‘Mi experiencia lesbiana con la soledad’ o cómo afrontar la autodestrucción

Desde la editorial Fandogamia, nos llega esta fantástica licencia que ya estaba anunciada desde el 2017. Sin embargo, por problemas con el envío de originales, Mi experiencia lesbiana con la soledad, de Kabi Nagata, vio retrasada su publicación, prevista para el Salón del Manga de Barcelona, hasta febrero. Con la secuela anunciada para septiembre de este año, Mi experiencia lésbica con la soledad es el primer trabajo de Kabi Nagata en ser publicado en España. La autora decidió publicarlo como webcómic en la plataforma online Pixiv y, gracias al éxito cosechado, la editorial East Press sacó la edición en físico en junio de 2016. Apenas un año después, la editorial Seven Seas Entertainment sacaba el tomo en inglés, con una muy buena recepción por parte del público.

Pero… ¿qué es Mi experiencia lesbiana con la soledad? Decir que es una obra autobiográfica de corte yuri se queda muy corto para todo lo que Nagata desenvuelve en este tomo, donde explora temas como su crecimiento, su salud mental y la exploración de la sexualidad en el Japón actual.

Durante los 10 años posteriores a mi graduación en el bachiller superior, sufrí cada día de mi vida. La forma que elegí para librarme de esa yo que sufría fue acostarme con una escort lesbiana. En este manga narro con la franqueza más desnuda y desgarrada el modo en que contemplé mis límites más absolutos para luego abrir la puerta que me llevó a poder superarlos.Kabi Nagata

 

Leer más

Reseña: ‘Mi amigo capricornio’, crítica a una sociedad que se limita a mirar

Hay historias que enamoran por sus elementos fantásticos y que nos transportan a universos inimaginables.  Hay otras que nos llegan al alma por su forma tan realista de abordar un tema en particular. Mi amigo capricornio de Otsuichi (historia original) y Masaru Miyokawa (manga) es de las segundas, pero con unas pinceladas de fantasía que no eclipsan en absoluto el mensaje que se pretende trasmitir al público. Este tomo único llegó a España hace año y medio, en julio de 2016, de manos de Milky Way Ediciones.

Mi amigo capricornio narra una historia marcada por el acoso escolar. Yûya Matsuda, el protagonista, es un estudiante que puede respirar aliviado por no ser víctima de los acosadores de su instituto. No, él es uno más de los muchos que se limitan a observar. Todos saben lo que pasa en los pasillos de ese centro de estudio (y en los baños, aulas, seguramente hasta en el gimnasio, vamos), pero nadie se atreve a hablar por miedo a convertirse en los acosados. Todos hacen como que el bullying no existe. Nadie habla de él. Solo observan, sin valor para actuar.

Los gamberros y el acoso escolar son cosas de un mundo al que no pertenecemos. Porque no poseemos ningún superpoder ni dispositivo secreto al que enfrentarnos a eso. No debemos meternos en esos asuntos. Al menos si queremos conservar la tranquilidad en el instituto.Yûya Matsuda

Por otro lado, tenemos a Naoto Wakatsuki. Él es la otra cara de la moneda. Es la víctima preferida de los acosadores del instituto donde estudia, alienado del resto de sus compañeros. Día tras día, soporta las vejaciones de un grupo de matones, hasta que una noche como otra cualquiera, decide acabar con el líder de la pandilla con un bate de béisbol. Cuando se decide a huir, todavía con el bate en la mano, se cruza con Yûya, que comprende que no puede seguir mirando hacia otro lado y se ofrece a ayudarle.

Hasta aquí, la historia es evidentemente una crítica a un sistema que, como tantos, ignora —o se esfuerza en ignorar—la situación por la que pasan tantos y tantos adolescentes. Esto no es algo que se limite a Japón; está también presente en nuestra sociedad. ¿Cuánto tiene que soportar alguien para decidir acabar con su situación sin importar la manera? Porque, claro, Naoto Wakatsuki no se plantea rehacer su vida en algún lugar remoto. Solo quiere viajar un poco antes de entregarse a la policía. Y suicidarse. Esto último es lo que Yûya pretende evitar a toda costa a pesar de que Naoto nunca lo manifiesta en voz alta.

¿Cómo sabe Yûya acerca de las intenciones de su compañero? Aquí es donde la historia adquiere sutiles tintes de fantasía que harán que el lector no pierda el interés hasta la última página. Resulta que el balcón de la habitación del joven está en medio de una corriente de aire que arrastra de todo (incluso animales) a su terraza. Una mañana de septiembre, encuentra unos recortes de periódico del próximo mes de octubre donde se narra el caso de Naoto, que acaba con el culpable quitándose la vida al ser detenido. Desesperado por evitar ese desenlace, Yûya arrastra consigo a su compañero de clase, pero a lo largo del viaje todo lo que los recortes anunciaban se iba cumpliendo. ¿Será capaz de burlar al destino?

Mi amigo capricornio usa ese elemento fantástico para hacer su historia más atractiva y añadir un toque de intriga a la lectura. No nos hallamos ante un manga que pretende hablar abiertamente del acoso escolar, también busca entretener, atrapar al lector en sus páginas y hacer de la lectura una experiencia inolvidable.

En cuanto al dibujo, estamos ante un estilo muy correcto que aprovecha unos diseños creíbles para ayudar a transmitir el mensaje de que lo que se lee es una situación muy real —obviando, eso sí, los elementos fantásticos que hallamos con los recortes de periódico del futuro—. Los personajes son gente normal. No tienen unos rasgos especialmente llamativos; son estudiantes del montón, como los que sufren o podrían sufrir bullying fuera de la ficción.

Milky Way ha hecho un gran trabajo con la edición, como viene siendo costumbre, y en la elección de la licencia. Como ya comenté, la acción se sitúa en Japón, pero el acoso escolar no es un problema endémico del país del sol naciente. Los japoneses no son los únicos que deben aplicarse el cuento y dejar de mirar a otro lado.

Estamos ante una obra con un mensaje muy claro de rechazo hacia el bullying. No es una historia más de denuncia, es Mi amigo capricornio, de Otsuichi y Masaru Miyokawa.

La toxicidad de los roles en el Yaoi

Este artículo se publicó originalmente en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

En este artículo vamos a hablar de las dinámicas o los roles impuestos en parejas homosexuales en los mangas japoneses catalogados como Yaoi. Que se empleen los términos de seme y uke es intencional, aunque resulte evidente que sería mucho más sano no tener que reducirlos a meros roles que interpretar. Las referencias a papeles de «mujer» y de «hombre» responden a los estereotipos que impuestos a los personajes. No estamos diciendo ni afirmando que así deban comportarse uno u otro género. Todo lo contrario, en este artículo venimos a criticar precisamente esa clase de mentalidad reduccionista.

¿Qué es el yaoi?

D: Lo que más me atrae del Yaoi es que hay dos protagonistas masculinos. No sé por qué no puedo soportar a esas protagonistas en el romance, son muy irrealistas comparadas con la vida real. Siento que son también muy infantiles; parece que busquen meterse de lleno en problemas; en realidad buscan el peligro por sí mismas.

L: En las historias de amor corriente encuentras chicas que son muy idiotas saliendo con hombres ricos o una chica estúpida rodeada de un grupo de tíos buenos, ¿cómo es posible? Sabes que algo así nunca pasará en la vida real. ¿Por qué el protagonista escogería a esta chica que, de hecho, es peor que yo en el mundo real? Encuentro injusto tener que meterme en la historia para entender el argumento, Por eso prefiero las historias de hombres con otros hombres; lo encuentro mucho más aceptable porque ambos son bastante atractivos y destacables.

(Exploring the Meaning of Yaoi in Taiwan for Female Readers:
From the Perspective of Gender)

Yaoi es un acrónimo creado por Yasuko Sakata y Akiko Hatsu de Yama nashi, ochi nashi, imi nashi (山[場]なし、落ちなし、意味なし?) es decir «sin clímax, sin caída, sin significado», como contraste del shōnen-ai que se centraba más en la parte emocional y no sexual. Trata la relación de dos hombres (conocida también como Boy’s Love o BL) muy atractivos —claro que quién no es guapo en manga— escrita por y para mujeres principalmente japonesas. Ese género se asentó más o menos en los años setenta con autoras como de shojo como Keiko Kemiya, Moto Hagio, Ryoko Yamagishi, Yumiko Oshima y Yasuko Aoike y clásicos como Kaze to ki no uta de la primera mentada. Se podría decir que, en un ámbito asiático que a veces se puede trasladar a occidente, encontramos en el yaoi la relación «equilibrada» de una pareja sin diferencias de género. Algo que no se da, casi nunca, en las relaciones heterosexuales. Puede que por eso refleje la mentalidad femenina a la hora de representar a los personajes y su dinámica.

Leer más

‘Berserk’: Guts y la forja del Guerrero Negro

Este artículo se publicó originalmente en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

¿Quién es Guts? Se lo conoce como el Guerrero Negro, incansable destructor de Apóstoles, fue uno de los grandes capitanes de la banda del Halcón, marcado posteriormente por un miembro de la Mano de Dios, enemigo de la divinidad misma representada en Neo Griffith y condenado al peor de los destinos tras la muerte.

Guts es un hombre que se enfrenta al Destino, que rompe expectativas, que lucha hasta su último aliento para ganar en una carrera muy, muy destructiva. Es, a su vez, una laboriosa deconstrucción del macho hipermasculino, hecho que solo se acentúa una vez conocemos las influencias queer de Miura. Guts es una persona destrozada, todavía joven, que elige proteger antes que destruir cuando está a punto de perderlo todo una última vez —dicen que a la tercera va la vencida— y que ahora cuida y aprecia a un grupo que se ha hecho un hueco en su corazón.

Pero va mucho más allá en su compleja caracterización e historia. De modo que tendremos que empezar… Bien. Desde el principio. Esta serie de artículos llevarán su tiempo y la dedicaremos a examinar a Guts por arcos más o menos cerrados para ver cómo evoluciona su personalidad e historia. Puede que haya alguna que otra elucubración sobre su posible destino final pero, de momento, nos centraremos en el material que tenemos entre manos. Para ello quiero resaltar que la historia de Berserk es un ciclo. Se plantan muchas ideas y situaciones que, en el futuro, se repiten una y otra vez. Por eso hemos de atender a los inicios de Guts, tan maltratados en las adaptaciones animadas,  y tomar nota de cómo Guts se esforzará en romper ese ciclo infinito.

Aviso de flagrantes spoilers de Berserk y menciones e imágenes de violencia sexual

Leer más

Las influencias queer de ‘Berserk’

En este artículo encontraréis spoilers de Devilman, La rosa de Versalles y, por supuesto, Berserk, junto a menciones a otros trabajos. El artículo se publicó originalmente en Deculture.es, ¡donde todavía podéis ir a leerlo!

Berserk. Como buen título, nos adelanta temas oscuros y violentos antes incluso de leer la primera página. No hay tomo en el que no tengamos un encantador atisbo del cerebro —o el ojo fuera de la cuenca— de un desgraciado, víctima de la enorme espada de Guts. Un constante baño de sangre, vamos. Es una historia, como dijo Miura en una entrevista, que versa sobre la rabia, la furia. La injusticia, la muerte y la traición son temas recurrentes. También lo fueron, hasta hace relativamente poco, las violaciones indiscriminadas de mujeres.

Y, sin embargo, Berserk es mucho más que un personaje que elimina repugnantes Apóstoles. Trata —cada vez con más acierto— temas que el autor ha admitido querer desarrollar desde que comenzó a idear la historia. Si nos fijamos, descubrimos que este clásico manga contiene muchos elementos que se alejan de lo que uno esperaría encontrar en un seinen tan oscuro y violento. No es todo masculinidad y testosterona, aunque nadie niegue que sean elementos —cada vez menos— importantes en la serie.

Sin ir muy lejos, a menudo la gente cierra los ojos ante la ambigua relación que sostuvieron Guts y Griffith. No es raro que los fans pasen por encima de los temas homoeróticos, en general representados como agresiones. Por supuesto, que Guts sea una deconstrucción del macho dominante es algo que muchos tampoco quieren ver. Todo esto, junto a la evolución cada vez menos sexista del guión de Miura, daría para varios artículos.

Lo bueno es que, en ocasiones, sólo hay que ir a las obras que inspiraron Berserk para ver la historia bajo una nueva luz… Tanto para los que aceptan que no es una narración típica como para los que se niegan a verla como algo más.

Leer más