Analizando Umineko: Legend of the Golden Witch. Capítulo 10. Teorías

Analizando Umineko: Legend of the Golden Witch. Capítulo 10. Teorías

O "usar la lógica de Kyrie puede complicar las cosas más de lo necesario"

¡Como siempre, os dejamos por aquí los links al resto de análisis!

Resumen básico del capítulo


Los personajes se reúnen a intentar averiguar qué ha pasado. Mientras Nanjo y Hideyoshi lloran entre bastidores porque esos cadáveres parecían demasiado realistas, Eva trata de guiar a Battler hacia Sayo y Maria nos da información de worldbuilding.

Metacomentario


Me encanta que Sayo describe a Kanon como «vacío». Desde la perspectiva de una novela, insisto, es interesante cómo nuestra niña se intenta preparar para el choque de perder a su persona más antigua en el mundo real… Pero a la vez Kanon ha asesinado a gente. So creepy. Mientras tanto, Hideyoshi insiste en que esto es cosa de demonios. Muy sutil, señor.

Kumasawa atrae la atención hacia el comedor, repleto de sangre. Todavía no tengo muy claro si sería sangre de verdad, pero ¿probablemente no? Lo más fácil que pudo hacer Sayo fue atraer a todos hacia el almacén con la promesa de mostrarles dónde estaba el oro. Pero Hideyoshi y Nanjo aseguran que los mataron aquí para incrementar la sensación de fantasía. ¿Cómo se traslada a tantas personas hasta un almacén, en medio de la lluvia, sin dejar rastro? Esto, por otro lado, tendría que apuntar a los hombres como culpables y excluiría a Kanon y a Shannon, que se ha dejado claro en un caso que es «débil» y en el otro que es una DONCELLA PURA Y FRÁGIL.

Calla, Sayo, no tienes derecho a decir nada.

Tengo muchos sentimientos encontrados con cómo Sayo describe el dolor de Jessica, porque es creíble, pero me dan ganas de arrancarle el boli o lápiz con el que está escribiendo y mandarla a su habitación a reflexionar. Kanon termina por llevarse a Jessica, pero sigue siendo el responsable de los asesinatos… Eso sí, puedo entender que Sayo intenta ser amable con Jessica —ya trataremos la idea autoimpuesta del caballero de brillante armadura, que por suerte Sayo critica y destroza a partir de Beatrice en el segundo Episodio, aunque más porque no es capaz de estar a la altura que por su existencia—, pero ya que Kanon NO es una personalidad aparte, sino una máscara que nuestra querida protagonista se pone, las ganas que tengo de morder por cómo aprovecha la situación y por su hipocresía no tienen límite.

En fin, Hideyoshi insiste en despejar la habitación para que los amateurs no toquen nada.

Genji informa de que no hay forma de comunicarse con el exterior. Se ha tomado su tiempo. Si os dais cuenta, nadie que no forme parte del plan de Sayo intenta hablar con nadie fuera de la isla, así que solo dan por hecho que Genji no miente o no se ha equivocado. Creo que más que nunca notamos quiénes son cómplices porque insisten en que seis personas han muerto. ¡No en que haya un maldito asesino suelto! ¡Yo estaría histérica perdida!

Es George quien lo piensa, que no es aliado de Sayo.

¡Bien! ¡Reacciones más realistas, gracias!

Por cierto, cuando Nanjo le cuenta a Maria que Rosa está muerta… ¿Qué…? ¿Qué es esto? ¿Sayo regodeándose? Porque se supone que Nanjo cree que todo es una broma, así que podría ahorrarle el sufrimiento a Maria. Pero no, se lo cuentan sin estar dispuestos a lidiar con lo que sería la reacción normal de un niño, que Sayo no se puede permitir ¡porque entonces la gente no investigará! ¡Suficiente con que ha hecho que no tengan miedo a un asesino lo suficiente loco y bien organizado para matar a seis personas en una noche!

Maria tiene que mantener la tranquilidad porque, de lo contrario, ¿quién iba a lanzar el mensaje tan necesario sobre que Beatrice es la responsable y que está llevando a cabo un ritual? Y, por supuesto, Jessica estalla y grita que los asesinatos son inhumanos para que Sayo pueda soltar el bombazo de que por supuesto que es cosa de seres sobrenaturales.

Yo lo siento, Sayo, pero esta escena es muy artificial y pobremente construida.

Y entonces se alargan todavía un rato la revelación metiéndote el misterio de que resulta Kinzo ha desaparecido. Natsuhi usó la llave para entrar y no vieron por ningún lado a Kinzo. Me pregunto si dejaron toda la noche aireando el sitio, pero aun así debería seguir oliendo mal. ¿Quién sacaría el cuerpo? ¿Genji con Nanjo…?

Nunca he tenido claro si Eva ha sido informada de que su padre está muerto. Lo más probable es que no, o no podría contener su odio contra Sayo por jugar con la que considera su herencia. Mientras no beneficie a Krauss en particular, en cambio, la veo capaz de seguir su juego. Pero no es improbable que lo sepa, por cómo ataca a Natsuhi más tarde.

Pobre Natsuhi. Debe ser muy inquietante pensar que alguien se ha llevado el cadáver. Por supuesto debe ser aquí cuando empieza a sospechar de los criados. Acto seguido mira a GENJI preguntando si alguien tiene idea de lo que está pasando, así que más claro, agua.

Y Genji y Kanon se sacuden la responsabilidad de encima. Natsuhi debe cubrir la situación como pueda. De nuevo, descubriéndose a sí misma como una falsa. Yo estaría preocupada por un anciano que desaparece en medio de la noche CON UN ASESINO SUELTO, pero de acuerdo, Natsuhi cree que los sirvientes están haciendo algo, sabe que están sucediendo cosas peligrosas y por eso trata de no llamar la atención hasta que tiene un arma en las manos.

Lo acepto. A regañadientes.

Sigue un nuevo salto de persona absurdo a Battler y un resumen de lo que acaba de suceder. Por si no nos habíamos enterado, ¡ha habido asesinatos! Ugh, encima no se lleva a cabo mediante un diálogo ágil, sino narración repetitiva y aburrida.

El resto de personajes se ponen a hablar y la conversación deriva hacia Shannon porque sabemos cómo son los autores con sus personajes favoritos. Por cierto, lo que lleva a Battler a preguntar es la curiosidad, sacar de aquí posibles celos por George es… absurdo, aunque sin duda Sayo desearía que estuviera celoso recordando los tiempos en los que fueron amigos. Diegéticamente, sin embargo, Sayo no puede optar por poner a Battler a recordar cómo le hizo promesas —cosa que sería normal— y a lamentarse por su amiga perdida, porque entonces la exégesis de esta historia (es decir, Ryukishi07) se quedaría sin 7 novelas que contar. Por eso todo el tema de Battler olvidando, no olvidando, recordando o no recordando es… artificioso sin más.

Sayo, como escritora, necesita que la haya olvidado para justificar su odio. Sayo, como escritora, no tiene ni idea de cómo es Battler, de manera que puede moldearlo como más le complazca dependiendo de la situación. Ryukishi07, por otra parte, depende un personaje flexible que sea simpático, pero no lo suficiente inteligente como para resolver Umineko, ni con memoria que pueda dar importancia vital a los lectores.

Y así nos va.

Francamente no quiero estudiar esta conversación desde el punto de vista de los personajes, porque es tan evidente que está hecha por el ego de Sayo que… Que no. Y ya he dejado claro lo que siento con ella lamiéndose las heridas mientras hace sufrir a otros chavales —o se prepara para hacerlo— y pone a Shannon como un angelito. Además, se está romantizando una relación entre un adulto y una menor, por no hablar de cómo se habla del «punto álgido» de la vida de una mujer cuando un hombre te pide matrimonio. Sé que todo está filtrado por parte de Sayo, pero brrr, los escalofríos me pueden.

Así que, con vuestro permiso, me salto esto que de todas formas no tiene interés más allá de Sayo creando la fantasía de que Shannon era feliz —lo cual es una mentira como una casa— en teoría para que George no se sienta tan mal. Pero sus buenas intenciones me caen en saco roto cuando imagino el tic tac de la bomba, qué queréis que os diga.

Además, George no olvidará que «Shannon fue a la casa porque tenía vergüenza después de que le propusiera matrimonio».

Sayo, Sayo, Sayo, qué grimita me das a veces.

Lo pillo, lo pillo, esto es un mensaje meta intenso que viene a decir: Sayo estaba tan mal que pensar en un matrimonio donde tendría que descubrirse la verdad y que siempre ha mentido a George la destrozaría así que opta por el suicidio. Es trágico. Sí. Pero no tanto cuando lo lees en una novela escrita por la mano de la persona que pretende sacrificar a toda su familia. Nope.

Eva, sonriente mientras ve a su hijo sufrir porque cree que por sus decisiones ha muerto la chica que le gustaba —en serio, tía, ten un poco de vergüenza. O, Sayo, asume que Eva de verdad quiere a George y no disfrutaría con esto—, se lleva a Battler aparte para intentar espabilarlo y que se interese por el caso.

¿Os dais cuenta de que Battler no ha dado ni un paso por sí mismo para hacer algo? ¿Sayo, mi amor, hasta tú escribiendo te das cuenta de que nadie iba a seguir tu maldito juego?

Eso sí, considero interesante que Battler se siente aislado y fuera de lugar a pesar de que es quien ha perdido a más familia. Pero no deja de ser un extranjero en esta familia.

Oh, sí, creo que esto permite comentar el tema de que no quiera sospechar de «ningún ser querido»:

Ya lo hablé en los comentarios hace una o dos semanas, pero quiero dejar claro que Ryukishi es un caos porque Battler no conoce a nadie de esta familia. A nadie. Seis años son un mundo, como se esfuerzan en recordarnos mil veces. Si Ryukishi07 opta porque Battler no quiera sospechar de nadie no es más que, diegéticamente, estará orgullo del personaje, y exegéticamente, porque necesita que Battler no sea pragmático.

Nada más.

Si os fijáis, Battler es un desconocido y por eso estaría, como Detective, en situación inmejorable para no dejarse llevar por el cariño o el odio y juzgar a la gente con nuevos ojos. Esa es la gracia de tener a alguien de fuera investigando.

Y por eso las novelas de detectives son cerradas y tienden a limitarse a un único libro. No funcionan si se las extiende más. Debes matar al detective o volverlo muy incompetente. Ryukishi07 no puede matar a Battler porque quien ha de morir es Sayo. Llegamos al punto de que Battler no funciona como personaje de una novela de misterio y necesitamos meter a Erika en la quinta historia para hablar del amor y de la Verdad, ¡pero es eso, debe meterse a otro personaje porque Battler nunca ha cumplido su función!

¡Si hasta él mismo lo dice! No quería en particular a su padre y se sentía «mal por Kyrie». Sí, se supooone que esto es pura fachada —porque antes lloró—, pero ¿lo es? Cualquier persona puede llorar ante el impacto de un maldito asesinato. No niego que pueda ser también que es la forma de ser de Battler, heredada de Rudolf, pero, sin embargo, hasta la narración reconoce que es el menos afectado de los niños, si exceptuamos a Maria por motivos. No conocía en profundidad a ninguno de sus padres.

Y a sus tíos y primos los acaba de reencontrar tras años.

Yo siento mucho meter el dedo así, pero todo el argumento de Battler resistiéndose a culpar a sus familiares se desmorona solo y es terriblemente débil. Ni siquiera se ve impulsado por el odio para vengar sus muertes, sino que se describe como que está «pissed off», fastidiado, molesto.

Señor.

Volviendo al meta, a Sayo de verdad le gusta decir las cosas tal cual, ¿verdad?

Y me gusta que la conoce lo suficiente como para saber que Eva no obedecería sus órdenes y trataría de guiar a Battler más allá de lo que ella desea solo por el placer de fastidiar. Pero como Eva culpa a Shannon, tenemos la reacción inmediata de echarnos atrás. ¡Shannon está muerta! ¡No tendría otro sentido tras una escena tan melodramática como la pedida de mano! Además hemos visto su «punto de vista» y no parecía ser mala persona, ni nada. La idea de que los sirvientes la traicionaran, por otro lado, parece demasiado retorcida…

Bien jugado, Sayo.

Aquí debería quedarnos más claro que nunca que Eva es cómplice de Sayo.

Cuando después señala LO EVIDENTE, que el culpable o culpables están armados, Battler no se pregunta por qué no los han matado a todos. Si se pudieron ocupar de adultos hechos y derechos, ¿por qué no del resto, que dormían separados o eran directamente niños indefensos? Puede que tenga que ver con el miedo que lo invade a que los culpables traten de matarlo si se pone a investigar, pero me parece que se trata de la pregunta lógica que debería asaltar a cualquier persona incluso si no se ha dedicado a leer cientos de libros de detectives, como se supone que ha hecho Battler.

Es ingenioso que Sayo use a Eva para que sospechemos de que hay un líder. Todo enfoca a que sospechemos de Natsuhi, en especial cuando entra armada o eso se cree ella porque no tiene balas.

Oh the bullshit elitista. Pero supongo que sin esta absurda obsesión por descartar argumentos sencillos y lógicos no tendríamos tantas novelas… En cualquier caso, el error de Battler, que es un Detective terrible, es dejarse llevar por el «es demasiado evidente». Sherlock Holmes decía que hay que descartar cosas hasta que solo quede lo improbable, pero en este caso tenemos posibilidades. Con tal de mantener a los sirvientes siempre bajo control se podría probar parte de su inocencia.

Sayo, qué aburrida eres cuando te pones con teorías. Lo ideal sería tener a dos bandos de personajes enfrentados con distintas ideas para que se volviera menos lioso y pudieras ponerte de un lado u otro, y no tanto dejarla aparecer a ella como escritora para liar la perdiz.

La conclusión de Battler es que Hideyoshi y Eva no han resultado afectados por las muertes y que, si eso, salen beneficiados. VAYA, HABLANDO DE CONCLUSIONES A LA QUE PUEDE LLEGAR CUALQUIER PERSONA. Y hasta podría acusarse a Eva de haberse librado de la chica que no quería que se casara con su niño. Y, sin embargo, también es muy evidente, ¿no? Como bien dice Eva, todo parece construido para hacerla parecer culpable. Y entonces volvemos a lo básico: si Eva fuera la culpable habría intentado que las muertes fueran accidentales, e incluso entonces habría sido difícil que no la consideraran la responsable. Solo podría salvarse, como ocurre en Prime, por falta total de pruebas.

Después viene el tema mágico con el círculo que, SORPRENDENTEMENTE, Hideyoshi y Nanjo recuerdan bastante bien a pesar de que llovía y había poca luz. Puede que sea porque Sayo se lo mostró antes (creo que nunca llegan a ver el círculo personas que no sean sus compinches, ¿no? Es posible que ni se haya pintado).

Del círculo no hay mucho que decir, excepto que es una metáfora del inicio de la liberación de Beatrice y que Sayo ha hecho sus deberes para crear su worldbuilding, desde luego.

La idea de los sacrificios todavía no hace que la gente hile con el epitafio —imaginaos a Sayo escribiendo esto con una sonrisita de suficiencia, por favor—, pero sí da fuerzas a Battler para intentar centrarse un poco en los motivos de Beato. Cosa que, insisto, olvidaremos cuando ella diga que simplemente quiere revivir. El caso es que Battler no termina de definir a Sayo como una persona que depende del espectáculo, que le gusta hacer cosas a lo grande y que, por tanto, tiene necesidad de hacerse notar (lo que se traduce en problemillas de ego).

Analogía que ya hice hace un tiempo y motivo por el que Battler sigue sin parecerme adecuado para un Detective, sino para un jugador. Battler se viene abajo en cuanto la cosa empieza a ser realista, como le pasa a cualquier persona normal. This is not a gaaaame por mucho que Sayo intente presentarlo como tal.

Me encanta que a Sayo se le va la olla y decide que Battler asume que esto es una pelea entre ellos y la bruja, a pesar de que todavía no ha conectado con la idea de que Beatrice sea realmente una asesina y acaba de decir que las brujas no existen. Que se te ve el plumero, guapa. Hasta habla de juegos y de competitividad. Perdonadme mientras me voy a tomar algo y me río porque esto es absurdo y muy poco creíble.

La gente debería estar cagada porque haya alguien tan loco por la isla, pero nah. La única realista en esta historia es Natsuhi, gracias, que regresa armada con el fusil Winchester. Es interesante cómo Sayo nos comenta que Eva quería tocarlo, pero Kinzo nunca le dejaba. Voy a ignorar el manga abiertamente porque no veo a Kinzo dándole el arma a una mujer (Shannon), pero se me hace divertido que Kinzo fuera fan de las películas de cowboy. Una pasión por las armas que se traslada a Rudolf y a Kyrie, HMMM.

Personajes destacados


La verdad es que esta sección va a ser un poco aleatoria porque no puedo enfocarme en nadie en concreto.

George es el primero en comprobar qué ha pasado en el salón lleno de sangre. Oh, gran Detective Battler, se ve el interés que tienes por el caso. ¡Es tan… no sé, es tan el DESTINO que une a Battler y hace que sienta toooodo lo que proviene del mundo Meta en su ruta hacia Beatrice, está todo tan preparado, tan listo para que Battler se sienta fascinado por Beatrice y su mundo! ¡Es una historia de amor! *se la llevan*

Una vez vista la sangre, como Battler es tan sensible (¿podemos decidir una caracterización?), aunque supongo que en este caso se puede justificar con que trata de convencerse a sí mismo, suelta que no es nada del otro mundo. Me gusta que Jessica le mande a la mierda, porque ella vive en este sitio y si alguna vez pasa el tifón, siempre recordará el salón como el lugar donde alguien (que está a su lado) entró y mató a sangre fría a su padre.

Poco después, la chica termina estallando, de forma más que comprensible y esperable dada la situación, contra Maria. Acaba de «ver» a su padre muerto, Battler ha hecho un comentario más que desagradable después de que vean el comedor donde ella siempre se sienta a comer lleno de sangre, y viene Maria a meter el dedo en la llaga —evidentemente, no de forma intencional—. Y la gente cargará contra George porque le grita que pare, que no es la única que está triste porque no está como tal defendiendo a Maria, sino pensando en sí mismo. Como si la gente no fuera egoísta en momentos de dolor.

Eso sí, permitidme saltar contra Battler, que dice «sí, la han asesinado (a Rosa), PERO SÉ FUERTE MARIA». No recordaba haber firmado para leer una comedia, la verdad. La música no acompaña mucho la situación y tampoco hay risas enlatadas, vaya… Como si esto no fuera suficiente, la VN insiste en mostrarnos que Battler tiene la sensibilidad en la cavidad anal, porque luego pregunta por el anillo de Shannon por motivos que ya hemos discutido en la parte de Meta y Jessica tiene que mandarlo callar.

Por cierto, no puedo dejar de pensar en cierta cosa cuando Battler hace bromas pervertidas; en que es un hombre muy cis. Dolorosamente cis. Y dudo que bisexual o pansexual. Por supuesto, esta narrativa está pasada por el filtro de Sayo, pero no nos da rienda suelta para que interpretemos lo que queramos, da igual si creemos que el Meta influencia a las Piezas en las novelas de Sayo o no. En mi opinión este Battler es una invención de Sayo y de sus temores, si damos por sentado que es el verdadero…

¿No duele pensar cómo Sayo jamás se librará del aspecto de Beatrice porque es el que le gusta a Battler? Sayo nunca se quitará esa máscara, Battler solo se encaprichará de esta. Porque ¿le podría gustar una mujer con un cuerpo que se asocia más con lo masculino?

Lo dudo.

Muchísimo.

Pero hey.

Esto es amor.

Simplemente Sayo siempre tiene que llevar la máscara incluso en el Meta para que Battler quiera tratarla como una princesa.

En este capítulo tenemos uno de esos escasos y preciosos momentos donde vemos algo de la infancia de Battler —me pregunto si se lo contó a Sayo o será pura invención—. Y me gusta mucho cómo Rudolf no se aprovecha de él, sino que se sienta a su lado y le habla como a una persona mayor, con lógica. Las películas son escapismo. Por eso las creamos. Para que nos dé miedo algo que nos produzca una sensación catártica y podamos volver a casa sintiéndonos algo mejor, porque esto no nos puede pasar a nosotros.

¿Esposas enfadadas? Creo que siempre se suele poner a Asumu como alguien tranquila, pero me encantaría saber que a veces era capaz de enfadarse con Rudolf.

Es este recuerdo, algo familiar y relacionado con un hombre que ha muerto a manos de un ser humano, lo que llena a Battler de cierta determinación para investigar. Ya se empieza a espabilar.

Kyrie, que parece que le daba muchas lecciones a su hijo sobre cómo pensar y jugar, aparece también en modo de recuerdo para proporcionarnos parte de su sabiduría sobre cómo cazar gente. Es fácil leer sus movimientos una vez empiezas a acorralar o eres acorralado. Lástima que Battler olvide esto a lo largo de TODAS LAS NOVELAS.

Y la manía de Ryukishi como escritor jardinero se presentará poco a poco. En esta primera novela Battler es mejor Detective que en todas las demás (y eso ya es decir) porque tiene su decisión muy clara: las brujas no existen. No quiere a su familia, simplemente le da un natural rechazo sospechar de la gente que está a su alrededor. Sospechar que estás sentado al lado de un asesino no es bueno para el cuerpo. Así que, como bien dice, «se impone el sentido común».

Gracias, Battler, al menos por aquí se comprendía tu necesidad de no creer en las brujas.

Saltando a otros personajes mejor construidos, tenemos que hablar Eva y, de fondo, Natsuhi. Es fascinante cómo la primera siempre queda en segundo lugar incluso en una situación donde tiene el control porque sabe lo que está sucediendo y Natsuhi no. Aun sí, me encanta esta mujer. El desparpajo con el que sonríe, con le que guía de la manita a Battler y a los lectores hacia lo evidente es maravilloso. Y causará su muerte, porque Sayo deja de confiar en ella y decide escogerla como siguiente víctima junto a Hideyoshi. Pero, asumiendo que Eva de verdad se cree que todo es una pantomima, ¿por qué no iba a forzar las cuerdas? Debe estar pasándoselo genial imaginando a sus hermanos encerrados y apartados en el almacén mientras ella sigue el juego de Kanon, a quien puede controlar de cerca.

Y cuando ríe para sí misma, porque es mucho más rápida que Battler, y le dice que sabe que considera que ella es la que sale más beneficiada… De verdad, la adoro. También se me rompe el corazón porque esto está preparando el terreno para lo que ocurrió en Prime. Eva es desagradable, cruel y manipuladora, pero no se merece lo que le sucede en la realidad.

Que te tiene calaoooo.

Natsuhi, por otro lado, tiene los arrestos para ir a por un arma. Es la reacción normal. Prepararse es lo mínimo. Me gusta cómo dice que debe protegerlos a todos, asumiendo la función de una mujer tradicional, pero recordándonos que eso no significa que no tuvieran inmensas responsabilidades sobre sus hombros, en especial cuando desaparece el hombre de la familia. Muchas reinas, aristócratas y en general, mujeres reducidas al papel de ama de casa, han tenido que defender sus hogares a muerte.

Maria me da toda la pena del mundo cuando se da cuenta de que han vuelto los adultos y están «raros». Lo primero que hace es comprobar que no están enfadados con ella. Cosita. Pero entonces le explican que su madre ha muerto y le da igual. Cosa que jamás me parecerá realista. Todo niño siente una profunda desazón si lo separan de sus padres —como se ve por la mañana, cuando Maria se despierta y da saltos sobre Battler después de haber ido a buscar a Rosa y no encontrarla— cuando está apegado a ellos. Este es el caso de Maria. Incluso si se nos explica que Maria piensa que todo da igual porque su madre va a revivir gracias a Beatrice, es algo que debería repetirse después una y otra vez. Es muy artificial y va camino de construir a Maria como un personaje siniestrillo que no tendrá mucha evolución hasta otras novelas. Y no es agradable porque luego tenemos la explosión de Maria con risas malévolas y explicaciones de círculos demoníacos. De verdad, Ryukishi07, la parte emo-dramática podíamos saltárnoslas. Como las tetas.

Pero el mundo no es tan bonito. Maria se anima sin más viendo la tele (ajá…) y Hideyoshi hace como que intenta animar a todos. La verdad es que su seiyuu es adorable con cómo le sigue el juego a Maria. ¡No, no debo caer en la trampa de una buena actuación de un actor cuando el personaje no puede ser más torpe fingiendo que de verdad está preocupado!

Y aprovechando que está cerca de Maria, le hace un dibujo del círculo mágico para ver si lo reconoce. Nunca, nunca tragaré bien esta escena. Maria debería estar ilusionada, no comportándose como una adulta arrogante que ha salido de la casa Slytherin y huele a muggles a su alrededor. Cuando un niño tiene razón o conocimientos que los mayores no, puede reírse y esperar a que le tiren de la lengua, pero no es siniestro. Hay una infantilidad en ello muy característica.

En Maria no existe.

Pero bueno, asumamos que Maria todavía no estaba muy definida. Eso o que Sayo tiene muy mala baba para describir a su amiguita. También vamos a reconocer que las imágenes de PS3 no ayudan. Me muero por ver esto en el manga, yay…

Su forma de comportarse me recuerda, como comentó Marina en los comentarios de otro capítulo, a Erika con su «¿es que no es evidente?». Dan ganas de lavarle la boca un poquito, la verdad. O de borrar la imagen que me estampa la VN en la cara. Probablemente más esto último que cualquier otra cosa.

Me gusta cómo dicen que la siguiente expresión no parece pertenecer a Maria, porque sin duda estamos ante MARIA. Vuelve a tener voz de adulta y a hablar con total seguridad. Me encantaría ver a esta chica de mayor, habría sido una escena bastante más impactante y no tan artificiosa, la verdad: no me creo que por mucho que haya estudiado, una niña tenga este implacable vocabulario y comprensión de los vínculos, los cuerpos, los reyes, la Biblia y todo eso. No a menos que sea un genio. Y quiero mucho a Maria, pero no lo es.

Pistas de las que no nos damos cuenta


In the face, again.

Solo que se diluye la realidad usando a Shannon como excusa e insistiendo en el tema del vestido, lo cual protege los actos de Kanon y Genji. Luego Eva asegura que una broma así sería cosa de Kinzo, lo cual nos vuelve a llevar a lo parecidos que son Sayo y su padre. Eva llega a insistir en la idea de que uno de ellos está disfrazándose de Beatrice, quizá saliéndose un poco de la tangente respecto a lo que Sayo le ha ordenado.

¡Que nos lo está mascando todo!

Sí y no. No hay ningún ritual real, por lo que su única función es que la gente se concentre en el epitafio y trate de descifrarlo antes de que Beatrice tome el control de Sayo. Esto debería servir para entender que alguien está lo suficiente chiflado para creer en brujas (¡como los sirvientes!) y de ahí tratar de imaginar un perfil del asesino. Entender a qué está jugando y por qué lo hace.

Esto es Ryukishi diciéndonos que pensemos en el motivo de Beatrice. Ahora, es un poquito difícil asumir que quiere que Battler recuerde que una vez le hizo una promesa. Claro que, en realidad, solo está esperando que la detengan antes de que mate a toda la gente de la isla. Pero es difícil jugar contra una bomba incluida para la ocasión, no sé.

Y ya está dicho todo. Por desgracia, como las novelas incluyen mil elementos confusos de magia, para un lector que venga de Higurashi o del anime, será muy difícil asumir que las brujas no existen y más con la torpe exposición del duelo entre Battler y Beato en un MUNDO META CLARAMENTE NO REAL.

Función del capítulo


La trama no avanza mucho, es mera exposición de teoría, cosa lógica porque, al haberse producido el primer asesinato necesitamos sentarnos a reflexionar. ¿Cómo han matado a la familia? ¿Los sirvientes están en el ajo? ¿Por qué Maria parece estar chiflada, también es cómplice? Y un largo etc. Eva presiona para llevar a Battler por el buen camino, el de Sayo y su equipo, quizá demasiado, y nosotros no queremos terminar de creerla porque no hemos visto todavía la escena de los sirvientes hablando de los asesinatos. Además es tan trillado que los criados siempre sean malos, ¿verdad?

Pero ahí se quedan las preguntas. ¿Por qué el asesino mataría a nadie así, de qué le sirve? ¿Es brujería o hay un motivo concreto que sonsacar a un culpable humano?

En definitiva, Sayo ha pasado de intentar interesar a Battler en misterios de cartas a matar a gente para intentar motivarle a convertirse en un Detective. Mueve a sus aliados para confundirnos y proteger la fachada de los sirvientes un tiempo más, a la vez que Maria nos da información de worldbuilding y se crea ambiente fantástico. Hasta se nos dice el objetivo de la bruja de liberarse de la prisión (corporal) en la que se encuentra cuando se descifra el círculo.

Manga


Creo que las carcajadas siniestras de Maria se adelantan demasiado, pero viendo cómo se va a comportar luego, no es nada del otro mundo. La forma en la que Battler lidia con el dolor de tener que decirle a Maria que su madre ha muerto es mucho más creíble y trabajada, viéndolo llorar de sufrimiento y compasión.

Pero la gente sigue sin tener miedo al maldito asesino.

El resto en general mejora por cómo se pasa la tijera. Battler no dice burradas, George empieza a hablar por su propia cuenta (y sus recuerdos no se contradicen con lo que se nos ha mostrado) y Jessica aparece más como amiga que como voz de Sayo para reflexionar sobre lo feliz que debió sentirse Shannon. Es una mejora verla llorar, tan deprimida por el destino de su compañera. Que George no se contenga y se venga abajo de nuevo también propociona mucha mejor construcción al drama que viene después de un shock de este calibre, cosa que Ryukishi tiende a olvidar para poder meter sus kilométricas teorías.

Battler, además, es mucho más amable y le dice a George que no se equivoque, que él no ha provocado la muerte de nadie y la forma en que Maria se acerca a Jessica es francamente siniestra, conectada con un momento en que la pobre está sollozando así que su reacción, la forma que tiene de cargar contra la niña resulta aún más comprensible.

Y… hay cierta infantilidad en cómo Battler (y no Nanjo) le dice a Maria que sea fuerte. Es decir, la escena es mucho mejor por cómo une ideas, no lo vuelve todo tan público y casi parece un accidente que Maria se entere de lo que ha pasado.

Cuando Maria sonríe tranquilamente, con sus ojos vacios de vida, funciona tan bien para darte escalofríos en contraste con la mierda exagerada que suele tener Umineko que lloro. A su vez, se mete bien la tensión y la «exageración» cuando se comunica que la gente esta aislada en la isla. Supongo que se puede decir que los personajes del manga son mejores actores. ¡Y Battler tiene miedo, como los otros niños, cuando caen en la cuenta de que eso significa estar aislados con el asesino, GRACIAS!

Kanon sorprendiéndose porque Kinzo ha dejado su habitación me da la vida.

Me gusta que se vea la tensión e incomodidad de todos al comer, o como Natsuhi se va con los sirvientes a hacer una ronda. Queda menos «pues resumo deprisa y corriendo porque quiero pasar a las teorías». También hay más emoción porque vemos a los primos destrozados, se elabora mejor el odio de Battler por el asesino. ¡Hola, Shannon vestida de Beatrice! Ugh, luego Natsumi Kei se dedicará a dibujar a Sayo siempre como si fuera Shannon y me rompe el corazón. Muy mal, señora, deja a tu waifu de lado.

No tengo mucho que añadir sobre la charla de Eva y Battler, excepto que es mil veces mas ágil, entretenida y cautivadora que la de la VN gracias a las imágenes y a que no se siente tan exposición pura y dura, sino dos personas anteponiendo sus puntos de vista. Eva no se pavonea tantísimo y funciona de forma más coherente, no es como en la VN que su sonrisita te pone nervioso porque es tannnn evidente que ha descubierto/sabe algo y no te lo está diciendo…

Ay, me gusta cómo Battler quiere consolar a Maria. Pero luego Natsumi Kei se arroja a dibujarla como un monstruo (la VN aprendió de ella, sin duda) y sigo sin apreciar su comportamiento ni nada, es tan antinatural que ni aunque se justifique después llega a tener sentido.

Apruebo mucho los flashback de Battler porque lo vemos de chiquitito y qué cosa más adorable es. Me gusta que aunque Rudolf se ría, se recorte mucho su diálogo para ir directo al grano y trate de quitarle el miedo a su hijo. Tambien está muy guay cuando Natsuhi entra con el arma y a todo el mundo le da un infartito pequeño. Sale muy elegante y digna. Mis dieces.

Y se acabó, al fin. Por aquí un análisis más profundo que el mío.

 

Detalles a mencionar


Puedes poner esto todo lo que quieras, Ryukishi, nadie se va a tragar que Lambda y Bern no son Takano y Rika. Además, pone que es «una novela». Cualquiera de los niños podría haberse sentado a escribirla, la misma Rika, por ejemplo, jeje. Pero, sinceramente, fue ver Higurashi lo que me dejó tan desconcertada con Umineko, puesto que en Higurashi LA MAGIA EXISTE. Y las reencarnaciones. Y enfermedades de ciencia ficción.

HOSTIA PUTA, ¿ERA NECESARIA ESTA IMAGEN?

Ahora mismo Jessica se está haciendo pipí por dentro. Ya se empezó a molestar cuando comentaron que el círculo era cosa mágica, pero ahora ve a Maria comportándose de forma tan extraña y seguro que no puede evitar recordar la maldita broma.

Si alguien insinúa que Battler habría sido mejor para sonsacar a Maria, me reiré. De todas formas tenemos la escena de la cocina, así que creo que las habilidades de Battler como interrogador están muy claras. George tiene mil defectos, pero es perfecto para lidiar con Maria en situaciones como esta.

Contador de risas creepy

5

Contador de «Beatoriche»

0

Contador de «muebles»

0

¡Que el viento sople a vuestro favor!

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: