Análisis de worldbuilding: Final Fantasy X o cómo hacer las cosas bien

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

El juego Final Fantasy X salió a la venta en 2001 en Japón, llegando a Europa al año siguiente, y el primero de la saga en salir para PlayStation 2. Fue, además, el que marcó un antes y un después en el campo del desarrollo de videojuegos al presentar escenarios completamente tridimensionales, dotar a los personajes de una gran variedad de expresiones faciales realistas y otros logros tecnológicos, como el uso de luces y sombras. Su historia fue muy bien recibida por las críticas, y sus personajes se han ganado el corazón del público, pero ha sido el worldbuilding —que en general suele pasar desapercibido—, lo que se lleva la palma de esta entrega.

La trama, dentro de lo que cabe, es sencilla. El protagonista es Tidus, un joven y prometedor jugador de blitzbol (una especie de fútbol subacuático) de la ciudad de Zanarkand que un día, durante un partido muy esperado, ve cómo su ciudad es atacada de imprevisto por un enorme monstruo llamado Sinh. Su aparición se suma a la de Auron, un hombre misterioso que fue amigo del padre de Tidus, Jecht, que ayuda al chico a escapar a través del propio monstruo.

Aviso: Este artículo no contiene spoilers de la trama ni del final, pero sí del carácter general de la historia.

Tidus despierta solo en el mundo de Spira, donde le cuentan que Zanarkand fue destruida por Sinh hace mil años. En la isla de Besaid conocerá a la invocadora Yuna y a sus guardianes, a los cuales acompañará en un peregrinaje sagrado que debe culminar con la derrota de Sinh y, con suerte para Tidus, el retorno a su ciudad… y a su tiempo.

Leer más

La toxicidad de los roles en el Yaoi

Este artículo se publicó originalmente en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

En este artículo vamos a hablar de las dinámicas o los roles impuestos en parejas homosexuales en los mangas japoneses catalogados como Yaoi. Que se empleen los términos de seme y uke es intencional, aunque resulte evidente que sería mucho más sano no tener que reducirlos a meros roles que interpretar. Las referencias a papeles de «mujer» y de «hombre» responden a los estereotipos que impuestos a los personajes. No estamos diciendo ni afirmando que así deban comportarse uno u otro género. Todo lo contrario, en este artículo venimos a criticar precisamente esa clase de mentalidad reduccionista.

¿Qué es el yaoi?

D: Lo que más me atrae del Yaoi es que hay dos protagonistas masculinos. No sé por qué no puedo soportar a esas protagonistas en el romance, son muy irrealistas comparadas con la vida real. Siento que son también muy infantiles; parece que busquen meterse de lleno en problemas; en realidad buscan el peligro por sí mismas.

L: En las historias de amor corriente encuentras chicas que son muy idiotas saliendo con hombres ricos o una chica estúpida rodeada de un grupo de tíos buenos, ¿cómo es posible? Sabes que algo así nunca pasará en la vida real. ¿Por qué el protagonista escogería a esta chica que, de hecho, es peor que yo en el mundo real? Encuentro injusto tener que meterme en la historia para entender el argumento, Por eso prefiero las historias de hombres con otros hombres; lo encuentro mucho más aceptable porque ambos son bastante atractivos y destacables.

Exploring the Meaning of Yaoi in Taiwan for Female Readers: From the Perspective of Gender

Yaoi es un acrónimo creado por Yasuko Sakata y Akiko Hatsu de Yama nashi, ochi nashi, imi nashi (山[場]なし、落ちなし、意味なし?) es decir «sin clímax, sin caída, sin significado», como contraste del shōnen-ai que se centraba más en la parte emocional y no sexual. Trata la relación de dos hombres (conocida también como Boy’s Love o BL) muy atractivos —claro que quién no es guapo en manga— escrita por y para mujeres principalmente japonesas. Ese género se asentó más o menos en los años setenta con autoras como de shojo como Keiko Kemiya, Moto Hagio, Ryoko Yamagishi, Yumiko Oshima y Yasuko Aoike y clásicos como Kaze to ki no uta de la primera mentada. Se podría decir que, en un ámbito asiático que a veces se puede trasladar a occidente, encontramos en el yaoi la relación «equilibrada» de una pareja sin diferencias de género. Algo que no se da, casi nunca, en las relaciones heterosexuales. Puede que por eso refleje la mentalidad femenina a la hora de representar a los personajes y su dinámica.

Leer más

Series de anime valientes: parejas homosexuales y otras sexualidades

¡Este artículo se publicó originalmente en Deculture.es, donde todavía podéis leerlo!

Incluir contenido «progresivo» en el anime se suele considerar un riesgo, en especial teniendo en cuenta cuál es la mayoría consumidora, que exige patrones narrativos y tópicos fetichistas muy concretos para satisfacer las fantasías del espectador. Ya puede tratarse de personajes planos que siempre triunfan en sus proyectos, arquetipos como la tsundere, la yandere o el Héroe, fanservice descarado y un largo etc.: a los espectadores no les gusta que les rompan los esquemas donde se sienten cómodos. Al menos a algunos.

Con todo, la inclusión avanza poquito a poco en Japón. En ocasiones da lástima contemplar el panorama actual y compararlo con el de hace veinte, treinta o incluso más años. Podemos remontarnos mucho más atrás en términos del manga, donde se ha explorado mucho más la sexualidad que en el anime —infinitamente más comercial—. En cualquier caso, personajes homosexuales, intersexuales, bisexuales y de otras sexualidades o incluso de género neutro (u otros) los ha habido en el anime. Y no necesariamente dentro de una serie Yaoi o Yuri, donde se promueven unos tópicos muy específicos y que obedecen a roles heterosexuales para complacer a una audiencia femenina y juvenil.

Así pues ¿cuáles son estas series valientes que incluyeron con mayor o menor naturalidad a personajes «diferentes»? Vamos a mencionar unas pocas, sin intenciones de analizarlas en profundidad. Sólo se dará un repaso de lo que estos personajes aportan a la trama o al fandom. Y, por supuesto, muchas quedarán fuera. Sin duda se preguntarán por qué no se menciona Puella Magi Madoka Magica, por ejemplo, y es porque he preferido coger aquellas series que dejaban clara la sexualidad o el género de sus personajes durante la misma. ¡No me tiréis piedras! ¡Siempre se pueden recomendar series en los comentarios!

Y, por favor, recordad que hablamos de animes y no de animación occidental. Dicho esto, por si acaso… a continuación se mencionarán series de anime con ciertos spoilers de relaciones románticas.

Leer más

Utena y la deconstrucción del machismo (segunda parte)

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

Continuamos tratando la deconstrucción del machismo en Utena. En el anterior artículo terminamos de examinar a los adolescentes y sus diferentes dinámicas con las mujeres. Ahora toca ir un paso más allá. Hemos comentado que nuestros personajes aspiran a ser Príncipes de una forma u otra, porque cada uno tiene su propia impresión de lo que este papel significa. Utena lo interpreta como la galantería y nobleza; Saionji y Touga como el poder de dominar a los demás y Miki no tiene nada muy claro excepto que un Príncipe defiende/rescata mujeres. Juri, por su parte, ha abandonado estas ideas, aunque todavía juegue dentro del rol de Príncipe.

Pero en Utena hay un príncipe. Y es el villano.

Aviso de spoilers de Utena

Leer más

Utena y la deconstrucción del machismo (primera parte)

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

Japón tiene la dudosa fama de ser uno de los países «adelantados» más machistas posibles. Las ideas de romantizar el abuso, la violación o la sumisión son constantes en los productos japoneses —y en nuestras historias occidentales, pero no entraré en eso—. Sin embargo, suele suceder que en los lugares más radicales, surgen también las reacciones más abiertas y críticas, originales y frescas. Algunas series no necesitan recitarte los motivos por los que una mujer es igual a un hombre, sino que se toman su tiempo en mostrártelo.

Utena, la chica revolucionaria (少女革命ウテナ, Shōjo Kakumei Utena) nació un poco más tarde que Sailor Moon, concretamente tras la cuarta temporada, de la mano de Kunihiko Ikuhara, muy conocido por su otra obra, Mawaru Penguindrum. Ikuhara trabajó en Sailor Moon hasta que las restricciones que le imponían fueron superiores para él y fundó Be Papas para hacer sus propios animes. Entre sus influencias se encuentra La Rosa de Versalles, obra que ha influenciado en gran medida al shojo… y a otras cosas que la gente se espera un poco menos (como podéis comprobar en este artículo). El legado de Utena vuela entre numerosas obras conocidas hoy en día, como Ouran Host Club, Summer Wars, La chica que saltaba a través del tiempo, algunos episodios de Nadja, el anime de Fruits Basket... entre otras muchas. Pero…

¿Qué es lo que hace tan especial Utena?  No hizo nada que no hubieran hecho otros anime antes. Ni siquiera en términos de relaciones yuri fue rompedora. Lo que sí hizo fue recoger los estereotipos de género y criticarlos, sin realzar el rol del hombre (de lo que sí que puede pecar La Rosa de Versalles). Que lo hiciera mejor o peor es opinión de cada uno. Los tiempos cambian, probablemente ahora le exigiríamos más. O puede que no porque, si la comparamos con la mayoría del material que tenemos en la actualidad, es, sin duda, revolucionaria. Y no es de extrañar que dejara una impronta tan importante en el anime que vino después.

Pero vamos a centrarnos en lo que nos interesa en este artículo que, por cuestiones de extensión, hemos tenido que dividir en dos partes. El machismo.

Leer más

El romance de Utena y Anthy: 20 años revolucionando el mundo (II)

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

¡Continuamos con un nuevo artículo por el 20 Aniversario de Utena! Esta vez toca dar el salto a la gran pantalla.

Ikuhara no tenía intención de continuar Utena. Sin embargo, tomó la decisión de hacer la película —bautizada entre los fans como The End of Utena, por su… estructura tan extraña. Guiños a Evangelion por todas partes— en 1999 y aquí tenemos el loco y exacerbado resultado. Amada por muchos, odiada por otros, The Adolescence of Utena es una historia cargada de masivos simbolismos y que podría interpretarse como un retelling de la serie o como una continuación. Una que aprovecha para contar de forma directa y sincera el amor entre ambas.

Q: Was there resistance to the movie’s stronger romantic elements, and if so, how did you overcome it?

A: No, there wasn’t. I tried to do in the movie what I wasn’t able to accomplish in the TV series.

Porque sí, hubo problemas para desarrollar el romance de Utena y Anthy, que solo se muestra con más claridad hacia el final —y aun así, dejando espacio para los que no veían el opening, el ending o querían ver con unas gruesas gafas heterosexuales para decidir que no, que no eran pareja—, una vez se superaron obstáculos como la propia autora del manga: Chiho Saito. Demos gracias porque Ikuhara presionara y al final Saito aceptara que sí, que estaban hechas la una para la otra y que las veía como un matrimonio.

Todas estas reticencias se dejaron de lado en la película. No había problemas de horario de televisado y, por tanto, de censura. Ikuhara pudo hacer lo que quiso con la película y se nota, para horror de muchos. La película deja de lado el amor más platónico que suele plagar el género y trata el cuerpo y lo sexual de forma mucho más cercana.  Los personajes son «más mayores» al menos en términos fisiológicos, aunque sigan teniendo la misma edad, son más sexys (a propósito) y mucho más sensuales. Todo el simbolismo que antes envolvía a Anthy como prometida de la Rosa ahora se deja muy explícito, el incesto también se toma de forma mucho más brutal.

Lo mismo tenía que pasar con el romance.

Leer más

El romance de Utena y Anthy: 20 años revolucionando el mundo (I)

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

Utena la chica revolucionaria fue una serie que, en 1997, marcó a toda una generación. Sus lecciones morales, su simbología, el tratamiento oscuro del género de las magical girl, el acercamiento al machismo y el romance lésbico siguen sorprendiendo hoy en día. Kunihiko Ikuhara, que siempre había querido hacer una historia independiente con Sailor Uranus y Neptune, decidió recoger todas sus ideas y volcarlas en un mundo propio y original en el que no le faltaron impedimentos para llevar a cabo una relación romántica entre dos mujeres. Chiho Saito, la propia autora del manga, se negó al principio a que Utena y Anthy estuvieran enamoradas, si bien al final reconoció que las veía como un matrimonio. La serialización tuvo problemas y la televisión siempre obliga a censurar en ciertas ocasiones.

Aun así, Ikuhara logró plantar un romance hermoso y abierto, lleno de impedimentos, baches y complicaciones a superar, lo que tornó la historia de Utena y Anthy todavía más entrañable.

Ya hablamos en su momento de cómo Utena era una crítica a los roles de género y el machismo, pero quedan muchísimas cosas por tocar. Así que por su 20 Aniversario, esta vez vamos a hablaros de sus protagonistas y su romance, tan detallado y bien llevado. Un romance que luego culminará de forma todavía más obvia en la película.

Aviso de spoilers de toda la cronología de Utena

El encuentro


Utena

La serie lleva por nombre a la protagonista indiscutible de la misma: Utena Tenjou, una de las alumnas más destacadas de la academia Ohtori. Con su propio estilo, sin mucho aprecio por las estrictas normas de sus profesores, armada de un espíritu atlético y con hordas de fanáticas –sí, en femenino– a su alrededor, Utena no es una chica corriente porque ha venido a traer una Revolución que desconoce… y a convertirse en un Príncipe.

Leer más

Las influencias queer de Berserk

En este artículo encontraréis spoilers de Devilman, La rosa de Versalles y, por supuesto, Berserk, junto a menciones a otros trabajos. El artículo se publicó originalmente en Deculture.es, ¡donde todavía podéis ir a leerlo!

Berserk. Como buen título, nos adelanta temas oscuros y violentos antes incluso de leer la primera página. No hay tomo en el que no tengamos un encantador atisbo del cerebro —o el ojo fuera de la cuenca— de un desgraciado, víctima de la enorme espada de Guts. Un constante baño de sangre, vamos. Es una historia, como dijo Miura en una entrevista, que versa sobre la rabia, la furia. La injusticia, la muerte y la traición son temas recurrentes. También lo fueron, hasta hace relativamente poco, las violaciones indiscriminadas de mujeres.

Y, sin embargo, Berserk es mucho más que un personaje que elimina repugnantes Apóstoles. Trata —cada vez con más acierto— temas que el autor ha admitido querer desarrollar desde que comenzó a idear la historia. Si nos fijamos, descubrimos que este clásico manga contiene muchos elementos que se alejan de lo que uno esperaría encontrar en un seinen tan oscuro y violento. No es todo masculinidad y testosterona, aunque nadie niegue que sean elementos —cada vez menos— importantes en la serie.

Sin ir muy lejos, a menudo la gente cierra los ojos ante la ambigua relación que sostuvieron Guts y Griffith. No es raro que los fans pasen por encima de los temas homoeróticos, en general representados como agresiones. Por supuesto, que Guts sea una deconstrucción del macho dominante es algo que muchos tampoco quieren ver. Todo esto, junto a la evolución cada vez menos sexista del guión de Miura, daría para varios artículos.

Lo bueno es que, en ocasiones, sólo hay que ir a las obras que inspiraron Berserk para ver la historia bajo una nueva luz… Tanto para los que aceptan que no es una narración típica como para los que se niegan a verla como algo más.

Leer más

¡Volver arriba!
Mistral Chronicles