‘Starting Point: 1979-1996’, entrevistas a Hayao Miyazaki No matter what others may say, if it isn't something I really want to work on, it isn't animation to me.

‘Starting Point: 1979-1996’, entrevistas a Hayao Miyazaki No matter what others may say, if it isn't something I really want to work on, it isn't animation to me.

Hay obras como la de El mundo invisible de Hayao Miyazaki que acercan a los fans a este artista, haciendo vistas generales sobre su mundo, la producción de sus películas e influencias más directas. Sin embargo, para los que tengan ya una idea asentada de su carrera y quieran ir un paso más allá, Starting Point les encantará.

El libro es nada menos que una compilación de entrevistas que ocupan 462 páginas… En inglés. Sí, por desgracia no es un libro que se haya traducido al español, pero en general está a un nivel bastante asequible gracias a VizMedia. Dividido en dos partes, una primera con entrevistas sueltas acerca de ideas, conferencias o incluso clases de Hayao Miyazaki, y una segunda centrada en las obras que publicó entre las fechas del título, el libro es un maravilloso referente para aprender más de Miyazaki.

La primera parte puede resultar algo más pesada para aquellos que, sobre todo, quieran saber de la producción de las películas. Hay entrevistas dedicadas a reflexionar sobre la industria (al puro estilo Miyazaki, que critica más la sociedad japonesa y mira hacia atrás con nostalgia), a hablar con estudiantes de primaria sobre cómo funciona la animación de animales o cuánto cuesta representar a un niño caminando. Las partes más fascinantes, en mi opinión, son sus opiniones sobre la guerra y la contradicción con que adore los aviones y elementos militares.

También nos asomamos, de vez en cuando, a su vida personal. Queda más que claro que no se ocupó nunca de sus hijos y que su esposa tuvo que renunciar a su carrera para cuidarlos. Miyazaki no deja de hablar de cómo quiere hacer historias que gusten a los niños y, sin embargo, reconoce que deja de encontrarlos interesantes a partir de los tres o cuatro años, porque entonces empiezan a volverse… complejos. Se nota que alguien no tuvo que cuidar de ellos a todas horas. También reflexiona sobre la explotación (y pone un ejemplo particular de una mujer que no dormía más de dos horas por día y aun así no podía evitar pedirle ayuda, porque era la mejor en lo que hacía) y cómo en el Studio Ghibli aspiraba a buenos salarios que fueran de la mano con la calidad del lugar donde se trabajaba.

Por supuesto, en casi todas las conversaciones predomina el respeto de Miyazaki por el medio ambiente y aprendemos de qué libros sacó sus influencias principales. Resulta cuanto menos sorprendente que no se interesara por la naturaleza hasta la tercera década y, aun así, lo marcara lo suficiente para que imbuya toda su obra.

Por otro lado, las entrevistas sobre las series y películas que dirigió tienen detalles muy interesantes. Miyazaki se presenta como un escritor que trabaja sobre la marcha, dibujando directamente e ignorando los guiones. Sobre todo habla de los problemas de animar, de las inspiraciones (por ejemplo, el Mar de Nausicaä está sacado del Lago Koyashskoye de Crimea) que dieron lugar a Nausicaä, El castillo en el cielo, Nicky o Totoro. Creo que lo que más me sorprendió fue que reconoció que sufrió mucho trabajando en el manga de Nausicaä, entre hiatus e hiatus, huyendo de los editores. Prefería lanzarse a hacer películas a tener que volver al manga. Por otra parte, deja caer que quizá El castillo en el cielo pertenezca al mismo universo… O sea una continuación, si es que eso es posible.

Además de todo esto, el libro incluye una serie de pequeños comics que, para sorpresa de nadie, hablan de aviones. Es encantador ver cómo Miyazaki se dibuja a sí mismo como un cerdo a lo Porco Rosso y nos habla de los almuerzos en aviones y dirigibles. Junta imágenes evocadoras con detalles históricos preciosos. También hay un pequeño cómic acerca de un jardín que lo obsesionó de pequeño. Al ser sobre todo bocetos, vemos el proceso de creación que suele tener Miyazaki y el esfuerzo que se hace en las películas por presentar imágenes más claras y que no queden muy sobrecargadas.

Al final se incluye, por cierto, una reflexión de Paku-san, como llamaban a Takahata, que no puede dejar de encoger el corazón ahora que se ha marchado y el trío que creó el Studio Ghibli ha perdido a uno de sus más importantes miembros.

En definitiva, un libro fantástico para todos los fans de Ghibli que quieran conocer más de cerca a Miyazaki. La calidad es buena y al ser cubierta blanda no cuesta demasiado dinero. Además, los traductores han añadido notas aclaratorias para que los occidentales no nos perdamos en todos los detalles históricos que va mencionando Miyazaki. Eso sí, se queda a las puertas de La princesa Mononoke. ¡Pero no os preocupéis! ¡Hay otro libro entero lleno de entrevistas para el período más famoso del estudio para los insaciables!

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: