda silencio hasta que Krauss la ataca tan fuerte que empieza a chillar, como suele hacer Maria cuando alguien rompe sus ilusiones, y trata de protegerse gritando que Krauss no tiene derecho a curiosear en su vida a pesar de que ella ha estado haciendo exactamente eso en la de él.

Pistas de las que no nos damos cuenta

 

Básicamente es la verdad, pero nos la han presentado como una leyenda. Eso sí, Bice no le cedió alegremente el dinero, pero nos están diciendo a la cara lo que sucedió.

GEORGE HA RESUELTO UMINEKO.

Luego Jessica deja caer un ejemplo bastante aproximado a la realidad donde se señala que una mujer pudo prestarle mucho dinero a Kinzo.

Función del capítulo

Establecer el importante epitafio, que está unido a la existencia de Bice y, por tanto, de las demás Beatrice. También, aunque se dice muy suavemente, está el tema de que cualquiera que encuentre el oro puede quedárselo. Eso nos remonta a cuando Kinzo intentaba, con desesperación, que Lion saliera de las sombras.

Por supuesto, se busca liarnos con todas las eternas, interminables discusiones acerca de si tiene Krauss o no el oro. Resulta muy agotador de leer y no me extrañaría que la mayor parte de la gente se salte esta parte, en especial en una primera lectura… Y con el narrador (Sayo/Ryukishi07) explicando los diálogos que acabamos de leer. Es muy, muy reiterativo y muy innecesario, aunque se necesite cierta idea para entender la inmensa presión económica y judicial a la que se someten los hermanos. Con todo, una vez uno se da cuenta de la cantidad de investigación que han realizado los hermanos para asegurarse de que el oro existe, sienta las bases para que entendamos por qué se creen la historia de Sayo y están dispuestos a obedecerla. Harán cualquier cosa por obtener el oro, hasta «jugar» con una pequeña sirvienta.

 

Manga


El manga debe pasar y mucho las tijeras por este capítulo, cosa que comprendo pero no deja de ser anticlimática, porque no vemos cómo los hermanos atacan con todo a Krauss solo para luego encontrarse con que los estaba esperando y sigue siendo mejor bully que los tres juntos. Y las discusiones son intensas, da la impresión de que estemos en un capítulo de Oliver y Benji con dramas como la catapulta infernal. Es imposible tomarse en serio los problemas monetarios si tenemos a Krauss despidiendo aura intensita.

Por otro lado, empiezo a teorizar que Kei Natsume odia a Kanon. Señora, ¿podrías dejar de cortar sus puñeteras escenas, que es un personaje importante? Porque bien que podríamos ahorrarnos a Kinzo con los ojos desorbitados gritando lo de siempre (o el super trauma de Battler ante el epitafio). Es todo tan over the top, tan pls, tómame en serio que esto va a ser chungo.

No te preocupes, Kanon, si no te dan amor ya estoy yo. De verdad que me duele que esta escena se haya reducido… a esto. Es tan importante en retrospectiva para comprender a Kinzo, su búsqueda de Lion y cómo funciona Sayo como Game Master. Y eso por no hablar de sus reflexiones sobre ser un mueble. Pero no boobs. Vaya, es que es casi un ataque directo a la concepción de Sayo.

Y el capítulo acaba sin pena ni gloria y saltamos a Shannon apretando los brazos para marcar pechos. De verdad que no puedo con la versión Legend del manga. Es tan perezosa, tan exagerada y poco trabajada, sin detalles ni amor por el ritmo pausado de Umineko, que no puedo. Os dejo por aquí otro análisis más detallado que el mío.

P.D.: nunca me convenceréis de que la autora no prefiere a Shannon por el fanservice. Jamás. Porque es un personaje terriblemente superficial porque debe ser una máscara. Y duele que se ignore la caracterización que Sayo da a Kanon para sustituirla por Shannon (cosa que no me parecería tan mal, pero sigue siendo horrible porque rompes el dinamismo de las personas de Sayo, si no fuera por cómo se la dibuja) para atraer a fans babosos.

 

Detalles a mencionar


Es interesante que se mencione que los hermanos solían recorrer la isla en busca del dinero. Rosa no encontró Kuwadorian en una búsqueda del tesoro, pero encaja bien con el conocimiento de la isla… Sobre todo porque fue su madre —ojalá tuviera nombre— la que extendió la idea de que la bruja existía. Me pregunto hasta qué punto sospechaba de la existencia de Beatrice-Kuwadorian o de su madre, ahora mismo no recuerdo si se mencionaba en algún punto.

También me gusta que Battler sea quien a veces reflexiona sobre su abuela paterna y cómo debió vivir bajo el yugo de Kinzo. Ya comentó algo en el capítulo anterior, y en este se pregunta qué debió experimentar al saber o sospechar que su marido tenía una amante. ¿Quizá porque no puede evitar pensar en lo que hizo su padre a Asumu, puesto que Kyrie estaba embarazada cuando esta murió?

 

Dos años, un año después de que Kanon naciera, interesante…

Krauss debería apellidarse Sin embargo. Creo que si no mete un However/Daga en cada frase, explota.

Por aquí os dejo una interesante reflexión sobre lo que sucederá en Prime (o en el Episodio 5) cuando alguien obtenga el oro y el resultado no guste a los hermanos. Kinzo desde luego fue estúpido a la hora de intentar dejar un legado a Lion que no tiene ninguna prueba notarial. Con todo, creo que el análisis no investiga las reglas sobre la herencia en Japón (aunque sí menciona, muy por encima, el hecho de que ese oro no es propiedad de Kinzo, ni de Lion, ni de ningún Ushiromiya, sino de Italia).Y, en cualquier caso, los hijos deben recibir algo de la herencia —por no hablar de que hay que pagar por recibirla— por ser descendientes directos. No me imagino a Sayo yendo a ningún sitio a explicar que es hija de la hija no oficial de Kinzo y de este mismo.

Supongo que las mayúsculas son para provocar tensión, pero no puedo evitar imaginar a Ryukishi07 subrayando cosas para sus tonticos lectores. A veces lo odio muchísimo. Imaginad lo ligero y veloz que hubiera sido Umineko sin la tendencia japonesa a explicarlo todo.

Por otra parte, aquí tenemos el motivo por el que Hideyoshi y Eva deciden participar en el juego de Sayo. Harían cualquier cosa por dinero inmediato.

Contador de risas creepy

¿3? No debería contar las risas malévola de Krauss porque son muy suaves y contenidas, al menos en comparación con las señoritas que vendrán después, pero me ponen los pelos de punta con toda su amargura y crueldad.

Contador de «Beatoriche»

1

Contador de «muebles»

2

 

 

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture.

6 comentarios en “Analizando Umineko: Legend of the Golden Witch. Capítulo 5. Oro

  1. Yo, Marina here!

    I always found it a shame how Umineko never went into detail about why Battler has such a resistance to concepts of magic and spirituality in general, to the point where it breaks his ability to get along with Maria. Especially when the narrative focuses so much on why Sayo (and other characters) believes in magic, I think that would have been a nice contrast.

    Another odd detail is how Maria mentions that the epitaph will take people to the gold at this episode, yet in all other instances where she mentions the epitaph, her focus is on a literal interpretation of the Golden Land as a place she and the others can go to if the ritual is successful. And when you understand that the Golden Land is the afterlife… I seriously can’t avoid but to feel icky about the way Sayo pretty much groomed her into believing that the only way she could solve her issues was by dying, to the point where Maria becomes fanatic about the idea. Seriously, it’s pretty merssed up when you think about it.

    About the scene with Kinzo and Kanon, it’s curious that Kanon would have most likely not called himself ‘furniture’ if he had this conversation with Kinzo in the past. Sayo sure works on keeping the verossimilarity of such scenes by adding details that only make sense in the present, huh?

    Sayo definitely understimates the adults. I personally have my doubts on whether they’d have followed her along as accomplices in Prime as easily as they do in her games, mistrusting as they are (see how they react to her once they solve the epitaph in Prime). As a writer, Sayo has the advantage of coming up with scenarios that help flow the narrative, even if they aren’t very probable considering their true characters. Such power is only allowed in fiction, though.

    It’s funny you mention that about the epitaph, because turns out there were at least TWO first time Umineko readers that managed to solve the epitaph before EP5 – and with barely no knowledge of Japanese! Here are links showcasing their feats. https://www.youtube.com/watch?v=oe43Q_G0hPg&t=1s https://www.youtube.com/watch?v=_lGXmIFdQ0o&t=229s

    And the epitaph was MADE PUBLIC two years ago, not written then. It must have been written since Kinzo was building the mansion, since the chapel mechanism is as old as it.

    Unrelated, there will be a Question & Answer session about Umineko Gold at Reddit today with the person behind the project. It’s at 7 PM EST, if you wanna participate! I do intend to raise my questions and doubts about the project there.

    • I agree with you! Umineko didn’t flesh out Battler. At all. It’s pretty annoying, certainly, in a story about «seeing with love». Ryukishi07 should have done this too with his male characters. Wow, it feels really strange for me to complain about lack of characterization in male characters. Usually is the other way in media… Anyway, I don’t understand how our main character can be treated so poorly. Even if you work with no previous (or profound) knowledge about your protagonist, you must build certain ideas and context when you write constantly about him. How could Ryukishi never, ever, define the center of the conflict in Battler’s personality? The fact that he denies Witches’ existence is crucial for the story, but when read, it seems so… hollow. The script needs it, so Battler cries and says «I don’t believe» and that’s all. It’s unnerving because Ryukishi never works on this as a possible result from trauma (trauma? What is that? Battler survives after being dismembered multiple times as if it was nothing, geez!) And, even with all of this, he is the detective. Why? Because he MUST fall in love with Beatrice? Eugh. He should have reasons that go beyond «you suck, so you don’t exist for me and I’m going to prove it! But then you are nice to me, SO YOU EXIST!»

      Sayo was very sick, yeah. Her depression was so severe that she wanted to commit suicide in the most grandiloquent form. I can’t judge her because in Maria (so sad that she had to search for such a non balanced relationship to feel secure) she found a friend, someone to share her illusions and dreams. Interestingly enough, both of them are Christians, and this religion relies heavily in the Heaven and the afterlife even if suicide is not allowed. A place where they can be loved and treated well must have been so tempting for them… Sayo wanted to believe in this (even if as Kanon she didn’t really trust too much in it) so Maria imitated her. But magic has a limit, after all. Sayo showed Maria how to live in a fantasy and then Rosa broke it when she dismembered Sakutaro. For Sayo, everything ended when she knew the horrible truth. I’m sure that, before this, they dreamed with the Golden Land without the “dead” part. But the dream collapsed. And then Sayo wanted everyone dead, Maria included.

      So, did she influenced Maria with the idea of suicide? I think not, not intentionally. Maria cannot understand death more than any other kid. Is something that can be romanticized or represented as a terrible event, depending on which story you tell, but Maria wasn’t suicidal (not like a depressive person): she wanted to live with her mom. She believed that she would be revived after her death and everything would be fine and great and beautiful! She would eat always with her mom, and eating is a celebration of life, she would play, and dance…

      By contrast, Sayo searched for an eternal rest. Maria, for a change. So yeah, I understand what you say and it’s preeetty creepy. But I find more disturbing that Sayo was ready to blown up her whole family, Maria included, that any of her escapists dreams about death.

      Sayo really likes her worldbuilding, indeed! I don’t remember if she mentioned it when she started to use “furniture”, only that she probably took it from Genji… However, I must say… I doubt that he ever used “furniture” like her. She created her own meaning for the word. Poor Genji, he cannot do one thing right, omg.

      And, YES. Sayo is pretty confident. Almost cocky. But well, is her revenge fantasy, I can hardly blame her. She believed that, even if she was less than 20 years old, she was more intelligent than seven full grown up adults that deal (even if badly) with companies and that are really, really ambitious. Prime is the result of years of tricky bullying: she can do little things; she can be two persons when people follow and serve her; but, in the end, she is a child that has never experienced what’s to live at the limit. Her brothers are ruthless. She is not. And because of that, she was condemned to fail.

      I wonder how she felt in Prime when they discovered everything so quickly. Not even her first plan was carried out. It had to be a devastating blow that woke her up to reality.
      Thank you for sharing the links. People have soooo much free time. And they like riddles. But, again, I don’t think this will make a difference and I still think that people who want to enjoy a mistery novel and don’t have time (or enough willpower) to discuss Japanese ideas can’t understand the epitaph.

      And thank you, Marina. I’ll try to write in that terms next time, sorry for that! I couldn’t attend the Q&A, but anyways I want to read about it when I have time. I hope you found it satisfying!

      • My personal headcanon for Battler’s disbelief is that he wished very hard for Asumu to get well when whatever killed her striked on her, praying and seeking all of that spiritual stuff, but nothing worked, so he grew deluded. It has no proper canon basis on it, unfortunately. Maybe Saku will tell us of that…?

        And yeah, she didn’t have the intention to do so, in my opinion, and it’s not Maria is suicidal in the traditional sense. But it’s undeniable that, what started as a happy friendship where the two of them played with ‘white magic’ soon devolved into ‘black magic’ once Sakutarou was killed. EP4 enters in some disturbing details about the sort of things that Maria wrote on her diary after his death.

        Genji does explicitely say in EP8 manga (chapter 8) that the reason he calls himself furniture is different from Shannon and Kanon’s, but I’d bet Sayo acquired the term from him anyway.

        I made a thread on twitter highlighting what was said at the AMA!
        https://twitter.com/coveofmarin/status/1061943387429974017

        The kickstarter was delayed again because one of the staff had a health emergency, but they announced Kumasawa’s VA and one of the merchs as compensation.
        https://twitter.com/CatboxCreative/status/1062943071682416641
        https://twitter.com/CatboxCreative/status/1062956288945152000

        • …Congratulations, you’ve officially broken my heart. With your permission, I’ll take your headcanon because it hurts so much that must be truth *ignores Erika*. If Saku tell us something, anything, about Battler, I’ll be so satisfied, but hey, we can dream with him and his relationship with Asumu!
          And yes, I didn’t pretend to deny that their friendship wasn’t healthy. I mean, did Sayo ever have some healthy relationship? I’d bet too that Sayo learned the term from Genji!
          Wow, you really do good threads in twitter! I’ll try to share it in Mistral <3.

  2. Un capítulo muy entretenido con todo lo de la leyenda, la bruja y el retrato, que tiene un algo que me mola y mira que es el típico retrato de toda la vida. Lo de Krauss en este capítulo me encanta es divertidísimo la cantidad de trolas que suelta, es una huida continua hacia delante, y la capacidad de meterse con el resto es de fuera de serie me recuerda a algún personaje de Uthena no se porque XD. Mención aparte ese odio, justificado totalmente, a la dibujante del manga. Lo disfruto que no veas, me esta gustando mucho esa sección. Muchas gracias sobre todo por crear todo esto con Umineko me lo estoy releyendo despues de bastante tiempo y lo estoy disfrutando de lo lindo con tus comentarios no paro de reir.

    P.D.: muy chulas las frases que pones debajo del titulo de cada capítulo nunca me fijo en ellas pensando que no es importante y están ahí por algo XDDD.

    • ¡Gracias, Hampry!
      Supongo que lo que mola de la Beato del cuadro es que parece que te mire con algo de condescendencia (siempre está vista con una posición más alta que la tuya), aparte de que esun dibujo super bonito. Krauss es maravilloso, sus intervenciones siempre me matan y no podrían haber escogido mejor seiyuu para él, de verdad. Uf, ¿a CUÁL de todos los personajes de Utena? xD Oh bueno, AL MENOS DISFRUTAS MI ODIO. Me alegra que no eche del todo para atrás.
      ¡Gracias a ti por leer! Es genial que retomes Umineko y si estos comentarios aportan risas, MEJOR.
      P.D.: gracias, jeje. A veces son más estúpidas que otras, pero sí intentan decir algo <3

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: