Analizando Vinland Saga: Capítulo 1

Analizando Vinland Saga: Capítulo 1

¡Vikingos!

WIT Studio, los encargados de la adaptación de Shingeki no Kyojin, presentan esta vez el anime de uno de mis mangas favoritos: Vinland Saga. Así que no podía desperdiciar la oportunidad de hablar sobre ello. En estos artículos, aparte de hacer una impresión general de los capítulos, hablo también de la animación, del uso del CGI, y comparo al anime con su fuente original, para ver qué se ha cambiado y mi opinión, así que…

¡Vamos a ello!

No hay spoilers ni del manga, ni de los futuros capítulos del anime, así que leed tranquilos.

Capítulo 1 «En cualquier otro lugar»


Al estilo de mangas como Berserk, el manga de Vinland Saga comienza en el presente para después dar paso a un flashback que se extiende hasta el tercer tomo, explicando el origen de Thorfinn y la historia de Thors, su padre.

Sin embargo a la hora de llevar a cabo la adaptación al anime, se ha optado por contar la historia de forma cronológica. Una elección totalmente entendible. En un anime una estructura así no funcionaría tan bien como lo hace en el manga. De paso, se le da mucho más peso a Thors y al impacto que tendrá su futuro sobre Thorfinn.

El anime empieza con una escena inédita en el manga, pero que resulta muy útil para darle más humanidad a Thors. El guerrero descansa en un campo dorado, casi un paraíso. Al fondo aparece Helga, su mujer, con su hija recién nacida Ylva en brazos. Thors da un paso hacia adelante, pero se tropieza con algo. Mira hacia abajo y el campo dorado se convierte en un infierno de sangre y cadáveres. Muy revelador, ¿no? Es una escena que quizá se inspira en Berserk, concretamente en Griffith, pero en general es una forma muy poco sutil de presentar el pasado y los remordimientos del personaje. Sin embargo merece la pena por el efecto visual y la forma de decirnos algo sin necesidad de palabras. Ahora, resulta redundante cuando tenemos la escena que sigue:

De vuelta a la realidad, un enemigo carga contra él mientras sigue aturdido por la visión. Por suerte llega el gran —literalmente— Thorkell para ayudarle con su brutal fuerza. Están en la batalla de Hjorüngávar, que enfrentó a los Jomsvikings, el bando de Thors, contra un enemigo por ahora desconocido.

A medida que se desarrolla el sanguinario enfrentamiento cae un virulento granizo mientras Thors sigue matando sin piedad a sus enemigos, partiéndolos por la mitad con la espada como si de Guts y su Matadragones se tratase. Al herir mortalmente a lo que sería una de sus últimas víctimas, el moribundo susurra unas últimas palabras a su amada, a la que confunde con Thors. Confuso, sale de ese modo berserker asesino, dándose cuenta de lo que está haciendo: matar a humanos como él, con familia y seres queridos.

Un barco lleno de nuevos enemigos acecha la posición de Thors, uno de los cuales logra arrojarlo al agua después de un breve forcejeo, donde ahora sí, mata a su última victima. Deja caer su espada al fondo del mar, que sirve como icono de su desvinculación de los Jomsvikings y de la muerte y, buceando, huye a la costa para desertar.

El CGI de toda la secuencia es brutal. El manejo de la cámara en el espacio tridimensional y la integración de los elementos 3D con los 2D es realmente espectacular para un anime de temporada. La fluidez de la cámara ayuda a dar fuerza a los golpes de Thors y Thorkell, y aunque los barcos y algunos personajes estén creados tridimensionalmente, no destacan negativamente respecto a los fondos y los protagonistas. Incluso el océano, que es puro 3D, está creado de forma más que digna —es una de las cosas más difíciles y costosas de simular, así que no es raro ver que se descuida—.

Entonces empieza el opening. La elección de la música es magnífica, pero lo que me deja sin palabras es el plano secuencia donde vemos el barco de Askeladd con Bjorn, y al final del todo a Thorfinn limpiando su daga… ¡Que maestría del CGI y que bien está integrado todo!

Después de este flashback, la serie se traslada a Islandia en el año 1002, donde por fin se presenta al protagonista del anime, Thorfinn. Un chiquillo rubio de seis años que, de momento, es la mar de adorable y se las apaña para coger agua que llevar a casa. Su hermana Ylva le manda de inmediato a dar de comer a las cabras y ordeñar a las vacas. El cambio de la paleta de color es magnífico. Transmite calidez al entrar Thorfinn en casa y tener todo un tono más anaranjado, contrastando con los blancos y grises fríos del exterior.

Al acabar de hacer las tareas, una gaviota pasa volando rasante a su lado, y Thorfinn desvía su mirada hacia algo que observa con pasión: el océano.

Sobre esta parte cabría destacar dos cosas. La primera, que es otra escena original del anime —al contrario del resto del capítulo, que será casi un calco del manga—, pero que sirve para ponernos en contexto espacial y temporal. Además, presenta al protagonista de una forma adorable y mete un paralelismo unos capítulos más adelante. Pero ya llegaremos a ello.

La segunda es la preciosidad de los fondos. No solo las montañas que observamos al fondo transmiten esa frialdad y hostilidad dignas de Islandia, sino que incluso ese cielo nuboso hace que el frío nos cale a los espectadores.

Del nevado paisaje, se llega a un plano muy acogedor del hogar encendido de la casa de Thors y su familia, donde el explorador Leif Erikson relata una de sus expediciones a los niños de la aldea. Y es que Leif descubrió, después de un arduo viaje, el lugar que da nombre a la serie: Vinlandia —la Isla de Terranova, una zona al norte de Canadá—.

Me encanta que el mar embravecido, aunque generado en 3D, tiene pintada la espuma a mano para darle un dinamismo y una fuerza que, tridimensionalmente, es difícil de generar. Como no podía ser de otra forma, está integrado de forma deliciosa. El detalle es impresionante, ¡hasta las salpicaduras están hechas a mano!

Después de luchar contra el mar, Leif dio con una tierra fértil y cálida, e incluso tuvo contacto con nativos americanos, con los cuales, según él, establecieron amistad y le obsequiaron con un sombrero de plumas.

Thorfinn, completamente embelesado, le comenta a Leif que quiere unirse a su tripulación. Sin embargo, los niños no acaban de creer a Leif. Según la mitología nórdica, Jormungand, la Serpiente del Mundo, se zampa todo barco que se aproxima al oeste y, más allá, el mundo se precipita en una cascada infinita hacia el vacío. Por lo tanto ven imposible que haya una tierra nueva al oeste de Islandia.

Leif se regodea: por eso él y su tripulación son tan increíbles y valerosos. Ellos combaten contra el mar, cosa que nadie más hace. Los niños se ríen y le consideran poco más que un niño con barba. Claramente, uno de los puntos que trata Vinland Saga, sobre todo al principio, es la idealización social del guerrero y las batallas.

El explorador, enfadado, pide ayuda a Thors para que les haga entrar en razón. Thors, imagino que sin saber cómo lidiar con la situación, manda a los niños a su casa, excusándose de que se ha hecho tarde, y de paso evita que el ambiente vaya a peor. Thorfinn despide a sus amigos mientras cae una densa nevada. A la vez, un hombre moribundo, un esclavo, ya que porta grilletes en muñecas y cuello, se tambalea hasta llegar a un árbol próximo a la aldea de Thors.

De vuelta a la calidez del hogar, Leif, que siempre que sale en pantalla tiene que decir algo y cumpliendo el papel de introductor del lore, narra a Thors y Helga cómo las brutales nevadas en Groenlandia están matando a la gente y a su ganado. Una ola de aire frío que se acrecienta con los años se cierne sobre sus tierras. Ylva entra en casa con un par de cabras para resguardarlas de la nevada, y Leif aprovecha para tirarle los trastos a la joven. Por muy simpático que me caiga Leif, esta no te la perdono. Que podrías ser su padre.

A pesar del humor del momento, tanto Leif como Thors están profundamente preocupados por la situación, y temen que llegue un invierno donde no sobreviva nadie. El hermano del explorador ya está haciendo planes para la emigración de su pueblo hacia Vinlandia, a pesar de que Thors le recuerde que está a muchísima distancia.

Se salta entonces a una escena en la que Thorfinn, con unos ropajes distintos a los que ha llevado hasta ahora, hace de adorable capitán —lo siento, es que es TAN mono— de una embarcación que se dirige a Vinlandia. De repente del mar surge Jormungand y atrapa a Thorfinn, asfixiándolo. El chiquillo se despierta y quien lo está aplastando en realidad es Ylva, que se fue a dormir a su lado para coger calor. La serie no para de mostrar la dureza del clima de Islandia y Thors se empieza a plantear de verdad la opción de emigrar con su gente a Vinlandia.

Entre tanto, queda claro que Thorfinn es diferente a otros niños. No sueña con grandes batallas o ser un héroe de guerra. Sueña con viajar, descubrir y vivir aventuras, casi como haría un niño de nuestra época. Ya sea por la influencia pacifista de su padre o por crecer escuchando las historias de Leif, Thorfinn ha adquirido unos valores distintos a sus compañeros de la aldea. Incluso sus ansias por partir cuanto antes en su primera exploración lo diferencian de los demás niños que, de momento, se conforman jugando con espadas y escudos de madera.

Al amanecer, Ylva y Thors, armados con grandes palas, retiran la gruesa capa de nieve que se ha formado en el tejado de su casa. Ylva comenta a su padre que deberían de hacerse con un esclavo para que les ayudase en estas tareas. Thors se niega: su aldea no funciona así. A Ylva le parece extraño, porque poseer esclavos es algo totalmente normal en la sociedad nórdica. Me parecen preciosos los valores tan buenos que ha llegado a desarrollar Thors con el tiempo. Como si todo el mundo pudiese reformarse y aceptar una vida más pacífica y amable.

Ylva resbala del tejado pero, por suerte, cae sobre una capa de nieve que alivia su caída. A pesar del grueso de la nieve, detecta algo debajo suyo. Ambos escavan durante un momento, y desentierran al hombre moribundo que había llegado a la aldea la noche anterior. Está macilento, inconsciente y con claras señales de congelación en las extremidades. Con la conversación que acaba de tener con su hija, está claro que Thors va a intentar salvarle, aunque quizá la serie podría haber sido más sutil y revelar la postura de Thors ante la esclavitud en esta escena sin necesidad de dar un discurso. Al fin y alcabo, los actos dicen más que las palabras.

Por otro lado, la mañana de Thorfinn transcurre en el puerto, donde observa un precioso cielo azul sentado en lo alto de una barca que Leif está barnizando. Sigue sin confiar en la veracidad de la historia del explorador, y solo le creerá si lo lleva con él a Vinlandia y a verlo con sus propios ojos. ¿Será este el futuro objetivo de Thorfinn? La serie, desde luego, parece estar poniendo mucho énfasis en ello…

Pero el chiquillo tiene problemas mucho más inmediatos. Molesto, se queja de que su padre es un tacaño y no le deja surcar el mar en la barcaza de guerra de la aldea por mucho que le ruegue. Leif contesta que el océano en esa zona es peligrosísimo, y relata la vez que se quedó atascado junto a su tripulación en un iceberg durante días, quedándose sin comida ni agua. Además, su barco fue aplastado por el hielo y fueron condenados a caminar a través del mar congelado hacia la villa más próxima. Solo Leif sobrevivió. Sin embargo parece que, por mucho que a Thorfinn le choque este relato, no se va a dejar amilanar y a pesar de los peligros, va a querer aventurarse en una expedición.

La cámara se aleja para volver a mostrar otra vez el precioso mar azul y la costa de Islandia, y Thorfinn pregunta por qué tienen que vivir en Islandia si es un sitio tan peligroso e inhóspito.

Como para ilustrar las palabras de Thorfinn, acto seguido Thors entra en casa cargando con el moribundo esclavo y trata de reanimarlo. Helga también ayuda calentándole las extremidades congeladas. Al quitarle la ropa congelada, se revela su cuerpo surcado de heridas horribles. Se deja claro sin necesidad de palabras que su amo es terrible. Ylva se plantea sobre si salvarlo está bien o no: es posible que se metan en problemas al tratar con un esclavo que no es de su propiedad. Lo que se ha desarrollado de Thors hasta el momento indica que poco le importan los líos en los que él se pueda meter. Si puede salvar una vida, lo va a hacer. Estoy seguro de que no va a ser la primera ni la última vez que se encuentre en una situación así.

En este momento podemos ver un lado de Thors egoísta. ¿No piensa en su propia familia o en la aldea? Él no sería el único que podría sufrir las consecuencias de unas posibles represalias. De ofender al amo del esclavo, podría lanzar una ofensiva contra el pueblo y herir a algunos de sus habitantes…. ¿Tanto confía Thors en su fuerza?

Está claro que Leif no solo ama explorar, sino también contar historias. Esta vez toca que Thorfinn aprenda información sobre sus ancestros. Venían de una tierra al este llamada Noruega, una región más cálida donde el mar no se hiela y se encuentra protegida por unas calas. Pero un día, un poderoso hombre llamado Harald atacó las aldeas de la zona, proclamándose el primer rey de Noruega.

Entonces planteó a los aldeanos dos opciones: arrodillarse ante él o abandonar esas tierras. Debido a que Harald resultó ser un tirano, mucha gente escapó de su dominio y llegaron a Islandia, siendo así el origen de los asentamientos donde viven Thorfinn y los demás, y la razón por la que se conforman en vivir en un entorno tan hostil. O la hostilidad del mundo, o la de los humanos. Thorfinn no se lo acaba de creer. Según él, unos guerreros como ellos no se atreverían a huir. Acto seguido, de forma reveladora, es él quien procede a huir de la conversación con Leif para marcharse a casa.

Aunque hoy en día esto lo considere algo proveniente de la masculinidad tóxica, de cómo un hombre tiene que ser fuerte y valiente, la reacción de Thorfinn me parece algo totalmente coherente con el mundo en el que se basa, y más teniendo en cuenta que solo es un chiquillo de apenas seis años.

Ya en la calidez de su hogar, Thors consigue revivir a duras penas al esclavo, que murmura que se muere de frío y revela que escapó de los terrenos de Halfdan, al otro lado de las montañas. Odiaba ese sitio con toda su alma, pero no tenía otro lugar donde ir. Thors se muestra preocupado, imagino que pensando otra vez sobre la migración a Vinlandia.

¿Habrá tiempo para que Thors profundice en esa reflexión? ¿Para que se acabe de decidir sobre el futuro de su pueblo? ¡No! De repente un aldeano se precipita al interior de la casa anunciando que Halfdan ha llegado al puerto.

Halfdan porta una cadena como arma y da un pequeño discursito de villano. Según él, las cadenas son el único tipo de collar que le queda bien a un humano, y es la única forma de hacer a una persona decente. Se presenta a los espectadores casi como la antítesis de lo que Thors es hoy en día. Quizá, Thors fue así en un pasado…

Ari, un joven de la aldea, confronta a Halfdan. Se piensa que solo ha venido para reavivar viejas rivalidades entre ambas aldeas. Un seguidor del tirano se adelanta y achaca al joven de haberle cortado el brazo en la última pelea entre los territorios. Ari se justifica que fue porque él hirió de gravedad a su hermano y jamás será capaz de andar de nuevo, y se dispone a cortarle otra extremidad. Me gusta cómo se presenta a Ari y su bravuconería, distinguiéndolo de los demás jóvenes. Me pregunto cómo lidió Thors con esa situación de la que hablan, porque… desde luego que luchando no. Quizá un poco más de backstory habría redondeado esta escena.

La situación está apunto de degenerar en una batalla, pero Halfdan ataca a su propio hombre con su cadena. En una escena algo grotesca, le arranca pelo y carne; la cara del hombre ahora está surcada de heridas. Queda claro lo férreo que es Halfdan respecto a seguir a rajatabla la ley, incluso si eso conlleva castigar a sus propios hombres.

El esclavo —del que nunca se dice su nombre, por cierto— parece sufrir una especie de sueño delirante, ya que se encuentra en un precioso campo de flores mientras unos patos se elevan por el cielo que recuerda un poco a la visión de Thors al inicio del capítulo. Despierta de ese lugar y logra musitar algo inconsciente cómo echa en falta su familia. En una emotiva escena, Thors intenta tranquilizarlo, contándole que se encuentra en Vinlandia, una tierra libre de guerra y esclavos, cálida y fértil. Ahí está a salvo con su familia.

No solo se lo está contando al hombre para hacerle sentir mejor, sino que por la expresión y el tono de voz de Thors, parece que se está intentando convencer a sí mismo de esa realidad.

En ese momento, Halfdan entra en casa de Thors, reclamando a su esclavo. Thors sabe perfectamente lo que le espera al pobre hombre si vuelve con su cruel vecino, así que intenta comprarlo. Halfdan se niega: tiene que torturarlo delante de los demás esclavos para que sepan lo que les espera si siguen su ejemplo. Thors no se rinde y ofrece cuatro ovejas jóvenes a cambio del maltrecho hombre, pero Halfdan, tozudo, dobla el precio. O eso, o nada. Thors accede a pesar de que Ylva se horroriza porque no es el mejor momento para perder tanto ganado.

Antes de irse, Halfdan se mofa de Thors una última vez. Se piensa que lo ha liberado de sus cadenas, pero que no tiene ningún sitio donde llevarlo. Las últimas palabras de Halfdan tienen sentido por el desarrollo que se ha dado respecto a la hostilidad climática de Islandia y la crueldad de la esclavitud nórdica, pero me extraña una cosa… ¿No se ha dado cuenta de que en esa aldea el esclavo estaría a salvo? Si sobrevive, al menos va a poder vivir una vida normal, aunque sea en un sitio que no sea su hogar natal.

En una de las escenas más sobrecogedoras hasta el momento, sobre un acantilado con la aurora boreal de fondo, Ylva llora desconsolada sobre la tumba del hombre. Pero… ¿Llora de pena por la muerte del esclavo, o por el ganado que han perdido? A primera vista puede parecer desalmada y mala persona, pero hay que tener en cuenta el desarrollo que hay durante el capítulo. Vivir en Islandia es duro, y cada animal es un bien muy preciado para la sociedad en la que se encuentran. Entonces ¿merecía la pena salvar a alguien que de todas formas iba a morir a cambio del sustento para su familia? Además a Ylva se le ha visto cuidar de sus queridas ovejas y mostrar preocupación por su bienestar, así que al fin y al cabo, no es de extrañar que sienta verdadera pena por ellas. Y no solo eso, sino que también ha mostrado tener una opinión distinta a la de su padre respecto al esclavismo.

Thorfinn, todavía lleno de dudas, inquiere a Thors si sus ancestros escaparon de Noruega hasta Islandia. Su padre confirma que eso es lo que cuentan las leyendas. Mirando al mar, Thorfinn le pregunta dónde va la gente cuando quiere escapar de Islandia. Solo recibe una caricia de su padre como respuesta. El pobre Thors debe de estar agotado de ese tema después del día que ha pasado, y su silencio me parece más que justo. Hasta ahora no había escapatoria, pero imagino que por su mente están pasando las cálidas planicies de Vinlandia.

Enlazando estas palabras con el siguiente capítulo, un barco de guerra lleno de vikingos con muy mala pinta se aproxima a la costa, y se da un vistazo al baúl donde Thors sigue guardando su equipamiento de vikingo, dando final a este primer y magnífico capítulo.

¡Esto es todo por esta vez! No podría estar más contento con el respeto que han tenido al adaptar este primer episodio, y cruzo los dedos porque siga así en un futuro. Porque la historia de Thorfinn merece la pena ser contada con la máxima calidad.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

Amante de todas las dimensiones, pero especialmente de la tercera. Hago imágenes que se mueven llamadas vídeos y escribo sobre lo que más me ilusionan.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: