Recomendaciones Mistral para el verano de 2019

Recomendaciones Mistral para el verano de 2019

¡Por un verano repleto de tiempo libre!

¡Ha llegado el el horrible calor! Tened mucho cuidado, bebed agua, poneos crema de sol y todo eso. Aparte, disfrutad de las vacaciones (los que las tengáis) y, si os apetece, pillad algunas de las nuevas recomendaciones de Mistral para el verano. Recordad que aquí tenéis todas las que ya hemos hecho.

Recomendaciones de Suzume

Tales of Zestiria (Namco Tales Studio)

En un mundo donde los humanos han perdido casi por completo la capacidad de ver lo sobrenatural, la Malicia amenaza con apoderarse del subconsciente de la gente y transformarla en lo peor de sí misma. La única forma de asegurar una balanza es mediante un Pastor capaz de purgar la Malicia y que esté dispuesto o dispuesta a dedicar su vida a luchar contra la constante tendencia a dejarnos llevar por nuestra parte más oscura.

El protagonista de este videojuego es Sorey, un humano, a quien acompaña su amigo de la infancia Mikleo, un Serafín. Ambos se han criado en una aldea alejada del mundo humano donde no hay Malicia ni verdaderos peligros, pero cuando la princesa Alisha lo alcanza por pura casualidad y se ve perseguida por Infernales (criaturas infestadas de Malicia), emprenden el camino para que Sorey se convierta en Pastor y pueda evitar que el mundo se vuelva completamente inhabitable.

Este título de los Tales of guarda un lugar muy especial en mi corazón por varios motivos. Entre otros, la descarada pareja romántica que son Sorey y Mikleo, con este último ocupando el lugar tradicional de la protagonista femenina y con numerosos títulos y acciones que dejan más que clara la relación entre ambos.

Lo siento, es demasiado bonito para que NO suba esta pelea de cosquillas.

Los otros motivos son que Tales of Zestiria presenta unos personajes adorables en medio de una atmósfera agradable, simpática y optimista, y que el mundo es… incompleto. Y lo digo en el mejor de los sentidos, porque la pareja protagonista está compuesta por un par de frikis de la Historia, de modo que ir descubriendo pequeños textos, leyendas y detalles sueltos que jamás son bloques de texto interminables vuelve la investigación más real. La mitad del tiempo te estás preguntando qué pasó aquí, qué pasó allá… Y eso es muy, muy de investigación histórica. Da mucho espacio para imaginar, para soñar, y para querer saber más.

Al contrario que otros Tales of, la historia de Zestiria ignora los plot twist en general (y los pocos que tiene están ejecutados con mucha superficialidad) y deposita todo su peso en la aventura, en el avanzar y crecer como persona. Porque el lore del Zestiria gira alrededor de cómo lidiar con las buenas y malas decisiones, con cómo contener lo peor de nosotros y no permitir que la desesperación nos derribe.

Así, la labor del Pastor es terrible: sincronizado con varios Serafines, puede causar la muerte y tortura de todos si sus emociones se tornan negativas. Una prueba impresionante de autocontrol cuando hay que lidiar con asesinos, guerras y desastres naturales que tambalean la confianza de Sorey en sus actos. ¿Os imagináis lo difícil que debe ser asistir a eventos de esta categoría y no desesperarte, no sentir que nada merece la pena, todo sabiendo que cualquier cosa que hagas puede convertir a tus mejores amigos literalmente en monstruos?

Es fascinante.

 

Como muchos otros títulos japoneses, Zestiria mezcla a la perfección un mundo semieuropeo con concepciones japonesas sintoístas del mundo. Los Serafines son básicamente kamis que solo los que tienen cierta capacidad pueden ver. Y a pesar de sus poderes mágicos, son muy sensibles a las emociones humanas, que pueden corromperlos y convertirlos en Infernales o, peor aún, en dragones, que es el estado de Malicia irreversible.

El combate es típico de un Tales of, y el mapa es bastante grande, aunque no vamos a negar que muy vacío y podría haber sido bastante más interesante. Pero, como de costumbre, lo divertido es ver las conversaciones de los personajes y asistir a la historia principal. Por desgracia, esta no es todo lo buena que podría haber sido debido a que Tales of Zestiria se hizo con bastante prisa para que saliera para un aniversario, pero aún así considero que el camino merece la pena y que el final es simplemente perfecto de acuerdo al tema del sacrificio que se explora a lo largo de la historia.

Final Fantasy VII (Square)

¿Necesita presentación? Con la confirmación de la fecha del Remake recomiendo el juego más que nunca a aquellos que no quieran llegar sin saber absolutamente nada al nuevo juego. Creo que será toda una experiencia haber jugado algo que salió en 1997 para apreciar cómo ha evolucionado desde entonces el mundo del videojuego para 2020. Pero también recomiendo el Final Fantasy VII porque es una historia muy, muy entrañable, encantadora, y que tocó temas sorprendentemente oscuros y arriesgados respecto a la depresión y al trauma.

¿Tiene problemas? Uy, sí. Está hecho para una mentalidad japonesa de hace veinte años. Hay bromas, hay situaciones y resoluciones incómodas que me muero por saber si pretenden arreglar o no. Por otro lado, el mundo es amplio pero poco profundo, y se puede apreciar lo que querían hacer con él. Los personajes tienen arcos muy interesantes y bien desarrollados, que también podrían haber dado mucho más de sí y se beneficiarán de las conversaciones y pequeños detalles que podrán incluirse en un juego para la PS4.

Creedme que esta es una escena seria.

En general, FFVII es un juego un poco loco, que no tiene mucha idea del tono que quiere plantear a los jugadores, y que no se decide entre grandísimas escenas de terror, de introspección, de comedia o de romance. Fue un campo de experimentación en muchos aspectos, ya que quería llegar a tocar un gran número de temas sociales. Desde las drogas, la censura, la condena de la guerra y el terrorismo al miedo a la destrucción de la Naturaleza, todo se mezcla en un bullicioso maremágnum de ideas que no siempre terminan por desarrollar y alcanzar su pico. Pero merece la pena. Además, la BSO es inolvidable, hay escenas cinematográficas que arrebatan el aliento, y el juego sabe fabricar maravillosamente la tensión respecto a un villano que tampoco sale tanto, pero que se ha vuelto icónico por cómo se manipuló su impresionante presencia en el juego.

Final Fantasy VII es una historia que sabe tocar el corazón por las decisiones que toman los personajes y por eso mismo recomiendo jugarlo, para ver qué es lo que hace tantísima ilusión a los fans y por qué esperamos que el Remake le haga justicia.

Necesito… verlos… disfrazados de marineritos… en el Remake…

 

 

Recomendaciones de Judeau

Subnautica (Unknown Worlds Entertainment)

Está más que claro que el verano se asocia con la playa, el mar, y nadar tranquilamente por tu océano favorito. Así que… ¿qué mejor que estar varado en un planeta alienígena donde el agua cubre casi la totalidad de éste? ¿Y si te digo que, además, los mares están poblados por unos animales monstruosos que te persiguen para probar un bocadito tuyo?

Esa es la situación de nuestro protagonista en Subnautica, un videojuego de supervivencia desarrollado por Unknown Worlds Entertainment.

¿Que qué haces en ese mundo alienígena? Pues te encuentras allí porque Ryley Robinson, el personaje al que controlamos durante toda la obra, es presumiblemente el único superviviente del accidente de la nave espacial Aurora en el Planeta 4546B. Una vez ahí y con la ayuda de nuestra cápsula de supervivencia, tendremos que salir adelante para desentrañar la misteriosa causa del accidente de la Aurora y, a ser posible, buscar una forma de escapar del planeta.

A diferencia de otros juegos de supervivencia como Minecraft, lo realmente interesante de Subnautica, a parte de su ambientación marina, es que detrás tiene una historia interesantísima —de la que no explicaré absolutamente nada, porque de verdad merece la pena— que te dará ganas de explorar todo el terreno y los restos dispersos del accidente para recoger todas las piezas de información que encuentres.

Obviamente, siendo un título de supervivencia, tendremos varios factores a controlar para no acabar en una lápida en el fondo del océano. Entre ellos están, cómo no, la vida, el hambre y la sed, que tendremos que ir con mucho cuidado de que no lleguen a cero en el medidor —a no ser que tengamos el modo freedom activado—. También tenemos el medidor de oxígeno, que como es obvio va disminuyendo cuanto más tiempo pasamos bajo el agua, y podemos mejorar construyendo tanques de oxígeno y perfeccionándolos.

Como no podía faltar en un juego de su tipo, incluye mecánicas de crafteo y construcción en las que podemos crear objetos, partes de bases submarinas, y transportes acuáticos con los diferentes recursos que encontremos bajo el mar. Cuanto más profundicemos en él, recursos más raros y preciados encontraremos, ¡pero acordaos de respirar!

No puedo olvidar mencionar a los monstruitos que estarán acechando en todo momento. Tengo que reconocer que como alguien que tiene cierto temor a las aguas profundas, Subnautica me hizo pasar unos momentos realmente asfixiantes. Estar a oscuras a 800 metros bajo la superficie y escuchar de fondo como un leviatán gigante se acerca lentamente hacia mí no es agradable, os lo aseguro.

Aun y la ambientación angustiosa que podamos sentir, recomiendo encarecidamente este juego a todos aquellos que disfruten de títulos de este tipo, o que quieran remojarse un ratito —unas 40 horas, si no más— para aliviar el calor.

Transistor (Supergiant)

Supergiant Games se ha ganado el amor de todos con solo tres juegos —con el cuarto estando en beta al momento de la publicación de este artículo— por diversas razones. Desde el estilo artístico tan característico del estudio, pasando por la ambientación tan melancólica que suelen transmitir, sin olvidarnos de la preciosa e increíble banda sonora. Y es que sobre todo por esto último destaca Transistor, el título que para mí es la obra maestra de Supergiant.

Porque la protagonista a la que controlamos, Red, es la cantante más famosa de la ciudad de Cloudbank, y la música es una de las claves que mueven los engranajes de la trama. No es que usemos la voz para resolver acertijos o abrir nuestro camino… más que nada porque nos fue robada al ser atacados por La Camerata, el grupo de villanos que está tras nuestra vida. Pero nuestra voz es importante y nuestra misión será recuperarla, además de resolver el misterio detrás del ataque.

En el ataque fallido a Red se usó una espada algo peculiar, la llamada Transistor que, en vez de acabar enterrada en el cuerpo de la cantante, lo hizo en el de un hombre desconocido al principio del juego. Al despertarnos después del asalto, encontramos su cuerpo inerte al lado del nuestro, con la espada todavía clavada en su pecho. Sin embargo… el arma comienza a emitir luz… y una voz. La consciencia de ese hombre, de alguna forma se ha transferido al interior de la Transistor. De este modo, se convierte en nuestro compañero y a la vez en nuestra herramienta para derrotar a los enemigos que La Camerata enviará a por nosotros, unos androides llamados El Proceso.

El juego es una especie de action-rpg, donde al entrar en combate podemos atacar a nuestros enemigos con las habilidades que tengamos equipadas en tiempo real, o si nos vemos muy rodeados, activar un modo “estratégico” que nos permite movernos y planificar ataques mientras nuestros adversarios están quietos.

Es una mecánica maravillosa que hace que la gente menos capaz en este tipo de juegos —me incluyo en este grupo— puedan completar la historia sin grandes dificultades.

Volviendo a la banda sonora, cabe remarcar que está cantada por la misma Red, y se interconecta con la narrativa del juego. De hecho… durante la mayor parte de nuestra aventura por Cloudbank, escuchamos a Red tararear y murmurar al ritmo de la música. De verdad, es preciosa.

Recomendaciones de Dena

Tsuritama (A-1 Pictures)

Si queremos algo veraniego, Tsuritama no puede faltar en nuestra lista. Lo tiene todo: slice of life, ciencia ficción y hasta deportes, todo concentrado en doce episodios. El protagonista es Yuki Sanada, un chico con una ansiedad social tan grande que apenas es capaz de decir unas pocas frases en público. Su vida se pone patas arriba con la llegada de Haru, un extraterrestre que decide quedarse a vivir con él y con su abuela. ¡Como si Yuki no tuviese suficiente con cambiar de escuela otra vez y tener que esforzarse en socializar! O con la conspiración por salvar el mundo, por supuesto.

Tsuritama es un anime al que le cuesta un poco arrancar, pero que vale la pena por lo simpático que es. Es ante todo una historia sobre la mejoría personal, algo que siempre es de agradecer, y todos los personajes se benefician de ello, no solo los protagonistas. Pero con lo que de verdad brilla Tsuritama es con la animación. El estilo en general es precioso. Cuando he dicho que era veraniego no era por nada: transmite de forma única la frescura del mar, y emplea unas metáforas visuales muy bonitas con el agua y los peces. Por sí sola no es nada del otro mundo —hoy en día, la mayoría de animes y películas cuentan con una animación muchísimo mejor— pero está implementada a la perfección en la trama. El uso de los colores hace que estemos ante una obra única y, de verdad, se me ocurren pocas que me hagan disfrutar más del verano que esta.

Aunque no sea nada del otro mundo en cuanto a historia o banda sonora y tiene algunos problemas a la hora de tratar la ciencia ficción, Tsuritama resulta muy aesthetically pleasing y tierna, y vale mucho la pena si tenemos en cuenta su corta duración.

Aggretsuko (Sanrio)

Por otra parte tenemos Aggretsuko, un anime de Netflix que se estrenó el año pasado y que hace pocos días publicó su segunda parte. No es un anime especialmente veraniego —en realidad lo recomiendo por haber salido en estas fechas—, pero no por ello se merece que lo dejemos de lado.

Aggretsuko es una obra de Sanrio (los creadores de Hello Kitty), y recibe su nombre de una panda roja llamada Retsuko que canta death metal cuando la vida se le hace bola (algo que le sucede muy a menudo, pero y a quién no). A sus 25 años, lo único que Retsuko quiere en la vida es dejar su horrible trabajo de contable y encontrar un buen novio que la mantenga, sin otra preocupación que la de ser una ama de casa. Una premisa un poco preocupante, pero dadle una oportunidad y veréis cómo os sorprende.

Y es que Aggretsuko es especialista en engañarnos y subvertir las expectativas. Lo que a simple vista parece una historia anticuada y misógina nos deleita con evoluciones de personaje fantásticas y amistades femeninas muy plenas, en especial la de Retsuko con dos de sus ídolos en la empresa. Poco a poco la serie va desgranando la presión que sienten las mujeres japonesas con casarse jóvenes y encajar en unos roles muy tradicionales que incluso hoy en día prevalecen, y también el propio concepto de romance. Uno de mis momentos favoritos es cuando representan una relación romántica muy tóxica, ya que aparece de una forma que no estamos acostumbrados a ver: no hay celos, no hay violencia, no hay posesividad… y sin embargo es infeliz y nociva para ambas partes desde el primer día. Es muy, muy importante mostrar este tipo de situaciones con tal de que no las asociemos a unos estereotipos concretos, dado que el abuso puede presentarse de muchísimas formas distintas, y a veces en personas que ni siquiera se dan cuenta de que están siendo abusivas o abusadas.

En conclusión, recomiendo Aggretsuko porque a pesar de parecer cortita y superficial aborda temas sociales de una forma fantástica. Es un anime sorprendentemente feminista, y es imposible no sentir empatía por Retsuko y amigos. Además, la banda sonora es una auténtica pasada. ¡Corred a verla!

 

Recomendaciones de Ryuuju

Nodame Cantabile (J.C.Staff)

Verano… probablemente como consecuencia de mis lejanos, lejanos días de instituto, mi primer pensamiento asociado al mismo (quitando el agobio que trae el calor) es tiempo libre. Por desgracia no es algo que la estación me traiga, pero si es vuestro caso o lo habéis dado todo en los exámenes y os merecéis un descanso, igual es el momento de maratonear Nodame Cantabile.

El protagonista que la historia nos presenta en primera instancia es Chiaki Shinichi, músico de primera clase cuyo sueño es ir a Europa y tocar junto a la élite. ¿El problema? Él mismo, en realidad: tiene un miedo terrible a volar, así que no le queda otra que permanecer en Japón en contra de sus deseos. Sin embargo, la verdadera protagonista de la historia es Noda —Nodame— Megumi, una pianista única y excéntrica, con una vida tan desastrosa como su casa, lo que ya es decir mucho. Por supuesto, la vida de Chiaki cambia al oírla tocar y, como no podría ser de otra forma (porque esto es romance también), Nodame se enamora perdidamente de Chiaki y se lo recuerda a cada momento.

Así dicho, no me extrañaría que me preguntarais qué tiene de especial. Es más, tendríais todo el derecho del mundo en hacerlo. La respuesta sería que lo que hace que Nodame Cantabile brille son sus géneros y la música. Permitidme que me explique.

Estamos muy acostumbrados a consumir ficción en la que los protagonistas son niños de instituto (por más que su mentalidad, forma de hablar y hasta aspecto muchas veces no se corresponda con su edad), lo que, de forma intencional o no, afecta a los temas que se pueden tocar en la obra. No es el caso de esta historia, al ser josei, ya que los protagonistas están acabando la universidad y dan sus primeros pasos en lo que podemos llamar el mundo adulto. Con todas las inseguridades que esto conlleva, además de las propias de los personajes. ¿Cómo es sentir que estás en una jaula, saber lo que tienes que hacer para salir de ella, pero no poder liberarte porque tienes miedo? ¿Cómo se siente ser un prodigio de la música y terminar teniendo una relación retorcida con algo que amabas por la presión a la que te sometieron? ¿Cuándo ser únicos se vuelve algo negativo?

Ahora, aun con todos los temas que toca y segundas lecturas que podemos hacer, Nodame Cantabile es, ante todo, una comedia romántica. Es una historia que nos va a sacar carcajadas la mayor parte del tiempo, con un elenco de lo más peculiar, caracterizado al extremo sin dejar de ser personajes con los que podamos empatizar. Lo que es más, es una historia hecha con muchísimo amor a la música, y se nota. La manera en la que está enfocada hace que muchas veces esta se lleve todo el protagonismo de una escena, y narrativamente funciona. En lo personal creo que esta obra es un puente a la música clásica para el espectador que no la conozca: los nombres de las piezas que aparecen cuando suenan, el cuidado de la representación musical perfecta, las interpretaciones tan bellas y entretenidas… se siente el cariño, y el deseo de los involucrados en la creación (mangaka, directores…) de transmitirlo. Y eso es precioso.

¿Es Nodame Cantabile perfecta? En absoluto. El humor, sobre todo, ha envejecido mal (no es de extrañar, ya que el manga empezó en 2001). La… violencia con la que Chiaki trata a Nodame, violencia en general, cómo se muestra a los gays, y el que se recurra a la figura de viejo pervertido para sacar risas está ahí, por desgracia. Otra cosa que ha envejecido mal es el 3D, que se usa mucho en las interpretaciones musicales.

Sin embargo, si podéis lograr ver o leer la obra pese a sus fallos, encontraréis una historia preciosa con personajes a los que cogeréis mucho cariño a lo largo de los capítulos, reiréis un montón, y cuando acabe tendréis el pecho muy, muy calentito.

Lo mejor es que, si os gusta, podéis disfrutarla en múltiples medios: anime, que se emitieron tres temporadas y extras; manga, que lleva 23 tomos y está pausado porque la autora tiene problemas de salud (si optáis por esto os pido por favor que reproduzcáis la pieza que suena en la escena, porque suma un montón); y dorama, 11 capítulos y dos especiales, que Ueno Juri no personificó a Nodame y se entrenó para saber tocar todas las piezas para que la gente pase del live action.

Gokushufudô: The Way of the House Husband (Ôno Kôsuke)


«Pero, Ryuuju —diréis algunos, y con razón—, no tengo tiempo». No os preocupéis, que os tengo cubiertos (Dena ha hecho una labor maravillosa con cosas cortitas también, así como Rivka más abajo). Sin embargo, no nos separamos mucho de Nodame al tratar Gokushufudô: The Way of the House Husband, debido a que tienen dos géneros en común: comedia y slice of life.

Eso es todo.

Bueno, miento. También en este manga estamos tratando con gente adulta, con problemáticas adultas. En cierto sentido. Pero me precipito, primero hablemos de qué va la historia. Pues la misma es el diario vivir de Tatsu, conocido como «Inmortal Tatsu», que derrotó a una banda rival… cuando todavía pertenecía a la yakuza, eso es. El matrimonio lo ha cambiado y ha dejado ese camino para dedicarse por completo a su nueva ocupación: ser un amo de casa. Ahora bien, eso no quita que tenga su dosis de batallas y limpiezas que realizar. Por si fuera poco, la gente que no lo conoce bien piensa que está en negocios turbios, y viejos compañeros de profesión quieren que vuelva con ellos o cobrar venganzas pendientes… no es fácil ser un amo de casa, eso es seguro. Aunque todas las penurias quedan reducidas a nada ante la sonrisa de su esposa.

Poco más puedo decir del manga sin spoileároslo. Los capítulos son cortos, episódicos y, como es de esperar, una risa tras otra. Incluso así, y sin quitarle ni un momento de protagonismo a la comedia, el autor nos permite encariñarnos mucho en muy poco tiempo de todos los personajes que aparecen y no son demasiado secundarios.

En cuanto al apartado artístico, el diseño de los personajes es digno a la demografía a la que pertenece (seinen), así que no es una sorpresa. Sin embargo, lo que sí sorprende es la calidad del arte en general, sobre todo para ser la primera obra del autor: las líneas definidas y los bloques de negros dan mucha solidez, y las tramas armonizan muy bien con ellos también. Lo que es más, el ritmo de la lectura es perfecto; tiene un buen balance entre los momentos más pausados y cuando la acción aumenta en momentos frenéticos.

También, al contrario que comentaba con Nodame Cantabile, por motivos obvios la comedia es muy actual, así que no hay cosas que resulten chocantes. Más bien lo opuesto, diría. No esperaba encontrarme un humor tan wholesome en el manga de un exyakuza, pero lo agradezco muchísimo.

 

Recomendaciones de Rivka Ociosa

Las vacaciones de Jesús y Buda (Hikari Nakamura)

Nada mejor que comenzar las vacaciones de verano con una lectura refrescante que nos haga reír. En este caso, Las vacaciones de Jesús y Buda es una obra más que recomendable para tal propósito. La autora, Hikari Nakamura, nos trae una serie donde el humor inocente brilla y consigue sacarnos más de una carcajada.

Jesús y Buda han decidido tomarse un descanso en sus respectivos reinos celestiales y se van a vivir juntos a Japón para disfrutar de unas merecidas vacaciones a la vez que descubren un país nuevo y extraño para ellos. Esto les provocará numerosos malentendidos y situaciones de las que no sabrán muy bien cómo salir, desde que los peces de la pecera se multipliquen para Jesús o que Buda empiece a brillar en plena calle al haber alcanzado la Iluminación.

El manga sobresalta las diferencias culturales desde una perspectiva respetuosa y humorística. Se nota el interés de la autora por lo bien documentada que está de ambas religiones y, lo cierto, es que gracias a esta obra he aprendido cosas nuevas, tanto del Cristianismo como del Budismo. Recuerdo que, cuando compré el primer tomo, me arrimé con escepticismo esperando encontrarme malas referencias o una historia absurda y sosa… pero pronto me retracté de mis pensamientos.

Cada tomo incluye una serie de historias cortas donde se muestran diversas escenas cotidianas de ambos seres divinos, donde a veces aparecen otros personajes como los Arcángeles o el hijo de Buda, Rahula. Esto fomenta que se creen más situaciones humorísticas, ya que ciertos personajes aparecen para ayudar a los protagonistas… pero acaban complicando las cosas sin querer.

Si buscáis una historia diferente donde se plantee la religión de una forma novedosa y queráis reíros un poco… este manga es para vosotros, sin duda.

 

La chica a la orilla del mar (Inio Asano)

Pasamos del humor al drama, como no podía ser de otra manera con Inio Asano, un viejo conocido en nuestra web, donde ya hemos reseñado obras suyas como Solanin o El barrio de la luz.

En La chica a la orilla del mar, dos tomos maravillosamente editados por Milky Way, nos encontramos con dos jóvenes adolescentes como protagonistas: Sato e Isobe. Ambos comparten instituto en un pequeño pueblo costero y, por azar, terminan embarcados en una relación puramente física buscando experimentar nuevas sensaciones. A pesar del pacto que hacen al iniciar tan peculiar relación, pronto se dan cuenta de que no es tan sencillo ignorar los sentimientos.

Una de las cosas más destacable de la obra es el hecho de que Inio Asano no trata la adolescencia como una época de descubrimiento positivo y frágil, como estamos acostumbrados en otras historias de instituto, sino que saca lo peor de ese período vital y lo muestra sin filtros. Las ganas de probar lo nuevo, de romper límites, de encajar en cualquier contexto… son motivos que llevan a nuestros protagonistas a una etapa casi autodestructiva.

No es una obra sencilla de leer ni para todos los públicos. A pesar de que en España no tenemos una catalogación por edades en los cómics o mangas, yo no recomendaría esta obra a menores de edad o a gente extremadamente sensible con ciertos temas como el sexo. Sin embargo, si ya os habéis asomado a otras obras de Asano y estáis curados de espanto… no creo que una más os suponga un problema.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture.
También escribo literatura (cuando puedo) y he publicado algunos relatos que podéis encontrar en Goodreads.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: