Respuestas al Curious Cat: el futuro de Guts y Casca en Berserk

Una de las preguntas más interesantes que hemos recibido en el Curious Cat de Mistral Chronicles nos ha invitado a teorizar sobre lo que nos deparan los próximos capítulos de Berserk. Tras muchísimos años, el manga ha llegado a un punto clave de su historia con el despertar de Casca: lo que pase a partir de ahora definirá el rumbo que tomará la trama a partir de ahora, y Suzume, Judeau y Dena damos nuestra opinión al respecto.

Ni qué decir que entramos en spoilers de Berserk. ¡Retrocede si no llevas el manga al día!

 

¿Qué creéis que sucederá con Casca ahora que parece que ha dejado de ser una patata? ¿Se volverá una badass?

 


Leer másRespuestas al Curious Cat: el futuro de Guts y Casca en Berserk

Los límites del consentimiento y la violencia sexual en Utena

Advertencia: este artículo menciona y desarrolla temas como la violencia sexual, violaciones y pedofilia

El episodio 33 de Utena, la chica revolucionaria es un momento clave para la historia, aunque a simple vista no lo parece. Bajo una densa capa de simbolismo y frases aparentemente al azar, se esconde un suceso con el potencial de cambiar el rumbo de la historia. Hablamos, por supuesto, de la culminación del plan de Akio Ohtori: el momento en el que él y Utena tienen relaciones sexuales en una habitación de hotel. Con la ayuda de ciertas imágenes —las manos agarradas de Akio y Utena, las expresiones de ella vistas desde arriba— queda muy claro lo que ocurre pero, en un principio, se iban a emitir toda una serie de símbolos que darían una connotación muy distinta a lo que sucede en ese hotel.

Según los storyboards, el episodio iba a concluir con un plano de Utena mirando a la cámara, y de ahí al parque de atracciones que había visitado con Akio durante la cita. La noria se contemplaría desde la habitación del hotel, sumida en la oscuridad, y Utena preguntaría: «¿Qué es la eternidad?» antes de un fundido en negro. En este final, era la propia Utena quien apaga las luces de la habitación (el fundido en negro) y consentía al sexo.

Sin embargo, la noria y el parque dominaban la escena de fondo. Estos dos elementos representan la niñez de Utena. Akio la habría llevado hasta un parque, y después se la habría llevado del mismo, marcando simbólicamente cómo le arrebataba la niñez, la inocencia. Luego Utena sólo podría observarla desde la distancia, en una habitación sombría. Este final mostraba de una forma muy sutil la pérdida de la virginidad, y de una forma no necesariamente negativa. Como se ha dicho, era Utena la que apagaba las luces y se entregaba a Akio porque se sentía cómoda con él.

Sin embargo, el director artístico Shinya Hasegawa decidió cambiar el final. Mantuvo la escena del parque de atracciones y la pregunta de Utena, pero quitó todo lo demás. En su lugar, se emitieron secuencias de Akio. Este aparece en su famoso coche, vestido como Fin del Mundo, y conduciendo a toda velocidad. En un momento dado, gira y embiste contra unas vallas con exagerada fuerza. En la carretera aparece una y otra vez el mismo carácter: PARA.

Akio como conductor desenfrenado es el leitmotiv de este episodio, pero no hay que olvidar la señal que le ruega que se detenga. En especial se repite en los últimos minutos del capítulo, justo antes de que las manos de Utena y Akio roben la pantalla y el episodio concluya.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De esta manera, Hasegawa nos deja muy claro que lo que acaba de ocurrir es una violación. Las secuencias de Akio son pura violencia, superioridad y desobediencia ante cualquier límite establecido. Utena, en cambio, aparece boca arriba —debajo de él—, de modo que está en una situación de completa sumisión. Esto en sí no tiene por qué ser malo, pero si juntamos la extrema pasividad de Utena y sus sentimientos encontrados respecto al sexo que representa la carretera, con la agresiva dominancia de Akio… el resultado es una violación sin lugar a dudas.

Pero Utena consintió


Sí, Utena eligió de forma voluntaria ir a esa cita con Akio. Sí, lo más seguro es que también aceptase ir con él a ese hotel, y consintiese al sexo, pero… nada de eso es real ni válido.

Hablamos de una chica que lleva semanas siendo manipulada por un hombre mayor para que crea que de verdad están enamorados, que son príncipe y princesa. Puede que las citas, el trato caballeroso y el ir de la mano sean románticos, pero eso no quita que estén construidos sobre mentiras. Y si hay engaños, el consentimiento nunca es real. Por no hablar de que, Jesús, Utena tiene catorce años. Una relación pedófila siempre es unilateral.

Utena sabe que algo va mal. Una parte de ella se siente muy, muy a disgusto con esa cita, pero no sabe por qué. Akio le hace creer mediante esa manipulación no sólo que la quiere, sino que ella es un sujeto activo en su relación, que tiene control sobre la situación. Nada más lejos de la realidad.

Que Akio no forzara físicamente a Utena, que ella no sintiese miedo e incluso que disfrutase físicamente de la experiencia no excluye la violación. El lenguaje corporal de Utena delata incomodidad, inseguridad en todo momento, y asume que es por sentir que está traicionando a Anthy. A lo largo del episodio, se evade de la cita, del parque de atracciones y del hotel, y desasocia pensando en literalmente cualquier cosa que se le ocurra: si Anthy habrá preparado la comida, si lo habrá guardado todo en la nevera, si se sentirá sola… Si siente la necesidad de desconectar y distraerse de esta manera, ¿cómo va a estar bien?

Hay un vídeo buenísimo que explica el consentimiento mediante el hecho de preparar té. Relacionamos las violaciones con amenazas, con violencia y agresividad explícitas y con callejones oscuros, pero tenemos que concienciarnos de que pueden ser mucho más que eso. Un violador no tiene por qué ser un desconocido, y una víctima no tiene por qué saber que está siendo violada. Hoy en día, es muy peligroso encasillar los abusos sexuales y negarnos a ver más allá, y Utena hizo un magnífico trabajo para representar ese problema. Akio viola a Anthy y viola a Utena, y que emplee métodos distintos para cada una no significa que sea peor para una o para otra. Es violación en ambos casos. Y punto.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

Cairngorm, Aechmea y las dinámicas de poder en Houseki no Kuni

Advertencia de spoilers del manga a partir del capítulo 68

Para los que seguimos al día el manga de Houseki no Kuni, el arco de la Luna está resultando de lo más impactante… en todos los sentidos. Nos encontramos en un punto clave que cambiará para siempre la situación de las gemas, y se acerca el momento en el que Phos tendrá que tomar decisiones muy dolorosas. En un lugar extraño, rodeado de gente extraña, sus amigos empiezan a distanciarse de él, pero ninguno tanto como Cairngorm, irreconocible por culpa de Aechmea.

Nadie se fiaba del príncipe de la Luna desde que hizo su aparición, pero estos últimos capítulos han logrado que sintamos auténtica aversión hacia él. Se presentaba como un caballero de brillante armadura, el salvador de las gemas, en una especie de parodia del maestro Adamant para despertar su simpatía. Condenado a ser siempre la sombra de otros, es normal que Cairngorm se sienta valorado cuando Aechmea reconoce su individualidad. No es justo que tenga que atarse a los deseos de Ghost Quartz, de la misma manera en que no está bien que pida convertirse en Antarcticite para proteger a Phos. Cairngorm se da cuenta de que es cierto, y permite que Aechmea le extirpe los últimos restos de Ghost que quedaban en su cuerpo: sus ojos.

La operación transcurre fuera de escena, y lo siguiente que sabemos de Cairn es que le han separado del resto de las gemas. Cuando vuelve, no sólo sus ojos han cambiado: su ropa es la de un Lunarian —al igual que la de Phos, y más tarde la de Padparadscha y Yellow Diamond—, y su personalidad y perspectiva han dado un giro de 180 grados.

¿Por qué?

Personalmente, no creo que Aechmea le haya «lavado el cerebro» a Cairngorm durante la operacón, o que le haya hecho algo a sus ojos nuevos. En realidad, no es más que un maltratador, el típico novio abusivo y tóxico. Las primeras señales de que estás encerrada o encerrado en una relación de maltrato son el aislamiento —respecto a tus amigos, familiares y tu vida cotidiana en general: tu novio te sugestiona para que te desagrade todo el mundo excepto él—, y la dependencia que se crea en consecuencia. Aechmea ha hecho justo eso, sugestionar a Cairn para que recele de sus antiguos amigos y se vuelva devoto a él, a pesar de que tan sólo cinco capítulos atrás veíamos a la gema prevenir a Phos contra él:

Vamos… ¿Me estás diciendo que te crees a ese Aechmea cada vez que abre la boca? Apesta a sospechas, ¿sabes?

A pesar de que el cambio es voluntario y nadie obliga a Cairngorm a actuar como lo hace ahora, lo cierto es que no tiene ningún control sobre sí mismo. Si nos fijamos, vemos que desde la operación está siempre rodeado de Lunarian. Cuando habla con Phos, cuando baja de la Luna… No le dejan solo en ningún momento. Le tienen vigilado, y eso no parece preocuparle ni un poco. Antes de que nadie haya podido darse cuenta, ya está integrado en la sociedad de los Lunarian por completo, y apoya al cien por cien a Aechmea en todo lo que piense, diga y haga. Justo como este pretendía.

Porque Phos no es un aliado fiable para los Lunarian. Cuando se conocieron, Aechmea ya intentó seducirle de la misma manera que a Cairngorm: cambió su propio aspecto para parecerse más a las gemas, dio ropas nuevas a Phos, le llevó a cenar y le cogía de la mano, se esforzaba en hacerle ver lo sensible que era y lo mucho que estaba de su parte… Pero no funcionó. Y empezó a volverse más frío con él. Además, Phos se vino abajo cuando descubrió que la Luna estaba cubierta de polvo de sus amigos perdidos, y también cuando oyó que nunca recuperarían a las gemas de dureza menor a cuatro. A pesar de que se necesitan el uno al otro, lo cierto es que Phos odia a Aechmea, y no pueden trabajar juntos. Así que ha alimentado las inseguridades de Cairn en su lugar, le ha hecho creer que son iguales, porque Cairn es más fácil de manipular que alguien tan inestable como Phos.

Al contrario que sus compañeros, Cairngorm nunca ha tenido una voluntad fuerte, a pesar de que su carácter nos haya podido sugerir lo contrario. La muerte de Lapis y la Ghost le puso en una posición de poder a la que no estaba nada acostumbrado, de modo que, en vez de elegir cambiar —la gran cruz de las gemas de Houseki no Kuni— decidió seguir callado y seguir a alguien que sí era fuerte: Phos. Phos es, para él, otro Ghost, alguien en quien apoyarse sin necesidad de pensar demasiado por cuenta propia. Cairn es un seguidor por naturaleza. El problema es que tanto Ghost como Phos le hacían sentir menos que los demás, un ser incompleto. Aspira a ser como ellos, pero al mismo tiempo rechaza la idea de madurar y ser autosuficiente. La aparición de Aechmea no ha hecho más que resaltar eso, convirtiéndose el Lunarian en un nuevo líder a seguir que le quiere tal y como es. ¿Cómo podría no gustarte alguien así?

De modo que la situación es la siguiente: tenemos a Cairngorm dependiendo por completo de Aechmea y cada vez más alejado de las gemas. Lo suyo no es evolución de personaje, porque Cairn es igual de inmaduro que siempre, y busca el mismo tipo de relación que ha tenido con Ghost durante siglos, y que ha tenido con Phos los últimos años. Lo único que ha cambiado ahora es que Aechmea es una mala persona que se aprovecha de él. Es más que probable que, una vez deje de serle útil, se deshaga de él como si fuese un pañuelo usado, pero sólo los lectores nos damos cuenta de ello.

Y la reacción que nos ha generado no ha sido positiva, porque el nuevo diseño infantiliza a Cairngorm y lo hace más femenino y pequeñito. Aechmea, por otra parte, tiene el aspecto de un adulto… y su relación es pederastia pura y dura. No es la primera vez que Haruko Ichikawa presenta relaciones pedófilas en sus mangas, y si bien sus representaciones son siempre negativas, en el caso de Houseki no Kuni no es lo bastante tajante. Al menos, de momento. Aechmea nos perturba, desconfiamos de él, pero no necesariamente porque esté «saliendo» con Cairn. Y tanto los Lunarian como las gemas (excepto Phos) encuentran monísima su relación.

¿Logrará Cairngorm escapar de esa espiral de toxicidad? En los próximos capítulos asistiremos a la boda entre los dos, un matrimonio forzado, ya que Cairn no tiene ni la menor idea de lo que implica esa ceremonia. Legalmente, ese desconocimiento podría y debería anular el compromiso, pero están todos demasiado alienados como para darse cuenta. Cruzo los dedos por que Ichikawa establezca ciertos límites, pero sea como sea, Cairngorm cada vez lo tiene más difícil para alejarse de esa relación. Necesitaría mucha, muchísima reflexión y valor, y ya sabemos que eso es algo que a las gemas les cuesta una barbaridad. Aún así, están atravesando una época de cambios brutales. ¿Quién sabe? Puede que haya esperanza para él.

Esperemos que no sea demasiado tarde.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

Impresiones de Banana Fish #6 – Mi ciudad perdida

Al contrario de lo que pueda parecer, me gusta señalar las incongruencias y las barbaridades que Banana Fish nos intenta vender como adultas, románticas y guays, pero en este sexto episodio me he dado cuenta de que he pasado por alto una de enorme. Y ha tenido que ser Max Lobo quien, hablando con Ash, me ha abierto los ojos:

Verte poner muecas de esa manera hace que recuerde que sólo eres un niño.

Por el amor de Dios. Tiene razón. ¡Ash es un crío! Legalmente, es menor de edad en todos y cada uno de los Estados Unidos —y casi todos los países del mundo, por cierto—, y sin embargo… le encerraron en una cárcel de adultos. Qué.

No, en serio. Me parece estupendo que la mafia esté detrás de su reclusión y todo eso, pero no puedes coger y meter a un niño en prisión así sin más, por muy policía corrupto que seas. He estado buscando bajo qué circunstancias pueden encerrar así a un menor y, por lo que tengo entendido, en Estados Unidos se aceptaría en caso de que dicho menor fuese condenado a cadena perpetua. Esa podría haber sido la pena de Ash, ya que le culpaban de asesinato, pero si tenemos en cuenta que lo terminan liberando al cabo de pocos días y sin muchos problemas… Chirría un poco, ¿no?

No sé cómo tomarme Banana Fish después de esto.

En fin. Hola. Bienvenidos.

Como podéis ver, el episodio de hoy empieza fuerte, y esto es sólo el principio. De hecho, estamos ante unos acontecimientos tan especiales que necesito pasarme, aunque sea sólo en esta ocasión, al formato de análisis. Tengo mucho que decir y con unas impresiones no me basta. ¿Lo siento?

Mi ciudad perdida


Vamos a quitarnos el título de encima. Mi ciudad perdida es un ensayo de F. Scott Fitzgerald sobre la idealización de la ciudad de Nueva York en el siglo XX, contrapuesta a una realidad mucho menos atractiva. ¿Es posible separar ambas ideas o están obligadas a coexistir? Aplicamos la obra de Fitzgerald al hogar de Ash, el sitio en el que él y Griffin se criaron —que yo pensaba que habíamos llegado al final del episodio anterior. Ahora entiendo menos lo de quitar el ending, pero… vale— y donde todavía viven sus padres.

En esta escena tiene lugar el que considero que ha sido el momento más gracioso de todo Banana Fish. La pandilla llega a ese precioso lugar bucólico pastoril y todos menos Ash (que es demasiado macho para sentir algo que no sea odio y rabia) se quedan maravillados ante el paisaje. Y entonces Shorter va y suelta:

Cuesta creer que [este sitio tan bonito] sólo está a quinientos kilómetros de Nueva York.

Se me saltan las lágrimas. Quinientos kilómetros.

De no saber lo que está por venir, este sería mi episodio favorito de Banana Fish sólo por esto. Esta delicia de frase. Puede que sólo sea un error tonto, tontísimo de traducción, pero voy a pensar que no es así. Voy a creer que Shorter se ha sorprendido de verdad de encontrar un trozo de campo a más o menos la distancia entre Madrid y Barcelona. La cúspide del humor.

Leer másImpresiones de Banana Fish #6 – Mi ciudad perdida

Recomendaciones Mistral para el invierno (2019)

El tiempo vuela y ya hemos llegado a una nueva tanda de recomendaciones. Empieza el invierno, la Navidad nos pisa los talones, y vamos a aprovechar que la gente tiende menos a la pobreza en esta época para tentaros con juegos y manga variaditos. Así, ya que estamos, os ayudamos a volver a ese estado de ruina económica y quizás hasta emocional que seguro que os resulta tan familiar. Sabemos que el dinero de las estrenas os quema en el bolsillo así que, sin más dilación, os presentamos las recomendaciones de invierno del equipo de Mistral.


Recomendaciones de Suzume Mizuno

Dragon Age Origins (PC, X-box y PS3)

Ahora que se ha anunciado que Dragon Age 4 está en proceso, es un buen momento para recomendar Dragon Age Origins, el primero de la saga. Se trata de un RPG bastante inspirado por Mundo de Tinieblas, si bien es un sucesor de Dragones y Mazmorras de BioWare que se estrenó en 2009. Nos encontramos ante el mundo medieval de Thedas, muy inspirado por Tolkien, aunque con una visión más cínica, política y realista. Y humor, mucho humor. No encontraréis muchas cosas originales, pero no os preocupéis, porque los tópicos se van subvirtiendo juego a juego. 

En Dragon Age Origins eres un Guardia Gris, hombre o mujer cis, a elegir entre humano, elfo o enano. Tu deber es hacer frente a la Quinta Ruina.

¿Y qué es una Ruina? Es la salida a la superficie de los engendros tenebrosos, muy a lo orcos de Tolkien, que en realidad son gente corriente que ha resultado infectada por la sangre de otros engendros. Estas criaturas se dedican a buscar y profanar antiguos dioses del mundo de Thedas, que entonces pasan a liderar esta plaga que trata de cubrir el mundo. Solo los Guardias Grises, que sacrifican literalmente sus vidas bebiendo sangre de engendro para poder sentir su presencia y perseguir al dios oscuro, pueden interponerse en su camino. 

Pero los Guardias son una institución en decadencia, ya que las Ruinas ocurren cada muchísimo tiempo… Y cuando tú, iluso romántico, terminas por unirte a los Guardias de Ferelden, te encuentras con una traición monstruosa. Sobrevives junto a tu compañero Alistair, gracias a la ayuda de unas brujas de la espesura, y sois los únicos que sabéis qué ha pasado, quién os ha traicionado y os veis con la inmensa responsabilidad de unir un reino dividido por política, razas y magia para hacer frente a la Ruina.

Dragon Age Origins presenta un mundo rico, lleno de humor, cinismo y ciertas elecciones dolorosamente machistas (ya no solo en vestuario, sino en historia) que se pueden salvar con mods en algunos casos. Y si bien su historia no es la más fluida del mundo, sus personajes, aunque vivos y repletos de elementos encantadores, solo orbitan a tu alrededor y parecen ignorar que sois un grupo (cosa que se solventa y muy bien en Dragon Age 2), y las elecciones tardan en tener su desastroso o sano efecto, se siente todo maravillosamente orgánico.

Podéis elegir entre ser muy malos, muy buenos o normalitos, y el juego os invita a intentar conocer a los personajes que os rodean para ganaros su amistad antes de que os abandonen. Es una lástima que en general se exijan regalos para alcanzar los máximos, pero al menos ofrece un increíble abanico de romances que incluyen opciones homosexuales.

Las elecciones que hagas tienen sus duras consecuencias, para bien y para mal, y vuelven la aventura más interesante a medida que debes negociar con los distintos grupos. Los dilemas morales son una constante y tus decisiones influenciarán hasta cierto punto sobre lo que ocurrirá en los siguientes juegos.

Dicho esto, solo queda recomendar que se juegue a todos los DLCs posibles, que empiezan a dejarte claro que la historia de Thedas no es tan lineal como puede parecer.

Journey (PS3, PS4 y próximamente PC)

¿No os gusta el frío durante el invierno? Pues entonces lo mejor que podéis hacer es sentaros un par de horas a jugar a Journey. Aclamado como una de las demostraciones de arte en los videojuegos, la obra de Thatgamecompany (¿cómo no quererlos con ese nombre?) siempre está lista para embarcarse en un nuevo y corto, pero satisfactorio, viaje.

Journey es una historia humilde, bella y directa. En medio de un desierto lleno de lo que parecen ser tumbas, comienzas tu viaje como una criatura andrógina y adorable. Pronto aprenderás que ciertas mecánicas te permiten volar si consigues determinados objetos que hacen crecer tu bufanda, y que, cuando cantas, activas ciertos elementos del escenario. Por el camino te guían antiguos miembros de tu especie, que te hablan mediante dibujos de tu viaje… y de lo que ha sucedido en el mundo.

Sin embargo, es posible que no estés solo. Que encuentres un mentor propio, un amigo que te acompañe durante todo el camino, que te guíe y te muestre los secretos del juego, que te proteja y ayude cuando lo necesitas. Un amigo que te ayude a llegar hasta el final.

Al menos si juegas con Internet, por supuesto. Nada te impide jugar a solas. Pero es cierto que Journey tiene una especial maravilla cuando compartes las experiencias con otra persona. Una cuya cara no conoces, con la que no puedes intercambiar mensajes, pero a la que conoces gracias a cómo se comporta contigo. Una experiencia preciosa e inolvidable.

A ello hay que sumar los paisajes, arrebatadores, la increíble banda sonora que tan, tan bien se complementa con cada escena. Pocos de los sitios que conforman el mundo de Journey no son dignos de fotografiar. Hay amor en cada rincón, en cada pieza de información, en cada construcción del universo de los viajeros. No solo eso, sino que los controles son facilísimos de captar a la primera. El diseño minimalista del juego casi nunca rompe la suspensión de la incredulidad y es fácil olvidar todo mientras uno salta, vuela y juega en la arena o en la nieve mientras se disfruta viendo cómo la luz abre el camino o la bufanda del personaje no deja de crecer.

Y el destino, casi siempre en la distancia, recordándote por qué estás aquí sin que nadie tenga necesidad de decírtelo o exigirte que te intereses por ella. La montaña domina siempre el paisaje. ¿Por qué? ¿Qué hay allí? ¿Qué obstáculos habrá que sortear para alcanzarla? ¿Merecerá la pena?

Bueno, eso toca descubrirlo. Es un recorrido breve, de menos de dos horas. Pero los momentos del camino, los pequeños descubrimientos y las dulces alegrías, son lo que volverán inolvidable el camino recorrido.


Recomendaciones de Dena

IS: Otoko demo Onna demo nai Sei (Chiyo Rokuhana)

¿Qué mejor forma de terminar y/o empezar un nuevo año que aprendiendo algo? En especial si se trata de algo tan importante como la intersexualidad, eterna olvidada de la comunidad LGBT. Mediante IS, Chiyo Rokuhana explora las vidas de diversas personas intersexuales, es decir, que nacen con una discrepancia entre su sexo cromosómico y sus rasgos y órganos. A pesar de ser una condición que afecta al 1% de la población mundial, nadie habla sobre intersexualidad.

Rokuhana dedica el primer tomo de IS a presentar a Hiromi y a Ryoma: cómo se identifican a lo largo de sus vidas, sus problemas al crecer, la confusión y la soledad, así como su incapacidad para reproducirse, algo que dificulta sus relaciones. A partir del segundo tomo, la historia se centra exclusivamente un nuevo protagonista, Haru, y desarrolla toda su historia y evolución desde el momento en que sus padres descubren que su bebé va a ser intersexual.

IS puede parecer una historia morbosa para que cotilleemos en las vidas de personas distintas, pero la autora se ha asegurado de que en sus páginas no haya más que respeto y humanidad. Este manga habla sólo de intersexualidad, sí, pero con la intención de divulgar y concienciar sobre un tema demasiado invisibilizado.

Merece muchísimo la pena para informaros sobre el tema. El dibujo y la historia no son nada del otro mundo —no deja de ser un slice of life—, pero cumple con su propósito. Además, a pesar de ser un manga que cuenta con muchos tomos, es una lectura muy ligera.

Phoenix Wright: Ace Attorney (Nintendo DS y PC)

Es más que probable que todos conozcáis la saga Ace Attorney y hayáis jugado al menos a Phoenix Wright, su primera entrega. En caso de que no, se trata de una visual novel en la que el jugador encarna a Phoenix Wright, un abogado recién licenciado. El juego consiste en ir resolviendo asesinatos en el intento de defender a los inculpados, todos ellos relacionados entre sí formando una trama muy entretenida y disfrutable. Se trata de cinco juicios —el último, descargable, está aislado de la historia de los demás—, en los que visitas las escenas del crimen, interrogas a los testigos y reúnes todo tipo de pruebas para vértelas cara a cara con los fiscales en el jurado.

¿Pero qué tiene eso que ver con el invierno?

Phoenix Wright transcurre en invierno, y el cuarto caso coincide justo con la Navidad. Además, cabe resaltar que, a pesar de lo que pueda parecer, es un juego muy divertido, ideal para disfrutar con la familia y los amigos. No hay nada más enternecedor para estas fiestas que ver a Phoenix perseguir a su crush, Miles Edgeworth, y tratar de vencerle en todos los juicios en los que coinciden… con tal de hacerle saber lo importante que es para él.

Eso sí, tengo que decir que es un producto de su época, y no destaca por su feminismo. Habrá mujeres asesinadas (por violencia de género y porque la historia lo requiere) y asesinas, y el tema se trata de forma bastante superficial. Aún así, esa es la única queja que tengo al respecto. Los personajes son entrañables, y la jugabilidad maravillosa.


Recomendaciones de Zetsuka

Fate/Zero (Ufotable)

La saga Fate es un clásico así que poco hay que contar de su argumento. Fate/Zero es la precuela de la conocida Fate/Stay Night y comparte su argumento porque las cosas que dan dinero no se deben tocar. Por si alguien no conoce de qué va la cosa, siete Masters invocan a siete espíritus heroicos sin ningún atisbo de rigor histórico llamados Servants para batirse en una Guerra Santa con el objetivo de conseguir el puñetero Santo Grial.

Recomiendo fervientemente ver este anime para que aprendáis a apreciar lo que tenéis y para que os consoléis recordando que siempre hay gente que lo pasa peor. Porque, vamos, Fate/Zero rezuma dolor, sufrimiento, angustia y una retahíla de sentimientos encontrados que os harán comenzar el año con optimismo y con el pensamiento de «Peor que a estos desgraciados no me va a ir».

Saint Seiya: The Lost Canvas (Shiori Teshirogi y Masami Kurumada)

Ya que estamos hablando de sufrimiento, es un buen momento para presentaros este manga spin off de Caballeros del Zodiaco que, por si el propio manga no es lo suficientemente desgarrador, tiene un anime inacabado cuyo final verá la luz el día en que Suzume juegue uno de mis otome con el único objetivo de disfrutarlo sin coacciones ni nada turbio de por medio. Los anime inacabados me destrozan el alma, pero este me abrió las puertas a un fandom glorioso.

The Lost Canvas narra la historia de la Guerra Santa anterior a la que conocemos por la saga principal. Se puede leer sin tener conocimientos previos del tema y no spoilea nada de nada así que no tenéis excusa para no darle una oportunidad.

Como ya ocurría con Fate, The Lost Canvas rescata el argumento de su antecesora e incorpora sus propias novedades porque el reciclaje tiene su límite. ¿O no? A pesar de que parte de los mismos diseños que la saga clásica, Teshirogi nos permite conocer a unos caballeros muy diferentes a los originales y hace que les cojamos cariño antes de que les pasen cosas terribles y apocalípticas. O quizás es precisamente por eso.

El protagonista sigue siendo un chavalín con la armadura de Pegaso (¡sorpresa!) pero en esta ocasión vivimos un conflicto nuevo que podemos resumir en dolor, sufrimiento, caballeros dorados bien desarrollados —no especificaré en qué sentido— y amistad. Viva el poder de la amistad.

Conclusión: si queréis una buena combinación de acción y mozos guapetones que sufren, este es vuestro manga y cada día el de más gente.


Recomendaciones de Ryuuju

Hyôka (Kyoto Animation)


Hyôka trata sobre la juventud, el mundo color de rosa que tiñe la vida en esa época. Pensaréis que he perdido la cabeza recomendando una historia de este tipo en invierno, de todas las estaciones. Después de todo, la primavera es la estación de la juventud, los inicios y las oportunidades, todo el mundo lo sabe.

¿Pero es así? ¿Todos los adolescentes experimentan esos años exactamente de esa forma? Bajo esta base nace Hyôka, que trata el balance entre la vida más risueña, alegre y brillante, y una juventud más sobria, relajada y… gris, como dice el mismo Hôtarô, protagonista de la obra.

La historia sigue a Oreki Hôtarô, que vive su vida en modo de ahorro. Prefiere guardar sus energías en medida de lo posible, así tenga que evitar determinadas situaciones. O personas. Su mismo lema lo dice: «Si no tengo que hacerlo, no lo haré. Si tengo que hacerlo, lo haré rápido». Y bueno, eso llega a su fin: primero por su hermana, que le pide que se una al Club de Literatura Clásica para salvarlo de su muerte (ella fue miembro y no quería que desapareciera), y luego por Chitanda, la coprotagonista, con su curiosidad interminable. Curiosidad que se potencia al ver que Hôtarô tiene una gran capacidad deductiva.

Porque Hyôka es una historia de misterio. No de grandes misterios, como puede ser Umineko, sino de los pequeños misterios del diario vivir. Y del gran misterio de Chitanda y una respuesta que no puede recordar. O el misterio de quién robó los chocolates que Mayaka hizo en San Valentín.

Entre caso y caso se desarrollará mucho más a los personajes y la dinámica entre ellos. Hôtarô, Satoshi, Chitanda y Mayaka, los personajes principales, no son sólo el detective, base de datos, detonante de Hôtarô y apoyo respectivamente. Son personajes redondos que pueden gustar más o menos, pero tienen una forma distinta de ver el mundo cada uno y un drama personal que se desenvuelve a lo largo de la historia.

Si os gusta el misterio, las historias algo costumbristas con más mimo en los detalles que velocidad, y banda sonora y animación bonitas —especialmente esta última, cada capítulo tiene la calidad de una película y las metáforas y alegorías visuales son una maravilla—, dadle una oportunidad a Hyôka y a la juventud más dual, un poco gris.

Y si os quedáis con ganas de más siempre tenéis las novelas en las que se basó KyoAni.

Yamete kudasai, mabushî desu (Hiwatari Haruki)


El invierno nos tiene a todos en busca de calor todo el tiempo, ya sea cerca de una estufa, bajo mantas, o con nuestro suéter preferido. Ahora, si buscáis el calorcito en el pecho que sólo pueden traer la felicidad y el fluff, seguid leyendo.

Sasano es un chico al que le gustan las cosas lindas. Él le echa la culpa a haber crecido en una casa en la que sólo hay mujeres, pero vamos a pasar de eso, que es un detalle menor. Como sea, dentro de esas cosas lindas se incluye Koga, un chico de otra clase que es, como dice el título, brillante. Además de ser bonito es amable con sus compañeros, sonríe a menudo y está siempre rodeado de gente. Y Sasano no sabe mucho más, porque ha estado mirándolo desde hace tres meses (mágicamente, sin ser creepy), pero siempre desde lejos. Tiene un crush que no puede con él, y está muy agradecido de que sus amigos no lo vean mal.

Sin embargo, se queda en eso. Es más, dice que incluso si no tuviera novia y le gustaran los chicos, no tendría ninguna posibilidad. Un día Koga va a comer con sus amigos donde Sasano trabaja y este colapsa hace que Koga se interese por él, porque por intuición cree que se llevarían bien. Así que lo busca en el instituto y le dice que si pueden ser amigos, mientras a Sasano le da un algo, y así empieza la historia.

Los personajes están muy bien, así como la representación de las diferentes dinámicas. Y la importancia que tiene la amistad, incluso sin sacar la atención de los protagonistas, es algo que se aprecia mucho. Son importantes, se apoyan mutuamente, y es adorable y real. Que se intercale el punto de vista por capítulos también hace que entendamos más a los personajes y la relación que tienen con el resto, así que eso siempre es algo bueno. Como lo es el dibujo y la composición, que son limpios, bonitos, y van con la historia.

Respecto a los estereotipos, recuerda a Sasaki to Miyano en el sentido de evadir algunos y caer en otros:

Por un lado tenemos a Sasano con el tema de que se crió entre mujeres y por eso le gustan las cosas bonitas y el romance, pero se menciona poco —y luego se trata el hecho de que a los chicos les guste lo dulce como algo normal (que lo es)—. Le lleva un tiempo admitir que le gusta Koga, pero sólo lo normal, no una exageración. Y en la historia sólo se dice una vez la tontería de «¡pero somos dos chicos!» y se deja de lado enseguida, cosa que no puedo más que agradecer.

Con Koga empezamos viéndolo bonito y brillante y sonriente. En una historia que comienza por «Yamete», tenía miedo de que sólo su aspecto fuera angelical, como es común en muchos BL, pero fue bonito que no pasara. También fue agradable que Koga tenga una hermana trans y por eso no tenga prejuicios, pero que aún así admita que es distinto cuando se trata de uno. Es bueno que la narrativa no caiga en tonterías como que no ser cishetero es biológico.

Por último, no es un estereotipo en sí, pero si bien las chicas son pocas, están escritas con cariño y evitan todos los clichés en los que es usual que el género caiga. Es más, al inicio del tomo piensas que ha caído en uno de los más frecuentes, pero luego resulta que no y es… es refrescante. Sobre todo si consideramos que es el primer manga de la autora.

En resumen, es un manga bonito y fluffy que os dejará calidez en los sentimientos.

Y si os interesan los personajes, este manga tiene una continuación que se llama «Yamete kudasai, koishî desu». Y con suerte Hiwatari sacará alguno más de la misma serie.

¡Que el viento sople a vuestro favor!

El canto a la libertad de ‘Sombras sobre Shimanami’ #1 y #2

Me enamoré de Shonen Note desde que empecé a leerlo. El estilo de dibujo, la historia, la forma de narrarla… Su autora, Yuhki Kamatani, había logrado algo increíble y, al terminar el manga, creía que no sería capaz de superarse. Me equivocaba. Y por eso hoy vamos a hablar de Sombras sobre Shimanami.

La editorial Tomodomo trajo el primer tomo poco después de finalizar la traducción de Shonen Note, pero, a pesar de que se trataba de la misma mangaka, no terminó de atraerme. Por una parte, estaba el altísimo listón que había dejado la obra anterior y, por otra, la sinopsis me parecía demasiado floja. Demasiado básica. ¿Un chico al que acosan por ser homosexual? Es la premisa de cientos de series, películas, libros, cómics, que a pesar de visibilizar un problema muy real, no van más allá de señalar que la homofobia es mala y que debemos ser tolerantes. Vamos, algo cualquiera con dos dedos de frente ya sabe.

Y es verdad… a medias. Porque si conocéis a Kamatani, ya sea por Shonen Note o por Nabari no Ou, sabréis que tiene una forma muy particular de transmitir sus ideas, por básicas que puedan parecer a simple vista. En vez de limitarse a un «la homofobia es mala, respetad a los demás», Sombras sobre Shimanami disecciona a sus personajes para demostrar toda clase de actitudes, no sólo con respecto al género y la sexualidad, sino también sobre la identidad personal y el sentido de una comunidad que lucha contra la opresión. Temas muy presentes en todas sus obras, pero ensalzados al extremo en Shimanami.

Leer másEl canto a la libertad de ‘Sombras sobre Shimanami’ #1 y #2

Un lugar en la sociedad: Las gemas dentro y fuera de Houseki no Kuni

Haruko Ichikawa escribió Houseki no Kuni para responder a una pregunta: ¿es posible formar parte de la sociedad sin tener un papel significativo en ella y ser feliz? Toda la trama gira alrededor de ese tema y juega con personajes como Phosphophyllite, que lucha casi con desesperación por hacerse un lugar entre las demás gemas, Cinnabar, que opta por rendirse y aislarse a sí mismo, o Bortz, que tiene su papel muy bien definido y asumido, y es respetado por sus compañeros.

Leer másUn lugar en la sociedad: Las gemas dentro y fuera de Houseki no Kuni

Especial Halloween: Las terroríficas referencias culturales de Dark Souls

Dark Souls es un juego perfecto para esta época del año. Halloween, Samhain, la víspera de Todos los Santos… No importa cuál sea tu festividad: si lo que buscas es una estética sombría y una historia ultraterrenal —con monstruos de todo tipo, por supuesto—, la saga Souls es ideal para ti.

Leer másEspecial Halloween: Las terroríficas referencias culturales de Dark Souls

Reflexionando sobre el feminismo en Dishonored (I)

Hace poco, en Mistral recomendamos videojuegos con buenos personajes femeninos, y no pude omitir a mi queridísimo Dishonored; o, mejor dicho, a Dishonored 2. Y como me quedé con las ganas de hablar largo y tendido sobre las maravillas de este juego, se me ocurrió rescatar mi antiguo artículo de Deculture.es, corregirlo y ampliarlo un poco. Porque esta saga tiene toda una historia con el feminismo y la falta de él, y vamos a analizarla juego a juego.

¡Cuidado, spoilers a continuación!

Leer másReflexionando sobre el feminismo en Dishonored (I)

Siete razones para amar Shonen Note, de Yuhki Kamatani

El 25 de septiembre del año pasado, la editorial española Tomodomo puso punto y final a Shonen Note, de Yuhki Kamatani, después de más de dos años publicándose.

La historia de Yutaka Aoi, el niño soprano, se ha ganado en este tiempo los corazones de sus lectores y los ha transportado al mundo de sonidos en el que habita. Junto a él, hemos conocido a los miembros del club de coro de su instituto, leído sus historias y sueños y recorrido con todos ellos un largo camino de descubrimiento personal y evolución, trabajado en una delicada fusión de historia y música. Shonen Note es, sin duda alguna, un manga único que merece ser leído, y ahora que el octavo tomo ha concluido, es un buen momento para analizar qué es lo que hace que sea tan especial. Y, para ello, reunimos siete razones.

Aviso: Este artículo no contiene spoilers de la trama ni del final, pero sí del carácter general de la historia.

Leer másSiete razones para amar Shonen Note, de Yuhki Kamatani