Impresiones: ‘Dakaretai Otoko’ #1: Arriba, abajo, al centro y pa dentro

Esta temporada de anime (otoño de 2018, para quien se haya perdido) viene cargada de variedad. Hay series para todos los gustos y hemos decidido pararnos a comentar el BL (Boys Love) titulado Dakaretai otoko ichii ni odosareteimasu. Por razones evidentes —no pienso ir a Google cada vez que quiera decir el título—, lo vamos a dejar en Dakaretai Otoko, que es como lo llama el fandom. Este anime está basado en el manga del mismo título infernal de Hashigo Sakurabi, mangaka conocida en nuestras tierras gracias a su obra Los deseos obsesivos de mi chico. Gracias, IVREA, por una más de tus maravillosas adaptaciones de los títulos de los manga que traéis.

Takato Saijyo protagoniza esta historia… Pero eso no es lo importante. Lo verdaderamente importante es que es el número uno en la lista de Hombres por los que queremos ser abrazados. O algo así. En japonés suena mucho mejor. El caso es que Takato lleva cinco años siento el number one y no hace más que repetirlo por si no nos ha quedado claro.

También está bien destacar que nuestro amigo es actor, que empezó a trabajar como tal a los ocho años y que lleva otros 20 en esa industria en la que hay que comer o ser comido. Takato tiene bien claro que se trata de un mundo en el que solo sobrevive el más fuerte. Vosotros lo llamaréis industria del entretenimiento, pero él lo llama Guerra.

Todo esto palidede en comparación con su número uno en el ranking, pero no está de más saberlo.

Leer másImpresiones: ‘Dakaretai Otoko’ #1: Arriba, abajo, al centro y pa dentro

Recomendaciones Mistral para el otoño de 2018

Se termina el verano: el sol, la playa, la piscina, las vacaciones, los helados… Es una pena, pero en Mistral no queremos que os pongáis tristes y, por ello, nuestras redactoras os traen una serie de recomendaciones para disfrutar este otoño, en solitario o en compañía. ¡Esperemos que os gusten!


Recomendaciones de Suzume Mizuno

Umineko no naku koro ni (Ryukishi07)

¿Os gustan los misterios? ¿Los asesinatos? ¿Los dramas familiares? ¿Las brujas? ¿No os impone un poquito de sangre y vísceras en Halloween? Entonces Umineko es vuestra historia (y la nuestra, ya que pronto empezaremos a analizarla en Mistral). Ocho Visual Novels largas, concienzudas, con un abanico de más de veinticinco carismáticos personajes que acabaréis amando u odiando con pasión y una BSO maravillosa.

Umineko no naku koro ni bebe de una de las obras más conocidas de Agatha Christie, Diez negritos, y sitúa a una riquísima familia en la isla de Rokkenjima durante una reunión anual. Por desgracia, quedan aislados del resto del mundo durante tres días. ¿El resultado? Creo que os lo podéis imaginar. Las historias que leemos, al parecer, vienen de escritos encontrados en botellas a la deriva que suplican que se resuelva el misterio.

No es tarea fácil, porque al parecer la responsable de todos los sucesos es nada menos que una bruja llamada Beatrice. En la primera novela conocemos la leyenda de esta bruja, a la familia Ushiromiya, consistente en un patriarca al borde de la muerte que se niega a entregar una fortuna en oro (literal) a sus avariciosos hijos, los susodichos y los sobrinos, que no quieren tener nada que ver con las discusiones sobre la herencia y, por supuesto, a los sirvientes… Que son los que más saben sobre esta misteriosa bruja, benefactora del patriarca, y que jura que se hará dueña del oro si no se resuelve cierto extraño epitafio que parece localizar la localización del dinero. En el resto se coge a estos personajes, y a otros tantos que no dejan de añadirse, para explorar el misterio, temas como el maltrato físico, el machismo, las novelas de misterio, el amor o la avaricia.

Lo que empieza como una simple tragedia familiar se transforma en una lucha entre la racionalidad y la magia. ¿Mató Beatrice a un sirviente inocente mediante crueles trucos fantásticos o fue cosa de un tío, un primo o un sirviente que ocultó muy bien su rastro?

Cada novela explora los mismos hechos desde puntos de vista diferentes o cambiando los hechos para darnos nuevas ideas para averiguar quién fue el asesino. A ello se une una encantadora cantidad de comentario meta, ya que los mismos asesinatos pasan a ser considerados como un tablero a lo Cluedo.

Eso sí, hay que tener paciencia. La narrativa de Umineko es lenta… En parte porque el lector es denso. Una vez llegas al final, si no has averiguado lo que está pasando, y se te cuenta, te das cuenta de que podrías haberlo resuelto todo en la primera novela. Claro que necesitarías leer las siguientes para comprender el corazón de la historia.

¿Estáis dispuestos a intentarlo?

En ese caso, tenéis las novelas en Steam, divididas en dos arcos, cada uno con cuatro libros. Una primera parte de preguntas, donde se plantean las ideas básicas de la historia y se te lanzan a la cara todas las pistas, y una segunda de respuestas para que vayamos viendo los entresijos que nunca habíamos imaginado. Eso sí, si queréis disfrutar más de la historia, os recomiendo instalar el parche para PS3. ¡Las voces y los diseños ayudan mucho! Y si no os van las VN, siempre podéis probar con el manga. ¡Huid del anime!

To your eternity (Yoshitaka Oima)

To your eternity es un cambio total de género para Yoshitaka Oima, que ya sorprendió al mundo con A Silent Voice, y ya solo por el valor de saltar a una historia de esta clase merece un aplauso. Sabe fresco, distinto, es una exploración completa y absolutamente distinta de un tema y unos personajes que no se parecen a nada a la obra que la llevó al estrellato. Otros creadores se habrían quedado a salvo, en terreno conocido. Oima no. Pero… ¿De qué va este manga?

Pues bien, ¿qué creéis sucedería si alguien depositara en el mundo a una criatura capaz de imitar cualquier forma y fue incapaz de morir? ¿Sería un monstruo? ¿Un ángel? Quizá por eso ese alguien decidió probar a ver qué sucedía. Así comienza la historia de esta criatura, que acabará llamándose Inmo (de inmortal o Fushi, de Fushimi en japonés). El primer tomo cubre sus primeros meses de existencia, primero como roca, después como el perro de un muchacho que parece haber sido abandonado en medio de una peligrosa tierra helada. Tras esto, seguiremos a Inmo conociendo a todo tipo de personas, que harán que crezca como persona, parezca cada vez más humano y hasta empiece a albergar aspiraciones y deseos.

To your eternity trata la inmortalidad con una madurez que he encontrado en pocas obras, y sabe utilizar los arcos (que se construyen alrededor de personajes concretos con los que Inmo se topa) para que nunca perdamos de vista que Inmo vive muchísimo tiempo. Demasiadas historias hablan de la inmortalidad, pero no se atreven a enfocarla más que en flashbacks. Aquí vemos la vida como un inmortal de verdad, con personas que se cruzan por su camino, que mueren o continúan sus vidas. Y es maravilloso. Cada personaje tiene una historia propia, una caracterización bien pensada y logran quedarse en la memoria por mucho tiempo. Un detalle concreto es que las mujeres tienen un gran papel en este manga, ¡y no están sexualizadas! Apenas podía creérmelo. No solo eso, sino que se llega a tratar el acoso sexual a un chico, la gran enemiga es una mujer (y da miedito, de verdad) y la autora respeta que Inmo no tiene un género o sexo determinados. Hasta llega a tratar un arco su rechazo a que traten de limitarlo a un aspecto femenino (o masculino) solo porque le resulte agradable a la otra persona.

La obra es claramente fantástica, con un mundo inventado, pero tiene referencias a distintos países asiáticos y europeos. Más importante es que Oima crea una constante tragedia. Es fácil adivinar cómo van a acabar las historias, y algunas se sienten un poco gratuitas, pero por suerte los últimos arcos están tomando un ritmo más orgánico y rozan menos el melodrama.

Todavía queda por ver cómo terminará la historia, pero ya que Milky Way nos ha traído esta maravilla, ¿a qué esperáis?


Recomendaciones de Ryuuju

Gourmet Hound (Leehama)

Si habéis leído cosas por Tapas o Webtoons, es posible que conozcáis a Leehama por Flowerpot, su primera historia, que vale totalmente la pena y sería genial que leyerais, pero no puedo recomendar oficialmente por estar ahora en hiatus. Si es así, sabréis que Leehama escribe a sus personajes con mucho mimo, dándole a todos su momento para brillar. Gourmet Hound mantiene esa tendencia y la mejora, como pasa también con todo el apartado artístico, ya sea dibujo o composición.

Respecto a la trama, seguimos la historia de Lucy, que queda destrozada cuando se da cuenta de que su restaurante preferido, Dimanche, ha cambiado el personal de cocina. Y no es porque lea un anuncio, no, sino gracias a su olfato y sentido del gusto, que son excepcionales. La situación empeora al no saber quiénes trabajaron en la cocina hasta ese momento, ya que desconoce el nombre de la persona cuya cocina ama con locura. Tan desesperada está que se plantea comer en todos los restaurantes cercanos, buscando una aguja en un pajar, algo que definitivamente no va bien con su bolsillo.

Por suerte para ella, un accidente la lleva a dos de los antiguos cocineros de Dimanche, y con ellos resuelve ubicar a todos sus excompañeros hasta encontrar el sabor perfecto.

El reparto de personajes es muy variado y natural, y junto al apartado artístico, muy suave y flexible, van a la perfección con la trama, tanto en su usual viveza como en los momentos dramáticos; que no son pocos y es lógico, considerando que es el género en el que está colocado en webtoons, y uno de los temas principales de la historia es la pérdida.

Con un equilibrio tan bueno entre ligereza y profundidad, no podía dejar de recomendarlo para otoño. Podéis leerlo en la página oficial, donde se actualiza dos veces por semana. No sé cómo más convenceros de que lo leáis.

Bueno, sí. Hay perros. Muchos perros. Incluso uno involucrado en una boda.

Si eso no hace que os interese, no sé qué lo hará.

Coda (Ichimura Hitoshi)

Para las pobres almas que en otoño no tienen tiempo, o simplemente disfrutáis historias cortitas y finalizadas, Coda es una buena opción, en especial si os gusta la danza, el ballet en particular. Y los clichés. Los clichés también.

Haruichi estudia en el departamento de danza en un instituto especializado en artes porque hace danza japonesa y planea suceder a su padre. Sin embargo, desde pequeño le gusta el ballet, y una amiga que se dedica a ello le enseña lo que puede (como resultado, Haruichi sólo sabe bailar las partes femeninas). Un día llega un estudiante de intercambio, Yuri no, no ese Yuri, bailarín de ballet ruso mundialmente conocido. Por azares del destino, Yuri acaba viendo a Haruichi bailar y decide que debe ser su pareja de baile. Pronto queda claro que Yuri es un lobo en piel de cordero y fuerza a nuestro protagonista, al que le cuesta mucho decir que no (y es chantajeado), a bailar con él. Mientras finge ser una chica, por supuesto.

La premisa no es nueva. Seguro que sabemos de varias historias que la comparten, aunque sea reemplazando el ballet por otra cosa. Lo interesante de Coda es cómo lo maneja.

El dibujo, en primera instancia, es muy bonito. Líneas limpias y negros profundos, y un uso simple pero efectivo de las tramas. Las expresiones no sólo transmiten mucho, sino que van bien con el tono de la narración, así como la composición. Las escenas de baile son especialmente preciosas, un poco más y se puede ver el movimiento.

El diseño de personajes es lo suficiente variado como para que no los confundamos entre sí, y el reparto es interesante. No se salvan de los clichés (o de comentarios o conductas negativas, y sí, estoy mirando a los protagonistas, sobre todo Yuri), pero no se limitan a ellos, y la historia hace que nos encariñemos incluso con los más secundarios. Y crecen. Algunos más, otros menos, pero lo hacen.

La historia es bonita, aunque no es hasta cierto punto donde se puede empezar a disfrutar más de ella, y está hecha para sentirla, desde hacernos carcajear hasta tocarnos la fibra sensible. No es un manga memorable ni está hecho para serlo, sino que lo importante es el viaje y cómo nos sentimos al acabarlo.


Recomendaciones de Zetsuka

Danganronpa (PS Vita, PS4, PC)

No se me ocurre nada más otoñal que la vuelta al cole. Se hace muy pesado volver a madrugar, tener que hacer deberes, estudiar o fingir que lo hacemos, presentar trabajos, soportar a según qué compañeros o profesores… A veces se pasa mal hasta que uno se insensibiliza al sufrimiento.

¿Sabéis qué ayuda mucho? Saber que hay alguien que lo pasa peor. Aquí es donde entra la saga de videojuegos Danganronpa. Básicamente es una novela visual con elementos de investigación (un poco como Ace Attorney) y algún que otro minijuego que sobra cuyo argumento puede que os llame la atención si no lo ha hecho ya.

Cada uno de los tres juegos principales están cortados por el mismo patrón: los personajes son aceptados en un prestigioso instituto llamado Hope’s Peak pero acaban atrapados en él y deben participar en un juego para graduarse. Las reglas son sencillas: solo debes matar a un compañero y no dejar que te descubran en el posterior juicio y así serás libre.

Todo esto lo hacen porque el personaje antagonista, representado por Monokuma en los tres juegos, quiere llenar el mundo de desesperación… Aunque para eso, digo yo, solo tiene que dejarles estudiar a secas, que ya es bastante desesperante. Y si acaban en la universidad ya se matan ellos solos sin ayuda de nadie.

La historia es intensa, divertida y deprimente a ratos… Y seguramente acabaréis con la impresión de que es el juego el que jugó con vosotros y no al revés. ¿No suena maravilloso? Como mínimo deja huella y sirve para recordaros que ir a clase podría ser peor.

Si esto no os convence, tiraré por otro lado. Danganronpa es un fandom lleno de memes. Jugad, uníos a la secta, y disfrutadlos como debe ser.

Nieve en verano (Haruka Kawachi)

Aprovecho las recomendaciones de otoño para hablar de Nieve en verano porque no sabía si ubicarlo en verano o en invierno y, total, no veo nada de malo tirar por el término medio.

Nieve en verano, de Haruka Kawachi, narra algo así como un triángulo amoroso muy peculiar. Tan peculiar que uno de los implicados, Shimao, está muerto. Para complicar las cosas, solo le puede ver una persona, el pobre Hazuki… que está enamorado de Rokka, la viuda del fantasma tocapelotas.

¿No decía yo que era muy peculiar?

La historia se desarrolla con un ritmo muy tranquilo que permite a la autora trasmitir todo lo que sienten sus tres protagonistas a lo largo de los cuatro tomos que la componen. A pesar de mi terrible sentido del humor para hacer el resumen, hay que dejar claro que se trata de un relato intimista. Tiene sus momentos cómicos, pero no se centra en ellos, si no en estudiar a los personajes en su día a día. El dibujo es sencillo pero a la vez muy particular, no demasiado recargado para siempre recalcar lo más importante.

Tomodomo trajo esta obra allá por 2014, cuando dejaban asomar la patita en el mercado español. La edición es espléndida, tanto por el detalle del formato (más grande de lo habitual) como por lo cuidado que está todo. Y es que se nota que empezaron con ganas de hacer las cosas bien.


Recomendaciones de Dena

Los Doce Reinos (Fuyumi Ono)

Otoño es época de cambios. El fin del verano nos abre las puertas a un centenar de nuevos comienzos, y eso siempre me hace pensar en Doce Reinos, la obra maestra de Fuyumi Ono. En 2002, Tsuneo Kobayashi y Studio Pierrot llevaron a nuestros televisores este anime que pasó tan desapercibido en Oriente, y que nunca dejaría de recomendaros.

La protagonista, Yoko Nakajima, es una estudiante común y corriente de secundaria con unas pesadillas recurrentes de lo más escabrosas: una horda de monstruos la persigue para devorarla, y cada noche se acercan más y más. Cuando siente que la próxima vez que se rinda al sueño morirá, un extraño y guapo desconocido llamado Keiki irrumpe en su clase perseguido por unos demonios muy parecidos a los de los sueños de Yoko. Tras una lucha sangrienta, Keiki se lleva a Yoko volando… a otro mundo.

Así de primeras, la historia no parece nada que no hayamos oído antes: una chica especial, monstruos y señores atractivos, pero Doce Reinos aprovecha esos clichés para darles la vuelta y sorprendernos con una historia excepcional. El ritmo del anime es lento, lo admito, y hace falta paciencia para que Yoko, abandonada en un mundo nuevo y sin aliados, crezca como personaje y atraviese una de las mejores evoluciones de personaje que he visto nunca. Además, Doce Reinos cuenta con un worldbuilding muy rico ambientado en la China feudal, con unos toques fantásticos de lo más fascinantes.

El anime finalizó de forma abrupta tras 45 episodios, pero si sabéis leer inglés o japonés os recomiendo echar un vistazo a las novelas ligeras originales de Ono, que exploran todo lo que la serie no tiene tiempo de tratar. Son sencillas y fáciles de seguir, y unas de mis lecturas favoritas.

Ms. Marvel (Marvel)

Salimos de nuestra zona de confort para recomendar cómic americano, pero Ms. Marvel es un caso único. Kamala Khan nació de la mano de la dibujante, escritora y guionista G. Willow Wilson cuando decidió traer a Marvel una superheroína con la que cualquiera de nosotros se pudiese sentir identificado. Hombre o mujer, joven o adulto de cualquier etnia o país puede seguir las aventuras de la alocada Kamala en su intento de proteger Nueva Jersey de villanos.

Si alguna vez habéis querido leer cómics de Marvel pero no habéis sabido cómo empezar, Ms. Marvel es la serie perfecta. Es muy fácil de seguir aún sin poseer grandes conocimientos sobre otras grandes sagas, y siempre son las historias de Kamala las que predominan sobre las demás y hacen que se pueda empatizar con ella y con los personajes que la rodean. Todos ellos están dotados de gran realismo y humanidad, y los dilemas a los que tienen que enfrentarse incitan a pensar y reflexionar sobre el mundo en el que vivimos y las decisiones que tomamos.

Además, tiene algo muy bueno y es que no es una serie que sexualice a las mujeres. Al contrario: todos los personajes femeninos que aparecen son retratados de forma digna, sean principales o secundarios. Tienen su desarrollo, sus motivaciones y miedos y una personalidad propia, y son mucho más variados que los que Hollywood quiere representar. Son cómics encantadores, trabajados con mucho amor y cariño, y estoy convencida de que alegrarán vuestro otoño si les dais una oportunidad. Todos sabemos que esta estación puede ser difícil de afrontar, pero seguro que será más amena con la fuerza de esta gran heroína.


Recomendaciones de Rivka Ociosa

Orange (Ichigo Takano)

Ahora que llega el otoño, eso implica también la vuelta al cole, así que no podía faltar una historia de instituto en las recomendaciones. En este caso, me decanto por la entrañable y emotiva Orange, de Ichigo Takano, una obra que Tomodomo nos trajo recopilada en 5 tomos y que está catalogada como shojo, si bien es cierto que contiene elementos seinen.

La protagonista, Naho, una chica de 16 años, recibe al inicio del curso una carta de su yo del futuro. En ella la advierte de cosas que van a pasar y las decisiones que debe tomar, pero Naho ignora las advertencias creyendo que es una broma, hasta que sucede una desgracia. Desde ese momento, decide tomarse en serio las cartas que van llegando con el fin de cuidar de sus amigos, sobre todo de Kakeru, un chico que acaba de llegar al instituto y del que las cartas dan mucha información.

La premisa de Orange es interesante y muy bien llevada. Con una mezcla de realismo y fantasía, la autora arma una historia en la que el pasado depende del futuro, en una suerte de líneas temporales paralelas que se alimentan entre ellas. Además, se muestran diversas facetas de sus personajes, muy bien construidos, y lo que se es capaz de hacer por amistad. El dibujo de Takano es maravilloso, delicado y detallado, cómodo a la vista, con detalles cuando son necesarios y paisajes muy bien cuidados.

Sin duda es una gran opción para todos aquellos que busquen huir de las historias típicas de instituto, ya que Orange incorpora romance, pero también drama, humor y reflexión.

Pokémon Ultrasol/Ultraluna (3DS)

Ya que el verano se marcha y empieza la época de lluvias, nada mejor que sentarnos con la 3DS a disfrutar de Pokémon Ultrasol o Ultraluna, en especial para los nostálgicos del tiempo caluroso gracias a la nueva región de Alola, basada en Hawaii. Estos son el segundo dúo de videojuegos principales de la séptima generación y añaden nuevas funciones a los anteriores: Pokémon Sol y Pokémon Luna.

Ultrasol y Ultraluna salieron a la venta en noviembre de 2017. En esta nueva aventura, recorremos la región de Alola después de que nuestro personaje se haya mudado allí con su madre desde la región de Kanto. A lo largo del juego, debemos enfrentarnos a numerosos desafíos y conoceremos a diversos personajes que serán amigos o rivales: el recorrido insular, el Team Skull, el Paraíso Aether, los ultraentes… El juego da para decenas de horas solo con la historia principal, por no hablar de todos los añadidos que tiene, incluyendo un postgame bastante interesante y que busca remover la nostalgia de aquellos que vivimos en su día la primera generación. Además, las funciones online son completas, permitiéndonos el intercambio o luchar contra otros jugadores, tanto amigos como desconocidos. Si optáis por adquirir el Banco Pokémon tendréis a vuestra disposición 100 cajas más de PC para guardar a vuestras criaturas.

La saga de Pokémon es de sobra conocida en el mundo de los RPG. Tanto si sois fans como no pero disponéis de una 3DS para jugar, Pokémon Ultrasol o Ultraluna son una gran opción. Nintendo despide a la franquicia Pokémon de la consola portátil por todo lo alto.

Impresiones: Yuri!!! on Ice #3, inesperadísimo desenlace

El segundo episodio de Yuri!! on Ice nos dejó con un reto al que Yuuri se tendrá que enfrentar para seguir siendo el prota pupilo de Viktor Nikiforov. Como todo el mundo sabe, en esta serie hay dos Yuris (el Yuuri japonés y el Yurio ruso en la edad del pavo) así que estamos a tiempo de cambiar de protagonista. Al menos, es lo que el equipo de animación intenta decirnos al meter la competición de Aguas termales sobre hielo, en la que ambos mozos se baten usando los arreglos de una canción que, a priori, menos pegan con sus personalidades. Es como darle a un santo dos pistolas solo que sin santos ni armas de fuego.

Hasetsu está plagado de periodistas, Yurio tiene mucha ira acumulada por una promesa rota, Yu-Topia se llena de gorrones y Yuuri solo quiere comer algo así como con grasita… Y la culpa de todo esto es de Viktor, que es algo así como un señor excéntrico de la leche a quien todo el mundo respeta porque no le conocen por sus medallas de oro. Pensándolo bien es como el típico de mi barrio solo que él lleva las cuchillas en los patines.

Este episodio empieza con un señor en una calidad regulera que baja hasta rozar el nivel Paint con la punta de sus dedos deformes enseñando cómo se interpreta Agape, el arreglo que le han asignado a Yurio. Sorprendentemente, el señor Low Quality se convierte en Viktor en los primeros planos, así que imagino que Viktor está por algún lugar por ahí haciendo el mismo baile. ¿O es que Low Quality-kun y Viktor son la misma persona? Porque nunca les he visto juntos.

Leer másImpresiones: Yuri!!! on Ice #3, inesperadísimo desenlace

Impresiones: ‘Mahou Shoujo Ore’ #12, volver a empezar

¡Por fin llegamos al último episodio de Mahou Shoujo Ore! En el episodio anterior, Manager-san —Yamo, se llama Yamo— desvela que todo fue un elaborado plan para hacer que las Macho Shoujo saltaran a la fama y hacer que las chicas mágicas en general se convirtieran en tendencia. ¿Todo para qué? Para tener a gente con la que fanboyear porque adora el concepto de chicas mágicas. Aunque, bueno, las Macho Shoujo no son ni chicas (en su forma digievolucionada) ni mágicas, pero eventualmente les cogió cariño y no había nada mejor en el planeta Tierra.

Mientras Sakigasuki lucha contra una gran manada de machos nya con su inacabable poder del amor y sus músculos de acero, Ore flipa. Flipa porque su manager, en quien confiaba, le dice que tiene que pelear contra él en una batalla épica. O no tanto. Yamo no tiene ni digievolución bara, ni forma alternativa terrorífica ni poderes especiales así chungos, así que la batalla no promete mucho. Pero, oye, si con ello Ore logra salvar el mundo, será un exitazo en audiencias.

¿Os habéis dado cuenta de que, perdiendo, Yamo va a ganar sí o sí? Con lo lerdito que parecía, se va a salir con la suya.

Leer másImpresiones: ‘Mahou Shoujo Ore’ #12, volver a empezar

Impresiones: Yuri!!! on Ice #2, los rusos no pagan en Yu-Topia

El primer capítulo de Yuri!!! on Ice nos sirvió para nada conocer a Yuuri, un patinador profesional fracasado que volvió a su Hasetsu natal con equipaje extra —en forma de masa corporal, no sabemos cuántos kilos— para que le diera el aire un poco y aclarar las ideas. Pasan cosas y unas trillizas suben a internet un vídeo que se vuelve viral de Yuuri imitando a su ídolo Viktor Nikiforov —el sueño de todo ludópata, pues es una apuesta segura— y acaba por recibir la visita de dicho idol —que, en contraste con Yuuri, no llevaba mucho equipaje— y se convierte en su entrenador porque va sobrao y es muy ruso y mucho ruso.

El segundo episodio empieza con una escena dramática con música de fondo que nos hace pensar en la despedida de dos amantes. No hay más que ver el ambiente bohemio, la blanca nieve contrastando con la oscuridad de la noche al caer, el viento meciendo la ropa de dos figuras en el aeropuerto… Y un joven acercándose a su compañero para susurrarle un adiós en ruso y darle un beso en la mejilla. Así es como Viktor deja tirado a su entrenador, un señor llamado Yakov que no cobra lo suficiente se acaba de quedar sin su estrella porque… ¿Por qué? Aún no me queda claro.

Ah, aquí viene la explicación. Minako entra en Yu-Topia like a wrecking ball para interrogar a Yuuri acerca de los rumores que había oído de Viktor dejando su carrera temporalmente para ir a entrenarle. Poco tiene que preguntar porque lo primero que se encuentra en el establecimiento es a dicho ruso durmiendo a pierna suelta, ajeno a la que se está liando por su culpa. Minako, que venía a preguntar, es la que nos da las respuestas que ¿buscábamos? Parece que Viktor Nikiforov vio el vídeo de Yuuri y se inspiró. Y, claro, cuando alguien se inspira lo normal es dejar su trabajo, su país y a sus conocidos —pobre Yakov— e irse un poco a la aventura con esa fortuna que todos tenemos en el banco.

Leer másImpresiones: Yuri!!! on Ice #2, los rusos no pagan en Yu-Topia

Impresiones: Yuri!!! on Ice #1, un culo para conquistarlos a todos

La temporada de otoño de 2016 nos trajo Yuri!!! on Ice (YoI para los amigos), que sin duda fue un anime revolucionario. Con revolucionario me refiero a que revolucionó hormonas por doquier, porque el género al que pertenece —el spokon sigue un poco igual hasta donde una humilde servidora sabe. Han pasado dos años desde el inicio de la emisión de esta serie y parece que las turbulentas aguas del fandom se han calmado lo suficiente como para que pueda verlo en paz… Así que, ¡a ello voy!

Por si alguien vive bajo una piedra y no sabe de qué va el tema, YoI cuenta la historia de Yuuri Katsuki, un patinador profesional que sueña, como todos, con ser campeón del mundo en su disciplina. El caso es que lo tiene más bien difícil pero pasan cosas y se hace con un nuevo entrenador que le hará tener probabilidades reales de cumplir su sueño.

Si mal no recuerdo, en un principio se vendió YoI como un spokon que trataría con seriedad el mundo del patinaje sobre hielo y no caería en el fanservice. Tenemos una docena de episodios para comprobar si los creadores fueron fieles a sus palabras o si al final los patinadores se deslizaban sobre las babas y otros líquidos corporales de los y las fans.

Leer másImpresiones: Yuri!!! on Ice #1, un culo para conquistarlos a todos

Impresiones: ‘Mahou Shoujo Ore’ #11, mi fandom es tu fandom

Por fin hemos llegado a la recta final de Mahou Shoujo Ore. El décimo episodio nos trajo dos sorpresas. En primer lugar, el papel de Hyoue en todo este embrollo. Si bien todo apuntaba a que el idol era el antagonista de la historia, al final resulta que se trata del príncipe de las hadas. Toma giro argumental. La segunda revelación fue, evidentemente, la identidad del malo maloso. A falta de un idol cabroncete, tenemos a un manager fanboy. Sí, el enemigo de las macho shoujo es Konami Yamo, su propio manager.

Cuesta asimilar que Hyoue sea el próximo rey de las hadas y que el manager no se llame Manager sea el malo.

El episodio empieza con Hyoue siendo un desgraciado sádico Hyoue, y con Saki rememorando los buenos momentos con Manager-kun Yamo. Cuesta mucho creer que alguien así puede ser el líder de los machos nya… Pero Hyoue tiene pruebas. Y cuando digo pruebas, me refiero a una foto de Yamo asomándose por la ventana de su casa rodeado de nyas y Fujimoto. Ojo, Fujimoto está en la calle, alejado de los nyas, chupando cámara como un secundario profesional, curtido tras diez episodios de los cuales solo protagonizó uno de relleno y punto pelota.

Leer másImpresiones: ‘Mahou Shoujo Ore’ #11, mi fandom es tu fandom

¡Recomendaciones del equipo de Mistral para este verano!

En primavera ya os hicimos una serie de recomendaciones en Mistral, que no tienen que ver con títulos nuevos sino con obras que creemos que podrían gustaros por un motivo u otro. También dejamos caer algunos mangas históricos que a lo mejor os interesarían, pero ahora toca volver a las estaciones. ¡A combatir el calor que se nos viene encima!


Recomendaciones de Suzume Mizuno

Little Nightmares (Tarsier Studios, PS4, Switch, Xbox One, PC)

Bienvenidos a la inquietante obra de Tarsier Studios. En las entrañas de un gigantesco barco, una chiquilla llamada Six se despierta, sola y asustada de una pesadilla. Armada con un simple mechero, debe atravesar un largo camino para intentar escapar al exterior. Uno donde morir es demasiado sencillo.

Little Nightmares presenta un mundo, como bien dice el título, de pesadilla. Con una estética extraña, que a alguno le recordará a las obras de Tim Burton pero más colorida y menos plástica, los autores juegan con lo que vería un niño cuando estuviera aterrorizado. Los adultos son gigantescos, deformes y monstruosos. Peor aún, son enemigos. Los muebles altos, irregulares, sirven sobre todo para el plataformeo. Six es tan pequeña, tan delgada y poca cosa que la propia descripción de la web del juego habla de su persona y otros chiquillos como alimañas capaces de colarse por zonas de ventilación, recorrer estanterías o huir por los rincones más imprevistos. Es la única ventaja que tienen para sobrevivir.

Leer más¡Recomendaciones del equipo de Mistral para este verano!

Impresiones: ‘Mahou Shoujo Ore’ #10, revelaciones

En el capítulo anterior de Mahou Shoujo Ore empezó una sesión intensa de stalkeo mal llamado investigación y se nos prometió una continuación de las protagonistas siguiendo descaradamente a Hyoue y, por extensión, Mohiro. Este episodio cumple con las expectativas, pero empieza de una forma inesperada.

Con el pasado de la madre de Saki.

El décimo capítulo de Macho Shoujo nos muestra cómo Sayuri se convirtió en un macho mágico para defender a su crush —Uno— de unos matones. Hay que decir que Sayuri era exactamente igual que Saki: siempre llegaba a clase por los pelos, desayunaba platos tradicionales japoneses mientras corría porque las tostadas están pasadas de moda desde los años ochenta y le atraía un chaval rarito. Igual que Mohiro-chan es una patatita rara e inexpresiva, Uno es un friki de los cíborgs víctima del bullying.

Es importante destacar que existe una diferencia entre madre e hija. Sayuri quería convertirse en macho para vencer a los matones porque tenía un dorama de la leche montado en su cabeza y creía que si se enfrentaba a ellos como una doncella, acabaría… mal. Como en un dorama especialmente dramático de alguna era feudal.

El caso es que se enfrentó a los malos, se presentó a Uno con su nombre real y comenzaron una bella relación que acabó en boda y con una hija un poco tontita (pero, vamos, hemos visto que la madre es igual).

Leer másImpresiones: ‘Mahou Shoujo Ore’ #10, revelaciones

Impresiones: ‘Mahou Shoujo Ore’ #9, muy machos y mucho machos

El anterior capítulo de Mahou Shoujo Ore reveló a un nuevo macho: la madre de Saki. Todos sabíamos que lo era, pero fue genial verla en su forma de armario. Parece que ahora que estamos tan cerca del final vamos a ver a los machos que quedan. No, esto no es spoiler: salen en el opening.

Empezamos el episodio con un concierto de PRISMA. Parece que el grupo no está pasando por un buen momento y cada vez consiguen reunir a menos público para sus actuaciones. Da la impresión de que van a tener que ir pensando lo de retirarse si las cosas no mejoran.

Por otro lado, las protagonistas se dedican a seguir a su sospechoso número 1 (el único, en realidad), Hyoue. Si hay que esconderse tras un arbusto, ellas lo hacen como buenas acosadoras investigadoras. Hay que decir que ambas se lo pasan en grande: Saki se pasa el día mirando a Mohiro y sufriendo porque Hyoue se le pega como una lapa y Sakuyo aprovecha para acercarse a Saki con la excusa de que pretende pasar desapercibida. Incluso le besa en la mejilla aprovechando que se hacen pasar por pareja.

Leer másImpresiones: ‘Mahou Shoujo Ore’ #9, muy machos y mucho machos