Kaworu y Shinji en Evangelion, un romance canónico

Aviso de spoilers de todo Evangelion y End of Evangelion

Dado que Netflix, en su estreno mundial de Evangelion, ha decidido cambiar elementos originales del guion original y eso a pesar de que estamos en el año 2019, posiblemente sea un buen momento para repasar el texto, que no subtexto, romántico entre Shinji y Kaworu.

Para empezar, estamos trabajando en traducir los dos borradores del episodio 24 (en el que Kaworu entra en escena), donde el interés romántico entre ambos personajes era aún más descarado y se tuvo que descartar debido que GAINAX y la censura que no tenga que ver con senos juveniles y femeninos es como es.

En esos borradores había escenas nadando a la luz de la luna, desnudos, y un beso.

Con todo, esto no fue lo que tuvimos, así que toca centrarse en el material oficial.

Para empezar, hay que resaltar que Hideaki Anno optó por dejar el episodio 24 en manos de Akio Satsukawa, como comenta en esta entrevista, debido a unos motivos muy evidentes:

Anno: Satsukawa es el mejor en, suena mal decirlo, pero… Siempre sabe cómo hacerlo bien cuando hay que tratar homoerotismo *risas*.

[…]

Entrevistador: ¿Detuviste a Satsukawa cuando parecía que iba a irse de madre, director Anno?

Anno: No, nada de eso. La atmósfera de Satsukawa permanece en el guion. Es un significado que estaba más presente en el original de Satsukawa, más afín al estilo de la JUNE.


La JUNE era un a revista básicamente yaoi. Estuvo en marcha hasta 2012 y publicó títulos como Ai no Kusabi o Kaze to ki no uta, que Milky Way nos trae a España como La balada del viento y los árboles, cuyas reseñas podéis leer aquí y aquí.

De modo que el guion era de Anno y la ejecución, de Satsukawa.

A lo largo del episodio, que tenéis analizado al completo aquí en tres partes porque no me daba la vida con tanto de lo que hablar, Kaworu se asienta claramente como un interés romántico para Shinji, que se encuentra en una situación muy delicada después de haber perdido a una amiga, haber averiguado ciertas cosas sobre su madre y haber visto un estanque de clones de Rei reduciéndose a vísceras y sangre, por no hablar del trauma que lo persigue respecto a Toji o de que hace relativamente poco volvió de entre los muertos.

En este momento, Shinji está solo y deprimido, ansioso de que alguien (Misato está ocupada con otros problemas) le preste algo de atención. Así que cuando Kaworu se le aparece y lo llama por su nombre, tratándolo de tú a tú, Shinji no solo acepta este acercamiento, que en caso de Asuka habría rechazado, sino que se sonroja y corresponde rápidamente.

Aparte de la vulnerabilidad emocional de Shinji, hay un motivo por el que Kaworu cala tan rápido en el protagonista. Y se debe a que es un ideal de Shinji. Anno insiste en que Kaworu no es femenino mientras que Shinji sí que lo es (es más, en sus inicios Shinji iba a ser una mujer). ¿Por qué es importante esto? Porque Shinji intenta acomodarse a los moldes de la sociedad machista de Japón, como se ve a lo largo de unos cuantos episodios, y falla miserablemente una y otra vez. Su obsesión con el sexo, con comportarse «como un hombre» seguro de sí mismo es una constante a lo largo de la serie y termina por convertirse en algo que lo pone en peligro de muerte más de una vez.

Pero Kaworu es un chico masculino que no es agresivo, como Asuka, ni distante como Rei. ¿Por qué? Porque es, literalmente, un Ángel que se dedica a querer a Shinji, a apreciarle y a hacer que todo gire a su alrededor sin criticarlo ni una sola vez.

Es la pareja ideal. Una que no existe en el mundo real.

De modo que Shinji, al sentirse seguro y aceptado alrededor de Kaworu, no vacila en ir detrás de él y esperar durante horas a que termine con sus pruebas con la EVA 02.

Shinji no sabe bien qué hacer ni cómo dirigirse a él, pero tiene claro que quiere estar cerca. Para su indescriptible sorpresa, Kaworu también quiere estar con Shinji. No con el Tercer Niño o el Piloto, sino con Shinji.

—Me gustaría hablar más contigo. ¿Puedo acompañarte?

Mirad la cara de sorpresa de Shinji porque un desconocido considere que es interesante.

De modo que acaban juntos, dándose un baño. Aquí Shinji vuelve a cerrarse un poco, incómodo ante algo tan personal como estar desnudo junto a una persona por la que claramente está desarrollando un crush. Acto seguido, Kaworu empieza a analizar el comportamiento de Shinji en voz alta, quizá una manía que ha desarrollado después de haber vivido aislado con SEELE durante toda su vida.

En resumen, Kaworu termina por definir el Dilema del Erizo, que es el miedo que tienen los seres humanos a acercarse a otros porque saben que les van a hacer daño. De modo que prefieren aislarse y mantenerse aparte, a pesar de que la soledad es también un lento y mortal veneno.

Y, aun así, Kaworu admira a los humanos porque a pesar de todos los obstáculos que se ponen ellos mismos en el camino, son capaces de seguir viviendo con la ayuda de otros.

Entonces, para reforzar la idea de que necesitamos a los demás, Kaworu cubre la mano de Shinji. No hay que olvidar que, cuando Shinji y Asuka se besaron, simbólicamente esta estuvo a punto de asfixiar a Shinji al intentar convertirle en el ideal masculino que es Kaji, mientras que más tarde Shinji rechazó el acercamiento sexual de Misato, que buscaba consolarle por la pérdida de Rei.

Aquí Shinji no aparta la mano. Está obnubilado por Kaworu, por cómo habla de cosas que no entiende pero que continen fragmentos que le afectan profundamente, y también porque, bueno, sus miradas furtivas a su nuevo compañero hablan por sí solas.

Shinji es tímido, no estallaría como lo harían Toji o Kensuke ante un acercamiento que considerarían «peligroso», pero sabe mostrar su incomodidad ante los demás cuando se siente abrumado o avasallado. Este no es el caso. En ningún momento rechaza a Kaworu.

Kaworu, entonces, lanza su discurso acerca del corazón de Shinji. Traducido literalmente del japonés sonaría más o menos así:

—Los humanos sienten constantemente dolor en sus corazones. Es dificil vivir con un corazón herido, su fragilidad comparable a la de un cristal. El tuyo, más aún.

La fragilidad no es algo que se considere atractivo ni necesario en un hombre. Por algo Shinji es un personaje bastante detestado, a pesar de ser muy humano y muy adolescente.

Y llegamos a la parte que la gente suele traducir como quiere.

—¿El mío?

—Sí, y mereces afecto.

—¿Afecto…?

—Quiero decir… ser amado.

En Netflix se ha traducido de varias formas. En castellano, Kaworu dice yo te quiero, bastante fiel dentro de lo posible e infinitamente mejor al you are worthy of my grace inglés, que establece una jerarquía controladora y condescendiente entre Kaworu y Shinji. Y es que una cosa es que Shinji vea en Kaworu todo lo que querría ser, ampliando así su sentimiento de inferioridad, y otra muy distinta que Kaworu de verdad se sitúe por encima de él y juzgue a los demás como si fuera un Dios cruel.

En los subtítulos castellanos tenemos un problema porque dice me gustas mucho, porque en caso de que fueran una pareja heterosexual no habría problemas, pero en términos de dos chicos se puede ocultar bajo un velo de amistad. Además, después se añade un terrible «como me pasa a mí con Rei», indicando que Shinji, precisamente Shinji, de entre todos no corresponde. Y teniendo en cuenta que se supone que los subtítulos son más fieles al idioma original…

¿Y qué dicen en japonés?

シンジ「僕が?」 (boku ga?)
カヲル「そう。コウイに値するよ。」 (sou. koui ni ataisuru yo)
シンジ「コウイ…?」 (koui?)
カヲル「好きって事さ。」 (suki tte koto sa)

Es difícil de traducir ya que consiste en un juego de palabras entre コウイ(koui) que puede significar «amabilidad» o «afecto», la cual suena muy parecida a 恋 (koi), es decir, «amor romántico». Shinji se confunde y repite la palabra. Kaworu se la aclara, indicando que es la palabra para definir «el amor». Os dejo por aquí un link de un post que lo explica algo mejor. Y sí, I love you/te quiero es una traducción correcta si no quieres ponerte a explicar en pantalla a los espectadores qué juego de palabras japonesas quieres hacerles llegar.

Más tarde, cuando Shinji no quiere regresar a su dormitorio, acaba durmiendo junto a Kaworu. Es una escena que contrasta bastante con cuando Shinji intentó besar a Asuka. Entonces estaban frente a frente, a la misma altura, pero en una total desigualdad de condiciones. Asuka, al fin y al cabo, estaba dormida y Shinji terminó por entrar en razón y dejar de lado esos horrendos clichés acerca de que besar a personas inconscientes es algo romántico.

Aquí ambos están despiertos. Sin embargo, Kaworu sigue estándo por encima porque es un maldito Ángel y es demasiado bueno para ser verdad.

—¿De qué quieres hablar?

—¿Eh?

—Hay cosas que quieres que escuche, ¿verdad?

Kaworu, como digo, define su presencia en los episodios por y para Shinji y se ofrece a escucharle en vez de ofrecer información sobre sí mismo. Importante, escucha sin juzgar. Porque Shinji necesita hablar. Hasta ahora no ha tenido con quien confesarse —Misato sabe lo que está pasando y es evidente que no se han sentado a hablar de ello—, con quien desahogarse. Pero Kaworu es diferente.

Shinji le habla de algo tan privado como su relación con su padre y cómo le hace sentir. Al final termina preguntándose por qué le cuenta algo así a Kaworu, al que no conoce de nada, y cuando le mira… Se queda sin palabras.

Porque Kaworu no lo regaña, ni le da lecciones, ni se burla. No, se limita a mirarlo con una sonrisa tierna y a decir, ilusionado:

—A lo mejor he nacido para poder conocerte.

Una frase claramente romántica que en Rebuild of Evangelion evoluciona a un seguro y confiado «he nacido para conocerte».

En los borradores se da entender que Kaworu creció solo y que por eso se enamoró de la cultura lilim, que investigó por su cuenta. Resalto esto porque, literalmente en términos de guion, ha nacido para Shinji mientras que SEELE le ha dicho que existía para destruir la cultura lilim, que tanto apreciaba.

¿Como no va a ser feliz al haber encontrado a una persona a la que puede entender y que le convence de que los humanos merecen ser protegidos?

Tabris, Ángel de la Libre Voluntad, decide que toda su existencia ha merecido la pena porque ha conocido a este chico de corazón frágil como el cristal, que merece amor y le cede el sitio cómodo para dormir mientras busca su consejo.

El resto es historia. Kaworu desciende hasta Terminal Dogma, donde encuentra el cuerpo de Lilith en vez del de Adán, y decide que quiere morir en manos de Shinji para asegurarse de que nadie pueda usarlo para matar a este ni a ningún otro humano. Muere para que el planeta continúe en mano de los lilim, en vez de pasar a las de los Ángeles.

Y Shinji vuelve a quedarse solo.

 —Kaworu dijo que me amaba. Era la… era la primera vez que alguien me dijo que me amaba. Él era como yo y como Ayanami…

»Le amaba.

No le caía bien, no le gustaba. Le amaba.

Y así, ahogándose en la culpa, Shinji continúa desarrollando crecientes impulsos suicidas que le llevan a intentar suicidarse al principio de End of Evangelion.

—Kaworu es quien debería haber sobrevivido. Era mucho mejor persona que yo. Kaworu debería haber sido el que sobreviviera.

Un amor trágico y breve, que no termina aquí.

En End of Evangelion comienza el fin del mundo. Cuando la amalgama de Lilith-Adán-Rei-Kaworu se alza sobre el mundo y destruye todos los Campos A.T., lo hace mediante una técnica muy, muy concreta. Uno tras otro, los personajes ven al ser con el que quieren ser uno. Es decir, la persona ante la que estarían dispuestas a desnudarse de toda protección, ante la que bajarían las defensas. Podría discutirse si es una técnica retorcida o no, dado que Dios está buscando matar a todos los humanos, pero el enfoque parece ser asegurarse de que lo último que vea una persona antes de morir sea al ser que más ama y permitirles un contacto directo.

Es la mejor forma, pues, de confirmar sentimientos románticos.

Así, Misato ve a Kaji antes de morir. Makoto ve a Misato. Shigeru solo ve, aterrorizado, a muchas maliciosas Rei (lo cual podría indicar que es arromántico o asexual. En cualquier caso, dentro del espectro ace). Fuyutsuki, por supuesto, ve a Yui. Maya, a Ritsuko. Aquí podéis verlos todos.

En todos los casos, sus seres amados se manifiestan de una forma concreta y un poco out of character, porque se están adaptando a lo que quieren de ellos. Por eso Misato es sensual, Yui aparece cual ángel y Ritsuko abraza a Maya con una sonrisa confiada y atrayente.

¿Y Shinji? ¿A quién ve Shinji?

Pues primero ve a Rei, que trata de acercarse a él y encuentra un definitivo rechazo acompañado de comprensibles alaridos de horror.

De modo que Rei permite que Kaworu ocupe su lugar. Al escuchar su voz, Shinji se calma de inmediato y lo llama con los ojos húmedos por las lágrimas.

Al contrario que Rei, Kaworu no despierta inquietud, no emana ninguna clase de amenaza a pesar de ser también un gigante blanco. Más que nunca, Kaworu parece un ángel descendido del cielo para socorrer a Shinji, más con el diseño de la cabina del Entry Plug que imita dos alas.

—¿De verdad estás aquí, Kaworu?

Como respuesta, Kaworu envuelve a la EVA 01 con las manos y, sonriendo, Shinji se rinde. Abandona toda voluntad de vivir y se abre, literalmente, a Kaworu al fusionarse con él.

Y esto se ve cuando el Núcleo de la EVA 01 queda expuesto entre un estallido de jugos que para nada recuerdan a la lubricación femenina. La carne que se abre para dejar paso al Núcleo también tiene forma de labios vaginales, clítoris incluido.

A continuación, la Lanza de Longinus penetra el Núcleo de la EVA 01. Más de una vez la Lanza ha aparecido como la metáfora de un pene, como se ve en la terrible muerte de Asuka que quería recordar a una violación en grupo, y en este caso está penetrando algo con la forma de una vagina.

Vaya, cualquiera diría que se nos quiere decir que esto es equivalente al sexo.

Y Shinji se funde con la amalgama que es Dios (podemos ver incluso cómo Rei recupera el control mientras Kaworu pasa a una posición pasiva) para, literalmente, morir.

De modo que si necesitamos alguna otra confirmación de que Kaworu es el interés romántico de Shinji, es este. Para bajar sus defensas, Dios no empleó a Misato, a Asuka o a la propia Rei, sino a Kaworu.

Y lo triste es que no debería ser necesario recurrir a todas estas explicaciones para dejarlo, pero mientras siga habiendo censura… Al menos tenemos el consuelo de que no podrán borrar el material original.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

  • Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man. Houseki no Kuni y un largo etc.) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros. Fui redactora de Deculture. También escribo relatos (cuando puedo) y he publicado algunos que podéis encontrar en Goodreads.

4.9 9 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
¡Volver arriba!
Mistral Chronicles