Analizando Neon Genesis Evangelion #9. Un instante, una mente al unísono

Tú también eres una cría.

Este artículo se publicó originalmente en Deculture.es, ¡donde todavía podéis ir a leerlo!

Con la llegada de Asuka, Evangelion estalla en un torbellino de energía.

 Con la estética más pura del anime de colegiales, la serie decide tomar un sesgo slice of life desde… el punto de vista de stalkers. Concretamente, de Kensuke y Toji, que se dedican a perseguir a Asuka, hacerle fotos y comerciar con ellas. Creo que no hace falta que comente en profundidad lo perturbador que es esto, de modo que me centraré en que Asuka, probablemente, lo vería con buenos ojos al tiempo que lo despreciaría. La chica, como vamos a ir viendo, aspira a que la gente se enamore de su fachada. Así que la idea de convertirse en una suerte de idol cuyo físico y comportamiento generen admiración y otras… emociones promovidas por las hormonas sería un objetivo cumplido.

Ahora, Asuka no tiene interés en niños. No son su objetivo. Tanto jaleo sirve para alimentar su ego, pero no le proporciona lo que de verdad desea.

Por lo tanto, esta persecución fotográfica es interesante por lo que comenta Toji: las fotos no revelan su verdadera personalidad. Hablan más de lo que Asuka quiere mostrar al mundo que de lo que es en realidad.

… visto así, Asuka se parece muchísimo a la protagonsita de KareKano, una adaptación a anime que llevó a cabo Hideaki Anno porque se enamoró de la historia. Creo que puedo ver por qué.

En fin, aplaudamos el nuevo método de GAINAX para ahorrar animación y vayamos a lo importante.

Asuka destaca, y le gusta que sea así. Constantemente resalta que es diferente, que no pertenece a ese sitio, que está por encima de las cartas de amor de adolescentes y de los celos de las otras chicas. No duda en hablar en inglés y en alemán para que la gente sepa que de inmediato que es extrovertida, inteligente, y que tiene acceso a lenguas que el resto de personajes no.

Lo curioso es que, como ya tiene dominado a Shinji, su siguiente objetivo es Rei. O, más bien, la Primera Niña, porque si se acerca a Shinji, incluso si es para hacerle un poquito de daño con un capirotazo, se debe a que es el Tercer Niño. Gente importante. Gente que no merece que pise sus cartas —todavía— y con la que debe trabajar.

Con una multitud detrás, porque a Asuka le gusta tener público, la chica no duda en subirse a un muro para quedar físicamente por encima de Rei. No solo eso sino que la animación juega a situarla bajo el sol, su símbolo. Y el sol siempre hace brillar a la luna… o la oculta en caso de eclispes. En esta ocasión, Asuka interrumpe la luz que tiene que llegar a Rei para obligarla a prestarle atención.

La reacción de Rei es… magnífica. En vez de hacer lo que Asuka desea, se limita a apartarse para poder continuar con su lectura. Asuka se echa hacia delante para molestarla de nuevo y exigir su atención. Sin embargo, al final tiene que hablar, dirigirse a Rei, para que esta le preste atención. Como curiosidad: se nota que Asuka es extranjera porque dice su nombre antes que su apellido. En un contexto japonés, tal presentación aportaría una clara impresión de egocentrismo: ella es importante, no su familia. Casi me atrevería a decir que sigue la presentación occidental a propósito, para intentar desligarse de los padres que la abandonaron…

La conversación que sigue sirve para distinguir meridianamente a las chicas. Asuka es una actriz inteligente, pero egocéntrica, mientras que Rei es una intelectual asocial que quiere estar con su libro. Asuka busca forzarla, frente a toda esa gente, a que reconozca de su superioridad o al menos su validez como nueva piloto, cubriendo sus intenciones bajo un tenso ofrecimiento de amistad. ¿La respuesta de Rei? Que si se lo ordenan, lo hará.

Asuka se queda de piedra. No la culpo, la verdad. Se me ocurren pocos rechazos más tajantes.

Entre tanto, Kaji se adapta al rol de Chica Bond y coquetea con Ritsuko. La doctora no encuentra problemas con un tonteo que sabe que no va a ningún lado, pero tampoco se deja engatusar por Kaji. Al fin y al cabo, sus gustos son más, eh, peculiares. Y maduros. Y antisociales. Kaji, percatándose de su desinterés, nos deja caer que la mujer está viviendo un mal de amor.

A continuación se nos informa que Kaji, Ritsuko y Misato se conocen desde hace bastante tiempo, de ahí la naturalidad de sus interacciones.

La familiaridad, sin embargo, ya no está ahí. Algo se rompió desde que eran amigos. Todos siguieron caminos distintos. Si una vez hubo sinceridad entre los tres… ya no existe.

Presentados los elementos más importantes, la trama del episodio no pierde ni un minuto en ir directa al grano. De inmediato salta la alarma ante la presencia de un Ángel. Tened en cuenta que todavía no se ha desmontado a Ramiel, que las consecuencias de la batalla siguen afectando a las defensas de Tokio-3, por lo que deben llevar a las EVA —para desgracia de Asuka, que quiere que su debut sea en solitario— 01 y 02 a pelear fuera de la ciudad para detener al Ángel antes de que pueda acercarse. Shinji intenta consolarla, acercarse a ella. Sé que me repito como un disco rayado, pero me fascina los pasos que ha dado para socializar con los demás. Incluso si Asuka le echa hacia atrás, sigue intentando buscar el contacto y tener una actitud más o menos amistosa con ella.

Antes de abordar la batalla, un pequeño comentario: Asuka y Shinji pelean de forma diferente. Los han preparado para una estrategia por turnos, pero Shinji nunca ha sido de luchar cuerpo a cuerpo, motivo por el que le sitúan a distancia con un arma de fuego. En cambio, Asuka se las apaña bien con armas blancas, como demostró al usar su cuchillo y usa una lanza. Esto no solo demuestra que tiene más entrenamiento que Shinji, sino que habla de su forma de abordar los problemas: de forma directa y visceral.

Shinji, por cierto, ya se siente lo suficiente sano y seguro en su trabajo para poner los ojos en blanco ante Asuka y apoyarla con su rifle sin parpadear.

Entonces aparece nuestro Ángel, Israfel, cuyo diseño no difiere mucho del de Sachiel. El pobre apenas tiene unos segundos antes de caer ante el brutal ataque de Asuka. Pero la criatura no ha intentado defenderse. De hecho, ni siquiera ha emprendido una acción agresiva. Es como si hubiera estado esperando, midiendo a sus enemigos.

  Y, ya que los Ángeles anteriores, a pesar de su desproporcional tamaño, han perecido porque les han alcanzado el núcleo con facilidad, este Ángel ha ideado una nueva forma muy a lo horrocrux: ha dividido su núcleo en dos. Así, solo si se destruyen ambos a la vez, se evitará su regeneración.

Todo esto nos lo cuentan ya en las postrimerías de la batalla, a la vez que vemos las noticias, que se regodean en ridículo resultado de la intervención de NERV. Parece que la organización no tiene tanto poder como para ocultar a los Ángeles, o que simplemente ha habido ya tantos que es imposible filtrar las noticias. En cualquier caso, NERV ha sido humillada. El fracaso ha sido tan brutal que las Fuerzas de las Naciones Unidas han tenido que detonar una mina N2. Se que Israfel no es tan fuerte como Sachiel, a quien la explosión no le hizo ni un rasguño. Su ventaja se basa solo en su núcleo.

Gracias a las Naciones Unidas, NERV cuenta con unas horas inestimables para replantear su estrategia. A Asuka y a Shinji no les importa demasiado; su problema más inmediato responsabilizar al otro.  Asuka se niega a admitir que haya hecho algo imprudente al trabajar por su cuenta y Shinji no se deja amedrentar ni permite que le carguen a él el muerto.

Fuyutsuki, humillado, les espeta a los niños que si saben cuál es su trabajo. La respuesta de Asuka define todo su personaje. Por desgracia, no está en lo cierto:

—Pilotar a la EVA.

—¡No! Vuestro trabajo es derrotar a los Ángeles.

Un trabajo en el que Misato está decidida a triunfar, sí o sí mientras se enfrenta al infernal papeleo de las Naciones Unidas para inmenso regodeo, por no decir recochineo, de Ritsuko. Esta le trae un disquete con el que poder salvar el gran obstáculo al que se enfrentan, que no es el Ángel, sino que Asuka y Shinji sean incapaces de enfrentarse a ste Ángel. Al principio, a Misato no le hace gracia que la idea haya provenido de Kaji, pero le asoma una sonrisa a los labios porque ha recibido su ayuda. Puede que no le moleste su presencia tanto como le gusta indicar.

Y ¿cuál es ese plan? ¡Hacer que Asuka y Shinji vivan juntos, por supuesto! Como el terremoto que es, nada más poner un pie en su nuevo hogar Asuka expulsa a Shinji de su habitación, deja muy claro que preferiría estar con Kaji, y tira sus cosas a la basura entre protestas por las diferencias culturales entre Japón y los europeos. La más importante es que las puertas no tienen cerrojo: ni Asuka ni Shinji tienen ninguna clase de verdadera privacidad.

Como bien señala Misato, es una forma de indicar que las prioridades de los demás vienen antes de la propia, algo típico de una sociedad mucho más comunitaria o que niega la individualidad como la japonesa. Todo lo contrario  de lo que Asuka busca o quiere ser, ¡menuda casualidad! La falta de privacidad indica que pueden pillarla sin su fachada y que se ignora su voluntad, obligándola a trabajar en grupo.

Ya que la única forma de vencer es atacar con una sincronización perfecta, necesitan aprender a hacerlo todo a la vez. Lo cual es bastante divertido porque tienen el mismo rechazo a trabajar juntos. Asuka es mucho más agresiva y se impone a lo que Shinji pueda pensar o decir. Es la que más se resiste a la cooperación en todo momento. Por desgracia, Asuka no cuenta con verdadera autoridad, por lo que Misato puede darle órdenes con facilidad.

Al final el resumen cuentan con seis días para memorizar a la perfección la música que les van a poner durante la batalla.

Empiezan a faltar a clase, visten con el mismo conjunto de baile y son completamente incapaces de trabajar al mismo ritmo después de tres días. Cuando Toji, Kensuke y Hikari deciden visitarles, y Misato toma una radical: trae a Rei consigo. No creo que contara con el público que iban a tener, pero es, definitivamente, apropiado. Asuka es como es gracias a que tiene gente que la observa. Su papel como piloto no vale de nada si no puede lucirlo frente a los demás. Así, el traer a gente sirve a los propósitos de Misato para domar a la chica.

Al principio no termina de funcionar. Asuka se enrabieta y exagera su comportamiento para exonerarse de cualquier posible error: para ella todo es culpa de Shinji. Y, sin embargo, si os fijáis… es ella la que se equivoca en el juego. Es Asuka quien tiene en la pantalla la palabra «Error», no Shinji.

Entonces Misato emplea el mismo método que utilizó con Shinji: le dice que si va a rendirse y Asuka se regodea porque ella es única, no tienen a nadie más… delante de Rei.

¿La respuesta de Misato? La misma que le dio a Shinji en su momento: no es esencial. Siempre hay sustitutos.

—Rei.

—¿Sí?

—Dale un intento.

Ante la incredulidad de Asuka —¿de verdad van a sustituirla? ¿No van a cambiar a Shinji¸ que es quien está por debajo? ¿Él es necesario y ella no?— y del resto,  Rei y Shinji se sincronizan a la perfección. Como detalle visual, destaco que que Asuka arroja los cascos, mientras que tenemos un plano muy cercano de Rei poniéndoselos para actuar a la vez que Shinji. Shinji siempre lleva auriculares cuando quiere abstraerse y sentirse cómodo, de modo que es una forma sutil de decirnos con quién se siente cómodo.

Y que a Asuka no le gusta abstraerse.

Puede que esta compenetración sea producto de haber luchado anteriormente juntos. Quizás se haya establecido un lazo especial entre ellos o simplemente que ninguno exige del otro lo que no puede hacer, como es el caso de Asuka. Rei es com el agua, se adapta sin imponerse, por lo que le resulta más fácil imitar a Shinji. En cuanto a este… bien, ya considera a Rei su amiga, por lo que puede actuar con mucha más relajación. Misato reflexiona en voz alta, señalando que quizás debería intercambiar a Asuka por Rei y la primera escapa de la casa entre lágrimas.

Aquí viene una parte francamente incómoda, que es parte resultado del machismo, de la necesidad del guion porque Shinji se mueva y la temática de Rei de ser un cero a la izquierda. La pobre ha permanecido todo el rato aparte,  leyendo, sin interaccionar con nadie hasta que Misato le dirigió la palabra. Como si fuera un adorno. Ni siquiera Hikari ha hablado con ella. Así pues, uno esperaría que cuando se pusiera a trabajar con Shinji y se comentara que es ella la que va a tomar el trabajo, Hikari se volviera contra ella o le exigiera que fuera a calmar a Asuka. Pero no. Hikari le grita a Shinji que ha hecho llorar a Asuka y que tiene que arreglar la situación, como si Misato y Rei no estuvieran ahí.

Rei es, literalmente, invisible. Hikari ni le reconoce el mérito de ser más capaz de colaborar que Asuka.

En fin, el chico va detrás de su compañera. Esta, sin embargo, no va a permitir que un niño la consuele. A pesar de que los métodos de Misato son crueles, también resultan efectivos. Asuka funciona bien bajo cierto tipo de presión competitiva. En vez de venirse abajo, decide que hará lo imposible por restaurar su orgullo herido y demostrarle a Rei y a Misato que es capaz. Necesitaba esa humillación para que le hicieran poner los pies en la tierra. Y Shinji, sin duda, empieza a sentir un asomo de aprecio por ella con esa sonrisa tierna que se le escapa.

Así pues, se ponen a trabajar con intensidad. Es en momentos como este que vemos que Shinji tiene su carácter. Podrá ser paciente, pero Asuka lo saca de sus casillas. Es algo interesante de esta dinámica; la relación con Rei es mucho más platónica y tranquila porque ninguno se buscan las costillas mutuamente. En cambio, Asuka y Shinji son polos opuestos y pueden arrancar al otro tanto lo mejor como lo peor. En otras circunstancias, probablemente habrían podido ser buenos amigos y mantener una relación, del tipo que sea, sana.

Pero esto es Evangelion.

Además Pen Pen se une al reto de sincronización, y demuestra que es el piloto que nos merecemos.

Por cierto, GAINAX, estaría genial que dejaras de mostrar la ropa interior de Asuka por enésima vez.

La escena que viene a continuación es una compleja. Lo primero de todo, agradezco que no se dibujen los pezones ni a Shinji ni a Asuka, por lo que en términos de animación japonesa es como si estuviéramos viendo una transformación de Sailor Moon, que quita la sexualización. Así, podemos permitirnos más o menos escenas en la que Asuka muestra los senos.

El escenario es: Misato no está en casa, Asuka decide dormir en una habitación aparte y, para ello, le resalta a gritos, exhibiendo sus pechos, a Shinji que no puede acercarse a ella. Cualquier persona con senos sabe lo que pasa en esa postura, lleves sujetador o no, por lo que no me cabe duda de que Asuka está lanzando mensajes contradictorios de forma intencional.

 El hecho de que estén solos (ella misma lo hace sonar al principio como otra cosa) podría ser una llamada de atención para cualquier otro chico. Por eso le espeta esas palabras a Shinji, repletas de desdén.

—Es la hora de que los niños se vayan a la cama.

Niños.

Estos capítulos nos están recordando que nuestros personajes son adolescentes tontorrones a pesar de sus experiencias. Por eso se juega con la barrera física entre querer ser adulto y ser, en realidad, todavía un niño inmaduro en términos de sexualidad y necesidades afectivas. Asuka se presenta como una adulta independiente, pero grita una y otra vez por atención. Quería luchar contra Israfel como su debut; cuando comete un error, no es culpa suya; no tiene problema en exhibirse frente a un público siempre y cuando quede bien.

Y, como ya he comentado y repetiré hasta la saciedad, estas contradicciones son intencionales. Asuka quiere ser única, ella misma, superior a todos, pero para ello necesita la validación de los demás. Y ahora mismo, quien se la puede dar es Shinji. Por eso espera que él vaya a su cuarto.

Pero Shinji no lo hace.

Así que es Asuka quien tiene que salir y tirarse en su cama, en una postura que habla por sí sola. Si no va él, tendrá que hacer algo cuando ella esté ahí, ¿no?

¡Bienvenidos al despertar sexual de Shinji como tal! El chico se inclina adelante para darle un beso, como siempre nos han enseñado a hacer en todas las series, animes, manga y demases que tiene que pasar. Solo que Asuka se ha quedado dormida y revela una verdad terrible: llama a su madre por la noche. Y ahí se acaba todo, por el momento.

—Tú también eres una cría.

Por cierto, no dejo de encontrar curioso que Shinji está entrenado para fingir que duerme. Eso indica que Misato entra más de una vez en su cuarto sin llamar… Como hace Asuka, a pesar de quejarse tanto de la falta de privacidad.

La fachada, la necesidad de ser una persona distinta en la vida privada, también controla a Misato.

A pesar de todo lo que ha dicho, cuando la vemos de nuevo es con Kaji. Estoy convencida de que podría librarse de él si quisiera, pero al postura en la que se encuentran no es precisamente una poco forzada. Kaji insiste, ella dice que los van a ver, pero se deja. Más o menos. En cuanto llega a su planta, se aparta de él e insiste en que no hay nada entre ellos, que él no vuelva a hacer nada similar. La respuesta de Kaji es la típica odiosa de cada relación abusiva: tu cuerpo no decía lo mismo.

—Tus labios o tus palabras… ¿A quién debería escuchar?

Con todo, en este caso creo que Kaji está siendo sincero. No es un caballero, pero tampoco asalta. Está planteándole la situación a Misato tal y como él la ve. Es evidente que quiere una relación,  y que Misato todavía se siente, al menos, atraída sexualmente por él.

Pero precisamente esto es lo que enfurece a Misato, porque es una pérdida de control que Kaji le restriega con suavidad por la cara. Misato es un personaje con varias capas de profundidad y que no termina de ponerse de acuerdo consigo misma. Algo que no se deja de resaltar cuando Ritsuko le toma un poco el pelo. Le recomienda que sea más honesta consigo misma… Lo cual podría sonar mal, pero cuando sabemos los motivos de Misato para dejar a Kaji, y que seguramente Ritsuko sospecha, cobra más sentido este consejo. Sin embargo, Misato señala que Kaji es infantil y que no ha cambiado nada. Y se centra de nuevo en su fachada, en lo que ahora es su vida: el trabajo. Que es cierto que tienen el Apocalipsis encima, por lo que no podemos echarle nada en cara.

Pero sí, Kaji debería alejarse si Misato le dice que se vaya a pastar.

La siguiente secuencia no tiene mucho que comentar porque es completamente visual y merecería mucho más la pena un análisis a la par en Youtube. Israfel se ha regenerado en un único cuerpo, aunque en cuanto le hacen daño se separa de nuevo. Shinji y Asuka están confiados y preparados. Con cada gesto sincronizado, apoyados por la música, resulta evidente que confían más y más en su victoria. Una que, al final, acaban obteniendo gracias al trabajo en equipo y el esfuerzo que han puesto ambos por trabajar juntos.

Siempre me ha llamado la atención que Israfel explote. ¿Quizás no lo mataron del todo sino que intentó llevárselos consigo en un acto suicida como Sachiel? ¿O solo es una excusa para que las EVA acaben en una postura absurda y graciosa que nos indica que no, que la magia no existe y Shinji y Asuka no van a ser los compañeros perfectos porque sí? Y por supuesto vuelven las peleas y las acusaciones… todo en medio de un cráter ardiente. No creo que sea muy sano, pero visto que Shinji tiene una gran resistencia al calor, ¿por qué no iba a tenerla también Asuka? Y si alguien tiene alguna duda sobre si todo lo del dormitorio fue a propósito, aquí Asuka deja bien claro que se durmió antes de tiempo.

Pero, al menos, han ganado. Ya es un paso adelante, incluso si se ha dado una regresión inmediata en la relación de Asuka y Shinji.

Tienen la prueba de que pueden funcionar bien juntos… en circunstancias muy particulares y controladas.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

  • Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture. También escribo relatos (cuando puedo) y he publicado algunos que podéis encontrar en Goodreads.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
El sexador de gárgolas
El sexador de gárgolas
3 years ago

No sé si ha sido una broma por parte de los guionistas o simplemente desconocimiento del Antiguo Testamento, pero si las murallas de Jericó son célebres (además de por salir en una película, en la que creo haber leído en algún sitio que está inspirado el monólogo de Asuka) es por el estrépito con que se derrumbaron. He leído en algún otro lugar que el comportamiento de la delegada de clase es el de quien está interpretando que Asuka y Shinji están de alguna forma siendo algo más que amigos. Parecido a lo que sucede en clase el día en que Shinji está tan ocupado que no puede hacerle el bento a Asuka. No creo que la sincronización de Shinji y Rei sea cosa de empatía sino de habilidad, ya que el juego no consiste en imitar al compañero sino en poner las manos y los pies sobre la luz que se enciende en el tapete. Lo que sí creo es que ambos están cómodos juntos (y posiblemente a Rei le importa más bien nada la presencia de los otros). Yo creo, en relación con la elección de Asuka como pareja de baile de Shinji, que hay varias razones: una de ellas, que debe terminar lo que dejó a medias; otra, que hay que irla entrenando para el trabajo en grupo; también que hay que evaluar su capacidad y qué mejor que examinarla en unas condiciones más o menos controladas; podría también ser que no quieren exponer a Rei; o que quieren poner a prueba a Shinji en nuevas condiciones de entrenamiento y combate. Algo parecido, en suma, a lo que he dicho en otro comentario acerca de por qué creo que Misato la pone bajo el mismo techo. Es posible que no sea todo pura iniciativa personal sino que haya recibido algún tipo de instrucción. Al cabo, al principio de la serie la vimos hablando con Ritsuko para exponerle que iba a acoger a Shinji bajo sus alas, cosa que en éste no ha sucedido. Una vez más asistimos, con consternación y resignación, al espectáculo de la humillación de Shinji, esta vez con ocasión de la cortinilla musical que nos enseña cómo pasan los días y va desarrollándose el entrenamiento en común. Obviamente, cuando se produce el ridículo final, Asuka se las apaña para quedar al descubierto y, sin embargo, echarle las culpas a Shinji: total, se las iba a echar ocurriese lo que ocurriese. La pobre Rei ha quedado, en efecto, totalmente marginada. No habremos, sin embargo, de esperar mucho para ver la reivindicación.

¡Volver arriba!
Mistral Chronicles