Analizando End of Evangelion #6. Atacando al cuello

Analizando End of Evangelion #6. Atacando al cuello

Continuamos End of Evangelion después de que Kaworu haya cumplido su cometido —y cumplido los sueños de Shinji de unirse a otra persona. Lástima que Yui esté de por medio. No pensemos mucho más en esta extraña e incestuosa escena y quedémonos con que Shinji canónicamente se une a Kaworu antes de volverse LCL—. La madre de los Ángeles se retira y deja que Rei recupere el control de la situación.

La diosa contempla a Shinji con una expresión de cariño. Tal y como ella y Kaworu envuelven al Árbol de la Vida con sus manos, parece que estemos ante unos padres cariñosos mirando a su bebé. El unirse por la cintura, recordando a una postura sexual, podría enfatizar esta sensación de padresEnd of Evangelion me pone los pelos muy de punta.

Yui habla con Shinji y le explica que está ante una Rei que nace de su alma. Es decir, tal y como la ve él. Nada que ver con el monstruo de hace unos minutos, sino que es mucho más amable y cariñosa. Rei ha sabido adaptarse para que nuestro protagonista no se muera de miedo al verla.

—¿Cuál es tu deseo?

En vez de decírnoslo en palabras, una imagen se sobrepone a Shinji. Vemos unos brazos cruzados sobre unos pechos, un largo cabello alrededor de los mismos. No hay nada sexual en estos pechos, por cierto, recuerda más a una postura protectora, a una madre que se ofrecer a abrazar a un chiquillo… Pero no sabemos de quién son. Personalmente, por cómo se usarán luego los recuerdos subliminales de un pequeñísimo Shinji recibiendo el pecho, diría que enfocan a una madre (y no a Asuka, como se sugiere con insistencia en Evageeks). Particularmente me inclino a pensar en Misato, puesto que no es la primera vez que Shinji la identifica con su madre, y no deja de aferrarse a su cruz en busca de protección.

El mensaje está claro: Shinji no quiere tener nada que ver con la realidad. Desea ser protegido, volver a una etapa primordial, inmediata o anterior al nacimiento, como sugiere el agua que se superpone a la imagen de la madre… y en la que se deshace la imagen de Shinji.

Escape to the Beginning, como decíamos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡Y no tardamos ni un segundo en comenzar con las metáforas y simbolismos! Sabemos de inmediato que estamos en la Complementación por los focos, que nos recuerdan al final de la serie.

Todo transcurre en un parque infantil. Lo primero que vemos es un columpio que se balancea solo, sin niño ni padres que lo impulsen. Al fondo, dos montañas que parecen unos senos —de esos con los que Shinji y los hombres están tan obsesionados— y se ha sugerido en Evageeks que el sol podría hacer referencia a un Núcleo. Es decir, a la EVA 01. Si vemos desde lejos el parque, por tanto, podríamos interpretar que los columpios y el arenero están situados en la zona del útero de una madre.

Un Shinji adolescente, que parece contemplar este escenario desde fuera, murmura:

—Ya veo… Es como cuando empecé a tocar el chelo. Pensé que si venía aquí, podría encontrar algo…

En el episodio 15 Asuka aplaudió la habilidad de Shinji con el chelo. Sin embargo, Shinji siempre tocaba a solas, practicaba porque nadie le había dicho que se detuviera a pesar de que no era su pasión ni tampoco se dedicaba a la música con entusiasmo. Shinji, tan ansioso de reconocimiento y amor, no buscó atención con sus habilidades musicales. Es algo que siempre me ha llamado la atención. Puede que aprendiera de niño que sus esfuerzos no merecían la pena porque no iba a ser un gran músico, quién sabe. El caso es… ¿Por qué relaciona toda esta escena con aprender a tocar el chelo?

Primero, el guion establece que el Shinji de esta escena tiene entre tres —momento más o menos en que Yui desapareció— y cinco años. En el episodio 15 nos dijo que llevaba practicando el chelo desde los cinco.

Temporalmente ya hay un nexo que justifica esta escena. Sin embargo, va más allá.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Shinji se encuentra solo en un arenero frente a un castillo de arena (más bien una pirámide) que claramente es NERV. Una pirámide rota. Antes Shinji ha dicho que fue a cierto sitio buscando algo. ¿Por qué fue a NERV? Porque se lo pidió su padre. Aunque rompió su carta, volvió a pegarla con celo —igual que ahora va a destruir la pirámide tras completarla—, con la esperanza de conseguir conectar con el hombre que debería quererlo y cuidar de él. A eso se refiere cuando dice que vino a buscar algo. Tocar el chelo no fue una elección suya, sino una sugerencia. Pensó que le llevaría a algún sitio y por eso no dejó de tocar. Shinji empezó a pilotar la EVA 01 por ayudar a Rei y se quedó por salvar a los demás, pero por debajo siempre estuvo el deseo del reconocimiento, de la palmada en la espalda que le ganara el aprecio de los demás. En particular, de su padre. En el episodio 26 de la serie ya se discutió cómo el problema no es que Shinji no tenga talento, sino que jamás encontró que pilotar la EVA o tocar el chelo diera alguna clase fruto… Porque él nunca quiso arriesgarse a que lo tuviera.

Para él, pilotar y tocar el chelo no es muy diferente. No le trajo reconocimiento, ni tampoco le hizo más feliz de lo que antes era. Siempre tuvo terror a volcarse por completo.

Dos niñas con forma de muñecas (que podrían tener un vago parecido con Asuka y Rei. En el borrador solo iba a aparecer una, que se identificaría con Asuka. Cómo le habría enfadado ser representada como una muñeca, de verdad) invitan a Shinji a construir un castillo. Él, sonriente, acepta. Suena una canción de preescolar, Te o hiraite. Y entonces, ¡mamá llega! Una mamá que se identifica con Misato en el guion, a pesar de que nada en su postura o forma de vestir nos recuerda a ella. Pero, claro, este es el mundo interior de Shinji y Misato aparece como la madre ideal.

O no tanto, puesto que únicamente viene a buscar a las niñas. Shinji se queda solo. Se asoma y contempla el vacío que lo separa con el mundo al otro lado del escenario, a donde se han ido las niñas y Misato. Es imposible que pueda saltar, de modo que vuelve a su castillo entre lágrimas. El columpio, que antes se balanceaba más rápido, quizá respondiendo al humor de Shinji, ahora viene y va con lentitud. El sonido es enervante. Pasa el tiempo, el suficiente para que se haga de «noche» y se enciendan las luces.

Shinji contempla su obra, íntimamente relacionada con su padre, y entonces la ataca con virulencia hasta reducirla casi a la nada… Mientras el columpio cada vez va más despacio, hasta que se detiene. Por supuesto, la destrucción de NERV hace referencia a la vez en que Shinji trató de echarla abajo por venganza, pero aquí es algo más personal.

El pequeño rompe llorar y reconstruye la pirámide. Incluso si figuradamente está dentro de Yui (el parque), se encuentra solo, abandonado. No hay madre que venga a buscarlo, como a los demás niños, y nadie que contemple su obra ni admire su castillito.

Todo lo que ha ocurrido en Evangelion, al menos para Shinji, es culpa de sus padres. A pesar de luchar dentro de Yui, esta casi nunca se ha manifestado; su padre lo ha ignorado y su supuesta madre sustituta (Misato) no pudo «cumplir ese papel» para Shinji y terminó por marcharse de su vida. Igual que Rei y Asuka.

Al final, Shinji se siente como un niño pequeño al que todos han dejado atrás. Su padre ni siquiera se ha dignado a echarle un vistazo antes de seguir su propio camino, porque Shinji ya cumplió su papel como piloto y no le servía de nada más.

Acto seguido aparece Asuka, furiosa, indignada, e insultándole. Todo parece sugerir que están acostados —un reflejo del final de EoE, quizá, solo que con posiciones invertidas—, lo cual ya muchos aprovechan para creer que ¡sí, se quieren, es romance! Desde luego, la desidia y casi desdén con el que Shinji mira a Asuka… ¡Oh! ¡Que ni siquiera la está mirando! Completamente pasivo, aparta la vista mientras ella se encuentra encima. Si eso es desear a Asuka —no nos equivoquemos, luego se nos mostrará que Shinji sexualiza y mucho a su amiga. Como ya se ha visto con la infame escena del hospital—, creo que la gente está muy desesperada por ver una relación que evidentemente no es.

Respecto a por qué están acostados el uno sobre el otro, no me cabe duda que es para hablar del final de EoE. Se hacen daño el uno al otro con estar cerca. Y allí donde Shinji rechaza a Asuka, ella aprenderá a aceptar a pesar del dolor. Lo que no quita que siempre diga la verdad.

Pero, por una vez, Shinji tiene algo que decir a que ella le diga que verle la saca de quicio:

—¿Porque soy como tú?

Tengamos en cuenta que Shinji y Misato son coprotagonistas, pero Asuka también es uno de los personajes más importantes de Evangelion. Mientras que Rei y Kaworu son alienígenas benevolentes, como bien definió Ritsumaya, y deben adoptar roles maternales, este trío es el que más sufre la Complementación porque deben madurar. Esta es, por tanto, la historia de Misato, Shinji y Asuka. Por eso se nos muestran diversas escenas relacionadas con el ansia que tienen ambos de estar con su madre y escuchamos la voz de Misato lamentando que no pudo convertirse en la mujer idealizada y maternal —Yui— que ocupara un buen rol de madre. Cuando murmura esto, se muestra su cruz teñida de sangre. Ensuciada. No la cruz pura y blanca a la que Shinji se aferra.

En la Complementación de la serie, Shinji rechazó la visión de una Misato capaz de tener sexo con Kaji, y, por tanto, lo mismo ocurre en esta versión.

—Creo que lo hacía para confirmar que existía.

Misato busca, como ya sabemos, el sexo para huir de sus problemas. Las sensaciones físicas son su vía de escape, cosa que en sí no tiene nada de malo (ni Anno lo representa como tal). El problema lo tienen Asuka y Shinji, que todavía son jóvenes e imponen unos roles a los adultos que no se corresponden con la realidad.

—¡Qué estupidez! Solo son dos adultos solitarios confortándose el uno al otro.

—Queremos sentirnos necesitados, incluso si solo es algo físico.

Qué apropiado que Ritsuko le explique a Asuka, tan parecidas ambas, el dilema de la necesidad física. Las dos buscan amor, pero prefieren ser necesitadas ya sea como piloto, científica o adulta sexualmente deseable para asegurarse de que no las dejan de lado.

—Me siento querida, y eso me hace feliz.

—Es solo una forma de sentir que mereces la pena.

Asuka critica a Misato precisamente por lo que ella buscaba hacer. Es fascinante.

«¿Esta es Misato? Ella hace… ¿esto?»

En los ojos de Shinji se refleja la escena de sexo y después se nos apunta (una vez más) a la cruz manchada. Por favor, notad la hipocresía de un chico que juzga a una mujer por disfrutar de acostarse con otro hombre cuando él mismo se ha masturbado sobre una amiga. Pero así es la gente. Con capas, compleja y contradictoria.

Shinji se ha criado en una cultura que glorifica e idealiza el sexo con las mujeres a la vez que exige de ellas una pureza artificial que se atenga a la imagen de seres angelicales. Como mucha gente, Shinji casi nunca ha conseguido reconciliarse con la idea de que lo que le han enseñado está mal. Desea la intimidad, pero le da terror al mismo tiempo. Por eso sus fantasías representan a las mujeres de su entorno despojadas de toda la personalidad que las caracteriza. Ni Rei es fría, ni Asuka agresiva, ni Misato imponente. Se parecen a Kaworu, en cierto modo. Se preocupan por él, se ofrecen y esperan a escuchar qué es lo que desea de ellas.

Pero, por mucho que sus fantasías sean sexuales, Shinji las mantiene en un extraño estado de pureza. Por eso rechaza una visión más carnal, menos idealizada del sexo, que corrompe la idea que él tenía de lo que debe ser una madre/mujer. Shinji siente asco. Un poco como esa terrible cultura idol que no soporta que sus chicas tengan vida más allá del escenario. 

Misato le señala que sí, ella es así. Hay una parte de ella que Shinji no conoce y que va más allá de ser perezosa o beber mucho.

—La realidad implica dolor, pero tienes que aceptarlo.

Las cosas no son como nos han enseñado o nos gustaría que fueran. Las personas no viven solo para cumplir tus expectativas. Lidia con ello.

 

Y, sin embargo, quiero resaltar que Shinji ha hecho esfuerzos que critican la idea de la masculinidad tóxica, por mucho que también intentara ser un hombre (y el guion se lo recompensara con crueldad). Allí donde sus amigos cosificaban a Rei, él se preocupaba por su bienestar. Nunca compró ni buscó fotos de Asuka hasta que ella empezó a, digamos, mostrarse sexual. Nada de esto quita lo otro, pero me gustaría resaltarlo.

Asuka se pregunta si será así de mayor. ¡Notad cómo a los fans les crecen los dientes! ¡Oooh, ¿podremos ver a Asuka teniendo sexo a diestro y siniestro para cumplir nuestras fantasías con una niña de 14 años?!

Se mezclan imágenes de Misato y Kaji, así como la famosa camiseta amarilla. Asuka decide que debe besarse con Shinji, como sucedió en esa infame ocasión, impulsada por el deseo de ser una mujer deseable —como Misato— a ojos de hombres —como Kaji—. No es casual que se recupere la escena de la cocina, tan mal interpretada por muchos fans. Solo que esta vez vamos a verla con ojos mucho, mucho peores.

Porque Asuka, en vez de besar a Shinji, lo mira con repulsión. Oh, sí, sabe lo que Shinji le ha hecho cuando estaba hospitalizada.

—No entiendes nada. ¡Mantente alejado de mí!

—… entiendo.

—¡Qué vas a entender tú! ¡Imbécil!

Asuka le da una patada, puro rechazo, pura furia. La está tomando con Shinji por toda su frustración interna, pero también porque Shinji no se esfuerza en entender y acercarse a ella como debería… Y luego exigirá de Asuka consuelo como si ella le debiera algo.

—¡¿De verdad crees que me entiendes?! ¿Crees que puedes ayudarme? ¡Eres tan arrogante! ¡Jamás podrías entenderme!

—¿Cómo puedo entender… si no dices nada? Nunca dices nada… No me hablas… ¿Cómo voy a entenderte? ES IMPOSIBLE.

Eh, parece que lo que dice Shinji es razonable, ¿verdad? El esfuerzo de comunicarse no debe recaer en una única persona. Pero es que tenemos que entender el contexto. Asuka le está echando en cara a su amigo que no se interesa por ella como individuo. Para enfatizar que ella tiene razón, ¿qué se nos muestra? El punto de vista de Shinji. A pesar de que la cámara apunta un par de veces a los ojos de Asuka, siempre se interponen otras cosas porque Shinji no es capaz de sostenerle la mirada. No, lo que le interesa son los labios que se relamen —estamos oyendo a Asuka gritar, es imposible que se esté humedeciendo los labios—, sus pechos, su cuello (oh, ya hablaremos luego del cuello) y sus piernas, donde se ve parte de sus nalgas.

Shinji no está escuchando a Asuka, a pesar de que le grita en la cara.

Asuka tiene razón. En este momento, en la Complementación —y en muchas otras ocasiones. Pensemos la ocasión en la piscina, en cuando Asuka se acostó frente a él, etc—, Shinji ha decidido sexualizar a Asuka. Es cierto que ella lo deseaba cuando no tenía ni idea de cómo validarse por sí sola, que él es un adolescente y que ahora mismo no está en sus cabales. No me malinterpretéis, siempre diré que Shinji quiere a Asuka como amiga.

Pero End of Evangelion es un metacomentario contra los espectadores. Todo aquello que perdonamos en series y películas, donde el protagonista mira a la chica a las tetas en vez de escucharla y se enfoca como comedia, aquí se restriega contra la cara. ¿Cuántas veces hemos notado que nuestro interlocutor no nos está haciendo caso, sino que mira el escote —y Asuka ni siquiera tiene— o las piernas si somos mujeres? Demasiadas. Shinji no quiere que Asuka se rebele ni le diga la verdad, de modo que protesta y asegura que si no la entiende es porque ella es demasiado complicada. ¡No es culpa de él por mirarle las tetas en vez de escucharla!

Para que no parezca que es una caza de brujas contra Shinji, se nos muestra lo difícil que ha sido Asuka, lo intenso que es el Dilema del Erizo en ella. Pero Shinji no tiene derecho a usar esta excusa porque, como bien señala Rei:

—¿Has intentado comprender?

Enfadado, Shinji replica:

—Sí, lo he intentado.

Nos trasladamos al Tren de Shinji, donde ya se dio una escena similar hace tiempo… Solo que Rei preguntaba por su padre, no por Asuka. Pero quedémonos en el presente: ¿de verdad ha tratado de comprender a su amiga o terminó por rendirse?

La Complementación lo enfrenta a lo que hizo cuando Asuka estaba sedada. Se oye la voz de la misma, burlona:

—¡Idiota! Sé cómo te masturbaste sobre mí. Hazlo otra vez, como siempre… Esta vez me quedaré y miraré.

En el Tren, Asuka ha invadido el espacio personal de Shinji y se ha inclinado de tal forma que solo puede verle los pechos. ¡Lo que él quería, ¿no?! Pero sin lugar al que escapar, el chico parece desear estar en cualquier sitio excepto ese. No tiene tanta gracia si ella está despierta y te va a juzgar, ¿verdad? Entonces ya no somos tan impulsivos.

Pero, de nuevo, la Complementación es un juicio multitudinario. Shinji no es el único que debe subir al estrado. La Asuka que se encuentra dentro del Tren también está ahí para ser juzgada. No puede exigir de los demás sin que sus ideas se sometan a prueba. Asuka es una víctima, pero eso no quita que tenga concepciones muy desagradables sobre sus propios amigos:

—Si no puedes ser todo mío, ¡entonces no te necesito!

Asuka sabe que Shinji solo se ve atraído por ella sexualmente, y que eso ni siquiera sirvió para que el beso que se dieron aquel nefasto día llegara a ninguna conclusión… positiva. No fue suficiente para despertar un deseo que haga que Shinji se convierta en el hombre que ella espera y desea. Pero en vez de intentar convertirse en algo aceptable para un hombre, Asuka va cambiando de forma de pensar.

—Entonces sé amable conmigo.

Nos vamos acercando al meollo del problema de Shinji. Vemos cómo las Rei, Misato y Asuka idealizadas con las que soñó durante su estancia dentro de Leliel le susurran que son amables. Pero Shinji rompe la ilusión gritando:

—MENTIRA. ¡Solo os escondéis detrás de una sonrisa! ¡Queréis mantener las cosas ambiguas!

La vena de cuñado de Shinji es intensa. ¿Qué más da el bienestar de ellas mientras sea él quien se sienta cómodo y esté seguro de lo que se busca de él? Rei intenta explicárselo:

—Porque la verdad nos hace daño a todos… Porque es muy, muy estresante.

—Pero la ambigüedad me arrincona.

—Eso es solo una excusa.

—Pero me asusta… Me asusta que no me necesitarán de nuevo. Me hace sentir mal. ¡Me preocupa! ¡Dejad que escuche vuestra voz! ¡Hablad conmigo! ¡Preocupaos por mí!

Os resumiré lo que está queriendo decir Shinji: atender a las mujeres es complicado, porque fijaos en que no se queja de su padre, ni de sus amigos ni nadie más que las tres mujeres más importantes de su vida quitando a Yui, piden demasiado, ¡por qué no se esfuerzan por mí en vez de tener que comprenderlas yo! Estoy asustado, tengo miedo de que me hagan daño, ojalá la gente me tratara bien. No me importa que ellas también tengan miedo, que sufran o que tengan su propia vida. Sonríen porque mienten. Si se enfadan, son injustas. ¿A qué viene esta bofetada, por qué Asuka me muestra las tetas y luego se cabrea? No sois las protagonistas de mi historia, así que adaptaos a mí.

Y por eso a Shinji —y al espectador— le va tan mal en las relaciones humanas.

Quiero matizar, una vez más, que Shinji sigue teniendo 14 años, ha vivido muchísima mierda que no debería haber experimentado nadie, y que es un buen chico. A pesar de sus debilidades, ha arriesgado incontables veces su vida para salvar a los demás. Al borde de la muerte contra Zeruel, sus súplicas no eran solo por sobrevivir, sino por proteger a sus seres queridos. Se acercó a Rei y trató de ofrecerle comprensión —luego Rei murió y se encontró con una «impostora»—, sonrió a Asuka y la escuchó en más de una ocasión; protegió a Misato, cuidó de ella y le confió su vida.

La idea es que Shinji no es mala persona, pero tiene problemas graves que lo vuelven muy similar a Gendo. Más de lo que queremos reconocer. Y, aun así, Shinji no es un adulto disfuncional como Misato, Ritsuko, Kaji o Gendo. Todavía tiene oportunidades —como todos—. La Complementación le obliga a enfrentarse a las partes más odiosas de sí mismo, a reconocerlas y tragárselas, porque solo cuando comprendemos que hacemos algo mal somos capaces de mejorar como personas.

La gente es contradictoria y puede ser buena y capulla al mismo tiempo. Shinji quiere a sus amigos, pero eso no quita que se forme ideas de ellos y que sus impulsos lo dirijan hacia un camino donde pide lo imposible a los demás. Todos lo hacemos. Todos nos peleamos con nuestros padres, nuestros amigos y compañeros porque no nos entienden. Pero a veces hay que entenderlos a ellos.

Por eso Rei siempre pregunta a Shinji si ha tratado de entender. ¿Lo has hecho tú, lector? ¿Has tratado de entender antes de ponerte a gritar y exigir?

Rei, Misato y Asuka juzgan a un Shinji que grita contra una puerta sin salida… Porque, al fin y al cabo, no está intentando hablar con ellas. Solo chilla al mundo que se mueva de acuerdo a lo que él desea.

Consciente de haber sido observado en su peor faceta, Shinji trata de poner remedio a su comportamiento. Así que saltamos a la odiosa y horrible escena de la cocina. Shinji y Asuka están vestidos como en el episodio del beso. Por supuesto, es intencional.

Nuestro protagonista corre hacia ella asegurándole que quiere ayudarla, que quiere estar siempre a su lado. Es lo que se esperaría de una buena persona, ¿no es así? La respuesta de Asuka es que se aleje, que solo le hace daño.

Ah, el Dilema del Erizo, pero también una declaración muy rotunda. Asuka no quiere a Shinji cerca. Está destrozada, cansada. Quiere estar sola. Una persona decente lo aceptaría, dejaría espacio, antepondría las necesidades de su amiga a las suyas.

Shinji abandona toda pretensión y trata de manipular a Asuka para que deja de preocuparse por sí misma. ¡Tiene que ayudarle!

—¡Asuka, ayúdame! ¡Tú… eres la única que puede!

Y entonces retrocede, sorprendido ante la expresión de Asuka, que no se traga una sola palabra. Porque puede gustaros o no Asuka, puede pareceros o no hipócrita —creo que los únicos personajes de Evangelion que pueden escapar a esta etiqueta son Kaworu y Rei—, pero es una chica lista y entiende a los demás mejor de lo que parece. Porque Asuka siempre ha sabido la verdad de su vida, de su forma de ser (igual que Shinji), y ha entendido mejor de lo que parece a Rei o a Misato. Pero ella quería su propia versión del mundo. Solo es ahora, cuando se han derribado todas y cada una de sus defensas, que pone las cartas sobre la mesa.

—Mentiroso. ¡Para ti cualquiera valdría!

¿Recordáis cómo Asuka se burló de Shinji, casi insultándolo, hasta que logró convencerlo para que se dieran un beso? Ahora las circunstancias están invertidas. Es él quien ha tratado de convertirla en un paño de lágrimas. Y Asuka no va a ser el paño de ningún chico que se ha masturbado sobre ella. Persigue a Shinji, que huye de ella y de la verdad que le escupe a la cara:

—¡Estás asustado de Misato, de la Primera… y de tu madre y tu padre también!

—Asuka…

—¡Solo me estás usando como una vía de escape, porque es la forma más fácil para no hacerte daño!

—¡Asuka, ayúdame! ¡Por favor, ayúdame!

—¡Nunca te ha gustado nadie de verdad!

Lo empuja con violencia y Shinji cae sobre el café. ¿Por qué café? Porque siempre lo hemos relacionado con Kaji y, como consecuencia, con Misato una vez abandona la cerveza. Pero ¿qué pinta Kaji aquí? Veréis, es uno de los motivos por los que es tan importante que Asuka vaya vestida como en el episodio del beso, en el cual intentaba sentirse validada como una mujer adulta y deseable usando a Shinji como sustituto de Kaji. Se puso la ropa de Misato, aspiró a ser lo suficiente y que un chico se deshiciera por ella. Como no logró ni que Shinji, a quien ve como «poco hombre» hiciera otra cosa que apartarse para respirar, Asuka se empezó a venir abajo. En especial cuando Kaji la ignoró después de dejar a Misato.

En esta ocasión, sin embargo, Shinji y la metáfora de Kaji caen volcados al suelo. Asuka los contempla desde lo alto, los juzga con desdén.

—Patético.

No les necesita. ¿Por qué ha dependido de ellos para sentirse una persona completa?

Esta escena es tan básica para Asuka, y no puedo dejar de frustrarme al ver que la gente lo interpreta tan mal. Puedo entender que nuestro primer impulso es ponernos del lado de Shinji, en especial cuando Asuka le grita que nunca ha amado a nadie de verdad. Eso es una mentira injusta y cruel. Simplemente no se ha atrevido a amar sin reservas… Porque sí, hace daño. Kaworu lo demostró bien. Pero también la gente que ha perdido por el camino.

Aparte, toda la composición es brutal, amenazante. Como espectadores, nos indignamos. ¿Cómo se atreve Asuka a tratar a Shinji así? Pero la verdadera pregunta es… ¿por qué debería ser buena con él? Shinji ha hecho algo horrible y no le ha pedido perdón a la cara, sino que ha corrido a buscar ayuda y consuelo como si ella no importase. No solo eso, vaya, sino que Shinji trata de imponerle una terrible carga sobre los hombros. Solo tú puedes ayudarme. ¿Por qué? ¿Por qué una niña debe cargar con la debacle emocional de otro niño? Desde luego, cuando la gente se levanta contra Asuka hay mucha misoginia, si bien es una reacción vagamente justificada por la violencia y frialdad de la escena…

Y porque Shinji es nuestro avatar. Cuando Asuka le trata mal, nos está gritando también a nosotros. Exige que dejemos de usarla como fantasía salvadora.

Inmediatamente, Shinji confirma que no necesitaba a Asuka en concreto, porque empieza a gritar que alguien, quien sea, se ocupe de él.

—¡No me dejes solo! ¡No me MATES!

Tira la mesa, revienta sillas contra el suelo. Vaya, preveo un futuro muy poco violento para esta adorable y romántica parejita, ¿eh? Desde luego Shinji no muestra ningún comportamiento machista, ni violento, ni…

—No.

Asuka no quiere ser el apoyo de nadie, ni tiene por qué serlo. Toda su vida ha girado en torno a hombres para sentirse validada y está cansada.

¿Cuál es la reacción de Shinji cuando la chica no se somete a lo que él necesita, pobre y desvalido niño?

Se lanza a su cuello.

Comparad esto con la vez en que Toji, lleno de odio, se lanzó sobre Shinji. ¿Lo asfixió? No. Arremetió a puñetazos. Shinji tuvo que esforzarse por devolvérselos, porque no es violento por naturaleza. Incluso manejando la EVA ha tenido que aprender, sobre todo, a disparar y le costó lo suyo derribar a Zeruel y abrirlo para exponer su Núcleo. La violenta, la visceral, es Yui.

Así pues, Shinji no está simplemente enfadado, sino que de verdad quiere matar a Asuka. Evangelion ha sentado claros y evidentes precedentes. Naoko asfixió a Rei I. La EVA 04 intentó asfixiar a Shinji y el Dummy Plug terminó por romperle el cuello a la misma. La propia película muestra las escenas para que no se nos pase por alto que sí, la intención de Shinji no es otra que matar.

Atacar al cuello de una persona es un impulso frío y despiadado, típico de alguien que tiene más fuerza física que su víctima. Pero, sobre todo, la asfixia es para callar. Naoko quiso que Rei dejara de hablar. Para ello no la golpeó, sino que la estranguló. Shinji está haciendo exactamente lo mismo, porque no quiere las respuestas de Asuka, no soporta que esté ahí y lo mire con desdén, que se niegue a existir para él.

Mirad la cara de Asuka. Dios, no puede creerse lo que Shinji está haciendo. Parece que la estén escupiendo desde el cielo, porque su madre se colgó, después de todo.

Se vuelve a usar una imagen de cuando Shinji estaba sumiéndose en el placer de la violencia y el poder, contra Zeruel, mientras se contrasta este plano con el de sus manos presionando el cuello de Asuka.

No llora, no da lástima. Está mostrándose en su peor y más asquerosa faceta.

No es casual que empiece a sonar de fondo Komm, süßer Tod, o Come, Sweet Death. Shinji está eliminando a la Humanidad, representada en Asuka. La música en Evangelion es muy importante y, por ello, Hideaki Anno mismo se sentó a escribir la letra de esta canción que habla del suicidio, de desear volver atrás, del orgullo y el respeto a los seres queridos. ¿Quién la canta? Bien podría ser Shinji, pero el título alemán parece indicar que es cosa de Asuka…

En cualquier caso, es la canción del Tercer Impacto/Complementación. El suicidio masivo de la Humanidad, el adiós a seguir viviendo. Qué interesante que empiece a sonar, que el final del mundo se dé, cuando Shinji comete el peor crimen. A menudo se dice que Shinji y Asuka son como Eva y Adán por el final, pero me inclino más hacia las teorías que los comparan con Caín y Abel, no solo porque los otros nombres bíblicos ya estén cogidos, sino por esta referencia. Un hermano matando a una hermana. Un chico marcado para siempre, a los ojos de todos, por sus pecados.

¡Ven, dulce muerte! Nuestro elegido ha optado por la muerte y por rechazar a los demás, abandonando la comprensión. Es la hora de morir, hemos perdido la fe en la Humanidad, cuyo último acto es un asesinato porque Shinji no puede soportar que Asuka tenga libre voluntad.

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture.

6 comentarios en “Analizando End of Evangelion #6. Atacando al cuello

  1. Siempre vi esta parte como muy confusa y difícil de interpretar. Se suponía que la escena de la pirámide representaba la dificultad de lidiar con la soledad cuando todos los demás niños tenían a alguien que los buscaba y tenía expectativas sobre ellos.

    El diálogo entre Asuka y Shinji, vi como la frustración de Asuka que Shinji no podía ser el hombre que ella quería que fuera, porque si Shinji la sexualizaba era porque esa era (una de las) validaciones que buscaba (las otras eran académicamente y como piloto).

    • ¿Se suponía? Nunca he podido leer una guía, así que tengo curiosidad por lo que pone en estas. Pero no veo cómo la pirámide, que claramente es NERV, hablaría únicamente de soledad.
      Asuka ya dejó atrás sus expectativas para con los hombres. No tiene la culpa de esta escena, no carga con el peso de nada. Es Shinji quien está haciendo mal, quien espera que ella lo trate como si fuera una madre cuando Asuka sabe que se ha masturbado sobre ella. No hay frustración, hay odio y cansancio porque le pidan interpretar un papel. Y no termino de entender tu razonamiento. ¿Que una niña de 13 años buscara ser sexualizada justifica que Shinji solo le mire las tetas o se niegue a respetarla como persona, como amiga, después de todo lo que ha pasado? Porque esa es la crítica. Asuka estaba equivocada al intentar sexualizarse. Shinji, como representante del mundo, está equivocado al echarle la culpa por comportarse como la sociedad espera de ella o por exigir de Asuka lo que los otakus quieren: sexo ausente de personalidad y propia voluntad.

      ¡Un saludo!

      • ¿Estás segura de que ella sabe lo que Shinji hizo? Porque ella no dice nada, así que asumí en lugar de enojo que Asuka se sentía frustrada y también convirtió a Shinji en el chivo expiatorio de sus recientes derrotas.

        • ¡Idiota! Sé cómo te masturbaste sobre mí. Hazlo otra vez, como siempre… Esta vez me quedaré y miraré.
          Lo dice alto y claro xD No solo eso sino que el Kimochi warui final, aunque ya entraré en detalle, es por la masturbación porque Anno le pidió a la seiyuu que pensara qué diría si reflecionara sobre todo lo que le ha hecho Shinji. Así que sí, está frustrada, y no, no como tú dices.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: