‘TRIGGER: before The Radiant Glory’, un gran extra para IDOLiSH7

‘TRIGGER: before The Radiant Glory’, un gran extra para IDOLiSH7

... Que, evidentemente, solo entenderás si ya conoces la saga

Hace cosa de un mes publicamos una guía de IDOLiSH7 en la que ya avanzamos que iríamos reseñando los mangas de Arina Tanemura que ECC ediciones está trayendo a nuestro país desde noviembre del año pasado. Fue en esa fecha cuando TRIGGER: before The Radiant Glory llegó a las librerías de toda España.

El tomo es una narración desde el punto de vista de Ryunosuke Tsunashi (Ryu) acerca de la formación de TRIGGER y de cómo fue formándose cierta camaradería entre sus integrantes.

Si no conocéis la franquicia de IDOLiSH7, es probable que os estéis preguntando qué es TRIGGER, quién es Ryu y qué más da cómo se conocieron si, total, la historia no va a ir más allá. Normal, teniendo en cuenta que este tomo está pensado para los fans de la saga. Y, ya que estamos, anuncio que esta reseña también tiene como objetivo el mismo público. Sin embargo, os animo a leeros la guía que publicamos hace no mucho para informaros de las mejores formas de acceder al fandom.

Como ya comenté, Ryu rememora el día en que conoció a Gaku Yaotome y a Tenn Kujo. En un principio piensa que TRIGGER está destinado al fracaso ya que Gaku y Tenn se llevan como el perro y el gato, pero acaban resolviendo sus diferencias con bebida (sin alcohol para el jovenzuelo) y un buen baile. En cualquier caso, la tregua no dura mucho y Ryu siempre tiene que poner paz entre sus dos compañeros. El pobre mediador acaba cansándose de la situación hasta que un buen día se da cuenta de que la culpa de que el grupo no esté unido es de todos. Sí, él incluido.

Y es que resulta que es muy difícil hacer piña cuando te dejas llevar por tus prejuicios. A lo largo del tomo Ryu se da cuenta de que Gaku, a quien él había tomado por un ligón, pasa sus ratos libres ayudando en la tienda de su familia materna. Por otro lado, Tenn tampoco es la persona fría que él se había imaginado. Eventualmente, los miembros de TRIGGER se irán conociendo los unos a los otros y ocurrirá algo que les unirá. ¿El qué? Leed el manga~ Aunque siempre os podéis ver las OVAS, pero os estaríais perdiendo el bello estilo de dibujo de Arina Tanemura.

Hay que decir que Ryu no se limita a preocuparse constantemente por sus compañeros. También hace una descripción muy interesante de su experiencia en la industria de los idols. Él se ha criado en Okinawa y viene de una familia humilde. Sin embargo, cuando entra a TRIGGER, se ve obligado a cambiar su estética e incluso su forma de hablar para resultar más atractivo. Como ser el hijo de un pescador no es llamativo, también le hacen mentir acerca de sus orígenes y su compañía se inventa una historia en la que su familia es dueña de una empresa hotelera. El chaval es terrible hablando con las mujeres, pero como eso no interesa, acaba con el apodo de Bestia erótica. Vamos, que el Ryu que conoce el público no podría estar más lejos de la realidad. Y como él necesita el dinero para mandárselo a su familia, pues tira con ello. No tiene más remedio que fingir ser quién no es. Es un contraste brutal con la forma de funcionar de IDOLiSH7, que es mucho más «honesta».

El tomo finaliza con una serie de tiras cómicas que merece la pena leer. Parece una tontería, pero es en esta parte donde se hace más evidente la necesidad de haberse leído la historia de IDOLiSH7 ya que juegan mucho con la forma de ser de cada personaje. En todo caso, no tienen desperdicio y debo admitir que es lo primero que leí.

La edición no pasará a la historia como la más cuidada de ECC. Quizás sea por la decisión de bajar el precio de cada ejemplar a apenas 6 euros, pero es evidente que la calidad del material no está a la altura con otras de sus series. Sí, el tomo conserva su desplegable a color de la edición japonesa, pero ahí terminan los detalles que le dan puntos positivos. Lo más problemático es la rigidez del lomo, que dificulta la lectura de las partes internas de cada página. Siendo sinceros, tampoco es que haya muchas más quejas, pero es una molestia continua que deja muy mal sabor de boca al acabar de leer.

Es evidente que ECC ha licenciado las adaptaciones de IDOLiSH7 de Arina Tanemura con el objetivo de atraer a los nostálgicos que crecimos con historias de esta mangaka más que con el de importar historias de temática idol a nuestro país. No me malinterpretéis: el dibujo es magnífico. Se nota mucho su experiencia como dibujante ya que su estilo es muy consistente y la anatomía está perfecta. El problema viene con el contenido. Hay más de un juego de idols con adaptaciones al manga que siguen sus historias principales y explican todo lo necesario para que el lector se entere de lo que ocurre a cada momento y tenga al oportunidad de integrarse en el fandom. Como habréis visto, no es el caso de las adaptaciones de IDOLiSH7. De hecho, se podría decir que traer estos volúmenes es como tomar la decisión de empezar una serie por el típico tomo de flashbacks. ¿Quién lo comprará? Quien no sea consciente de este hecho —venta que perderán en los sucesivos números— o quien se haya leído las traducciones del inicio. Es una lástima porque, en caso de que la recaudación sea mala, solo se conseguirá que las editoriales se lo piensen dos veces antes de licenciar otros mangas de idols más apropiados para el mercado español.

La conclusión es la siguiente: ¡Enhorabuena a los fans de IDOLiSH7! Tenéis una oportunidad de oro para haceros con material adorablérrimo de vuestros idols favoritos a muy buen precio. El contenido (tanto la historia como el dibujo) facilitan la lectura a pesar de la rigidez del tomo. Sopesando pros y contras, no es una mala compra para fans. Insisto: para fans como yo. Para quien no conozca IDOLiSH7 es tirar el dinero, así que ved el anime primero.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

Escribo sin pensar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: