Analizando Neon Genesis Evangelion #19. El combate de un muchacho

Neon Genesis Evangelion se acerca a punto sin retorno y, por risible que pueda resultar, lo vemos cuando Shinji está enfadado, como nunca antes le habíamos visto. Le han engañado, le han ocultado la verdad, su padre le ha hecho casi asesinar a otro niño que ha resultado ser uno de sus dos mejores amigos. ¿Cómo no estar furioso?

Makoto trata de hacerle entrar en razón:

—Shinji, si no hubiéramos hecho eso, habrías acabado muerto.

Es interesante cómo se incluye dentro del todos, a pesar de que solo vimos a Maya actuar. Eso es bueno, significa que siente responsabilidad por lo que le han hecho pasar. Hace que recupere un poquito la esperanza en los adultos de esta serie.

La respuesta de Shinji, con un tono apático, es que se callen, que no le enfaden más. Tiene tres minutos de control total sobre la EVA, así que puede hacer locuras como destruir NERV. Cuidado que se nos vuelve loco y evoluciona a Nagito de Danganronpa 2.

Toda esta parte es odiosa porque resalta lo destrozado que está Shinji pero, además, remarca lo aislado que se encuentra. Y es algo que va mucho más allá del Dilema del Erizo. No hay ningún adulto, ninguna persona que pueda comunicarse con él y calmarlo, ofrecerle algo del consuelo que necesita. Una persona corriente debería haber podido romper a llorar, venirse abajo. ¿Shinji? Shinji no tiene a Misato, que tampoco habría sabido cómo consolarlo —como veremos después cuando ocurre lo de Rei, lo de Asuka y Kaworu—, Kaji tampoco habría estado para él para abrazarlo y desde luego con Gendo no podemos contar. Rei y Asuka, por su parte, están heridas. Y nadie tiene dos dedos de frente para intentar razonar bien con él, decirle que sus amigas están dentro del edificio, que la hermana de Toji también. Porque no le conocen, a pesar de ser una de las personas que constantemente arriesga la vida por ellos, ni tampoco les importa mientras el niño siga funcionando como se espera de él.

Leer másAnalizando Neon Genesis Evangelion #19. El combate de un muchacho

Portada Houseki no Kuni 3

Analizando Houseki no Kuni #3. Metamorphosis

El nuevo episodio de Houseki no Kuni comienza donde todo terminó: con un Bortz muy irritado porque Phos no responde. Pero, como nota Diamond —que atrapa a su hermano menor por el pelo cuando intenta volver a atacar, adorable— , Phos parece estar dando golpecitos en la grieta de Ventricosus.

¿Cuál será el nivel de conciencia de una gema medio derretida? Es evidente que no mucho, pero sí queda una vaga voluntad en Phos, pidiendo ayuda.

Con una increíble secuencia de las que tanto le gustan a Houseki en las que no hay corte de plano, sino giros brutales que aprovechan el pelo de Bortz y la agilidad de los personajes para crear una secuencia fluida que el CGI por si solo sufre para conseguir, los diamantes logran que Ventricosus se abra más el caparazón ella sola.

Diamond, muy a lo autodestructivo —si bien en esta ocasión lo hace por el bien de otra persona—, salta a intentar quebrar todavía más la concha. Ventricosus está a punto de eliminarle cuando Bortz lo salva en el último segundo. Al final, Ventricosus se deshace por la sal del agua y se encoge hasta adoptar un tamaño diminuto.

Bortz, enfadado a más no poder, corta todos los intentos de Diamond por darle algo de mérito a Phos y se lanza al agua a buscarlo. Con todo, a pesar de su enfado, en general ha aparecido protegiendo a Diamond con un brazo, igual que Jade tendía a ponerse delante de Euclase.

Las gemas, por supuesto, se hunden en el agua y no tienen problemas para moverse por el fondo del estanque. La pregunta es cómo son capaces de hablar… pero tampoco le demos muchas vueltas.

Lo que sí es un misterio es cómo no se dan cuenta, o no prestan atención, al descarado brillo verde del caparazón.

Jade y Euclase abandonan el agua con parte de su polvo disuelto y al final deciden marcharse. Ventricosus, entre tanto, trata de comunicarse una y otra vez —¿es posible que Phos, de alguna manera, aprenda a comunicarse con Ventricosus y su gente gracias a su simbiosis con el caparazón? Lo pondremos en la categoría de headcanons— hasta que lleva a Diamond al error de pensar que es Phos.

Y así tenemos el título de este episodio, metamorfosis. Un tema que se expandirá y desarrollará de una forma muy interesante. Y como curiosidad, el katakana de fos es el mismo que se emplea para nuestro querido Phos.

Leer másAnalizando Houseki no Kuni #3. Metamorphosis

Analizando Neon Genesis Evangelion #18. Elegir un destino

Abrimos el nuevo episodio de Evangelion con la EVA 03 crucificada sobrevuela el océano rumbo a Japón. La Unidad tiene un aire ominoso y desde el primer momento, haciendo justicia al simbolismo del número de su piloto.

El mal augurio que trase consigo la EVA parece haberse trasladado al hogar de Misato. Shinji se prepara para ir a la escuela, pero Asuka se ha adelantado. Misato nos cuenta que parece decidida a no encontrarse con ella. Se ve que se siente ofendida por lo de costumbre —que Kaji le preste atención— y, probablemente, también tenga que ver que no quiere hablar del tema del Cuarto Niño. Cuando Shinji quiere saber los motivos de Asuka, Misato lo deja correr comentando que seguramente no comprenda los sentimientos de una mujer.

¿Y si lo intentaras y te sorprendieras, Misato? Quizá ayudaría a que los niños se llevaran mejor y se intentaran ayudar el uno al otro, pero bueno…

Se nota que hay cierta incomodidad entre ambos, para lo cual remito al análisis anterior. Se ve que Misato y Shinji no han tenido una conversación como dios manda después de que este sobreviva por muy poco a una experiencia traumática. Eso, es inevitable, causa una brecha. Pero cuando Shinji le pregunta por la explosión en Nevada, Misato es sincera. Cambia el tono e intenta animar a Shinji.

Sin embargo, una vez dice aquí estamos a salvo, está llamando muy fuerte a la tragedia. Además, todavía no se decide a contarle a Shinji que su mejor amigo va a ser piloto, como él. Shinji la pilla con las manos en la masa; Misato se va a Matsuhiro para realizar las pruebas de activación de la EVA 03, que están trayendo a Japón. Misato insiste en no hablar de Toji y desvía la conversación hacia que Kaji se ocupará de cuidar de él y de Asuka.

—Pero ¿qué hay de la prueba?

—Ritsuko estará allí, no habrá ningún problema.

—Pero ¿y qué hay del piloto?

Pen-Pen juzga muy fuerte a Misato y la cámara salta a una perspectiva asfixiante, incómoda, de Shinji y Misato. Ella aparece sobre un escalón, por encima de Shinji, cruzada de brazos y a la defensiva. Parece que se va a decidir a hablar cuando Kensuke les interrumpe para suplicar a Misato que le deje ser el piloto de la Unidad 03. La cara de Misato lo dice todo. Y la ironía de la situación es dolorosa.

Leer másAnalizando Neon Genesis Evangelion #18. Elegir un destino

Analizando Houseki no Kuni #2. Diamond

El episodio empieza con un mapa con el patrón de colores de los lunarian.  Es más, podemos ver las manos de estos en la parte superior y a los habitantes del mar en la inferior. A partir de esta imagen, se nos cuenta el desarrollo del mundo. Básicamente, una serie de meteoritos desgajaron la tierra y la redujeron, en principio, a la isla donde viven las gemas. De esta destrucción salieron, al parecer, nada menos que ¡seis lunas!

La vida en la tierra se volvió imposible, por lo que evolucionó la del mar (vemos un ADN descendiendo) y de ahí vendrían las propias gemas. Debido a que es el Maestro Kongo quien nos cuenta esta historia podemos asumir que es un resumen más o menos acertado de lo sucedido en realidad, si bien resulta evidente que se trata de una versión increíblemente simplificada. Pero Houseki no Kuni no es ciencia ficción, por lo que tampoco deberíamos necesitar mucho más detalle para entender la existencia de unas gemas antropomórficas muy bonitas.

Con todo, cabe resaltar que Kongo no menciona la existencia de los lunarian…

Este episodio se titula Diamond, así que no es muy difícil sentarnos a ver qué se nos cuenta de la hermosa gema que apareció en el capítulo anterior. También se nos indica que vamos a alejarnos un poco de Cinnabar para obtener más presentación de mundo.

Leer másAnalizando Houseki no Kuni #2. Diamond

‘NieR: Automata’ y el destino de los androides masculinos de YoRHa

En este artículo se hace un resumen superficial del YoRHa Boys Stage Play, lo cual implica que habrá algún que otro spoiler. Leed solo si tenéis curiosidad por el material del Stage

Si algo destaca en NieR: Automata es la abrumadora cantidad de androides —si nos ponemos técnicos sería ginoides, pero no vamos a entrar en eso— femeninos que hay en YoRHa (y su sexualización). Si vemos, por ejemplo, la Resistencia, encontramos androides masculinos con aspecto bastante más adulto que 9S y el resto de los Escaneadores.

Así que ¿por qué en YoRHa casi exclusivamente hay mujeres?

En este artículo ya mencionamos que los YoRHa boys existieron y que fueron eliminados. También que Taro llevaba acariciando desde hacía tiempo la idea de utilizarlos en un Stage. Y, al final, ha pasado con el YoRHa Boys Stage Play que, sorprendentemente, no es un musical en esta ocasión (aunque tiene una canción final llamada Guadalcanal que se une con la cronología oficial de YoRHa y cuenta el destino final de los androides). También habrá uno titulado Girls que hablará de los sucesos que acontecieron tras el primer Stage, cuando A2, por entonces todavía No2, luchó en Pearl Harbour y sobrevivió a duras penas. 

Los dos stage (YoRHa Girl y YoRHa Boy) cuentan tragedias similares. Me pregunto si podéis notar que se ha convertido en «una tragedia que se repite continuamente» mientras la ves repetidamente. No es solo en este escenario, sino también una tragedia similar a la de NieR: Automata. Me hará feliz si encontráis las similitudes entre los stages y el juego. Hay una intención tras ello, así que tenemos varias metáforas del juego en estas obras.

(Fuente)

Leer más‘NieR: Automata’ y el destino de los androides masculinos de YoRHa

Analizando Neon Genesis Evangelion #17. Apto para ser el cuarto elegido

Seguimos con Evangelion y sus problemas económicos que se solventan con grandes planos fijos (pero no quita que la animación de este capítulo apeste bastante). Así pues, como el «accidente» de Shinji no se puede cerrar así sin más, los focos tan famosos de Gainax atacan y apuntan a Misato, que se queda en medio de la oscuridad mientras informa.

Si teníamos dudas sobre qué diantres había pasado en el anterior episodio, aquí se dejan caer unos cuantos detalles. Oímos las voces de SEELE interrogando a Misato —aquí no aparecen, pero sí la aíslan, como luego harán con Ritsuko—, porque Shinji está demasiado inestable para soportar algo así.

¿El Ángel intentó comunicarse con la Humanidad? ¿Estaba el Ángel interesado en la psique humana? Misato no puede responder, pero la pregunta pretende hacer que se nos encienda la bombilla, si es que no hemos unido ideas por nuestra cuenta al pensar que, hasta el momento, ningún Ángel había intentado (o logrado) hablar con nadie. O, también, puede servir para que el espectador desconcertado piense que quizá Shinji no estaba hablando consigo mismo.

Lo más interesante para nosotros, con todo, es que se menciona al Decimotercer Ángel, Bardiel —Leliel era el Duodécimo— y… a los que vendrán después. En particular, se especula sobre si los actos de Leliel pueden tener alguna conexión con la llegada de Bardiel. Es decir, se refuerza la idea de que la aparición de los Ángeles está registrada en los Manuscritos del Mar Muerto. Sin embargo, Misato descarta la posibilidad de que los Ángeles estén conectados entre sí. Al menos, según ella, afirma que no hay datos convincentes. SEELE le da la razón y considera que los Ángeles han estado actuando de forma independiente unos con otros… Al menos hasta la fecha.

Acto seguido, nos encontramos con que Gendo ha estado presente todo el tiempo durante el interrogatorio y confirma lo que ya veíamos venir de antes: que los Ángeles son cada vez más inteligentes (tanto que no cometen los errores de los anteriores).  El tiempo se acaba.

La muerte (cuarta EVA) se acerca.

¡E imagen de Toji! Por si nos habíamos olvidado de que la relación de Toji con Shinji comenzó por su hermana, unas enfermeras que nunca vemos nos resumen que la niña sigue hospitalizada y que él la visita al menos dos veces a la semana. Es decir, que no se recupera, a pesar de que han pasado un par de meses…

Por otra parte, Gendo conversa a su manera con Rei, preguntándole por el día a día y pocas cosas son más divertidas que las charlas entre los personajes más secos de Evangelion (claro que no tiene ni punto de comparación con la conversación que tienen en You can (not) advance, que es para llorar de risa). Lo importante para nosotros es que Rei tiene que ir a ver a Ritsuko. Seguramente por necesidades médicas, como desarrolla el manga, y podemos deducir por una escena posterior.

Como Rei falta a clase (Kensuke también, porque quiere ir a ver una serie de barcos de guerra), a Toji le toca darle los apuntes más tarde. Vamos conectando personajes, de una forma inesperada.

Por otra parte, en Estados Unidos algo estalla. Si escuchamos las mil conversaciones, vemos que en un momento se habla de un Núcleo S2. ¿Un Núcleo de Ángel? Oh, sí. Recordad a Shamsel, a quien se le quitó el Núcleo casi intacto. Es el único del que tenemos constancia así que hay que suponer que se están refiriendo a este. Y…

Una de las sedes de NERV, nada menos que la segunda, situada en Nevada, se ha desvanecido. Las cámaras de los satélites solo muestran una enorme explosión y poco después Maya nos informa de que la Unidad 04 y 89 km de radio han desaparecido. Literalmente. Y Aoba nos confirma que sí, que se recuperó el Núcleo de Shamsel (por Alemania, vaya, lugar donde se restauró) y que se estaba intentando instaurar en una EVA, probablemente para ahorrar los problemas de los cables umbilicales. El problema, con todo, no es que hubiera solo un error, es que aunque nosotros vemos una explosión, se habla de desaparecer. Como el Mar de Dirac del episodio anterior, tal y como nos dice Ritsuko. Esto podría indicar una conexión entre el Núcleo S2 y el Mar de Dirac pero… queda en el aire.

Misato gruñe que esto es lo que pasa cuando se juega con cosas que no se comprenden y Ritsuko piensa para sus adentros que están haciendo lo mismo con las EVA, dejándonos caer hasta cierto punto lo que sucederá con la Complementación.

Pero resulta que hay otra Unidad, la 03, que pretenden traer a Japón. Para aquellos que no tengan muy claro el número de EVAs, se supone que habría unas 16 en total, varias de ellas en producción por distintos países, pero las tres primeras son las que siempre están operativas. En cualquier caso, es evidente que algo ha salido mal y los Estados Unidos prefieren lanzarle la nueva Unidad a NERV antes que arriesgarse a sufrir una nueva explosión. Solo que está el tema de los pilotos. Si recordáis, ya se habló antes de los Dummy Plug, por lo que Misato pregunta si es lo que pretenden usar para esta nueva EVA.

Ritsuko responde que todavía tiene que decidir. En realidad, como sabemos, ya tienen prácticamente elegido al nuevo piloto.

Pero como estamos hablando de Dummys, se nos muestra uno inspirado en Rei, un prototipo menos refinado que el que encontraremos con las arpías de EoE. Lo importante es que se comenta que el Dummy tiene los datos de Rei sobre su forma de comportarse, pero no puede replicar un alma… o una mente. Es decir, ¡atención atención!, entramos abiertamente en temas metafísicos. Las almas son algo físico en el mundo de Evangelion, y Ritsuko volverá al tema de las almas y las EVA más adelante. Así que no os olvidéis de que esto es una pieza importante de información:

—Mientras la EVA crea que hay un piloto y se sincronice, es suficiente.

Por si a alguien le quedaban muchas dudas sobre que las EVA tienen cierta capacidad de entendimiento; reconocen y rechazan al piloto que llevan dentro. Podría ser algo… físico, como un cuerpo rechaza ciertas invasiones, pero aquí estamos hablando de almas.

Gendo no duda en cargar los Dummy de Rei en las Unidades 01 y 02. Asuka no llegará a saberlo pero es divertido imaginar su reacción ante la idea de que una copia de Rei pudiera manipular a su querida EVA.

Rei está, por cierto, metida en ese extraño tubo que la conecta a una columna y lo que tiene suerte de parecer un cerebro. Esto conecta con que la enviaron hace un rato a Ritsuko, probablemente para tratamiendo médico. Mientras Gendo y Ritsuko hablan frente a ella como si no existiera o no les importara que les escuche, escuchamos el sonido de un líquido. Ya solo por el color resulta evidente que Rei está sumergida en LCL y que seguramente tenga que ver con la construcción del sistema Dummy pero, sobre todo, con su salud. Recordemos las pastillas que se tiene que tomar y también cómo acabará el cuerpo de Rei III hacia el final de la serie.

Pero, de nuevo, esto lo trataremos más adelante.

El caso es que Ritsuko señala que van elegir a un niño cuyo Núcleo se puede preparar de inmediato. ¿Eso significa que los Núcleos se construyen sin más? ¿O que tienen Núcleos de reservas y después introducen las almas de las madres? Es difícil de decir. La escena cierra con Rei sonriendo ante la señal de Gendo de que puede salir —y nos confirma que está en LCL porque puede hablar— y van a comer juntos. Lo cual es bastante incómodo si piensas que lleva quién sabe cuánto rato contemplando a una niña de aspecto físico de 14 años, desnuda, y que se parece mucho a su esposa. Por no decir que es igual. Ugh.

Dudo que Ritsuko esté lanzando esa mirada asesina a Gendo por la situación, pero de todas formas démosle las gracias por apuñalarlo así por nosotros.

El capítulo lleva mucho centrándose en Toji, así que cuando la siguiente escena abre con él podemos ir descubriendo las flechas invisibles que señalan a nuestro nuevo piloto. Cansado de las peleas de Asuka y Shinji, que parecen ser bastante habituales, corta los gritos de Asuka —¡Shinji no le ha preparado nada de comer! ¡Cómo se atreve!— y los dos se sonrojan fuerte por las insinuaciones de ser parejita. En vez de ponerse a ladrarse el uno al otro de inmediato. Interesante.

Rodeadas de merchandising de gatos, Ritsuko y Misato hablan del cuarto niño y se nota una más que palpable tensión. Se ve que ninguna ha superado lo que sucedió durante el último episodio y Ritsuko siempre se cierra en banda con todo lo que tiene que ver con las EVA. Misato ya sabe algunas cosas, así que es normal que mire a su amiga con creciente reticencia… y hasta le hable directamente.

Ya sabíamos, gracias a Kaji, que el Instituto Marduk no es más que una fachada. Tal y como se plantea lo de encontrar a los niños, parece más una búsqueda milagrosa que una selección entre grupos concretos, normalmente relacionados con NERV. Sin embargo, cuando Misato se queda desconcertada al ver al candidato, Ritsuko nos suelta una perlita:

—Todos los candidatos fueron reunidos para protegerlos.

¿Y dónde están nuestros pilotos? En una escuela.

Misato, como Mamá Oso que es, rápidamente se preocupa por cómo sentará esto a Shinji —sin dejar de mencionar a Asuka y a Rei, quienes lo llevarán con indiferencia o tranquilidad, según su punto de vista—. No quiere que sufra aún más. Misato siempre había sido callada con los sacrificios de Shinji, parca en felicitaciones. Ahora, todo es diferente. Shinji a estado a punto de morir. Ha estado a punto de perderlo en una batalla donde ella no pudo, literalmente, hacer nada. No era algo que estuviera bajo su control. Se ve que eso ha alterado (o ha hecho que sus sentimientos fluyan con más facilidad) su percepción de la fragilidad de Shinji.

Mientras tanto, nuestros pilotos se van rozando unos a otros. Hikari, evidentemente con la intención de acompañar a Toji, le exige que le lleve los deberes a Rei. Él, sin embargo, se lo pide a Shinji, porque no quiere ir solo a su casa y él la conoce —eso sí, parece satisfecho de ir porque encuentra a Rei atractiva, cosa que a Hikari no le hace mucha gracia—.

La abandonada zona donde vive Rei no ha cambiado. Las obras siguen, el timbre no funciona y Shinji entra pidiendo permiso aunque sabe que no le van a responder. Como ya nos habremos cansado de decir que Evangelion es cíclico, no insistiré, pero el paralelismo con la primera vez que Shinji entró en el apartamento es evidente. Ahora Rei y Shinji tienen una relación más cercana y este no tiene tantos reparos en entrar en la casa de la que puede llamar su amiga, aunque no se atreva a ello. Es más, resulta divertido cómo es Toji quien adopta la vieja postura de Shinji. Más retraído, más asqueado por el estado de la casa de Rei y yendo de puntillas.

Hasta cierto punto, si lo pensamos, es una forma de decirnos que ahora Toji está adoptando, literalmente, el papel de un nuevo piloto. No es muy exagerado aventurar que se ha hecho a propósito para evocarnos este tipo de conexión.

Pero, también, Toji es muy diferente a Shinji. Juzga en voz alta y está en un espectro mucho más machista. Si Shinji ve algo que se sale de lo «corriente», como puede ser la actitud de Misato o su abierta sexualidad, mira mal o se calla las cosas porque está avergonzado y no es de expresar en voz alta sus pensamientos a menos que tome confianza, como comentará Kaji más adelante. Toji, en cambio, es un chico criado con seguridad en su rol y sabe que no pasa nada si se queja porque Rei no cumpla sus ideas de lo que debe ser una mujer. ¡Cómo se atreve Rei a tener una habitación y que no cumpla lo que él se imaginaba que tenía que ser!

Las imágenes, bastante recicladas —es más, juraría que han cogido la primera vez que entró Shinji y han pintado a Toji encima—, vuelven a incidir sobre la medicación de Rei para que lo conectemos con su estancia en el LCL. Shinji deja los papeles en la cama de Rei y luego ve que las gafas de su padre siguen donde la otra vez —y sí, la ropa interior también—. Es curioso porque Rei solía guardarlas en un estuche, pero quizá no habría sido tan visual como verlas sin más sobre la mesa.

En cualquier caso, Toji es quien acaba mirando más; las gafas no le «ven», como cuando Shinji se las ponía y podíamos asumir qué era lo que veía Gendo cuando estaba delante de Rei. Si estiramos las interpretaciones podría reflejar su insignificante papel como piloto. Shinji las ignora mientras recoge la habitación. Toji le dice, con razón, que Rei podría molestarse y Shinji responde:

—Solo estoy limpiando un poco.

—No pienso ayudarte. ¡No es el trabajo de un hombre!

—Vale, pero Misato odia a los hombres así.

—¡No me importa!

Aunque parece dolido por lo último, y aunque pueda ser matón, Toji tiene un gran corazón y es un buen chico. Pero ha sido educado de cierta forma y promueve valores retrógrados y sexistas que sirven para contrastar con un Shinji mucho más «femenino», que hace las tareas que Rei no se molesta en realizar. No olvidemos que Misato lo ha convertido en el amo de casa perfecto, pero es algo que iba implícito en su forma de ser de todas formas.

Y, aun así, hay una diferencia clara con cómo era antes. Por mucho que esté realizando una tarea «inferior», hay confianza en su forma de actuar y también amabilidad. Toji resalta que ya no es tan reservado y hostil como antes —y ojalá la calidad de las imágenes fuera mejor, porque es una conversación preciosa y se nota que se les fue el presupuesto para la batalla del final del capítulo— y está dispuesto a hacer cosas por los demás. Quizá porque ahora ha recibido amor y aprecio y, por tanto, tiene algo que ofrecer.

Pero Shinji no es el único que ha estado recibiendo migajas del resto de gente. Cuando Rei llega, no reacciona de mala forma al verlos allí. Eso sí, se sonroja cuando Shinji le explica que ha recogido la basura y le dice que no ha tocado nada más, como su ropa interior, ¿verdad, Shinji?, y farfulla un «gracias». Parece algo pequeño, pero duele por lo dolorosamente importante que este momento es para Rei.

Se nos muestra un poste de conexión telefónica, que es como tocar la campana y gritar que ha habido una clara y directa comunicación entre los dos personajes. Recordad cómo todo comenzó con Shinji incapaz de comunicarse por teléfono y recibiendo constantes cortes. Es un elemento que se explotará más en Rebuild, pero que también flota por la serie, de forma más sutil.

Rei se tumba en su cama, pensativa, una vez se queda sola.

—Gracias… Una palabra de gratitud. Una palabra que nunca había usado.

Se nos muestran las gafas de Gendo. No, ni con él ha dado las gracias. ¿A dónde la llevará esa reflexión…?

Gendo, entre tanto, viaja en tren junto a Fuyutsuki. Entramos, una vez más, a temas religiosos. Fuyutsuki habla de la ciudad como un Paraíso construido por los seres humanos. Es decir, un mero reflejo del cielo, como recalca Gendo a continuación, mucho más cínico y menos idealista. Según su punto de vista, los humanos no tienen otro remedio que vivir en la Tierra, esperando a la muerte. ¿Estará pensando en Yui? Claro que sí, nunca hace otra cosa. Lo interesante es cómo se apoya en el poder de la ciencia (pensemos, de nuevo, en que los humanos descienden de una Semilla de Vida, Lilith, con el Fruto del Conocimiento). Fuyutsuki le da la razón en parte, pero insiste en que la ciudad sigue siendo, a pesar de todo, un Paraíso. Uno donde viven cobardes, masculla Gendo, pero que viven más tiempo, replica Fuyutsuki. Yo… no sabría si darles la razón. Tokio-3 es una ciudad-fortaleza para camuflar NERV. Y donde atacan los Ángeles.

¿No sería más seguro vivir en un sitio donde un alien no pudiera aparecer de un día para otro y destruir edificios de un suspiro…?

Por otra parte, Gendo sigue demostrando que apesta como ser humano y que le importa bien poco lo ocurrido en Estados Unidos y la pérdida de la Unidad 04. Tienen los datos y la Unidad 01. Aaah, los planes para la Complementación se van acercando… Y entre tanto Fuyutsuki se regodea pensando que SEELE debe estar tirándose de los pelos porque ese accidente no estaba previsto:

—Pueden darse incidentes no previstos en los Manuscritos del Mar Muerto.

Y aquí tenemos la confirmación de que NERV actúa de acuerdo a un guion claro. Sigo sin saber cómo diantres será ese guion, pero bueno. Misterio.

Saltamos a Kaji, en principio espía de SEELE, mientras bebe algo con Maya. Se nos muestra una imagen de la papelera, llena de latas desordenadas. Kaji juguetea con ella y hasta le advierte que si intenta quejarse la callará con un beso, pero por suerte Misato les interrumpe.

Que Kaji haga esto es importante porque el subtexto nos muestra que su actuación no es más que una fachada: mientras Misato le echa la bronca (y Maya realiza una retirada estratégica), lo vemos recoger las latas caídas y hasta organizarlas bien dentro de la basura para que quepan todas. Esto no es lo que hace el clásico ligón que arroja cosas por encima de su cabeza, siendo guay y descarado. Pero solo actúa así una vez está solo con Misato; todavía no muestra su verdadera forma de ser, si bien con ella no finge ya tanto. No después de que vieran a Lilith.

Misato se encara a Kaji y le pide explicaciones —me pregunto de qué hablaron mientras subían de la Cámara de Lilith, que está en las profundidades de la Luna Negra, que dejaron para aquí esta conversación— sobre «Adán» y el Instituto Marduk. ¿Por qué ahora? Porque se va a incluir un nuevo Niño y porque, diantre, acaba de ver un gigante blanco enorme que seguramente le ha traído ciertas reminiscencias del que acabó con la expedición Katsuragi. Además, siente cada vez más y más desconfianza de Ritsuko. Las cosas no se pueden hacer a solas siempre. Kaji, adoptando una postura de agresión casi sexual, aunque podría ser para disimular frente al resto del mundo, le dice que el Instituto Marduk no existe y dice mediante un código que las respuestas están en la escuela de Shinji. Es decir, lo que ya sabemos: los niños han estado catalogados desde el principio y acumulados en un único lugar para tenerlos vigilados.

Shinji interrumpe la conversación, casualmente porque Ritsuko llama a Misato. Casi parece una interrupción a propósito y por la cara de mala leche de Shinji cuando responde a la invitación de Kaji que es «un chico» (nadie se cree tus no-homo, Shinji), quizá él mismo interviniera con gusto. O puede que no. Puede que simplemente se sintiera un poco amenazado por Kaji.

¡Pero igualmente se van a tomar té en el exterior! Se sientan a una buena distancia el uno del otro, aunque la actitud de Kaji es bastante más relajada, y Shinji reconoce que pensaba que Kaji era serio… Lo cual es absurdo porque ¿no lleva viéndolo tontear y huir desde el principio? Pero en fin. Kaji señala a su vez que Shinji es muy directo cuando toma confianza. Y no le falta razón.

Quizá como recompensa por su sinceridad, o por otro motivo, se lleva a Shinji al huerto.

Ejem.

Aquí es donde vemos un fragmento de la verdadera cara de Kaji. Un hombre que parece un Don Juan pero que en privado se dedica a plantar sandías y un pequeño huerto que le gusta regar y cuidar. Se asociaría a un tema mucho más… femenino que masculino, en particular en alguien tan aparentemente agresivo y desinteresado como él. Es más, pide que lo guarde en silencio para que nadie se entere.

Lo que Kaji está haciendo aquí tiene una palabra inglesa apropiada: «nurture». Es una forma de alimentar, de hacer crecer a los demás sin resultar agresivo o imperioso. Algo más asociado a las madres que a los padres, aunque sea un ejemplo de roles de género que deberíamos derribar. Kaji disfruta de este acto y del proceso y lo realiza con Shinji, porque está intentando ayudarle a crecer. La conversación deriva sobre el Dilema del Erizo:

—¿Odias sufrir?

—No me gusta.

—¿Has encontrado algo que disfrutes?

—…

—Eso también está bien. Pero conocer el sufrimiento te vuelve más capaz de ser amable para con los demás. Porque es diferente de ser débil.

La conversación es sencilla y directa y tiene mucho que ver con el capítulo anterior. Misato recibió a Shinji llorando de alivio, pero no se nos muestra que nadie hablara con él. No estuvo cuando despertó, no habló con él sobre lo que había pasado y desde luego no lo mandó a un maldito psicólogo. Así que podemos imaginarnos que solo supo que Rei y Asuka esperaron a que se despertara y ahora Kaji ha hecho un primer intento por acercarse a un Shinji destrozado por la experiencia con el Ángel. No me malinterpretéis, Misato quiere a Shinji. Lo protege frente a SEELE e insistió en salvarlo. Sin embargo, el amor se debe mostrar. Shinji no sabe nada de esto.

Kaji, en cambio, le dice que odiar el sufrimiento no es de cobardes, que no debe apartarse de la vida en general por miedo a sufrir. Porque solo así puedes tener empatía y ser más amable con los demás. Es una derivación directa de la conversación con Toji, donde se dejó claro que Shinji ha crecido como persona.

Por desgracia, la conversación se corta porque Misato lo llama para un nuevo test y, por supuesto, su sincronía ha descendido. ¿Por qué? Bien, Shinji intentó ser confiado (un «hombre») y falló miserablemente, apenas superó una experiencia traumática que lo llevó a rendirse y esperar la muerte. Lo raro sería que no estuviera inestable.

Y como no nos han redirigido lo suficiente hacia Toji, la escena salta a este al terminar las clases mientras lo llaman a la oficina del director. Allí oímos que lo aguarda la voz de Ritsuko.

Shinji y Kensuke charlan, mientras esperan a Toji, y da gusto ver que a pesar de todo Shinji intenta llevar una vida normal y que está pendiente de lo que hacen sus amigos. Y como buen Maruja de las EVA, Kensuke deja caer que va a haber una prueba con la Unidad 03 en Matsuhiro. Esta conversación puede parecer superficial y repetitiva, pero justifica que Shinji más tarde recuerde que hay un piloto, un chico como él, en la EVA 03.

La conversación es dolorosa cuanto menos porque Kensuke pide desesperadamente ser un piloto de EVA, mientras Toji es elegido y resulta evidente que Shinji está cada vez más incómodo en su propia EVA. Kensuke deja caer lo de la destrucción de la EVA 04 y Shinji se irrita porque Misato no le ha contado nada. Me encantan estos pequeños detalles donde vemos que Kensuke se preocupa y rápidamente intenta quitar hierro al asunto, porque tampoco es que quiera molestar o hacer daño a la relación de Shinji con su mentora.

Entre tanto, Toji se queda en clase, solitario y pensativo como nunca antes lo hemos visto. Quema la basura y come… solo. Sin sus amigos. Que Toji tiene más materia gris de la que parece se ve cuando Hikari le insinúa muy descaradamente que podría hacerle comida y él comenta que puede ayudarla comiendo los restos de los bento que hace para sus hermanas. ¡Adorables!

Pero lo interesante es que nadie le hace la comida en casa a Toji. ¿Acaso falta una madre…? Asumiendo, claro, que en Japón son las madres (o Shinji) quienes siempre preparan la comida.

Entre tanto, Asuka se prepara para interactuar con Kaji. Aunque este la trata como la niña que es e insiste en que no tiene tiempo, Asuka se queja de que para Misato sí… y presiona. Presiona, porque no sabe cómo recuperar el terreno perdido con este hombre. Y así, con un mero vistazo, nota que en los test de sincronización —¿qué cotilleas con ellos, amigo mío?— hay cuatro, no tres. No solo tiene vista de águila, sino que entiende rápidamente la situación e identifica a Toji. La EVA, crucificada porque para qué evitar el simbolismo si se puede meter, se acerca y Toji…

Toji aguarda a que llegue su destino.

Analizando Houseki no Kuni #1. ‘Phosphophyllite’

Como ya estamos haciendo con Evangelion, hemos decidido analizar capítulo a capítulo el anime de Houseki no Kuni, con una perspectiva global y distinta a las meras impresiones que hacemos a medida que se airea la serie. Es decir, que hablaremos sabiendo cómo acaba esta primera temporada y estudiaremos los capítulos en consecuencia. Eso sí, no habrá spoilers del manga.

Respecto al género de las gemas, debido a que en castellano no tenemos ninguna forma oficial de referirnos a Phos y compañía de forma neutra, usaremos pronombres masculinos, pero siempre teniendo en cuenta que los personajes no tienen sexo ni género, puesto que la autora los diseñó con esa idea (ciertamente las gemas usan pronombres masculinos para enfatizar que no son mujeres a pesar de su aspecto, pero en japonés funciona de una manera diferente a las lenguas romances) y nosotras no vamos a ser menos. Es la opción que nos ha parecido más correcta y no pretendemos ofender a nadie.

¡Esperamos que os resulte interesante!

Aviso de spoilers de toda la primera temporada de Houseki no Kuni


Houseki no Kuni comienza con algo que determina la vida de los personajes: la luna. Una luna (aunque hay varias) de la que provienen los agresores y que, sin embargo, es hermosa de noche, cuando no supone un peligro para nadie. Acto seguido se nos presenta no al protagonista, sino al personaje que marca la historia. Cuando el director de la serie, Kyougoku (Love Live, GATE), se reunió con la mangaka Ichikawa para preparar el rumbo del anime, decidió centrarse en cómo el encuentro con Cinnabar cambió la vida de nuestro protagonista. Y por ello, el cuidado con la imagen inicial es fascinante.  Un «muchacho» pelirrojo, solitario y que se abraza a sí mismo, envuelto en una especie de líquido (mercurio) flotante y una melancólica melodía de piano:

—Ah… hora de trabajar.

Leer másAnalizando Houseki no Kuni #1. ‘Phosphophyllite’

Utena y la deconstrucción del machismo (segunda parte)

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

Continuamos tratando la deconstrucción del machismo en Utena. En el anterior artículo terminamos de examinar a los adolescentes y sus diferentes dinámicas con las mujeres. Ahora toca ir un paso más allá. Hemos comentado que nuestros personajes aspiran a ser Príncipes de una forma u otra, porque cada uno tiene su propia impresión de lo que este papel significa. Utena lo interpreta como la galantería y nobleza; Saionji y Touga como el poder de dominar a los demás y Miki no tiene nada muy claro excepto que un Príncipe defiende/rescata mujeres. Juri, por su parte, ha abandonado estas ideas, aunque todavía juegue dentro del rol de Príncipe.

Pero en Utena hay un príncipe. Y es el villano.

Aviso de spoilers de Utena

Leer másUtena y la deconstrucción del machismo (segunda parte)

Utena y la deconstrucción del machismo (primera parte)

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

Japón tiene la dudosa fama de ser uno de los países «adelantados» más machistas posibles. Las ideas de romantizar el abuso, la violación o la sumisión son constantes en los productos japoneses —y en nuestras historias occidentales, pero no entraré en eso—. Sin embargo, suele suceder que en los lugares más radicales, surgen también las reacciones más abiertas y críticas, originales y frescas. Algunas series no necesitan recitarte los motivos por los que una mujer es igual a un hombre, sino que se toman su tiempo en mostrártelo.

Utena, la chica revolucionaria (少女革命ウテナ, Shōjo Kakumei Utena) nació un poco más tarde que Sailor Moon, concretamente tras la cuarta temporada, de la mano de Kunihiko Ikuhara, muy conocido por su otra obra, Mawaru Penguindrum. Ikuhara trabajó en Sailor Moon hasta que las restricciones que le imponían fueron superiores para él y fundó Be Papas para hacer sus propios animes. Entre sus influencias se encuentra La Rosa de Versalles, obra que ha influenciado en gran medida al shojo… y a otras cosas que la gente se espera un poco menos (como podéis comprobar en este artículo). El legado de Utena vuela entre numerosas obras conocidas hoy en día, como Ouran Host Club, Summer Wars, La chica que saltaba a través del tiempo, algunos episodios de Nadja, el anime de Fruits Basket... entre otras muchas. Pero…

¿Qué es lo que hace tan especial Utena?  No hizo nada que no hubieran hecho otros anime antes. Ni siquiera en términos de relaciones yuri fue rompedora. Lo que sí hizo fue recoger los estereotipos de género y criticarlos, sin realzar el rol del hombre (de lo que sí que puede pecar La Rosa de Versalles). Que lo hiciera mejor o peor es opinión de cada uno. Los tiempos cambian, probablemente ahora le exigiríamos más. O puede que no porque, si la comparamos con la mayoría del material que tenemos en la actualidad, es, sin duda, revolucionaria. Y no es de extrañar que dejara una impronta tan importante en el anime que vino después.

Pero vamos a centrarnos en lo que nos interesa en este artículo que, por cuestiones de extensión, hemos tenido que dividir en dos partes. El machismo.

Leer másUtena y la deconstrucción del machismo (primera parte)

El romance de Utena y Anthy: 20 años revolucionando el mundo (II)

Este artículo se publicó primero en Deculture.es, ¡donde todavía podéis leerlo!

¡Continuamos con un nuevo artículo por el 20 Aniversario de Utena! Esta vez toca dar el salto a la gran pantalla.

Ikuhara no tenía intención de continuar Utena. Sin embargo, tomó la decisión de hacer la película —bautizada entre los fans como The End of Utena, por su… estructura tan extraña. Guiños a Evangelion por todas partes— en 1999 y aquí tenemos el loco y exacerbado resultado. Amada por muchos, odiada por otros, The Adolescence of Utena es una historia cargada de masivos simbolismos y que podría interpretarse como un retelling de la serie o como una continuación. Una que aprovecha para contar de forma directa y sincera el amor entre ambas.

Q: Was there resistance to the movie’s stronger romantic elements, and if so, how did you overcome it?

A: No, there wasn’t. I tried to do in the movie what I wasn’t able to accomplish in the TV series.

Porque sí, hubo problemas para desarrollar el romance de Utena y Anthy, que solo se muestra con más claridad hacia el final —y aun así, dejando espacio para los que no veían el opening, el ending o querían ver con unas gruesas gafas heterosexuales para decidir que no, que no eran pareja—, una vez se superaron obstáculos como la propia autora del manga: Chiho Saito. Demos gracias porque Ikuhara presionara y al final Saito aceptara que sí, que estaban hechas la una para la otra y que las veía como un matrimonio.

Todas estas reticencias se dejaron de lado en la película. No había problemas de horario de televisado y, por tanto, de censura. Ikuhara pudo hacer lo que quiso con la película y se nota, para horror de muchos. La película deja de lado el amor más platónico que suele plagar el género y trata el cuerpo y lo sexual de forma mucho más cercana.  Los personajes son «más mayores» al menos en términos fisiológicos, aunque sigan teniendo la misma edad, son más sexys (a propósito) y mucho más sensuales. Todo el simbolismo que antes envolvía a Anthy como prometida de la Rosa ahora se deja muy explícito, el incesto también se toma de forma mucho más brutal.

Lo mismo tenía que pasar con el romance.

Leer másEl romance de Utena y Anthy: 20 años revolucionando el mundo (II)