Yui Ikari, la madre en las sombras de Neon Genesis Evangelion

Este artículo se publicó en Deculture, pero he querido darle un importante y necesario repaso… Hasta el punto de que básicamente lo he reescrito y ampliado, corrigiendo en el proceso unos cuantos errores.

Además, este es el guion de nuestro siguiente vídeo de Youtube, por lo que podréis adelantar contenido (o disfrutarlo en un formato escrito que os guste más).

¡Espero que lo disfrutéis!

Aviso de spoilers flagrantes de toda la cronología de Evangelion


Hay personajes cuya existencia es esencial para una trama. Berserk no sería Berserk si Griffith no hubiera existido. La misma historia te dice que el mundo se ha preparado para su nacimiento. Devilman comienza como la historia de Akira, pero termina por convertirse en una leyenda trágica sobre el amor y la incomprensión, y ni la humanidad ni los sucesos que acontecen habrían ocurrido si Satán no hubiera decidido rebelarse contra Dios.

Neon Genesis Evangelion no es la excepción a esta tendencia. De hecho, tiene numerosos personajes tan, tan relevantes que, si descontáramos a uno, la historia no sería la misma.

Sin embargo, Evangelion destaca porque uno de esos personajes apenas aparece en pantalla. No como esperamos, al menos. De hecho, es muy sencillo no percatarse de su existencia. Por eso, cuando los espectadores llegan a End of Evangelion sin comprender quién es esta persona, se quedan desconcertados al verla aparecer y, sin duda, pasan por alto su fundamental rol.

Este personaje es Yui Ikari.

Madres


Pensad por un momento en el concepto de madre. Las hay buenas como la madre de los hermanos Elric en FMA, la madre de Moana, la madre de Eren de Shingeki no Kyojin, la madre de niños de Wolf Children

Y las hay malas. Por ejemplo, también de Shingeki no Kyojin, están las madres de Historia o de Reiner. En la mitología clásica tenemos a Medea matando a sus hijos. En Kill la Kill está Kiryuin Ragyo…

No vais a encontrar mucha más variedad.

De hecho, y sobre todo en occidente, el arquetipo de madre buena/madre mala suele ser aún más limitado, porque el papel de villana se ha trasladado desde hace un par de siglos a las madrastras como las de Blancanieves, Cenicienta, Enredados, etc.

El trabajo de madre, además, es muy precario. Si sobreviven a una historia de acción es prácticamente un milagro, y en general esto ocurre porque se las asocia a un rol extremadamente pasivo —Sarah Connor en Terminator— o de Mamá Oso —Sarah Connor en Terminator II o Ripley en Aliens—.

Este último papel es de los pocos que permiten que las madres puedan mostrarse crueles, porque justifica su comportamiento al tener un bebé, o un hijo, al que proteger… Y solo porque es una situación extrema sin un padre, o un varón adulto, que aporte alguna clase de protección. De por sí, a estas alturas, podría decirse que se trata de un arquetipo bastante dañino, no por sí mismo, sino por el contexto en el que las madres no son personajes sino roles muy rígidos, limitados a unas competencias increíblemente básicas. Casi absurdas.

Aun así, suele ser mejor a la otra opción… que es estar muerta. La cantidad de madres muertas en Disney rompe récords, pero no deja de ser una reflejo del nulo tratamiento que se da a las madres en la cultura occidental.

A primera vista, Evangelion podría pecar de lo mismo. Al fin y al cabo, las mujeres que aparecen no son madres. De hecho, Misato lleva muy mal las responsabilidades asociadas a criar a un adolescente.

ESA MANO, MISATO.

Sin embargo, Evangelion tiene madres. Muchísimas madres.

Es solo que las esconde tras una imagen de Mamá Oso particularmente… escalofriante. Igual que la serie trata la paternidad como un Enemigo, un Otro del que hay que cuidarse, la maternidad tampoco merece un comentario muy positivo. Es más, aparece en su faceta más monstruosa, controladora y represiva de la personalidad.

Porque Evangelion, en gran medida, se levanta sobre conceptos freudianos, y postula que la protección de las madres impide madurar como personas.

Los padres, directamente, no están.

Por eso es tan divertido explorar a Yui, que es de quien hemos venido a hablar.

De la madre que controla Evangelion desde las sombras.

 

¿Quién es Yui Ikari?


Se podría decir que Yui Ikari es el tercer catalizador de la trama de Evangelion. El primero es Lilith, el segundo, Adán y, al «morir», Yui se convierte en el verdadero inicio de la historia.

Sin su ausencia, Fuyutsuki no habría pasado a formar parte de NERV, Gendo no habría intentado precipitar la Complementación Humana, ni Shinji habría entrado en escena porque no habría podido ser piloto. La ausencia de Yui propició el nacimiento de Rei, los celos de Naoko y, por tanto, de Ritsuko, y, no podemos olvidarlo, la excepcional existencia de la EVA 01.

Pero comencemos por el principio.

De acuerdo a los informes clasificados, Yui era hija de un reputado miembro de SEELE. La identidad del mismo es un misterio. Buena parte de las teorías de los fans se inclinan por el líder, Keel Lorenz, ese de las gafas de Cíclope que Gendo decide robar durante Rebuild of Evangelion. Pero… lo cierto es que no se sabe. El padre de Yui podría ser cualquiera de los hombres que aparece durante las reuniones, o alguien que no sale nunca pantalla. De la madre no se dice ni una palabra. Aparte de esto, no sabemos nada de los orígenes de Yui, su infancia o adolescencia.

La primera vez que vemos a Yui en términos cronológicos es como una brillante estudiante de bioingeniería. En este momento es una universitaria, por fuerza ronda los 20 años, lo cual vuelve muy incómodo que la veamos a través de los ojos de Kozo Fuyutsuki, el hombre que se aliará y enamorará de ella. Y esto es importante porque, a lo largo de toda la serie, jamás nos adentramos en la mente de Yui. Solo podemos intentar comprenderla desde fuera, a través de los hombres que la rodearon, las mujeres que la odiaron, y las acciones que realiza para aproximarse a la Complementación.

En cualquier caso, a primera vista, Yui es ideal. Con una belleza discreta, clásica, desborda feminidad y sensibilidad. No solo eso, sino que, para sorpresa de Fuyutsuki, también valora los ideales tradicionales porque, a pesar de estar en plena carrera universitaria, la joven le confiesa que valora la posibilidad de asentarse y formar una familia. Cosa que, de hecho, hará en el futuro… Aunque nadie dijo que su familia fuera a ser sana o estable.

No hay que perder de vista que estamos en Japón, un país que aprecia mucho a las mujeres sumisas y caseras, y que castiga económicamente a las que no forman núcleos familiares tradicionales.

Yui, por tanto, es una mujer perfecta porque es inteligente, pero no pretende (en apariencia) querer usurpar un puesto históricamente masculino.

Por su lado… Fuyutsuki es un hombre solitario y la aparición de una joven supuestamente modesta, inteligente y deseosa de formar una familia tuvo que atraerle lo suficiente para mantener contacto con ella durante el resto de su breve vida.

No es, lo que se dice, mucha información. De hecho, la historia y las motivaciones de Yui están repletas de lagunas extraordinarias, muy tentadoras de rellenar con teorías. Una de las preguntas más acuciantes que podemos hacernos es: ¿cuando se aproximó a Fuyutsuki, ya había decidido que quería convertirse en una diosa? Puede que sí… y puede que no. Como vamos a ver, su fusión con la EVA 01 fue precipitada debido a que su vida se encontraba en peligro, pero da la sensación de que simplemente tuvo que adelantar sus planes. Al fin y al cabo, Fuyutsuki conocía su «plan», fuera el que fuera, y lo apoyaba con sinceridad… Lo suficiente como para ocultar a Gendo que ambos planeaban lograr una fusión con el núcleo de la EVA 01.

Esta confianza, esta inversión de roles donde la alumna se convierte en señora del profesor, debe haberse elaborado durante años. Y es difícil asumir que una persona decide, de pronto, que quiere convertirse en dios.

Así pues, y por comodidad, vamos a asumir que Yui tenía sus planes muy claros desde que entró a la universidad, que su aproximamiento a Fuyutsuki no fue casualidad, y que domina a la perfección la imagen que proyecta en los demás.

En realidad, esto último no es tanto especulación como un hecho. Cuando la vemos actuar no hay rastro alguno de megalomanía o egocentrismo, ni siquiera un punto de locura. Solo contemplamos a una joven elegante, tranquila y profundamente pura.

¿El problema?

Que, como hemos dicho, la estamos viendo a través de un flashback de Fuyutsuki, el cual siempre ha relacionado a Yui con un ángel… Quizá porque ella misma quería presentarse así. Pronto entenderéis a qué nos referimos.

Aunque no vemos el proceso, resulta evidente que Fuyutsuki y Yui desarrollaron una relación de amistad. El primero pasó de simplemente apreciarla a volverse protector. En algún momento, nació el amor. Puede que fuera uno platónico en lugar de sexual, ya que la diferencia de edad era importante, pero End of Evangelion nos demuestra que las personas que querían unirse físicamente a otras recibían una visión de sus seres queridos gracias a Rei. Y Fuyutsuki veía a Yui, así que…

Mientras tanto, Yui prosiguió sus estudios y conoció a Gendo Rokubungi, que le sacaba unos cuantos años porque nada en este mundo puede ser bonito.

Desconocemos cómo empezó su relación, pero si confiamos en Fuyutsuki, parece que de joven Gendo era un liante peligroso y asocial. Es más, la indignación de Fuyutsuki fue grande cuando supo que Yui había elegido a alguien como él. Lo más irónico, e hilarante, es que Yui afirmó que consideraba que Gendo era encantador y dulce.

Parece ese juego de la bella doncella que, con su mera existencia, redime a un ser despreciable. Un poco el tópico de La Bella y la Bestia, ¿no?

Solo que, en Evangelion, la Bestia y la Bella parecen ser una misma persona.

Igual que con Fuyutsuki, Yui se convirtió en el pilar de la existencia de Gendo, que también la idealizó, alcanzando extremos… enfermizos. Un ejemplo de esta relación en la cual Gendo orbitaba alrededor de Yui es su matrimonio. A pesar de que en Japón lo normal es que la esposa adopte el apellido del marido, cuando se casaron, Gendo dejó de ser Rokubungi para convertirse en Ikari. Esto ocurre cuando la mujer tiene un estatus social superior al marido y es la única descendiente de su familia, pero diría que Evangelion enfoca esta decisión como si Gendo quisiera que Yui impregnara con su luz todos los aspectos de su vida. Nombre incluido.

Esta idea de luz, claridad y Yui como un ángel parece promovida por ella misma. En una postal que Gendo entrega a Fuyutsuki, firmada por Yui, en la que anuncian su boda, aparece un ángel. Uno de cabello azul.

¿No os resulta familiar? ¡Claro que sí! Rei tendrá el cabello de ese color artificial, y resulta muy improbable que sea una coincidencia casual, ¿verdad, Gendo?

En fin, que la postal es un testimonio de cómo ven Gendo y Fuyutsuki a Yui, algo que comprobamos en la Complementación Humana, donde la túnica de doctora parece formar unas alas.

Pero esta imagen celestial no se daría si Yui no la promoviera, porque hay que ser sobrehumano o tener un inmenso control sobre tus acciones para no romper esa clase de ilusión.

Así que puede que Gendo escogiera activamente una postal con un angelito, pero…

…qué queréis que os diga. No parece su estilo. Si tuviéramos que apostar un brazo, diríamos que Yui escogió la postal, firmó y encargó a Gendo que se la entregara a Fuyutsuki. Quizá hasta fuera un motivo recurrente, angelitos y niños de pelo azul, para Yui, y por eso Gendo implementara esos detalles en Rei.

Para conseguir al ángel perfecto.

Porque, teorías aparte, Yui planeaba convertirse en una suerte de ángel.

 

Una brillante científica con grandes ambiciones


Cuando Yui tuvo a Shinji entre los 22 y los 23 años, cumplió el futuro del que le había hablado a Fuyutsuki. Se convirtió en una madre encantadora que llegó a compaginar la maternidad con trabajar en uno de los proyectos más importantes del mundo. Yui, en particular, pasó a trabajar en el Laboratorio de Evolución Artificial bajo la jefatura de Gendo, por lo que fue una de las fundadoras de GEHIRN, el precursor de NERV. Yui convivió con Naoko Akagi y solo podemos imaginar cómo sería su relación. Seguramente fue cordial a niveles superficiales, ya que trabajaron juntas durante bastante tiempo, y porque la imagen que Naoko conjura de ella es una sonriente y tranquila…

Pero maliciosa. Es difícil decir si esta visión es una deformada por los celos, o si Yui mostró otras facetas ante su colega.

Por otro lado, cabe preguntarse si Yui tuvo a Shinji por un motivo concreto. Es muy posible que de verdad deseara ser madre, puesto que durante la serie se dedica a protegerlo siempre que no se interponga en sus principales intereses. Pero resulta, cuanto menos, curioso que decidiera ser madre mientras investigaba, ya que tanto ella como Gendo parecen estar muy ocupados.

No solo eso, sino que en el episodio 20 se nos cuenta, sorprendentemente, que fue Gendo y no Yui quien se sintió culpable por haber tenido un hijo tras el Segundo Impacto. Gendo llegó a afirmar que lamentaba que el niño tuviera que vivir un infierno. ¡Gendo mostrando empatía, quién iba a decirlo!

Respecto a Yui…

—Mientras estés vivo, cualquier sitio puede ser el Cielo. Siempre que este niño viva, tendrá la oportunidad de ser feliz.

Aparte de ser el mensaje de la serie (vive, no te rindas), estas palabras demuestran la ideología de Yui… Lo cual es fascinante, por motivos que veremos más tarde.

Después del descubrimiento de Adán, la expedición Katsuragi provocó el Segundo Impacto y el mundo cambió. Fuyutsuki volvió entrar en la vida de Yui cuando se dirigió a Hakone con una amenaza preparada. Yui acudió a recibirle, solo para resultar abiertamente ignorada porque el doctor se dirigió hacia Gendo a asegurarle que iba a publicar ciertos documentos sobre la catástrofe. Estos habrían revelado que el Segundo Impacto no fue un accidente natural, sino el producto de un experimento.

El plante que le hace a Yui parece bastante fuerte, pero lo más probable es que sea producto de la idealización a la que Fuyutsuki somete a Yui: esta no puede ser responsable de ocultar una información tan terrible. Todo tiene que ser culpa de Gendo.

Este, sin embargo, consiguió tentar a Fuyutsuki con la búsqueda de conocimiento y el hombre pasó a formar parte de GEHIRN, acercándose más y más a Yui…

Hasta que se convirtió en su cómplice.

Al final, Yui, Fuyutsuki, Gendo, Naoko y otros tantos personajes formaron parte del Proyecto E, que buscaba recrear a Adán mediante clones: las EVA. La Humanidad pretendía crear a Dios. ¿Para qué? Quién sabe. Ambición. Poder. Dinero… Y, quizá, algo más oscuro, si es que alguno sabía de la Complementación a estas alturas.

Recrear a Dios resultó ser una tarea ardua y que conllevó muchos fallos. Numerosos prototipos de EVA se acumularon en el cementerio. Dada su carrera en bioingeniería y sus posteriores conocimientos acerca de cómo fusionarse con el Núcleo de la EVA, es posible teorizar que la participación Yui fue fundamental. Quizá ella misma firmó las órdenes para descartar los productos fallidos que antecedieron a la EVA 00 y la EVA 01.

Por otro lado, mediante ensayo y error, se debió alcanzar la conclusión de que, como estas EVA no tenían almas, eran simples muñecas incapaces de hacer nada por sí mismas.

En otras palabras, necesitaban almas.

Pero es difícil conseguir una si no eres Dios y no puedes crearlas de la nada… Así que GEHIRN buscó a su alrededor, por supuesto. Al final se optó por recurrir a mujeres que fueran madres, para así poder establecer una conexión entre esta y el piloto que controlaría a la EVA desde el interior.

Debió de ser aquí cuando Yui decidió que ella iba a formar parte de una de las EVA y, sobre todo, convertirse en Dios.

—Los humanos crean a las EVA como imitación de Dios… ¿Es ese nuestro objetivo?

—Sí. Los humanos solo pueden vivir en este planeta, pero una EVA puede vivir para siempre junto al alma de la persona que se encuentre en su interior.

O, al menos, un Dios.

Como ya hemos contado, los Informes Clasificados señalan que era hija de un miembro de SEELE, así que esto implica varias cosas.

Por un lado, Yui conoce el futuro. No se puede descartar que Gendo se lo contara después, mientras era una EVA, pero durante el flashback del episodio 21 queda claro que ella y Fuyutsuki que saben lo que los Manuscritos del Mar Muerto predicen un Tercer Impacto, que SEELE tiene un plan y que no están de acuerdo con el mismo. No tenemos ni idea de cómo accedió a esta información. Sin duda los Manuscritos son alto secreto, de muy difícil acceso, y seguramente no haya copias. Puede que el padre de Yui hablara, o que el rango social de la mujer fuera lo suficientemente alto como para investigar. Nunca lo sabremos. Lo que importa es que accedió a una información que no debía.

Notad que ha abandonado el rosa por el color de la EVA 01.

Y es muy posible que, al averiguar esto, se condenara a sí misma porque se convirtió en un objetivo a destruir. En el flashback Yui afirma que SEELE podía eliminar a cualquiera, dando a entender que su vida corre peligro.

Fuyutsuki responde:

—Ese no es motivo para que te presentes como sujeto de pruebas.

Atención al matiz de «sujeto de pruebas».

Si nos formamos una cronología interna del Proyecto E, comprobaremos que la EVA 01 estaba en plena construcción y que solo se contaba con un prototipo: la EVA 00. De esta se dice en la serie que es una versión imperfecta, igual que la EVA 01, mientras que la EVA 02 ya es un modo que funciona tal y como se espera de ellas.

Aparte de elementos técnicos, podemos afirmar que la diferencia entre las tres no radica tanto en la construcción como en sus núcleos.

En el caso de la EVA 00, su Núcleo estará habitado un alma que se suele especular que es un pedazo de la de Lilith, como parece confirmar el libro no oficial Red Cross Book.

 Respecto a la EVA 02, pasará a albergar a la madre de Asuka.

Sin embargo, a estas alturas Lilith todavía no debía haber perdido su alma por motivos que examinaremos, y la EVA 01 se encontraba incompleta.

Todo esto es importante porque Fuyutsuki sabe qué planea hacer Yui. Es más, la apoya. En otras palabras: sabe que Yui necesita fusionarse con una EVA

—Los humanos solo pueden vivir en este planeta, pero una EVA es eterna junto al alma que alberga en su interior. Incluso después de que transcurran cinco billones de años, y que la Tierra, la Luna y hasta el Sol hayan desaparecido, la EVA seguirá viva mientras esa sola persona exista en su interior. Será solitario, pero mientras siga viva…

—¿Será la prueba de que los humanos existieron, que se preservará durante la eternidad?

Yui tenía muy claro su destino como Monumento dedicado a la Humanidad. De un solo golpe obtendría su objetivo, evitaría la muerte y se prepararía, quizá, para sabotear a SEELE.

Y Fuyutsuki apoyaba su decisión, aun sabiendo el dolor que le causaría a Gendo y a Shinji.

Es decir, Fuyutsuki no se oponía a que Yui haga lo que tiene que hacer, sino a que lo haga tan pronto porque la EVA 01 es inestable. Lo más seguro es que Yui se presentara como sujeto de pruebas para el primer experimento con el alma de una madre, cuando no sabían cuáles iban a ser los resultados.

Esto plantea ciertos inconvenientes. Antes dijimos que el que fuera hija de un miembro de SEELE implicaba varias cosas. Pues otra de ellas es que debía ser percibida como muy peligrosa. Lo suficiente para que quisieran matarla. Quizá haber accedido a los Manuscritos la convirtió, como hemos dicho, en un objetivo a asesinar… Pero uno asumiría que su padre intervendría para ayudarla.

Así pues, es posible que hubiera algo más. Que, de alguna forma, la gente de SEELE se enterase de que Yui pretendía apropiarse de la EVA 01. En ese caso, Yui sería demasiado ambiciosa y peligrosa. Lo bastante como para que ni su padre pudiera protegerla.

Claro que, en ese caso, cabe preguntarse por qué permitieron que se presentara como sujeto de pruebas.

La respuesta es que nadie esperaba lo que ocurrió a continuación. Nadie imaginó que Yui no solo no fuera a morir en un triste accidente —lo cual habría convenido mucho a SEELE—, o que tuviera la oportunidad de ser asesinada más tarde… Sino que decidió ser uno con un monstruo.

De esta forma, tanto Gendo como Yui y Fuyutsuki sellaron el destino de Shinji como piloto.

Como podéis ver, los planes de Yui no son menos megalomaníacos que los de SEELE, pero sí presentan una diferencia particular: quiere ser una diosa en solitario. De hecho, su objetivo no es tan ser Dios como una prueba viviente de la existencia de la Humanidad. Es decir, Yui se considera una representante de los seres humanos. Una que merece vivir para toda la eternidad.

Pero, para eso, necesita un cuerpo eterno.

El cuerpo de una clon de Dios.

Y así llegó el día de la prueba.

Yui sabía lo que iba a ocurrir y, aun así, insistió en traer a Shinji para que fuera testigo de su primer paso hacia la divinidad. Sus motivos son… difíciles de imaginar. Puede que esperara que la reconociera de forma inconsciente en el futuro, cuando tuviera que pilotar a la EVA. También es posible que quisiera mostrarle la fusión en sí, porque estaba orgullosa de lo que iba a hacer.

O, quizá, quería poder despedirse de su hijo antes de abandonar su apariencia humana.

Vemos muy poco de los últimos momentos de Yui. De hecho, prácticamente no hay nada. Pero los fans de Evangelion siempre van armados con lupa, y han notado que las paredes de la sala donde se lleva a cabo el experimento son muy similares a las del lugar donde la EVA 01 estaba naciendo de las caderas Lilith. Casi con seguridad son el mismo sitio.

Es decir, que cuando se llevó la prueba la sincronización con Yui, la EVA 01 probablemente todavía estaba unida a Lilith, lo cual explica que la primera vez que vems a la diosa carezca de piernas

Aparentemente también se llevaron parte del brazo derecho de Lilith.

El caso es que, cuando Yui se fusionó con el Núcleo, su cuerpo y su alma fueron absorbidos por la EVA 01.

Igual que Shinji en el episodio 20, Yui se negó a regresar pese a los mejores esfuerzos de Naoko Akagi por recuperarla. Puede que incluso fuera por esta mezcla que había entre la EVA y Lilith que, en vez de extraerse el alma de Yui, fuera la de Lilith (es decir, Rei) la que acabara siendo arrancada junto a, de acuerdo al Red Cross Book, los restos rescatados de Yui. Esto puede indicar que se extrajo el cuerpo entero, o quizá solo partes, y ayudaría a comprender por qué Rei necesita medicación para sobrevivir… Pero, como he venido diciendo, el libro técnicamente no es oficial, así que quién sabe. Eso si acaso lo analizaré en un artículo dedicado a Rei.

La EVA 01


Ser absorbida por una EVA, aunque pueda parecer lo contrario, no equivale a morir. Ni de lejos. Yui debió mantenerse en una especie de estado latente, aislada del resto del mundo hasta cierto punto. Sin embargo, debió empezar a desarrollar cierta capacidad de ver lo que ocurre en el mundo exterior o, de lo contrario, no podría haber llevado a cabo las acciones que la vemos emprender en la serie.

Sin los cables umbilicales no tenía más que 5 minutos de autonomía y, hasta donde vemos, solo será capaz (o estará dispuesta) a actuar por su cuenta cuando Shinji corra grave peligro. Por ejemplo, en el primer capítulo deja estupefactas a Ritsuko y Misato al moverse para proteger a Shinji. El único que no parece sorprendido es Gendo. Yui también entra en acción inmediatamente después, con Sachiel, el primer Ángel que vemos. Como Shinji es incapaz de manejar a la Unidad 01, Yui toma el control de su cuerpo y destroza a Ángel con extrema facilidad y mucha, mucha mala hostia.

Quitando estos momentos de brutal protagonismo, Yui se mantiene en un segundo plano y permite que Shinji se las apañe por sí solo… hasta la llegada de Leliel, el duodécimo Ángel, que absorbe al niño en un Mar de Dirac. Leliel trata de comunicarse con Shinji con el objetivo de entender a los humanos, pero la profunda depresión de este lo convence de que no merece la pena vivir. Para entonces Shinji está a punto de asfixiarse. Sin prisa alguna, Yui se aproxima amablemente al Ángel, y le ha pregunta si ha tenido suficiente. Es decir, si ha encontrado las respuestas que buscaba. Leliel responde ofreciéndole su propio Núcleo (que aparenta ser una canica roja) y Yui… Yui lo destruye.

Luego, y esto es importante, la EVA 01 se abre paso hasta el exterior del Mar de Dirac… A pesar de haber perdido su batería hace horas y de no contar con un cordón umbilical.

Quedaos con esto, que volvemos a ello en seguida.

Una vez se asegura de que han abandonado esta dimensión de bolsillo, vuelve a apagarse, quizá para disfrutar de una merecida siesta.

Pero poco después se da el ataque de Zeruel, el decimocuarto Ángel. Para entonces Shinji ha desertado, Asuka queda fuera de combate y la EVA 01 es la única unidad restante plenamente operativa.

Si en su momento se jugueteó con la presencia de Yui cuando Rei se introdujo en la EVA 01 para hacer una prueba y dijo que podía notar «algo» en ella, ahora se confirma que ese algo tiene voluntad propia y que no acepta a Rei como piloto. Yui, por un motivo u otro, se niega a ser controlada por alguien que no sea su hijo. No importa que NERV entero vaya a ser destruido. Solo quiere a Shinji.

Por suerte para todos, Shinji decide regresar y pilotar a la unidad. Pero, durante la pelea, la EVA 01 se queda sin energía porque no cuenta con un cordón umbilical. Las tornas de la batalla se vuelven contra los protagonistas y Zeruel deja al descubierto el Núcleo de la EVA 01. Las vidas de madre e hijo corren un grave peligro.

Sin embargo, en su desesperación, Shinji alcanza una sincronización imposible, del 400% y… y se disuelve en el interior del Núcleo.

En ese momento Yui se mueve. Otra vez. Sin contar con batería ni cordón.

Bien, es hora de preguntarse qué está pasando aquí y por qué la EVA 01 es tan excepcional.

Todas las veces que Yui se ha desplazado por su cuenta ha sido para proteger a Shinji… pero siempre ha esperado a recibir cierto nivel de daño. Ya sea porque la trama requiere tensión, porque a Yui le cuesta manejar la EVA 01 o porque es una mujer bastante sádica, la mujer aguarda a que su ayuda sea totalmente necesaria.

A su favor podríamos decir que Yui actúa de forma distinta según tiene, o no, cordón. La primera vez contaba con uno y, aún sin piloto, protegió a Shinji de unos escombros. La segunda vez esperó a resultar bastante dañada, pero se hizo cargo relativamente rápido de la situación.

La tercera vez le llevó más de 16 horas actuar. 16 horas durante las cuales su hijo sufrió una agónica degradación física y mental. Parece una espera innecesariamente cruel y lo es, a menos que asumamos que Yui no puede actuar hasta que Shinji está al borde de un colapso. Quizá tenga que ver con la bajada de las defensas mentales, del Campo A.T. u algún otro motivo extraño.

Sin embargo, sabemos de Yui considera que solo puedes encontrar tu propia felicidad. Y es muy remarcable que no mata a Leliel sin más, sino que consulta con él qué desea hacer.

Puede que hubiera una comunicación entre ambos de la que no hemos sido partícipes, que Yui le diera una oportunidad porque comprendía que Leliel no pretendía hacer un daño intencional a Shinji.

En cualquier caso, no se puede descartar que Yui habló con Leliel y aguardó a tener su consentimiento para matarlo.

Así que es muy posible que pudiera moverse, pero decidiera no hacerlo por lástima, interés o algún otro motivo respecto al Ángel que la llevaran a esperar a que su hijo prácticamente estuviera muerto.

Respecto a la cuarta ocasión, un número relacionado con la muerte en Japón, Yui… Yui no parece tener motivos para necesitar esperar a que su hijo le suplique entre alaridos que se mueva porque van a morir todos.

Solo que debe haberlos, porque sabemos que Yui no quiere que su hijo muera. No en ese momento, al menos. Así que las posibilidades son varias. Por ejemplo, Yui podría estar probando a Shinji y, cuando este suplica por los demás y no por su vida, decidiera ayudar.

Puede que intentar insertarle Dummy Plugs la debilitara.

O puede, y solo puede, que estuviera considerando si absorber o no a Shinji.

Nunca sabremos si la EVA 01 es especial gracias a haber absorbido el cuerpo y el alma de Yui, pero sin duda debe ser excepcional que albergue dos almas y dos cuerpos. Puede que esta inversión del nacimiento, esta reabsorción del hijo por la madre tan apropiado en un capítulo dedicado al canibalismo, cree un extra de energía necesario para que Yui domine tan bien no solo a la EVA, sino a su Campo A.T.

Quizá fue todo un error y Yui no pretendía absorber a Shinji, pero lo hizo como una medida desesperada por lo dañado que estaba su Núcleo.

…o puede que simplemente a Gainax no le importe la coherencia interna de la EVA 01 e hiciera algo guay porque sí.

Conociendo sus tendencias, nosotros apostaríamos por este último argumento, sí.

Pero tampoco vamos a olvidar que la EVA 01 es una excepción a la regla por tener la mitad del cuerpo de Lilith, que ostenta una inmensa capacidad de regeneración. Quizá sea por eso que con más energías que las otras Unidades, que son meros clones de Adán.

En fin, que Yui es especial y va a serlo aún más porque entra en modo berserker, tortura con ganas a Zeruel y entonces… devora su motor S², que proporciona una energía casi inagotable a su especie.

Y ahora, un pequeño inciso de lore. Ángeles y humanos se basan en dos formas de vida diferentes. Los Ángeles tienen un fruto, un núcleo, de inmortalidad/vida. Los humanos, en cambio, son frágiles mortales con el poder de la ciencia/inteligencia.

De modo que tengo dudas. Muchas.

Las EVA son clones de Adán, que alberga el Fruto de la Vida, también conocido como Motor S2. Sin embargo, no nacen con él porque los Motores se incorporan de forma artificial (como en el caso de las EVA en serie) o mediante consumición, como hace Yui.

Eso significa que los clones no nacen con el Fruto —lo cual, a su vez, crea muchas preguntas alrededor de Rei— y necesitan adquirirlo a posteriori.

Es decir, la EVA 01 tiene un fruto cuando acaba con Zeruel.

Y, sin embargo, en el episodio 21, los miembros de SEELE afirman que ahora que ha consumido el motor S2, la EVA 01 está a la altura de Adán, cosa que otros Ángeles no… Porque no son clones de la misma.

Es decir, la EVA es como Adán porque ha absorbido el Fruto de uno de sus hijos. Todo lógico.

Y, sin embargo, en el episodio 26 de End of Evangelion, Fuyutsuki dice que la EVA 01 ha adquirido dos frutos y es igual a un dios, posiblemente a miembro del Pueblo Fundador.

Todo coherente hasta que… una se pregunta de dónde ha salido el Fruto del Conocimiento.

Asumimos que las EVA lo tienen por facilita el lore, y lo hacemos por este momento tan importante de la trama, que lo cambia todo. Pero, para ser sinceras, es… confuso.

Nada ni nadie garantiza que las EVA tengan Frutos del Conocimiento de forma natural. De hecho, deberían tener Frutos de la Vida por ser clones de Adán, pero Evangelion dice explícitamente que no es el caso y por eso Yui necesita devorar un Motor S2.

Así que… Uh…

Se podría decir que esta EVA en concreto tiene el Fruto del Conocimiento por haber sido creada a partir de carne de Lilith, que es quien alberga dicho fruto, pero… los humanos, los lilim, no se han creado a partir de la carne de su madre. Quizá con venir del LCL sea suficiente para obtener el fruto, pero no hay nada en Evangelion, ni que se haya traducido de NGE2 que aclare este dilema.

Las almas tienen un color bastante similar al Núcleo de las EVA, que suele relacionarse con el Fruto

La otra posibilidad es que las almas sean las que albergan los Frutos del Conocimiento.

Lo cual es muy preocupante cuando miramos a las EVA en serie, que tienen Motores S2 y Dummy Plugs como sustitutos de almas, que ayudan a proyectar Campos A.T. Quizá por no tener almas reales, ni tampoco Motores originales, no están a la altura de Adán, del híbrido de Rei y Kaworu o la propia EVA 01, pero quién sabe.

También es posible que la EVA 01 tenga el Fruto del Conocimiento porque es la única que ha absorbido a un ser humano con cuerpo y alma. Es decir: Yui. En ese caso entenderíamos que el fruto forma parte del cuerpo, no del alma.

En definitiva, podemos concluir que Evangelion está pensado, pero no tanto como nos gustaría.

En cualquier caso, es canónico que Yui asciende a la categoría de diosa. Ya no necesita más cables umbilicales, pues goza de una energía infinita para vivir durante la eternidad.

Entonces se precipitan los acontecimientos de End of Evangelion. SEELE envía a su gente para destruir NERV y, mientras Asuka se enfrenta a las EVA en serie, Yui aguarda.

Y decimos aguarda porque ya no necesita que Shinji esté dentro de ella para actuar, ni tampoco depende de un cable que le proporcione una autonomía mínima. Y SEELE pretende emplearla para precipitar una Complementación que acabe con la Humanidad. Sin embargo, ahora es una diosa. Es prácticamente todopoderosa. SEELE no es más que un estorbo en su camino, del que podría librarse con facilidad. Las EVA en serie podrían ser un chiste para ella.

El dilema es que Yui no se muestra en contra a este fin del mundo, quizá porque no afecta a sus propios objetivos de mantenerse inmortal… Y, aun así, parece querer un final concreto porque no se limita a esperar.

Pero tampoco salva a Asuka. De hecho, podemos afirmar con certeza que escucha, junto a Shinji, cómo Maya Ibuki grita de horror mientras la EVA 02 es destripada.

Yui no hace nada…

Como se ve aquí, Yui podría haberse librado sin problemas de la baquelita que la «inmovilizaba», pero decidió esperar a que Asuka estuviera muerta.

El motivo, probablemente, sea que Asuka está intentando destruir a las EVA en serie. Es decir, de forma indirecta pretende detener la Complementación.

Y eso no es lo que Yui quiere.

Cuando EVA se convirtió en diosa


En el momento en que Asuka cae, Yui entra en acción. Mueve a la EVA, se hace con Shinji y podemos imaginar que lo fuerza a introducirse en el Entry Plug. Una vez tiene a su hijo a buen recaudo en su interior, Yui despliega unas enormes alas que recuerdan al despertar de Adán durante el Segundo Impacto. Las EVA en serie «capturan» a la Unidad, crucificándola de forma simbólica, y despliegan un anti Campo A.T. a la vez que dejan a la vista la Luna Negra de Lilith.

La idea de SEELE era usar a la EVA 01, «revirtiéndola» según The Red Cross Book a la forma de Árbol de la Vida y redirigir a los humanos hacia la Luna, que sirve como contenedor para todas las almas liberadas. Sin embargo, son Rei y Kaworu, unidos en una sola entidad con Lilith y Adán, son quienes precipitan y dominan la Complementación.

A Yui no parece importarle. Es más, a pesar de que su rol es pasivo porque como monumento a la Humanidad no tiene lugar entre las víctimas… La mujer participa en la Complementación. Tiene cuentas pendientes con Gendo.

 El hombre, que ha sido excluido de la Complementación, se enfrenta en una suerte de juicio final a las tres Grandes Madres de Evangelion­­: Yui, Rei y Kaworu. Como ya comentamos en el vídeo dedicado a Kaworu, Gendo Ikari es el epítome de la figura del padre, y estos no están bien vistos en Evangelion. Por ello, no es extraño que Anno y su equipo decidieran hacerle enfrentarse a las representantes del lado opuesto del espectro, víctimas suyas de una forma u otra.

Su destino queda, al final, en manos de Yui, que se aparece con la forma de la EVA 01 para devorar, de un contundente mordisco, el torso de Gendo.

Es posible que alguien estuviera muy irritada por cómo habían maltratado a su hijo…

Tras una penosa odisea, Shinji termina por rechazar la Complementación y Yui lo acepta, igual que habría aceptado si su hijo decidiera desaparecer porque cada uno debe elegir cómo construir su Cielo.

Yui se separa por fin de su hijo y permite que emprenda su propio camino.

Ella, por su lado, se encuentra exactamente donde quiere estar…

Y con su partida, las diosas madre terminan por abandonar la Tierra.

La sombra de Yui Ikari


La mejor forma de describir a Yui es como un personaje omnipresente y, sin embargo, apenas sabemos nada de ella.

Por su discurso final podemos entender que no consideraba la Complementación como negativa, a pesar de que su conversación con Fuyutsuki da a entender que estaba en contra de la misma. Esta dicotomía es uno de los tantos ejemplos que hace dudar sobre el carácter de Yui. No sabemos si mintió a Fuyutsuki, si cambió de opinión al pasar a formar parte de la EVA 01 o si consideró que no había forma de dar marcha atrás, por lo que adaptó sus planes para que la Complementación girara alrededor de su hijo. Al fin y al cabo, solo interviene para detener a SEELE, pero se retira a un segundo plano cunado Rei pasa a ofrecer el destino de la Complementación a Shinji.

Aun así, esta cooperación silenciosa sigue siendo una idea extraña. Yui parece el exponente de vivir a cualquier precio, porque su opinión es que, mientras estés vivo puedes encontrar o crear un mundo perfecto. Resulta difícil imaginar que alguien pueda ser feliz no existiendo. Desde luego, no se parece al brillante futuro que decía querer mostrarle a Shinji.

Hasta que se introdujo en la EVA, y durante su discurso final, Yui se presenta como una utilitaria total. En teoría antepone el bienestar del mundo en su conjunto y, quizá, por eso no tiene problema «sacrificarse» a sí misma y a otros humanos como Gendo, Fuyutsuki, Shinji o Asuka por un bien mayor.

Aun así, si asumimos que Yui era sincera, es muy significativo que el Cielo que se construye gira alrededor de la soledad, de sobrevivir la resto de sus congéneres como un objeto eterno. De esta manera limita su futuro, corta todos los lazos y queda reducida a una memoria. Casi es… autocosificarse.

Es una forma distinta de morir.

Porque, como venimos diciendo, Evangelion se basa en Freud y hay que separarse de las madres para salir adelante.

Es decir, las madres deben… morir.

Yui lo hace a su extraña manera, crucificada en el espacio, encarnada en una de las criaturas más poderosas del universo. Pasiva, distante. Satisfecha con su posición como objeto.

Al comenzar el artículo hablé de las madres, de sus roles limitados, y dijimos que por eso veníamos a hablar de Yui. El personaje aparece caracterizado de tres formas: como doncella incorrupta, como monstruo y, finalmente, como diosa. Todos estos elementos se conjugan alrededor de un único elemento: Shinji.

Es cierto que Yui tiene lazos con otros hombres, Gendo y Fuyutsuki, pero son relaciones de sumisión y de control. De desesperación. Una vez Yui tiene lo que quiere, no vuelve a interesarse por los varones de su vida salvo para ejecutar a Gendo, que tanto se ha intentado interponer en sus planes. Su ausencia detiene a Gendo en un estado de perpetua negación, y convierte a Fuyutsuki en un acólito fiel que no duda en emplear a Shinji y a otros niños para ayudar a Gendo… porque ambos quieren volver a estar con Yui. Nada más.

De hecho, los dos parecen muy conscientes de que Yui no les presta atención porque tienen que recurrir a Shinji repetidamente para hacer avanzar la historia. Porque Yui solo actúa por Shinji.

A pesar de todo el poder que adquiere, a pesar de que hacia finales de la serie Yui ya ha obtenido la inmortalidad que desea, su papel como madre la ata a la trama. La ata a Shinji, a quien protege y fuerza a tener cierto protagonismo en la Complementación al entregarlo a SEELE y, luego, a Rei y Kaworu.

Parece evidente que Yui quiere que Shinji decida si vivir o morir. Y, aun así, cuando comienza la Complementación… Yui espera. No solo por juzgar a Gendo, sino por tener una separación final con su hijo. Un segundo parto, por decirlo así.

Solo entonces tiene la suficiente paz de espíritu para dejar de existir como humana.

Su papel primordial como madre ha terminado. Ahora es libre.

Libre para convertirse en un recuerdo.

En el recuerdo eterno de su hijo, de la Humanidad.

Las madres son el primer ser humano con el que trazamos un vínculo. Primero lo hacemos en el útero y, después, entre sus brazos una vez se corta nuestro cordón umbilical. Madres y padres se nos presentan como dioses durante la infancia, buenos y terribles, todopoderosos, infalibles.

Esa impresión se quiebra durante la adolescencia, cuando comenzamos a volvernos personas más independientes.

Pero, quizá, Yui puede conseguir que su recuerdo sea perfecto.

Gracias a su prematura «muerte», Yui logra crear una impronta especial en quienes la rodean. Los hombres la recuerdan como un ángel de luz, la única mujer que la envidiaba fallece después de intentar asesinar a su clon, y Gendo destruye todos sus recuerdos para que nadie, jamás, pueda alterar la imagen que guardaba de su esposa.

Shinji no recuerda nada de ella, salvo unas vagas impresiones.

Es imposible ensuciar esa clase de memoria. De hecho, a pesar de que Shinji sabe que la EVA 01 es su madre, en la Complementación sigue negándose a verla como tal. La EVA aparece como un monstruo aparte.

Cuando madre e hijo se separan, Shinji no ve a la EVA, sino a su madre tal y como era cuando murió. Una mujer elegante, joven, pura, que le mira y acaricia con afecto.

Así es como aparecerá Yui ante su hijo para toda la eternidad.

Como la madre. Monstruosa, bella, todopoderosa.

Infalible.

Por supuesto, esto es solo una teoría.

No sabemos quién es Yui. Puede que fuera una joven elegante, callada y discreta. Puede que no tuviera tanto que ver con la bestia que aúlla al cielo tras haber canibalizado a un Ángel. Es difícil decir cuánto Síndrome de Mesías sufrió para decidir qué personas merecían o no morir. Desconocemos si fue testigo de la masacre de NERV con resignación, o si no sintió nada por las personas que estaban muriendo porque sabía que pasarían a formar parte de la Complementación. Tampoco podemos confirmar si era una mujer totalmente consciente del rol que debía interpretar para los demás, y si se regocijaba en presentarse como el ángel en el que terminó por convertirse. Ni siquiera tenemos más que un brevísimo instante entre ella y Rei, su clon con el alma de la madre de todos los seres humanos.Dado que Evangelion juega mucho con las ideas de las mujeres como lo Otro y las EVA se aparecen como representaciones de lo incontrolable femenino, Yui es un campo abonado para discusiones.

Lo que no se puede negar es que su mensaje final es de esperanza. Es de seguir adelante, asegurándonos que todo va a estar bien. Como una madre que calma a su hijo mientras lo mece en brazos.

Coincide, en gran parte, con el mensaje de la serie.

Y, sin embargo, Yui es la antítesis de lo que debe hacerse según Evangelion. Cuando Shinji decide vivir, es porque tiene lazos con las demás personas y está dispuesto a seguir intentando relacionarse con ellas aún sabiendo que va a ser herido en el proceso.

Yui, en cambio, escoge la soledad eterna. No podrá abrazar, reír, llorar o interactuar. Todos sus lazos quedan cortados por y para siempre.

Así que, quién sabe. Quizá la lección sea que podemos aprender de nuestros mayores sin cometer sus errores.

O quizá no.

Todo depende del espectador.

El hecho es que solo tenemos acceso a lo que ella nos permite ver. Todas las lagunas de información la convierten en una leyenda imposible de capturar.

No sabemos nada.

Somos testigos de la historia de la única humana que consiguió convertirse en diosa.

De la madre en las sombras.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

  • Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture. También escribo relatos (cuando puedo) y he publicado algunos que podéis encontrar en Goodreads.

5 3 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Magui
Magui
5 months ago

Muy buen artículo!

Yo solo añadiré una cosa. Yo creo que yui elabora su plan para meterse en el Eva únicamente por shinji. Ella es consciente de que existe el plan de complementación humana. Sabe que su hijo será arrastrado a la unificación de las almas si no hace nada. De ahí que se meta en el Eva 01 y que le enseñé a shinji su «brillante futuro». Para darle una oportunidad y que su hijo sobreviva le permite ser capaz de dirigir el tercer impacto. Porque mientras uno este vivo la tierra puede ser el cielo.

Se sacrifica para que shinji pueda seguir existiendo aunque eso significa que ella tenga que desaparecer de su vida para siempre. No creo que yui desee la inmortalidad en si misma.

Magui
Magui
Reply to  Suzume
5 months ago

Yo lo veo como madre de un niño, haría lo mismo que yui si pudiera (salvar a mi hijo del tercer impacto). No por ello yui es una santa. Ya hemos visto que solo actúa cuando quiere favorecer a shinji, quedándose absolutamente inmóvil cuando devoran a asuka por ejemplo. Lo interesante es que es un personaje con grises porque paradójicamente aunque no se muestre a yui físicamente, la conocemos desde el capítulo 1 de la serie en forma de eva01. Es una mamá helicóptero en la máxima expresión

Como dato curioso, los evangelions cuando rujen y gritan son voces de mujeres hechas más graves por ordenador 🙂 pero el «doblaje» de los evas es femenino

¡Volver arriba!
Mistral Chronicles