¡Un podcast para celebrar nuestro primer aniversario en Mistral!

¡Buenas a todos! A pesar de que creamos antes el blog mientras lo preparábamos y adecentábamos, hace oficialmente un año que empezamos a trabajar en Mistral. Y ha sido un año intenso, lleno de artículos variados y de mucho trabajo duro. ¡Ojalá andemos por aquí unos cuantos más!

Como no se nos ocurría nada mejor, decidimos intentar un podcast entre unas cuantas redactoras para ver cómo nos iba. Entre ellas figuramos yo, Suzume Mizuno, Ryuuju, Denna y Rivka. Además, Judeau nos ha arreglado y editado todo el audio. ¡Mil gracias!

En el podcast decidimos hablar de ese clásico rol de personaje sinceramente amable, bueno, imperturbable, sacrificable y que, en general, se asocia con mujeres. Por supuesto, también mencionamos algunos ejemplos masculinos y cómo la dinámica de esta clase de historias cambia de acuerdo al género del protagonista.

Eso sí, he de advertir que hay muchos spoilers de todas las series que tocamos, así que prestad atención al índice que os voy a incluir si queréis saltaros alguna parte.

Dicho esto, no nos juzguéis con severidad en especial a mí, que es nuestro primer intento, ¡y esperamos que se pueda disfrutar!

Leer más

Los límites del consentimiento y la violencia sexual en Utena

Advertencia: este artículo menciona y desarrolla temas como la violencia sexual, violaciones y pedofilia

El episodio 33 de Utena, la chica revolucionaria es un momento clave para la historia, aunque a simple vista no lo parece. Bajo una densa capa de simbolismo y frases aparentemente al azar, se esconde un suceso con el potencial de cambiar el rumbo de la historia. Hablamos, por supuesto, de la culminación del plan de Akio Ohtori: el momento en el que él y Utena tienen relaciones sexuales en una habitación de hotel. Con la ayuda de ciertas imágenes —las manos agarradas de Akio y Utena, las expresiones de ella vistas desde arriba— queda muy claro lo que ocurre pero, en un principio, se iban a emitir toda una serie de símbolos que darían una connotación muy distinta a lo que sucede en ese hotel.

Según los storyboards, el episodio iba a concluir con un plano de Utena mirando a la cámara, y de ahí al parque de atracciones que había visitado con Akio durante la cita. La noria se contemplaría desde la habitación del hotel, sumida en la oscuridad, y Utena preguntaría: «¿Qué es la eternidad?» antes de un fundido en negro. En este final, era la propia Utena quien apaga las luces de la habitación (el fundido en negro) y consentía al sexo.

Sin embargo, la noria y el parque dominaban la escena de fondo. Estos dos elementos representan la niñez de Utena. Akio la habría llevado hasta un parque, y después se la habría llevado del mismo, marcando simbólicamente cómo le arrebataba la niñez, la inocencia. Luego Utena sólo podría observarla desde la distancia, en una habitación sombría. Este final mostraba de una forma muy sutil la pérdida de la virginidad, y de una forma no necesariamente negativa. Como se ha dicho, era Utena la que apagaba las luces y se entregaba a Akio porque se sentía cómoda con él.

Sin embargo, el director artístico Shinya Hasegawa decidió cambiar el final. Mantuvo la escena del parque de atracciones y la pregunta de Utena, pero quitó todo lo demás. En su lugar, se emitieron secuencias de Akio. Este aparece en su famoso coche, vestido como Fin del Mundo, y conduciendo a toda velocidad. En un momento dado, gira y embiste contra unas vallas con exagerada fuerza. En la carretera aparece una y otra vez el mismo carácter: PARA.

Akio como conductor desenfrenado es el leitmotiv de este episodio, pero no hay que olvidar la señal que le ruega que se detenga. En especial se repite en los últimos minutos del capítulo, justo antes de que las manos de Utena y Akio roben la pantalla y el episodio concluya.

De esta manera, Hasegawa nos deja muy claro que lo que acaba de ocurrir es una violación. Las secuencias de Akio son pura violencia, superioridad y desobediencia ante cualquier límite establecido. Utena, en cambio, aparece boca arriba —debajo de él—, de modo que está en una situación de completa sumisión. Esto en sí no tiene por qué ser malo, pero si juntamos la extrema pasividad de Utena y sus sentimientos encontrados respecto al sexo que representa la carretera, con la agresiva dominancia de Akio… el resultado es una violación sin lugar a dudas.

Pero Utena consintió


Sí, Utena eligió de forma voluntaria ir a esa cita con Akio. Sí, lo más seguro es que también aceptase ir con él a ese hotel, y consintiese al sexo, pero… nada de eso es real ni válido.

Hablamos de una chica que lleva semanas siendo manipulada por un hombre mayor para que crea que de verdad están enamorados, que son príncipe y princesa. Puede que las citas, el trato caballeroso y el ir de la mano sean románticos, pero eso no quita que estén construidos sobre mentiras. Y si hay engaños, el consentimiento nunca es real. Por no hablar de que, Jesús, Utena tiene catorce años. Una relación pedófila siempre es unilateral.

Utena sabe que algo va mal. Una parte de ella se siente muy, muy a disgusto con esa cita, pero no sabe por qué. Akio le hace creer mediante esa manipulación no sólo que la quiere, sino que ella es un sujeto activo en su relación, que tiene control sobre la situación. Nada más lejos de la realidad.

Que Akio no forzara físicamente a Utena, que ella no sintiese miedo e incluso que disfrutase físicamente de la experiencia no excluye la violación. El lenguaje corporal de Utena delata incomodidad, inseguridad en todo momento, y asume que es por sentir que está traicionando a Anthy. A lo largo del episodio, se evade de la cita, del parque de atracciones y del hotel, y desasocia pensando en literalmente cualquier cosa que se le ocurra: si Anthy habrá preparado la comida, si lo habrá guardado todo en la nevera, si se sentirá sola… Si siente la necesidad de desconectar y distraerse de esta manera, ¿cómo va a estar bien?

Hay un vídeo buenísimo que explica el consentimiento mediante el hecho de preparar té. Relacionamos las violaciones con amenazas, con violencia y agresividad explícitas y con callejones oscuros, pero tenemos que concienciarnos de que pueden ser mucho más que eso. Un violador no tiene por qué ser un desconocido, y una víctima no tiene por qué saber que está siendo violada. Hoy en día, es muy peligroso encasillar los abusos sexuales y negarnos a ver más allá, y Utena hizo un magnífico trabajo para representar ese problema. Akio viola a Anthy y viola a Utena, y que emplee métodos distintos para cada una no significa que sea peor para una o para otra. Es violación en ambos casos. Y punto.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

El romance de Utena y Anthy: 20 años revolucionando el mundo (I)

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

Utena la chica revolucionaria fue una serie que, en 1997, marcó a toda una generación. Sus lecciones morales, su simbología, el tratamiento oscuro del género de las magical girl, el acercamiento al machismo y el romance lésbico siguen sorprendiendo hoy en día. Kunihiko Ikuhara, que siempre había querido hacer una historia independiente con Sailor Uranus y Neptune, decidió recoger todas sus ideas y volcarlas en un mundo propio y original en el que no le faltaron impedimentos para llevar a cabo una relación romántica entre dos mujeres. Chiho Saito, la propia autora del manga, se negó al principio a que Utena y Anthy estuvieran enamoradas, si bien al final reconoció que las veía como un matrimonio. La serialización tuvo problemas y la televisión siempre obliga a censurar en ciertas ocasiones.

Aun así, Ikuhara logró plantar un romance hermoso y abierto, lleno de impedimentos, baches y complicaciones a superar, lo que tornó la historia de Utena y Anthy todavía más entrañable.

Ya hablamos en su momento de cómo Utena era una crítica a los roles de género y el machismo, pero quedan muchísimas cosas por tocar. Así que por su 20 Aniversario, esta vez vamos a hablaros de sus protagonistas y su romance, tan detallado y bien llevado. Un romance que luego culminará de forma todavía más obvia en la película.

Aviso de spoilers de toda la cronología de Utena

El encuentro


Utena

La serie lleva por nombre a la protagonista indiscutible de la misma: Utena Tenjou, una de las alumnas más destacadas de la academia Ohtori. Con su propio estilo, sin mucho aprecio por las estrictas normas de sus profesores, armada de un espíritu atlético y con hordas de fanáticas –sí, en femenino– a su alrededor, Utena no es una chica corriente porque ha venido a traer una Revolución que desconoce… y a convertirse en un Príncipe.

Leer más

Utena y la deconstrucción del machismo (segunda parte)

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

Continuamos tratando la deconstrucción del machismo en Utena. En el anterior artículo terminamos de examinar a los adolescentes y sus diferentes dinámicas con las mujeres. Ahora toca ir un paso más allá. Hemos comentado que nuestros personajes aspiran a ser Príncipes de una forma u otra, porque cada uno tiene su propia impresión de lo que este papel significa. Utena lo interpreta como la galantería y nobleza; Saionji y Touga como el poder de dominar a los demás y Miki no tiene nada muy claro excepto que un Príncipe defiende/rescata mujeres. Juri, por su parte, ha abandonado estas ideas, aunque todavía juegue dentro del rol de Príncipe.

Pero en Utena hay un príncipe. Y es el villano.

Aviso de spoilers de Utena

Leer más

Utena y la deconstrucción del machismo (primera parte)

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

Japón tiene la dudosa fama de ser uno de los países «adelantados» más machistas posibles. Las ideas de romantizar el abuso, la violación o la sumisión son constantes en los productos japoneses —y en nuestras historias occidentales, pero no entraré en eso—. Sin embargo, suele suceder que en los lugares más radicales, surgen también las reacciones más abiertas y críticas, originales y frescas. Algunas series no necesitan recitarte los motivos por los que una mujer es igual a un hombre, sino que se toman su tiempo en mostrártelo.

Utena, la chica revolucionaria (少女革命ウテナ, Shōjo Kakumei Utena) nació un poco más tarde que Sailor Moon, concretamente tras la cuarta temporada, de la mano de Kunihiko Ikuhara, muy conocido por su otra obra, Mawaru Penguindrum. Ikuhara trabajó en Sailor Moon hasta que las restricciones que le imponían fueron superiores para él y fundó Be Papas para hacer sus propios animes. Entre sus influencias se encuentra La Rosa de Versalles, obra que ha influenciado en gran medida al shojo… y a otras cosas que la gente se espera un poco menos (como podéis comprobar en este artículo). El legado de Utena vuela entre numerosas obras conocidas hoy en día, como Ouran Host Club, Summer Wars, La chica que saltaba a través del tiempo, algunos episodios de Nadja, el anime de Fruits Basket... entre otras muchas. Pero…

¿Qué es lo que hace tan especial Utena?  No hizo nada que no hubieran hecho otros anime antes. Ni siquiera en términos de relaciones yuri fue rompedora. Lo que sí hizo fue recoger los estereotipos de género y criticarlos, sin realzar el rol del hombre (de lo que sí que puede pecar La Rosa de Versalles). Que lo hiciera mejor o peor es opinión de cada uno. Los tiempos cambian, probablemente ahora le exigiríamos más. O puede que no porque, si la comparamos con la mayoría del material que tenemos en la actualidad, es, sin duda, revolucionaria. Y no es de extrañar que dejara una impronta tan importante en el anime que vino después.

Pero vamos a centrarnos en lo que nos interesa en este artículo que, por cuestiones de extensión, hemos tenido que dividir en dos partes. El machismo.

Leer más

El romance de Utena y Anthy: 20 años revolucionando el mundo (II)

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

¡Continuamos con un nuevo artículo por el 20 Aniversario de Utena! Esta vez toca dar el salto a la gran pantalla.

Ikuhara no tenía intención de continuar Utena. Sin embargo, tomó la decisión de hacer la película —bautizada entre los fans como The End of Utena, por su… estructura tan extraña. Guiños a Evangelion por todas partes— en 1999 y aquí tenemos el loco y exacerbado resultado. Amada por muchos, odiada por otros, The Adolescence of Utena es una historia cargada de masivos simbolismos y que podría interpretarse como un retelling de la serie o como una continuación. Una que aprovecha para contar de forma directa y sincera el amor entre ambas.

Q: Was there resistance to the movie’s stronger romantic elements, and if so, how did you overcome it?

A: No, there wasn’t. I tried to do in the movie what I wasn’t able to accomplish in the TV series.

Porque sí, hubo problemas para desarrollar el romance de Utena y Anthy, que solo se muestra con más claridad hacia el final —y aun así, dejando espacio para los que no veían el opening, el ending o querían ver con unas gruesas gafas heterosexuales para decidir que no, que no eran pareja—, una vez se superaron obstáculos como la propia autora del manga: Chiho Saito. Demos gracias porque Ikuhara presionara y al final Saito aceptara que sí, que estaban hechas la una para la otra y que las veía como un matrimonio.

Todas estas reticencias se dejaron de lado en la película. No había problemas de horario de televisado y, por tanto, de censura. Ikuhara pudo hacer lo que quiso con la película y se nota, para horror de muchos. La película deja de lado el amor más platónico que suele plagar el género y trata el cuerpo y lo sexual de forma mucho más cercana.  Los personajes son «más mayores» al menos en términos fisiológicos, aunque sigan teniendo la misma edad, son más sexys (a propósito) y mucho más sensuales. Todo el simbolismo que antes envolvía a Anthy como prometida de la Rosa ahora se deja muy explícito, el incesto también se toma de forma mucho más brutal.

Lo mismo tenía que pasar con el romance.

Leer más

Series de anime valientes: parejas homosexuales y otras sexualidades

¡Este artículo se publicó originalmente en Deculture.es, donde todavía podéis leerlo!

Incluir contenido «progresivo» en el anime se suele considerar un riesgo, en especial teniendo en cuenta cuál es la mayoría consumidora, que exige patrones narrativos y tópicos fetichistas muy concretos para satisfacer las fantasías del espectador. Ya puede tratarse de personajes planos que siempre triunfan en sus proyectos, arquetipos como la tsundere, la yandere o el Héroe, fanservice descarado y un largo etc.: a los espectadores no les gusta que les rompan los esquemas donde se sienten cómodos. Al menos a algunos.

Con todo, la inclusión avanza poquito a poco en Japón. En ocasiones da lástima contemplar el panorama actual y compararlo con el de hace veinte, treinta o incluso más años. Podemos remontarnos mucho más atrás en términos del manga, donde se ha explorado mucho más la sexualidad que en el anime —infinitamente más comercial—. En cualquier caso, personajes homosexuales, intersexuales, bisexuales y de otras sexualidades o incluso de género neutro (u otros) los ha habido en el anime. Y no necesariamente dentro de una serie Yaoi o Yuri, donde se promueven unos tópicos muy específicos y que obedecen a roles heterosexuales para complacer a una audiencia femenina y juvenil.

Así pues ¿cuáles son estas series valientes que incluyeron con mayor o menor naturalidad a personajes «diferentes»? Vamos a mencionar unas pocas, sin intenciones de analizarlas en profundidad. Sólo se dará un repaso de lo que estos personajes aportan a la trama o al fandom. Y, por supuesto, muchas quedarán fuera. Sin duda se preguntarán por qué no se menciona Puella Magi Madoka Magica, por ejemplo, y es porque he preferido coger aquellas series que dejaban clara la sexualidad o el género de sus personajes durante la misma. ¡No me tiréis piedras! ¡Siempre se pueden recomendar series en los comentarios!

Y, por favor, recordad que hablamos de animes y no de animación occidental. Dicho esto, por si acaso… a continuación se mencionarán series de anime con ciertos spoilers de relaciones románticas.

Leer más